jueves, 25 de agosto de 2016

Y SINTIÓ COMPASIÓN POR ELLOS, PORQUE ERAN COMO OVEJAS SIN PASTOR...



El centurión y los que estaban con él custodiando a Jesús, cuando vieron el terremoto y las cosas que sucedían, se asustaron mucho, y dijeron: "En verdad éste era Hijo de Dios".

(Mateo 27,54)

Ante el espectáculo dantesco de la Cruz, y eso que él mismo era uno de los artífices, el propio Centurión tuvo que reconocer "que era hijo de Dios", la actitud del Centurión me recuerda una antigua canción que decía "Santa Cruz, con tu fuerza nos arrastras; Santa Cruz, de ti cuelga la esperanza; porque ante ti, no caben más posturas, que adorar", y es que ante todo dolor, sufrimiento, muerte que se nos antoje injusta, absurda, azarosa y sin explicación... ante ese misterio, sólo cabe Cruz, y ante la Cruz, sólo cabe orar... puede que la asociación de ideas con la actitud del Centurión me la haya dado, precisamente, el contexto del terrible terremoto sucedido ayer en ITALIA.


Porque vamos a ver... ¿Es esta religiosa -como afirmaba el Centurión ante la Cruz- hija de Dios? ¡Pero qué  disparates estoy diciendo, claro que sí! Perdonad que insista... ¿Claro que sí? ¡Pues permitidme que lo dude! Antes de que creáis que he perdido la cabeza, por el dolor de las imágenes que hemos visto, dejad que os recuerde otro episodio:

En aquel mismo tiempo el rey Herodes echó mano a algunos de la iglesia para maltratarles. Y mató a espada a Jacobo, hermano de Juan Y viendo que esto había agradado a los judíos, procedió a prender también a Pedro. (...) Y habiéndole tomado preso, le puso en la cárcel, entregándole a cuatro grupos de cuatro soldados cada uno, para que le custodiasen; y se proponía sacarle al pueblo después de la pascua. Así que Pedro estaba custodiado en la cárcel; pero la iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él.

(Hechos 12, 1-5)

"Así que Pedro estaba encarcelado, pero la Iglesia hacía oración sin cesar por él" y aquí es donde quiero llegar... La Iglesia hacia oración por él... Nos hemos acostumbrado a que, tragedia tras tragedia, nos basta con poner una foto de perfil en las redes sociales, en este caso con los colorcitos de la bandera de ITALIA, y utilizar el hashtag #PrayForItaly, y hala,a la cama a dormir tan tranquilos, como si nada de ellos fuera conmigo, yo ya he cumplido, y mi conciencia también, quizás mañana pongo los colorcitos de la bandera de MYANMAR (antigua BIRMANIA) y pongo #PrayForMyanmar, quizás tampoco sea necesario, porque como no sé ni dónde coño queda eso, y además, seguramente, ni serán cristianos... 

...Porque el caso es que "la Iglesia estaba en oración" por PEDRO encarcelado, quizás los que tengan un poco más de empatía con el dolor y el sufrimiento humano, con el escándalo de la Cruz, en todas sus variantes, incluyendo lo azaroso de los fenómenos naturales, hayan orado "en lo oculto de su habitación" (Mateo 6,6) como dice el Señor, o nos hayamos acordado de rezar los misterios dolorosos del Rosario, a petición del Papa FRANCISCO, si no lo hemos rezado en directo con él, en la Audiencia, cuya catequesis suspendió para orar por las victimas...


...pero "la Iglesia estaba en oración" ¡LA IGLESIA ESTABA EN ORACIÓN! Porque la Iglesia somos el conjunto de los bautizados, de los que nos decimos hermanos en Cristo, Jesús, Nuestro Señor, y ¿Cómo puedo decirme hermano, como puedo llamar a la religiosa de la foto hermana mía, en un solo bautismo, una sola fe, si no me importa? ¿Cómo desahogar mi dolor, como cristiano, como "miembro que sufre de todo el cuerpo si un solo miembro sufre" (1 Corintios 12,26-28) si no me dan la oportunidad para ello? No, no puedo creerme que soy un miembro de un cuerpo que sufre si otro miembro sufre, si no puedo orar en compañía de otros hermanos míos, si me apetece llorar por mis hermanos italianos, sintiendo quizás el abrazo o el consuelo de otro hermano, que sentado junto a mí, toma mi mano entre las suyas o me presta un kleenex para que seque mis lágrimas... ¿Y dónde está el Señor que consuela? ¿Dónde la contemplación del misterio del Dios omnipotente que se ata las manos ante las leyes de la naturaleza que él mismo les dio? ¿No lo entendería mejor en el anodadamiento de Cristo, hecho un frágil trozo de pan, que calla, pero me mira y me consuela, en la Adoración Eucarística?... 

...¿Dónde están, hoy, ahora, esta noche, no mañana, las Iglesias, las parroquias, los conventos, las catedrales, abiertas acogiendo a la Iglesia en oración, que se une y ora, sufre, se consuela y se compadece, toda una, un cuerpo, por los miembros que sufren?... Claro, que esto es como "pedirle peras al olmo", si difícilmente hemos podido obtener misericordia en los templos jubilares, la mitad siempre cerrados, sometidos a horarios, o con entradas bajo precio, porque el segurata de la puerta no distingue entre turistas y penitentes que mendigan misericordia... ¿Qué puedo esperar de mis párrocos, de mis sacerdotes, de mis obispos, de mis pastores...? ¡Pues lo mismo que pudo esperar de los demás, y de mí mismo! La corrección política de un #PrayForItalia en las redes sociales, pedir y mandar oraciones, como el que "manda besitos por teléfono" y poco más, que orar, como Iglesia, a pie enjuto, o rodilla en tierra, en compañía de otros hermanos parece que ya es demasiado pedir... porque PEDRO, después de ser liberado milagrosamente de la prisión "llegó a casa de María la madre de Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos, donde muchos estaban reunidos orando" (Hechos 12,12) ¡Menos mal que a PEDRO no lo encarcelaron hoy, que entonces nos despachamos tan a gusto diciendo en las redes sociales #PrayForPedro y a otra cosa...!

Una vez más habré de quedarme, en mi pobreza, y soledad, con mi dolor, con el convencimiento, que me da la fe, y me corroboran los hechos, del Señor que "viendo la multitud, se compadeció de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor" (Mateo 9,36), porque "aunque camine por valles de sombras y muerte....el Señor es mi pastor" (Salmo 22), porque una vez más los pastores han brillado por su ausencia, y no han sabido apacentar, en unidad, a su rebaño que sufre...

...Y ahora sí, perdonadme el exabrupto, es fruto del dolor, y la impotencia, pero como en esta Iglesia, por el bautismo, todos somos "sacerdotes", para orar, interceder y participar en la liturgia; "reyes" pues participamos de la misma condición de Cristo, hijos de Dios; y "profetas" esa dimensión tan olvidada, porque supone persecución y morir "edificáis los sepulcros de los profetas, y fueron vuestros padres quienes los mataron" (Lucas 11,47), y después de visitar las web de ciertas diócesis sensibles y polémicas, y confirmar que, en efecto, no hay ninguna vigilia de oración nocturna, ni exposición del Santísimo por las victimas del terremto, que puedo decir a boca llena ... ¡Y sin embargo que unida está la Iglesia española para las mariconadas! Y como tanto gustaba decir al Señor: "El que tenga oídos par oír que oiga" ¡Ya podéis matarme, este pobre profeta ha dicho disparates, otra vez!