sábado, 23 de septiembre de 2017

EL DOLOR DE UNA MADRE
ES EL DE TODAS LAS MADRES


Aunque NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES, ergo, aquí en GRANADA, la VIRGEN DE LAS ANGUSTIAS, tiene su fiesta litúrgica el 15 de Septiembre, mañana será en GRANADA su procesión.

Así que he decidido honrarla compartiendo aquella que ella representa, el momento de sostener a su Hijo muerto en sus brazos. A falta de mis pobres palabras usaré la descripción dada por CATALINA EMMERICK en sus famosas visiones "sobre la Pasión de Cristo", porque sin entrar en consideración sobre su validez, lo cierto es que literariamente son de una gran ternura, expresan muy bien el dolor de MARÍA ante su Hijo muerto, por extensión, el dolor de cualquier madre que, ahora mismo, acabe de recibir el cuerpo de su hijo muerto rescatado de los escombros de los terremotos, de un atentado, de entre los del desastre de los tornados, porque nunca será "natural" que ninguna madre, sea cual fuere la circunstancia, viva más que cualquiera de sus hijos:

La VIRGEN DE LAS ANGUSTIAS es la patrona de GRANADA, ya lo sabéis, por eso lo es también deuchos pueblos de la provincia y alrededores, y hay muchas iglesias, ermitas y conventos donde la encontraréis, incluido el recinto de LA ALHAMBRA, pues aunque la talla es más reciente, sirve mejor para expresar lo descrito por CATALINA MMERICK, sobre todo en la delicadeza con que la Virgen sostiene las manos del Señor.


La Virgen Santísima se sentó sobre una amplia tela extendida en el suelo; con la rodilla derecha un poco levantada y la espalda apoyada sobre un hato de ropas. Lo habían dispuesto todo para facilitar a aquella Madre de alma profundamente afligida —la Madre de los Dolores— las tristes honras fúnebres que iba a dispensar al cuerpo de su Hijo. La sagrada cabeza de Jesús estaba reclinada sobre las rodillas de María; su cuerpo, tendido sobre una sábana. La Virgen Santísima sostenía por última vez en sus brazos el cuerpo de su querido Hijo, a quien no había podido dar ninguna prueba de amor en todo su martirio. Contemplaba sus heridas, cubría de besos su cara ensangrentada, mientras el rostro de Magdalena reposaba sobre sus pies. 

(...) 

Las santas mujeres entregaban vasijas, esponjas, paños, ungüentos y aromas, cuando les era requerido, y el resto del tiempo permanecían atentas, a corta distancia; Magdalena no se apartaba del cuerpo de Jesús; pero Juan daba continuo apoyo a la Virgen, e iba de aquí para allá, sirviendo de mensajero entre los hombres y las mujeres, ayudando a unos y a otras. Las mujeres tenían a su lado botas incipientes de cuero de boca ancha y un jarro de agua, puesto sobre un fuego de carbón. Entregaban a María y a Magdalena, conforme lo necesitaban, vasijas llenas de agua y esponjas, que exprimían después en los recipientes de cuero. La Virgen Santísima conservaba un valor admirable en su indecible dolor (...) María lavó todas las llagas de Jesús, mientras Magdalena, de rodillas, la ayudaba en algún momento, pero sin apartarse de los sagrados pies de Jesús, que bañaba con lágrimas y secaba con sus cabellos.

(...)

Las santas mujeres, arrodilladas frente a María, le presentaron una caja de donde sacaba algún ungüento precioso con el que untaba las heridas y también el cabello. Cogió en su mano izquierda las manos de Jesús, las besó con amor, y llenó de ungüento o de perfume los profundos agujeros de los clavos. Ungió también las orejas, la nariz y la llaga del costado. No tiraban el agua que habían usado, sino que la echaban en los recipientes de cuero en los que exprimían las esponjas. Yo vi muchas veces a Casio y a otros soldados ir por agua a la fuente de Gihón, que estaba bastante cerca. Cuando la Virgen hubo ungido todas las heridas, envolvió la cabeza de Nuestro Señor en paños, mas no cubrió todavía la cara; cerró los ojos entreabiertos de Jesús, y dejó reposar su mano sobre ellos algún tiempo. 

Con estos sentimientos, hagámonos hoy un todo de compasión, por todas las madres del mundo que están viviendo ahora mismo esta escena. Por todas ellas y nosotros:

¡Virgen de las Angustias,
ruega por nosotros!