martes, 30 de abril de 2013

MARTES V DE PASCUA

 


Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el trigésimo primer día
que hace la semana cuarta y el tercer día de la cuenta de Omer,
ya faltan diecinueve días para que tu Santo Espíritu,
Púrpura de reyes, que intercedes
ante el Padre por nosotros con gemidos inefables, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías, como Luz del Mundo,
era necesario que tu Mesías padeciera, y resucitara de entre los muertos,
para entrar en la gloria del Padre, hemos muerto contigo,
creemos que también viviremos contigo para alabad a nuestro Dios,
todos sus siervos, los que le temen, pequeños y grandes,
porque ya llega la victoria, el poder y el mando de su Mesías.
¡Aleluya! (Lc 24,26; Rom 6,8; Ap 19,5;12,10)
Espíritu Santo: ¡Lávanos! ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos! ¡
Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia! ¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior!
 
AMÉN 

lunes, 29 de abril de 2013

LUNES V DE PASCUA

 

Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el trigésimo día que hace la semana cuarta
y el segundo día de la cuenta de Omer,
ya faltan veinte días para que tu Santo Espíritu,
Plenitud suave y perdurable, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro,
Rey del Universo que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías,
como Luz del Mundo, Resucitado Buen Pastor,
que dio la vida por sus ovejas  y se dignó morir por su grey.
Tú nos dices: ‘La paz os dejo, mi paz os doy. No os la doy como la da el mundo’
porque ‘El Espíritu Santo será quien os lo enseñe todo
y os vaya recordando lo que os he dicho’
¡Aleluya! (Jn 14,27; Jn 14,26)
Espíritu Santo: ¡Lávanos! ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia! ¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior!
 
AMÉN



domingo, 28 de abril de 2013

DOMINGO V DE PASCUA

 

Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el vigésimo noveno día que hace la semana cuarta
y el primer día de la cuenta de Omer,
ya faltan veintiún día para que tu Santo Espíritu,
Cúpula que corona el templo trinitario y el templo de la creación, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías, como Luz del Mundo,
Vid verdadera de la que nosotros somos los sarmientos,
si permanecemos en ti y tú en nosotros daremos fruto abundante,
fruto del mandato nuevo: ‘que os améis unos a otros como yo os he amado’,
para cantad así al Señor, un cántico nuevo,
porque ha hecho maravillas con nosotros,
nos ha revelado su justicia. ¡Aleluya! (Jn 15,1.5; Jn 13,34; Sal 97,1-2)
Espíritu Santo: ¡Lávanos! ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia!
¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior!
 
AMÉN

sábado, 27 de abril de 2013

SÁBADO IV DE PASCUA


Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el vigésimo octavo día que hace la semana cuarta de la cuenta de Omer,
ya faltan veintidós días para que tu Santo Espíritu,
Entrañas de la Santísima Trinidad, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías, como Luz del Mundo,
si nos mantenemos en tu palabra, seremos de verdad discípulos tuyos
y conoceremos la verdad, por que somos Pueblo adquirido por Dios,
llamado a proclamar las hazañas del que nos ha llamado a salir de la tiniebla
y entrar en su luz maravillosa, que quiere cumplir tu deseo:
‘Padre, éste es mi deseo: que los que me confiaste estén conmigo donde yo estoy
y contemplen la gloria que me has dado’
¡Aleluya! (Jn 8,31b-32; 1Pe 2,9; Jn 17;24)
Espíritu Santo: ¡Lávanos! ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia!
¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior!
 
AMÉN


viernes, 26 de abril de 2013

VIERNES IV DE PASCUA


Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el vigésimo séptimo día que hace la semana tercera
y el sexto día de la cuenta de Omer, ya faltan veintitrés días
para que tu Santo Espíritu,
Ráfaga de fuego, ráfaga de viento, ráfaga de amor, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías, como Luz del Mundo,
Cristo Señor nuestro, Jesús, entregado por nuestros pecados
 y resucitado para nuestra santificación, con tu sangre Señor, has comprado para Dios
hombres de toda tribu, lengua, pueblo y nación;
has hecho de nosotros una dinastía sacerdotal que sirve a Dios.
Tú hoy nos dices: ‘Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie va al Padre, sino por mí’
¡Aleluya! (Rom 4,25; Ap 5,9-10; Jn 14,6)
Espíritu Santo: ¡Lávanos! ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia!
¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior!
 
AMÉN


jueves, 25 de abril de 2013

JUEVES IV DE PASCUA


Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el vigésimo sexto día que hace la semana tercera
y el quinto día de la cuenta de Omer,
ya faltan veinticuatro días para que tu Santo Espíritu,
Maternidad consoladora, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías, como Luz del Mundo,
cuando salías al frente de tu pueblo, y acampabas con ellos,
y llevabas sus cargas, la tierra tembló, el cielo destiló.
Jesucristo, tú eres el testigo fiel, el primogénito de entre los muertos;
 tú nos amaste y nos has librado de nuestros pecados por tu sangre.
Sabemos que estas con nosotros todos los días, hasta el fin del mundo.
¡Aleluya! (Sal 67,8-9.20; Ap 1,5ab; Mt 28,20)
Espíritu Santo: ¡Lávanos! ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia! ¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior!
 
AMÉN


miércoles, 24 de abril de 2013

MIÉRCOLES IV DE PASCUA


Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el vigésimo quinto día que hace la semana tercera
y el cuarto día de la cuenta de Omer, ya faltan veinticinco días
para que tu Santo Espíritu,
Antorcha divina que incendias con llamas de amor vivas, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías, como Luz del Mundo,
te seguimos para tener la luz de la vida,
porque Tú nos has escogido sacándonos del mundo
y nos has destinado para que demos fruto y fruto que dure.
Por eso te daremos gracias entre las naciones, Señor;
contaremos tu fama a los hermanos.
¡Aleluya! (Jn 15,16.19; Sal 17,50;12.23)
Espíritu Santo: ¡Lávanos! ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia!
¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior!
 
AMÉN


martes, 23 de abril de 2013

MARTES IV DE PASCUA


Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el vigésimo cuarto día que hace la semana tercera
y el tercer día de la cuenta de Omer,
ya faltan veintiséis días para que tu Santo Espíritu,
Dulce esperanza, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías,
como Luz del Mundo, tus ovejas escuchamos tu voz, Señor,
tu nos conoces por nuestro nombre y nosotros te seguimos,
con alegría y regocijo damos gloria a Dios, porque has establecido tu reinado,
Señor, nuestro Dios todopoderoso, gracias a tu Hijo que ha padecido
y resucitado de entre los muertos, para entrar en tu gloria. ¡Aleluya!
(Jn 10,27; Ap 19,7.6; Lc 24,46.26)
Espíritu Santo: ¡Lávanos! ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia!
¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior!
 
AMÉN


lunes, 22 de abril de 2013

LUNES IV DE PASCUA


 
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el vigésimo tercer día que hace la semana tercera
y el segundo día de la cuenta de Omer,
ya faltan veintisiete días para que tu Santo Espíritu,
Misericordia alada, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías, como Luz del Mundo,
Buen Pastor que conoce a sus ovejas y ellas le conocen a él;
buen Cristo resucitado de entre los muertos que ya no muere más;
la muerte no tiene dominio sobre él,
buen Jesús puesto en medio de nosotros sus discípulos que nos dice:
‘Paz a vosotros’. ¡Aleluya! (Jn 10,14; Rom 6,9; Jn 20,19)
Espíritu Santo: ¡Lávanos! ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia! ¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior!
 
AMÉN


domingo, 21 de abril de 2013

IV DOMINGO DE PASCUA: DOMINGO DEL "BUEN PASTOR"


Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el vigésimo segundo día que hace la semana tercera
y el primer día de la cuenta de Omer,
ya faltan veintiocho días para que tu Santo Espíritu,
Musa de los profetas, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías,
como Luz del Mundo, resucitado Buen Pastor
que dio la vida por sus ovejas y se dignó morir por su grey,
que nos conoce como sus ovejas
y nosotros lo conocemos como nuestro Pastor:
el nos manifiesta la misericordia del Señor que llena la tierra,
la palabra de Dios que hizo el cielo.
¡Aleluya!  (Jn 10,14; Sal 32,5-6).
Espíritu Santo: ¡Lávanos!  ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia!
¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior!
 
AMÉN
 
- - - O - - -
 
 
La Iglesia celebra hoy el IV Domingo de Pascua, llamado "del BUEN PASTOR" por la lectura que se hace del Evangelio (Juan 10,27-30):
 
"En aquel tiempo, dijo Jesús: Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las ha dado, supera a todos, y nadie puede arrebatarlas de las manos del Padre. Yo y el Padre somos unos"
 
Y es buen momento para compartir con vosotros otra buena noticia. Hace poco recibimos de EL CORTE INGLÉS de GRANADA unas cuantas cajas de beneficencia. Nos quedamos boquiabiertos cuando al abrir las cajas nos encontramos con toda una gran cantidad de zapatillas de niño y niña, de prácticamente todos los números ¡nunca habíamos visto tantas zapatillas juntas! Así que después de toda una tarde, en la Asociación, emparejándolas y ordenándolas, con ayuda de varios socios, hemos distribuido varios pares, primeramente, entre aquellas familias necesitadas que suelen estar en el cotidiano de nuestra asistencia social y con todo, seguían sobrando pares y pares (que la foto tan sólo muestra unas pocas)... por lo que uno de nuestros socios, con buen criterio, expuso la idea de que "el único sitio donde vamos a encontrar tantos niños para tantas zapatillas, sin tener que ir probando, cual cenicientas, va a ser la residencia de ALDEAS INFANTILES que hay en GRANADA", por lo que aún nos queda el trabajo de ir a llevárselas.
 
La otra caja contenía bolsos y foulards, o pañuelos de señora, hay que aclarar que EL CORTE INGLÉS también ofrece a las distintas asociaciones y ONG's a las que ayuda de aquello de lo que, en cada momento tiene, pero aunque pueda parecer, a simple vista, que estos elementos no son de primera necesidad para la "beneficencia", no menos cierto es que -como dice el refrán- "los pobres hacen de la necesidad virtud", así que, en este caso, lo que hemos decidido ha sido donar todos los bolsos, los foulards y los pañuelos de señora a la parroquia del barrio, llamada -por eso compartimos esta noticia con vosotros hoy-precisamente "del BUEN PASTOR", que hoy, al ser su fiesta patronal, organiza una tómbola cuya recaudación económica dedica a atender a las necesidades de los más necesitados en PERÚ, por lo que bienvenido sea.

sábado, 20 de abril de 2013

SÁBADO III DE PASCUA


Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el vigésimo primer día
que hace la semana tercera de la cuenta de Omer,
ya faltan veintinueve días para que tu Santo Espíritu,
Belleza inefable e indecible, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías,
como Luz del Mundo, que oró por nosotros así:
‘Padre, por ellos ruego, para que todos sean uno en nosotros
y así crea el mundo que tú me has enviado’.
Ya que por el bautismo fuimos sepultados con Cristo
y hemos resucitado con él, porque hemos creído en la fuerza de Dios
que lo resucitó, confesemos que las palabras del Señor
son espíritu y vida, que sólo él tiene palabra de vida eterna.
¡Aleluya! (Jn 17,20-21; Col 2,12; Jn 6,63b.68b).
Espíritu Santo: ¡Lávanos!  ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia!
¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior! 

AMÉN

viernes, 19 de abril de 2013

VIERNES III DE PASCUA


Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el vigésimo día que hace la semana segunda
y el sexto de la cuenta de Omer,
ya faltan treinta días para que tu Santo Espíritu,
Beso eterno de amor infinito,
beso y abrazo del Padre y del Hijo, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías,
como Luz del Mundo, digno Cordero degollado de recibir
el poder, la riqueza, la sabiduría, la fuerza,
el honor, la gloria y la alabanza;
comamos su carne, bebamos su sangre para habite en nosotros
y nosotros en él, pues el crucificado resucitó de entre los muertos
y nos rescató.
¡Aleluya! (Ap 5,12; Jn 6,56).
Espíritu Santo: ¡Lávanos!  ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia!
¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior! 

AMÉN

jueves, 18 de abril de 2013

JUEVES III DE PASCUA


 
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el décimo noveno día que hace la segunda semana
 y el quinto día de la cuenta de Omer, 
ya faltan treinta y un día para que tu Santo Espíritu,
Maestro interior, hacendosa ama de la casa de nuestro corazón, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías,
como Luz del Mundo, cantémosle; sublime es su victoria.
Nuestra fuerza y nuestro poder es el Señor,
él fue nuestra salvación; el pan vivo que ha bajado del  cielo.
¡El que coma de este pan vivirá para siempre!
Cristo ha muerto por todos nosotros,
los que vivimos ya no vivimos para sí,
sino para el que murió y resucitó por nosotros.
¡Aleluya! (Ex 15,1-2; Jn 6,51; 2 Cor 5,15).
Espíritu Santo: ¡Lávanos!  ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia!
¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior! 

AMÉN

miércoles, 17 de abril de 2013

MIÉRCOLES III DE PASCUA


 
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el décimo octavo día que hace la segunda semana
y el día cuarto de la cuenta de Omer,
ya faltan treinta y dos días para que tu Santo Espíritu,
 Entrañas de Misericordia, Madre Divina, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías,  como Luz del Mundo,
que haces que nuestras bocas estén llenas de tu alabanza
y de tu gloria todo el día.
Te aclamarán nuestros labios, Señor
 porque todos los que hemos creído que en el Hijo
tenemos vida eterna, y tú nos resucitarás en el último día.
Bien sabemos que el Señor ha resucitado,
él nos ilumina, a nosotros, los redimidos por su sangre.
¡Aleluya! (Sal 70,8-23; Jn 6,40)
Espíritu Santo: ¡Lávanos!  ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia!
¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior! 

AMÉN

martes, 16 de abril de 2013

MARTES III DE PASCUA


Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el décimo séptimo día que hace la segunda semana
y el día tercero de la cuenta de Omer,
ya faltan treinta y tres días para que tu Santo Espíritu,
Nube resplandeciente que cubrió a Jesús en su Transfiguración
y lo cubrirá de Gloria en su Segunda Venida, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías,
como Luz del Mundo, alabemos a nuestro Dios todos sus siervos,
y los que le tememos, pequeños y grandes,
porque ya llega la victoria, el poder y el mando de su Mesías;
porque tú eres el pan de la vida; si vamos a ti no pasaremos hambre;
porque si hemos muerto con Cristo,
creemos que también viviremos con él.
¡Aleluya! (Ap 19,5; 12,10; Jn 6,30-35; Rom 6,8).
Espíritu Santo: ¡Lávanos!  ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia!
¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior!
 
AMÉN

lunes, 15 de abril de 2013

LUNES III DE PASCUA

 
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el décimo sexto día que hace la semana segunda
y el día segundo de la cuenta de Omer,
ya faltan treinta y cuatro días  para que tu Santo Espíritu,
Arras de la herencia eterna, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro,
Rey del Universo que nos has dado a tu hijo,
Jesús, nuestro Mesías, como Luz del Mundo,
resucitado como Buen Pastor, que dio la vida por sus ovejas
y que se dignó morir por su grey; tú nos invitas a vivir no solo de pan,
sino de toda palabra que sale de la boca de Dios:
"La paz os dejo, mi paz os doy. No os la doy como la da el mundo, nos dices, Señor" ¡Aleluya! (Mateo 4,46; Juan 14,27)
Espíritu Santo: ¡Lávanos! ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia! ¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior!

AMÉN

domingo, 14 de abril de 2013

III DOMINGO DE PASCUA

Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el décimo quinto día
que hace la semana segunda y primer día de la cuenta de Omer,
ya faltan treinta y cinco días para que tu Santo Espíritu,
amigo de los hombres, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías, como Luz del Mundo,
aclamemos al Señor, toda la tierra;
toquemos en honor de su nombre, cantemos himnos a su gloria;
que nos invita el propio Jesús a su mesa: ‘vamos comed’.
¡Aleluya!  (Sal 65, 1-2; Jn 21, 12-13).
Ruah Santa: ¡Lávanos!  ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia! ¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Amén!

- - - O - - -
 
 
Estamos ya en el III DOMINGO DE PASCUA, el Evangelio de hoy (Juan 21,1-14) nos recrea otra de las apariciones de JESÚS resucitado a los discípulos, en este caso, esperándoles a la orilla del lago después de una dura, además de infructuosa, jornada de trabajo. Resulta curioso que el Señor les insista en que se echen de nuevo a la mar y vuelvan a probar suerte, y ellos, haciéndole caso, consiguen una pesca mayor... Es en ese momento cuando "el discípulo que tanto amaba el Señor", es decir, JUAN mismo, dice a PEDRO: "Es el Señor..."
 
La enseñanza de este Evangelio es bien clara, sólo podemos tener la experiencia de JESÚS resucitado en nuestras vidas, cuando lejos de hacer nuestros propios planes, hagamos la voluntad del Señor en nuestras vidas, en ese momento experimentaremos esa intuición interna que nos dirá "Es el Señor...", es decir, "estamos haciendo lo correcto, el Señor aprueba las decisiones de tu vida", y haciendo ese gozoso descubrimiento, quizás nos pase lo mismo que a los díscípulos -nos refiere también este evangelio- que "no se atrevían a preguntarle nada porque sabían que era el Señor", y es curioso que a nosotros nos sucede lo mismo, que cuando intuimos que "algo es del Señor", o solemos hacer muchas preguntas, antes bien disimulamos, para que no nos complique la vida con sus exigencias.
 
Las fotos que ilustran este pequeño comentario son de una reliquia ínfima (apenas una piedrita), un pequeño fragmento de la losa del Santo Sepulcro, en Tierra Santa, que los franciscanos mismos, por mediación de un franciscano, regalaron a una amiga nuestra durante su peregrinación, y que ella tuvo a bien regalarnos, y que preside nuestro oratorio durante toda la cincuentena pascual, en el impresionante relicario, que recrea la forma de la custodia del CORPUS CHRISTI de GRANADA, obra de uno de nuestros socios.