martes, 22 de agosto de 2017

REINA CORONADA...
¡ESCACHARRADA PERO CORONADA!


Así estaba, aunque esta foto es del día de la ASUNCIÓN, más o menos, ayer por la noche la Virgen en el oratorio, esperando que terminara de hacer la cena, para echarnos a la calle y buscar flores "Made in Ayuntamiento" (¡las flores robadas son las mejores, además en este barrio las flores son del barrio, porque cada bloque cuida sus espacios verdes, que si es por el Ayuntamiento....!) y terminar de decorar la capilla para celebrar la CORONACIÓN DE MARÍA, en plan vigilia nocturna... ese era nuestro plan hasta que de repente... ¡Un ruido espantoso que procede del oratorio!

Todo el manifestador, el cuerpo central de lo que nos hace de retablo, sea para cada fiesta o exponer el Santísimo, se descolgó arrastrando en su caída todo lo que había por medio: La Virgen, las velas eléctricas, los cuencos de las flores, la gloria de la Virgen, los angelillos.... todo estrellado en el suelo y sin saber, a simple vista, los daños, pues sólo se veían esturreados por el suelo, cachitos de todo y de nada... La primera reacción de @cuartapobreza fue cerrar la puerta y con lágrimas en los ojos decir... ¡Mañana será otro día! Nada más lejos de la realidad, por supuesto, ni cenamos ya, con el estómago encogido por el terrible espectáculo... y encima... discutimos.

Discutimos, porque resulta que el que tiene el don de discernimiento en esta pobre casa, y el racional, que es @cuartapobreza se puso en plan piadoso, recordándome aquella anécdota de Mª EMILIA RIQUELME, cuando en ciernes de su fundación, se le quemó el convento, y mientras las hermanas y los vecinos se afanaban en apagar el incendio, ella -después de salvar el Santísimo Sacramento, se dedicó a orar en el jardín, y al ser preguntada si no le importaba aquel desastre, sólo dijo "Si se quema, nuestro convento, suyo es (de Dios, se entiende), que Él haga de lo suyo lo que quiera":


Pero a mí me dio por "la tremenda", por todo lo contrario... me acordaba de aquella anécdota de Santa TERESA, la nuestra, la abulense, en que quejándose una vez de sus tribulaciones el Señor le dijo "Teresa, deja de quejarte, no ves que es así como trato a mis amigos" (se supone que por "asociarlos" a su pasión) y ella, con su gracejo, le respondió "¡Pues no me extraña que no tenga muchos amigos, su Divina Majestad!" Y claro, me encabroné aún más ¡qué injusto es Dios que cuánto más se le da, más te exige y más te roba!, y lo que me indignaba no es la pérdida material, sino las horas y horas (ya sabéis que el manitas y artista de la casa no soy yo) que ha pasado @cuartapobreza dejándose la vista y las manos, con sus huesos... que los médicos no saben ni cómo es capaz de andar, encorvado sobre la mesa, haciendo, modelando y diseñando... Y sí, al "Caballero de la Cruz" ¡menuda gracia me hace ahora el título! le falló el asidero, dígase la Cruz, y monté en cólera: Revoleé la Biblia, me quité la cruz del cuello, tiré a la basura todos mis escritos... vamos, como ese chiste en que, juzgando a un obrero por blasfemias, el Juez le pregunta "¿No es verdad que cuando su compañero de la fundición vertió el hierro al rojo vivo sobre su espalda dijo usted palabras injuriosas contra Dios, la Virgen y los Santos?" y el otro responde "¡Qué va, señor Juez, yo sólo dije: Pepe, ten cuidado que quema!", pues ese era yo ayer... Y por favor, que a nadie se le ocurra mencionarme el ejemplo de paciencia del Santo JOB, porque a todo el mundo se le olvida que, santa paciencia y confianza aparte, lo de JOB comenzó (leed la Biblia) por una apuesta entre Dios y el diablo... ¡Pues conmigo que no haga ese tipo de apuestas, mucho me temo -a las pruebas me remito- que para la santidad me falta mucho, pero mucho, no vaya a ser que Dios pierda apuestas gilipollescas jugándoselo todo en alguien tan poca cosa como yo!

Y claro, cuando uno pide paz, y otro se encabrona, la cosa no puede terminar bien... Y así habría sido, el día de hoy, que he seguido toda la mañana en el trabajo resoplando y renegando, de no ser porque nunca me doy cuenta de cuán absurdo es pelearse con Dios ¡Total, Él siempre gana, siempre puede más, siempre se queda encima! Menos mal que para las heridas, todas, siempre hay un bálsamo, y @cuartapobreza se ha dedicado toda la mañana -durante mi ausencia- en recoger y ordenar el oratorio, en todo lo salvable, en hacer que parezca que nada ha sucedido, y con sus benditas manos y su cuerpo roto se ha dedicado además a restaurar la VIRGEN, ¡la Perla de esta casa!, que si tenemos "ojitos" son sólo para ella, en todo lo que ha podido y ha sido posible en una mañana... 


Y aquí está, puede que sin manos, manca, casi como la impotencia que nos asalta a veces de querer hacer más, dar más, entregar más, servir más y no poder, con una fractura de cuello, a medio restaurar que parece que tiene un collarín, pero como me ha dicho @cuartapobreza (perdonad la expresión, es muy andaluza, ya sabéis que los andaluces no damos la misma importancia a las palabrotas) ¡Aquí la tienes, CORONADA, por mis cojones, CORONADA, porque la Gloria de Dios, y de MARÍA SANTÍSIMA no la roba el diablo, y menos en el día de hoy! Porque todos tenemos la experiencia de que, cuando algo es de Dios y se tuerce, es porque la Gloria de Dios va a brillar con más fuerza, y entonces el sumo orgulloso, "el tío del rabo", el demonio dicho en plata, ha de enredar para reclamar la parte de atención que cree merecer...

En lo que a mí respecta, sigo todavía bastante disgustado, como dice esa otra mal hablada, que me gustaba tanto, ya no echan la serie, de AIDA, pese a todo "no tengo hoy el chichi para farolillos", pero una cosa, no sin dolor, he aprendido desde anoche hasta hoy, que de JOB a mí aún queda la distancia de varios estadios olímpicos... y que lo que decía San IGNACIO DE LOYOLA "en tiempos de turbación no hacer mudanza" ¡pues que por mí se lo podía haber ahorrado, porque si hoy lo tengo delante, le torteo la cara...!, pero sobretodo que, para las tormentas de la vida, más me vale, y más me vale, y más me valdrá... poner siempre las palabras de @cuartapobreza al frente de la barca "Si se quema, nuestro convento, suyo es, que Él haga de lo suyo lo que quiera" (Mª EMILIA RIQUELME y ZAYAS).

¡Y no tengáis miedo, que esto es como las fallas, que al día siguiente ya está aquí, el artista, proyectando cómo ha de ser todo lo que se ha perdido para mañana! Que hoy puede que esté según nuestro deseo, pero está, CORONADA, puede que ESCACHARRADA, pero... ¡CORONADA!