lunes, 28 de abril de 2014

TOCAR LAS LLAGAS DE CRISTO

Empiezo a creer que el Papa FRANCISCO es un enamorado de las llagas de Cristo, a lo largo de su pontificado no ha perdido oportunidad de hablarnos de las mismas, pero no en una forma devocional o votiva, sino extrayendo de ellas, nunca mejor dicho, una enseñanza eminentemente pastoral, práctica y caritativa: «¿Cómo puedo hoy encontrar las llagas de Jesús? Yo no las puedo ver como las vio Tomás. Las llagas de Jesús las encuentro haciendo obras de misericordia. Esas son las llagas de Jesús hoy». Y ayer, y no tanto por la canonización de JUAN PABLO II y JUAN XXIII, sino por la festividad litúrgica de que se trataba, la DIVINA MISERICORDIA, es la que le ha llevado a recordarnos las llagas de Cristo, en este caso "las llagas gloriosas de Cristo resucitado", al hilo del Evangelio de la incredulidad del apóstol TOMÁS:
Las llagas de Jesús son un escándalo para la fe, pero son también la comprobación de la fe. Por eso, en el cuerpo de Cristo resucitado las llagas no desaparecen, permanecen, porque aquellas llagas son el signo permanente del amor de Dios por nosotros, y son indispensables para creer en Dios. No para creer que Dios existe, sino para creer que Dios es amor, misericordia, fidelidad. San Pedro, citando a Isaías, escribe a los cristianos: «Sus heridas nos han curado» (1 P 2,24; cf. Is 53,5).
San Juan XXIII y san Juan Pablo II tuvieron el valor de mirar las heridas de Jesús, de tocar sus manos llagadas y su costado traspasado. No se avergonzaron de la carne de Cristo, no se escandalizaron de él, de su cruz; no se avergonzaron de la carne del hermano (cf. Is 58,7), porque en cada persona que sufría veían a Jesús. 
(...)
Y ahora engarzo con una de sus homilías en Santa MARTA, concretamente la de 3 de Julio de 2.013, en la que, indicándonos como esta contemplación de las llagas de Cristo, que nos hablan de su humanidad, hemos de reaccionar, hemos dicho antes como TOMÁS -tocando, metiendo el dedo, palpando- pero nos advierte que "no es suficiente constituir «una fundación para ayudar a todos», sería sólo un comportamiento filantrópico. En cambio debemos tocar las llagas de Jesús, debemos acariciar las llagas de Jesús. Debemos sanar las llagas de Jesús con ternura, lo que Jesús nos pide hacer con nuestras obras de misericordia es lo que Tomás había pedido: entrar en las llagas».
Esta es la enseñanza de la Semana Santa: Hemos contemplado, en el Evangelio, y en nuestros desfiles procesionales, y según la capacidad de cada escultor o autor, todo el episodio de la entrega, la muerte, la pasión y la sangre de Cristo, sus llagas, pero todo ello no quedaría en nada, si no somos capaces de, en este tiempo pascual, de ponernos al servicio de nuestros hermanos llagados: los pobres, los necesitados, los enfermos, los despedidos, los parados, los niños, los ancianos, los dependientes... ellos, como TOMÁS, puede que permanezcan incrédulos, desde su situación de necesidad, llagada, acerca de la esperanza en Cristo resucitado, pero nunca podrán de cir, como ROMÁS, "Señor mío y Dios mío" si nadie, antes, les muestra que Dios les ama y les quiere, por medio de nuestro servicio.

domingo, 27 de abril de 2014

DOMINGO DE LA MISERICORDIA - II DE PASCUA

Hoy se celebra el Domingo II de Pascua, que por decisión de JUAN PABLO II quedó consagrado a la celebración de la MISERICORDIA del Señor, en la advocación revelada, dada a conocer y difundida por la beata FAUSTINA KOWALSKA, y que venimos celebrando precisamente desde el 30 de Abril del año 2.000, fecha que coincide además con la beatificación de la mencionada religiosa. Sin embargo a nadie escapa que hoy es un domingo especial, por vez primera en la historia de la Iglesia, como me ha gustado señalar en las redes sociales estos días, veremos el acontecimiento histórico de que "el Papa ejerciente, FRANCISCO, concelebre junto con el Papa saliente, BENEDICTO XVI, la canonización de los dos papas precedentes, JUAN PABLO II y JUAN XXIII".


Desde la pobreza de quien escribe no voy a decir mucho más sobre la figura de los dos grandes pontífices que serán canonizados hoy, pero sí del hecho de que al ser declarados santos la Iglesia los pone como modelos, y esto quiere decir, como sucede con los santos modernos, nos resultará mucho más fácil, porque todos le hemos conocido y visto en vida, al menos por JUAN PABLO II, y en consecuencia será más fácil aprender de él e imitarle, siempre tendremos el ejemplo de su entrega valiente y decidida hasta el final, pese a que al mundo le repugnaba esa exposición, y es que -esta es mi opinión personal- al mundo no le suelen gustar los temas "últimos", es decir, la enfermedad, la limitación, la decadencia, la vejez y la muerte, por eso la tendencia de las sociedades modernas de esconder a los ancianos de la sociedad, y recluirlos en asilos, porque se convierten en referente de a donde todos caminamos, nos guste o no, que nos creemos eternos, y en este sentido, el testimonio público de JUAN PABLO II es simplemente demoledor.

Y si algo hemos de aprender, al margen, de la festividad litúrgica de hoy es a "ser compasivos y misericordiosos" con nuestros hermanos, mostrando al mundo la misericordia de Dios, Padre bueno del Cielo, y para ello, os comparto esta CARTA DE FRANCISCO A UN MINISTRO, en el que trata de como ser misericordiosos, además, ahora que estamos en plena CUENTA DEL OMER, me hace gracia que se diga, en las letras de FRANCISCO, que "conserve y guarde el documento hasta Pentecostés":

A fray N., ministro: 

El Señor te bendiga. 

Acerca del caso de tu alma, te digo, como puedo, que todo aquello que te impide amar al Señor Dios, y quienquiera que sea para ti un impedimento, trátese de frailes o de otros, aun cuando te azotaran, debes tenerlo todo por gracia. Y así lo quieras y no otra cosa. Y tenlo esto por verdadera obediencia al Señor Dios y mí, porque sé firmemente que ésta es verdadera obediencia. Y ama a aquellos que te hacen esto. Y no quieras de ellos otra cosa, sino cuanto el Señor te dé. Y ámalos en esto; y no quieras que sean mejores cristianos. Y que esto sea para ti más que el eremitorio. Y en esto quiero conocer si tú amas al Señor y a mí, siervo suyo y tuyo, si hicieras esto, a saber, que no haya hermano alguno en el mundo que haya pecado todo cuanto haya podido pecar, que, después que haya visto tus ojos, no se marche jamás sin tu misericordia, si pide misericordia. Y si él no pidiera misericordia, que tú le preguntes si quiere misericordia. Y si mil veces pecara después delante de tus ojos, ámalo más que a mí para esto, para que lo atraigas al Señor; y ten siempre misericordia de tales hermanos. Y, cuando puedas, haz saber a los guardianes que, por tu parte, estás resuelto a obrar así. 

Y de todos los capítulos de la Regla que hablan de los pecados mortales, con la ayuda del Señor, en el capítulo de Pentecostés, con el consejo de los hermanos, haremos un capítulo de este tenor: Si alguno de los hermanos, por instigación del enemigo, pecara mortalmente, esté obligado por obediencia a recurrir a su guardián. Y todos los hermanos que sepan que ha pecado, no lo avergüencen ni lo difamen, sino tengan gran misericordia de él, y mantengan muy oculto el pecado de su hermano; porque no necesitan médico los sanos sino los que están mal. De igual modo, estén obligados por obediencia a enviarlo a su custodio con un compañero. Y el custodio mismo que lo atienda con misericordia, como él querría que se le atendiera, si estuviese en un caso semejante. Y si cayera en un pecado venial, confiéselo a un hermano suyo sacerdote. Y si no hubiera allí sacerdote, confiéselo a un hermano suyo, hasta que tenga un sacerdote que lo absuelva canónicamente, como se ha dicho. Y éstos no tengan en absoluto potestad de imponer otra penitencia sino ésta: Vete, y no quieras pecar más.

Para que este escrito sea mejor observado, tenlo contigo hasta Pentecostés; allí estarás con tus hermanos. Y, con la ayuda del Señor Dios, procuraréis completar estas cosas y todas las otras que se echan de menos en la Regla.

sábado, 26 de abril de 2014

REGINA CAELI....


Hoy, por ser el Sábado I de Pascua, día consagrado, por Sábado, como muchos de nuestros lectores sabrán, a honrar a la Santísima Virgen María, por eso el conjunto de oraciones, jaculatorias, rezos, oficios propios, que se le tributan hoy reciben el nombre genérico de "felicitación sabatina", y por ser, además, Pascua, es por lo que os voy a compartir el REGINA CAELI.

A nadie, con el mínimo conocimiento religioso o vivencia de la fe, se le escapa que el REGINA CAELI es la oración litúrgica que sustituye el rezo del ÁNGELUS durante el tiempo pascual. Es una de las oraciones más antiguas de la cristiandad, de esas que nunca caen en desuso, que pese a que se pronuncie en latín, casi todos conocemos (como el canto de la SALVE, por ejemplo) y curiosamente, como sucede con los grandes tesoros de la Iglesia, de la fe sencilla del pueblo, se desconoce su autor, es decir, es anónima, aunque está atestiguado documentalmente su uso desde el Siglo XII, curiosamente entre la Orden Franciscana, que al parecer, es la que lo propagó, pues solía ser de uso generalizado entre los conventos menores como forma de terminar, honrando a María, el rezo de completas.

Así que una vez más, os invito a rezar hoy el REGINA CAELI:


Regina caeli, laetare, alleluia.
Quia quem meruisti portare, alleluia.
Resurrexit, sicut dixit, alleluia.
Ora pro nobis Deum, alleluia.
Gaude et laetare Virgo María, alleluia.
Quia surrexit Dominus vere, alleluia.

Y aunque no sea, ni de lejos, un texto como el REGINA COELI, os comparto, a modo de mi felicitación sabatina de hoy, una breve oración que escribí, un día, que estaba aburridísimo en el trabajo, a la Santísima Virgen, que quieras que no, también le puse unos latinajos para que sonara más importante.... ¡aunque son unos latines muy sencillos!

¿Quién nos gana la altura
aunque Jacob durmiera en el suelo?
Ave María, Scala Patriarcharum

¿Quién nos alcanza el sustento
aunque al Rey David no le llegase el pan?
Ave María, Panis Populorum

¿Quién nos ampara en la tormenta
apenas el arca empieza a zozobrar?
Ave María, Litus Securum Nautarum

¿Quién protege a su pueblo en el desierto
aunque éste avance sin esperanza?
Ave María, Dirigens Experta

¿Quién nos defiende del Dragón
con su Hijo en sus brazos?
Ave María, Scutum Ecclesiae

viernes, 25 de abril de 2014

UN CAMINO DE MIL PASOS....


Dice el adagio oriental que "un camino de mil pasos comienza por el primero que se da" y lo traigo a colación porque si os acordáis, hablando hace poco, el Viernes Santo, concretamente, hablando de por qué esta pequeña comunidad de vida sale, en estación de penitencia, tanto en CAUTIVO y ENCARNACIÓN como en FAVORES y MISERICORDIA, recordaréis que os dije que, durante la estación de penitencia, contaría los pasos del recorrido procesional, para luego daros la posibilidad, de ofrecer los mismos por vuestras intenciones, a modo de intercesión.

Sin embargo, como dice el refrán "el hombre propone y Dios dispone" es por lo que sólo llegué a contar mil pasos, es que me di cuenta de que si iba contando me distraía de aquellas otras intenciones de oración que pudiera tener en esos momentos, podría decir que como estábamos, más o menos, a un tercio del recorrido, el total deberían haber sido unos tres mil pasos, pero no, para ser justos y cabales nos quedaremos con los mil pasos que de verdad dí.

¡Además, los di descalzo! (En honor a la verdad, @cuartapobreza también, y en ambas procesiones) Que no sé si agradecer al Excmo. Ayuntamiento de GRANADA su gusto por conservar el empedrado y los adoquines en las calles más tradicionales de nuestra ciudad, por ayudarnos a hacer más encarecido nuestra entrega y sacrificio, claro que habría que recomendarle que cuando sustituya adoquines y empredrados clásicos por losas modernas ¡por favor no escoja las que están formadas por un conjunto de mini-pirámides hacia arriba! ¡que una cosa es hacer sacrificio y otra ser masoca! 

Pero bromas aparte creo que, con esta experiencia, HE RESUCITADO A USAR CALZADO, quiero decir que si uno va descalzo, por compromiso, promesa o devoción, y descubre lo desagradable de ir pisando "sustancias desconocidas" por el camino (lo de desconocidas es porque, encima, el capillo cierra tanto el campo de visión que no sabes por donde pisas), lo antihigiénico que resulta, el riesgo de pisar un cristal o una colilla (las cáscaras de pipa, que se comen por kilos, mientras se espera que pase la procesión es algo propio de la idiosincracia granadina, luego se daban por asumidas), entonces como dice el Papa FRANCISCO "tocando la carne de los necesitados se comprenden mejor sus necesidades" es por lo que a partir de ahora miraré con otros ojos a quien vea por la calle sin calzado, y no resulta raro, que todavía se ven por nuestras calles indigentes sin calzado, con lo que, puede, que no me conforme sólo con verlo con otros ojos, sino que haga algo por evitarlo, porque de una cosa estoy cierto, o a partir de ahora llevo puestos los mismos zapatos o zapatillas deportivas hasta que se caigan de puro viejo ¡comprar otros nuevos, antes de eso, visto lo visto, sería ofensivo a mis hermanos descalzos! o cuidaré los que tengo con tanto cariño que puedan ser utilizados después por quien se los dé... ¡Y a partir de ahora me veréis mendigar, aparte de por lo de siempre, comida, juguetes, ropa infantil, productos de aseo personal..... también por zapatos!

Así que voy a lanzar la etiqueta #MilPasosOfrecidos en twitter para que pongáis las intenciones a estos mil pasos que di, con conciencia, en la procesión, y pude que el primer tuit de esta cadena sea "#MilPasosOfrecidos y el primero sea por todas vuestra intenciones"

jueves, 24 de abril de 2014

¿POR QUÉ BUSCÁIS ENTRE LOS MUERTOS AL QUE VIVE?

Es la pregunta con la que el Papa FRANCISCO introduce su catequesis de la audiencia general de los miércoles, y que a continuación os reproduzco -y sólo en el extracto de la traducción española- (no es que haya estado muy imaginativo en el artículo de hoy en el blog, pero tengo tal dolor de cabeza, como consecuencia de los efectos secundarios de los sueros que me dieron ayer, que apenas si he conseguido medio hacer la entrada de hoy):
Queridos hermanos y hermanas:

En estos días celebramos con alegría el gran misterio de la resurrección de Cristo. Es una alegría autentica, profunda, que se basa en la certeza de que Cristo resucitado no muere más, sino que vive y actúa en la Iglesia y en el mundo. No es fácil aceptar la presencia del resucitado en medio de nosotros. La pregunta que el ángel dirigió a las mujeres, aquella mañana de Pascua: “¿Por qué buscan entre los muertos al que está vivo?”, nos debe interrogar también a nosotros. Buscamos entre los muertos al que vive cada vez que nos encerramos en el egoísmo o en la autocomplacencia, cuando nos dejamos seducir por el poder y las cosas de este mundo, olvidando a Dios y al prójimo, cuando ponemos nuestra esperanza en vanidades mundanas, en el dinero o el éxito; cada vez que perdemos la esperanza o no tenemos fuerzas para rezar, cada vez que nos sentimos solos, abandonados de los amigos, e incluso de Dios, cada vez que nos sentimos prisioneros de nuestros pecados. La advertencia del ángel nos va ayudar a salir de nuestras tristezas y a abrirnos a la alegría y a la esperanza. La esperanza que remueve las piedras de los sepulcros y nos empuja a anunciar que Jesús está vivo.

miércoles, 23 de abril de 2014

LA PASCUA SIGUE SU CAMINO...


Miércoles I de Pascua, no sé hasta qué punto nuestros lectores son fieles al blog, y tampoco sé cómo de fieles estaréis siendo a la propuesta (margen derecho del blog) de seguir nuestra propuesta pascual de hacer la CUENTA DEL OMER, la llevanza de las cuentas diarias hasta la fiesta de PENTECOSTÉS, pero puede que hayáis notado un paréntesis, precisamente, el referente al día de ayer.

Y es que ayer, al salir del trabajo, quien esto escribe, se fue a urgencias, nada grave, lo de siempre, la revisión y analítica para saber como "ando de plaquetas" y como a la sazón andaban bajas, y la revisión me la he hecho en urgencias, ¡hala toda la tarde allí!, después de escuchar la regañina de la hematóloga de urgencias por no haberme revisado desde noviembre... pero como le he dicho "no están las cosas en el trabajo como para ir dándose uno de baja a placer" (que no es por gusto, es por necesidad, pero ya se sabe, en tiempos de crisis, es la empresa la que hace prevalecer su poder)... como consecuencia de esta dejadez mía, semi-impuesta, resulta que las tengo bajísimas, las plaquetas, y ahora me esperan, como poco, dos o tres días de tratamientos y analíticas ¡nada, siete horas pasando un suero llamado GAMMAGLOBULINA, hasta el viernes, mínimo!, pero bueno es el precio que hay que pagar para andar a medio camino entre la salud y el trabajo, lo dicho nada grave.


Nada grave, porque en todo el rato que he estado en urgencias he estado pensando que como comienzo pascual no está mal esta muerte, quiero decir, el mal rato, y todo este calvario de ayer, porque en el fondo, si nos lo tuviéramos todo por creído, todo por dado, todo por supuesto ¿qué esperanza nos iba a quedar para PENTECOSTÉS? Quiero decir que seguir sabiéndose pecador, herido en la naturaleza, enfermo... hace que no vayamos de "marisabidillos" por la vida, una buena dosis de humildad (yo me entiendo...)

Sin embargo, las reglas de la CUENTA DEL OMER imponen que todos los días han de ser recitados, sin excepción, si algún día se olvida, por la razón que sea, hay que retomar el hilo por donde lo dejamos, motivo por el que hoy, al margen encontraréis los dos días, el correspondiente al de ayer, que habéis omitido por mi culpa, y el de hoy.

En otro orden de cosas, hemos decidido vender el NIÑO DE PASIÓN (obra de @cuartapobreza, junto con su peana, por importe "a convenir con los interesados", para atender al pago de una familia necesitada, por impago de dos facturas de la luz, el resto lo dedicaremos a necesidades de la Asociación, quien quiera verlo con mayor detalle (ya sabéis cuán injustas son las fotos) puede pasar a verlo en el escaparate, donde ha estado expuesto, de hecho, toda la Semana Santa, de FOTOGRAFÍA LOREN, en la Calle de Santiago Lozano, en GRANADA, quien esté interesado, que se pase y lo vea en persona, y finalmente, contactad, si queréis por vía nuestro e-mail pobresdenazaret@hotmail.com 

lunes, 21 de abril de 2014

LA CUENTA DEL OMER


Al margen derecho del blog os váis a encontar, duarnte esta cincuentena pascual, la llamada  CUENTA DEL OMER, en hebreo "SEFIRAT HA'OMER" que es el nombre que recibe la costumbre judía de llevar la cuenta de los cuarenta y nueve días, o siete semanas, que transcurren desde su fiesta de la Pascua "pesaj" hasta su fiesta de Pentecostés "shavuot".

La CUENTA DEL OMER tiene su asiento bíblico en la cita contenida en el Levítico (23,15-16): "A partir del día siguiente al Sábado, desde el día en que llevéis la gavilla de la ofrenda de balanceo, contaréis siete semanas completas. Contaréis cincuenta días hasta el día siguiente al séptimo Sábado y entonces ofreceréis al Señor una ofrenda nueva". El término hebreo "omer" es una medida bíblica de volumen, utilizada para medir cantidades de grano, que en la traducción, como se ve, ha sido traducido como "ofrenda de balanceo". El mandato comprende el ofrecer al Señor, llevar al templo, cada día una medida de granso, que eran de cebada, ya que el día de Pentecostés "ofreceréis al Señor una ofrenda nueva" ésta era hecha con dos panes de harina fina.

Para los judíos el tiempo de la CUENTA DEL OMER es un tiempo de crecimiento interior, ya que obliga a la persona a estar cincuenta días orando y meditando, lo que supone un detenerse, de las actividades cotidianas y orar, lo que supone siempre un crecimiento y una maduración espiritual. Es por eso que para ellos es un periodo de semi-duelo, durante el cual está prohibido "cortarse el pelo, afeitarse, escuchar música instrumental, celebrar casamientos, fiestas o cenas en las que se baile". Sin embargo, en medio de la cuenta hay un día festivo, en el que se rebajan estas medidas, y es de fiesta, celebración y alegría, concretamente es el DÍA 33 DEL OMER (llamado en hebreo "Lag Ba'Omer") -curiosamente la edad de Jesucristo, aunque esto es sólo una apreciación mía y una casualidad-.

El calendario judío es principalmente un calendario agrícola, y la CUENTA DEL OMER cae entre Pascua y Pentecostés, como hemos dicho. A partir de la Pascua los judíos -sobretodo en las zonas rurales- ya no rezan pidiendo la lluvia, sino que rezan por la venida del "rocío de la mañana" (otra curiosidad, si pensamos, por ejemplo, que para los cristianos, sobretodo en ANDALUCÍA, efectivamente, en la madrugada de Pentecostés, nos visitará el rocío por excelencia, NUESTRA SEÑORA DEL ROCÍO en ALMONTE) y con esto comienza la temporada de crecimiento de los frutos, que de nuevo, pensando en cristiano, nos lleva a la festividad de PENTECOSTÉS, en la que el Espíritu Santo nos bendecirá con la lluvia de sus dones, carismas y frutos. 

domingo, 20 de abril de 2014

DOMINGO DE RESURRECCIÓN

CRISTO, NUESTRA PASCUA,
HA RESUCITADO ¡ALELUYA!


Os acordáis que os dijimos hace poco que nuestro hermano @cuartapobreza había pintado el CIRIO PASCUAL que ha regalado a la parroquia de SAN CEICILIO en GRANADA. Y que el Viernes Santo os dijimos que también él había estado orando e intercediendo por todos nosotros, porque su oración, como él dice, es precisamente ésta, la creación artística, en sus mismas palabras "aunque nadie se lo crea, en cada pincelada, cada detalle, cada gesto de poner pan de oro está mi oración, una intención en cada pincelada de todas las que tengo en la cabeza, o me encomiendan", si el resultado es fruto de su oración, a la vista está que es tanto un gran artista, como un gran hombre de oración.

Y dada la riqueza simbólica de todo lo representado en el cirio, es por lo que se hace necesaria la siguiente explicación, a modo de catequesis:

En la base del cirio se aprecian, como su suelo y sustento, una corona de ocho granadas que representan los ocho barrios de GRANADA: Norte, Beiro, Chana, Albaicín, Centro, Ronda, Zaidín y Genil. Sin embargo en esta corona de granadas al pie del cirio destacan con fuerza dos de ellas:

Una, que en la parte frontal, sostiene a su vez el escudo de la Cofradía de Favores y Misericordia, en clara alusión al Realejo, y otra en la parte posterior, que contiene un pequeño relicario con tierra de la cueva donde se encontró, en el Sacromonte, las reliquias de San CECILIO, primer obispo y mártir de nuestra ciudad. De esta forma se significa que la fe, que celebramos en Cristo resucitado, representado en la totalidad del Cirio Pascual, como dice San PABLO “si Cristo no hubiese resucitado, vana sería nuestra fe” (1 Corintios 15,14), tiene su asiento en GRANADA, por el testimonio de San CECILIO, que a su vez arraiga con fuerza en esta parroquia, que le honra y venera como su titular. A su vez, el martirio de San CECILIO nos recuerda la cruz de los cristianos, la que hemos de llevar todos los discípulos, como nos exige Cristo “si alguno quiere venir en pos de mí, tome su cruz y me siga” (Mateo 16,24), testimonio que constantemente ofrece esta Cofradía y esta parroquia, enclavando la Cruz en el corazón mismo de la ciudad, el CRISTO DE LOS FAVORES, en el Campo del Príncipe.

Siguiendo con la lectura ascendente del Cirio Pascual, advertimos, como hemos dicho antes, que de esa corona de granadas brota un gran granado, cuyo tronco se nos presenta partido en dos, representando las dos naturalezas de Cristo, su condición humana y su condición divina, representados cromáticamente también en el negro de nuestra humanidad, del barro y el pecado, y en el rojo de la sangre de Cristo, redentora y entregada por nosotros, así nos lo dice la Escritura:

“Cristo a pesar de su condición divina, no hizo alarde de su categoría de Dios, al contrario, se despojó de su rango, y se hizo hombre” (cfr Filipenses 2,6-7). 

Este granado da fruto en el centro, en doce granadas, que quieren evocar al espectador la imagen de los doce apóstoles, los pilares de la Iglesia, del nuevo pueblo de Dios (como antaño fuera en pueblo de Dios escogido en las doce tribus de Israel), como dice el Apocalipsis “la muralla de la ciudad tiene doce piedras de cimiento, que llevan los nombres de los doce apóstoles” (Apocalipsis 21,14), una de las granadas, no obstante, no ha madurado, no se ha abierto, no ha dado fruto granado, es la que representa a JUDAS, y con ella, todas las actitudes que en nosotros impiden que confesemos al Señor.

De estas doce granadas, empero, hay cuatro de ellas que rozan “la mandorla” (nombre iconográfico que recibe el nimbo que circunscribe la representación de Cristo), lo que no es un detalle casual, de esta forma confesamos que nuestro Dios es uno y trino: “UNO” porque no hay otro fuera de él, como dice la Escritura, “escucha Israel, el Señor es nuestro Dios, uno es el Señor” (Deuteronomio 6,4) y “TRINO”, por la vida íntima del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, porque esta es nuestra fe, la que profesamos  al recitar el Credo, la que significa este Cirio en medio de la vida de esta parroquia, la que van a recibir los que se bautizan en la Santa Noche de la Vigilia Pascual, siguiendo el mandato de Cristo “Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” (Mateo 28,19).

Todavía, sin tener aún altas miras, al nivel del suelo del Cirio Pascual, notamos la presencia de dos pavos reales. Hay que indicar en este punto que los pavos reales han sido desde siempre una de las representaciones más antiguas de la resurrección cristiana, apareciendo por ejemplo en las primeras catacumbas cristianas, del Siglo I, en ROMA o en el Mausoleo de Santa Constanza, también en ROMA, que es del Siglo IV. Interesa en este punto recordar las palabras del Papa San CLEMENTE Carta a la Iglesia de Corinto (tercer sucesor desde PEDRO) que sobre la imagen del pavo real advertía “se tiene la creencia que esta ave muere enterrada en un ataúd de incienso y mirra, pero es apariencia, pues luego renace y va al sol, de donde procede”, como de la misma manera, hemos escuchado en el Evangelio como Cristo fue ungido para su sepultura, donde habría de encontrarle, resucitado y glorioso MARÍA MAGDALENA en el encuentro del jardín. Por eso los pavos no miran a la cruz, sino hacia el centro de la escena, donde se encuentra, glorioso, el icono de Cristo Resucitado.

Todo el cirio se nos muestra en fondo azul, que va cogiendo color en orden ascendente, desde un azul más claro en el fondo hasta un azul marino, oscuro en todo lo alto, llegando al nivel de la corona de granadas de la parte superior, de esta forma se representa –jugando con el color- que la vida de los creyentes ha de ir madurando desde las aguas del bautismo (el azul claro) de donde todo brota, todo nace, hasta Pentecostés, con la venida del Espíritu Santo, nacimiento a su vez de la Iglesia, y por quien todos podemos confesar, como dice San PABLO “nadie puede decir, Jesucristo es el Señor si no es por el Espíritu Santo” (1 Corintios 12,3), plenitud del Espíritu Santo en sus dones (Sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios) y en sus frutos, de los que nos dice San PABLO son: “Amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad, modestia, dominio de sí” (Gálatas 5,22) que animan la vida de la Iglesia y de los fieles, por eso la corona de Granadas, por la abundancia de sus granos, la riqueza de su fruto, todos iguales, todos diferentes, como los dones y carismas que cada uno de nosotros hemos recibido.

Estos dones, carismas y frutos del Espíritu Santo se reparten por todo el cirio, engalanándolo, como hace el Espíritu con la Iglesia, su esposa, en este tiempo pascual “lucías joyas de oro y plata y vestidos de lino, seda y bordado; comías flor de harina, miel y aceite; estabas guapísima y prosperaste más que una reina” (Ezequiel 16,13) por medio de todas las perlas que lo adornan, de las que hay que destacar dos de ellas por su importancia: Una, la que se encuentra más cerca de la cruz, junto a los pavos reales, significando el “lucero vespertino”, ese anuncio en la tiniebla de Cristo resucitado, y otra, en el nivel superior, como “lucero del alba” que confirma la Resurrección de Cristo, como nos ha recordado el pregón pascual “Que el lucero del alba encuentre este cirio encendido”.

En el centro del Cirio, que por sí mismo, de forma litúrgica representa a Cristo resucitado, el icono de Cristo, enmarcado, como hemos adelantado antes, por una “mandorla”, nombre que recibe iconográficamente el nimbo que circunscribe la imagen de Cristo, dando a entender su gloria, su inmarcesibilidad, esto es, su incapacidad para ser enmarcado, ser contenido, por mostrase en su gloria, por eso Cristo advierte a MARÍA MAGDALENA pese a su euforia por encontrarle resucitado “Noli me tangere!” (“No me toques, pues aún no he subido al Padre” Juan 20,17), nuevamente, la humanidad y la divinidad de Cristo quedan significadas en el color de su manto y de su túnica, azul y rojo, rojo por su humanidad, azul por su divinidad, y porta una estola dorada, en su triple condición de “sacerdote, profeta y rey” al tiempo que, de la misma manera “víctima, sacerdote y altar”.

Cristo, en la majestad de su gloria triunfante, nos bendice con su mano derecha, mientras que en la izquierda sostiene un libro abierto, como dice el salmista, refiriéndose a Cristo “escrito está en el libro, aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad” (Salmo 40,7), de esta forma Cristo se nos muestra como Maestro, que nos enseña a hacer la voluntad del Padre, con un deseo “favor misericordiaque ad populum meum” (“mi favor y mi misericordia para todo el pueblo”) en clara alusión a la vida de esta comunidad parroquial, animada siempre por los favores y la misericordia con que el Señor constantemente les bendice. Otro guiño a la Hermandad y a la parroquia, no comentado en su momento, es el color negro y rojo en que se divide el tronco del granado, en alusión clara a los colores oficiales de la hermandad.

La presencia de las letras “alfa y omega” en el cirio, y que han de estar presentes, necesariamente en todos los cirios pascuales, es un mandato litúrgico que evoca las palabras de Cristo “Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, el que es, el que era y el que ha de venir, el todopoderoso” (Apocalipsis 1,8) y que se ubican en la parte superior del cirio pascual, donde el azul se tornaba más oscuro, donde se alcanza la corona de granadas, donde se verifica el triunfo definitivo de Cristo resucitado.

Litúrgica es también la presencia de los cinco granos de incienso, signo de las llagas gloriosas de Cristo, heridas de fracaso en la cruz que se convierten ahora en joyas del resucitado, como pudiera comprobar el incrédulo de TOMÁS “mete tu dedo en mi llaga y comprobarás que soy yo” (Juan 20,27), sobre estos granos de incienso el sacerdote ha invocado la protección de Cristo exclamando con voz potente “por tus llagas, santas y gloriosas, nos protejas y nos guardes, Jesucristo, Nuestro Señor”, y este acontecimiento es nuevo, cada año diferente, por eso se estrena cada año un cirio nuevo, por eso se señala con los números del año corriente, 2014, porque Cristo sale a nuestro encuentro cada año en una circunstancia distinta: Este año, marcado por la crisis, el paro, la desesperación, los desahucios, niños que lloran de hambre, ancianos buscando en contenedores de basura, aumento de los mendigos en nuestras calles… las llagas de la humanidad herida de Cristo adquieren una importancia casi exagerada, casi escandalosa, que nos interpela una y otra vez, como bien ha dicho el Papa FRANCISCO: 

Y las llagas de JESÚS tú las encuentras haciendo MISERICORDIA, dando al cuerpo – al cuerpo – y también al alma, pero – subrayo – al cuerpo de tu hermano llagado, porque tiene hambre, porque tiene sed, porque está desnudo, porque es humillado, porque es esclavo, porque está en la cárcel, porque está en el hospital. Estas son las llagas de Jesús hoy. Y Jesús nos pide que hagamos un acto de fe, en Él, pero a través de estas llagas. (…) Debemos tocar las llagas de Jesús, debemos acariciar las llagas de Jesús, debemos curar las llagas de Jesús con ternura, debemos besar las llagas de Jesús, y esto literalmente. Pensemos en lo que le sucedió a San FRANCISCO, cuando abrazó al leproso. Lo mismo que a TOMÁS: ¡su vida cambió!”. Para tocar al Dios vivo no sirve “hacer un curso de reciclaje” sino entrar en las llagas de Jesús y para esto “es suficiente ir por la calle”.

Todo ello enclavado en una cruz roja enmarcada de oro, de esta manera, la sangre del fracaso “aparente” de Cristo en la Cruz, como del fracaso “aparente” de esta sociedad nuestra en todas sus carencias y necesidades, se torna triunfo en la victoria de Cristo sobre la muerte, en la victoria de la solidaridad sobre todas estas necesidades, lo que representa la orla dorada que engalana la cruz.

Por eso la cruz llagada está al nivel del suelo, al nivel del azul claro, de las aguas de nuestro bautismo, como dijimos, porque somos hermanos, porque somos Iglesia, porque como dice San JUAN “Quien dice que ama a Dios, a quien no ve, pero no ama a su hermano, al que ve, es simplemente un mentiroso” (1 Juan 4,8), porque como ha dicho el Papa FRANCISCO, esto sólo es posible “andando por la calle, viendo la necesidad” y no podríamos dar testimonio, en esta comunidad parroquial y en esta hermandad, de los favores que recibimos del Señor, si no compartimos ese favor con nuestros hermanos necesitados; no podríamos ser testimonio de la misericordia de Dios, si no tenemos misericordia de nuestros hermanos necesitados; y todo ello es posible, porque cada domingo, celebramos la Eucaristía, Cristo vivo y presente en medio de nosotros, de donde todo brota y a donde todo tiende, como la corona de uvas (sobre la que todos han preguntado tanto) que corona el cirio, la sangre de Cristo entregada, Eucaristía, “pan partido y repartido para todos nosotros”, en alusión igualmente al carácter sacramental de la Cofradía en su Hermandad Sacramental de la Paz.

sábado, 19 de abril de 2014

SÁBADO SANTO

CRISTO YACE EN EL SEPULCRO

"Los cipreses se alegran, 

porque desde que mi Siervo yace en tierra, 
no ha venido el leñador a buscarlos"

(Cf. Isaías 14,8)



La vida se encuentra en el sepulcro,
donde fue sepultado Cristo, Señor mío,
y los ejércitos de los ángeles se asombran desconcertados,
dando Gloria a Dios por tu humildad y tu obediencia.

Tú, que eres la vida
¿Cómo es que mueres?

¿Cómo es que moras en el sepulcro,
disolviendo el reino de la muerte
y resucitando a los muertos?


Te ensalzamos, Jesús, nuestro rey,
y honramos tu sepultura y tu pasión
que nos salvan de la corrupción.

Digno eres de alabanza,
creador del Universo,
pues por medio de tus padecimientos
estamos exentos de nuestras pasiones,

y hemos sido librados de ser depositados,
igualmente, muertos en la tierra.

Se maravillan los serafines
al contemplarte en el cielo,
junto a la Gloria de Dios Padre,
a la par que sepultado
entre nosotros en el sepulcro.

Todas las generaciones ofrecen alabanzas
a tu sepultura, Señor mío,
porque hoy José de Arimatea,
bajándote de la Cruz,
te ha puesto en un sepulcro,
a donde acudimos, con las mujeres,
a ungirte con el perfume de nuestro lamento.
 

Nuestros hermanos ortodoxos tienen la costumbre, desde que concluyeron los ritos del Viernes Santo, de cubrir el altar con el llamado "epitaphios", un icono -pintado en tela, a modo de mantel- que representa el cuerpo de Cristo en la sepultura, y con el que se cubre el altar, imagen del sepulcro de Cristo sobre el que se deposita su cuerpo.

Durante el oficio de la mañana del Sábado Santo, se tiene una pequeña celebración en la que se cantan varios himnos y salmodias, entre ellos el texto que acompaña, mientras el sacerdote esparce sobre el "epitaphios" hojas de laurel, mientras que los fieles lo aspergen con agua de rosas, simbolizando la unción del cuerpo de nuestro Señor, como preparación, antes de ser depositado en el sepulcro.


viernes, 18 de abril de 2014

VIERNES SANTO


























Os invitamos a hacer con nosotros, dedicando unos pocos minutos, la "Adoración de la Cruz", acto litúrgico por excelencia de hoy, por el que toda la Iglesia -desde el Papa hasta el más sencillo de los niños- se arrodilla, se posterga y se anonada ante el misterio que se alza ante nuestros ojos: "CRISTO crucificado, escándalo para los judíos, locura para los gentiles" (1 Corintios 1, 23). 

La imagen del crucifijo es la que preside el llamado CAMPO DEL PRÍNCIPE en GRANADA, en pleno barrio del Realejo.

Sin miedo a exagerar, se puede afirmar que el CAMPO DEL PRÍNCIPE, con su CRISTO DE LOS FAVORES, constituye el auténtico corazón "crucífero" de la ciudad, que cada Viernes Santo, se congrega en torno a él, a las tres de la tarde, para arrodillarse y rezar tres credos.

Y hoy, Viernes Santo, esta pequeña comunidad de vida que somos, sale de nuevo, en estación de penitencia, en la Cofradía de LOS FAVORES y MISERICORDIA.

El hecho de salir en dos estaciones de penitencia, obedece a que cada uno tienes "sus devociones, o sus querencias", como en todo, también en lo que a cada cual "nos toca el corazón" en las cosas de fe:

Y es que aquí, mi hermano, @cuartapobreza es un gran enamorado y defensor a ultranza del Misterio de la Encarnación, para él "no hay mérito en la resurrección de Cristo, pues Dios puede dar vida a un ser humano" ¡hasta Cristo lo hizo con LÁZARO!, por eso siempre dice que "el verdadero Misterio de nuestra fe es la Encarnación, que Dios se haga hombre, que lo infinito se humille en la finitud, que la Palabra se haga carne", y aunque el Misterio de la Encarnación tiene su máxima expresión en su fiesta litúrgica (25 de Marzo) ¡le encontraréis exultante entonces! y se hace vida, liturgia y celebración en Navidad (sus fiestas favoritas). 

Pero desde una lectura "cofradiera" si lo preferís dicho de esta manera, la única cofradía con el título de "Encarnación" en su titular mariana es la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Cautivo y María Santísima de la Encarnación, que además es Hermandad Sacramental de San Francisco de Asís y Santa Clara, que además, tiene su sede canónica en el Monasterio de Religiosas Clarisas de la Encarnación, que además visten un simple sayal franciscano (amén del capillo, para mantener la privacidad del penitente)... Esto como se suele decir es ¡miel sobre hojuelas! que no hay que cavilar mucho para saber la querencia de nuestro hermano por esta hermandad, así que, saliendo, como comunidad, en la estación de penitencia de dicha cofradía, respondemos a esta devoción.

Por su parte, en lo que a mí respecta, soy y he sido siempre un "enamorado de la Cruz", no acertaría a explicar mi devoción y apego por la cruz, hasta el punto de que la liturgia del Viernes Santo, con su solemnidad, su sobriedad y su rigor, con la veneración de la cruz y la oración universal por todas las necesidades de la humanidad, en general, y de la Iglesia, en particular, me conmueve mucho más que la celebración de la propia Vigilia Pascual… Será quizás por eso que nunca, como regla general, por muy mal que vayan las cosas, me agobio o me desespero con las situaciones frustrantes, de dolor o de sufrimiento… y no lo hago por un conformismo inútil, sino por el firme convencimiento, meramente racional, de que cualquier dolor o sufrimiento necesariamente ha de ser un estadio pasajero, una circunstancia volátil o si no "esta puta vida" –con todos sus sinsabores- no tendría sentido… desde la fe, evidentemente, ayuda mucho más saber que, tras la cruz, siempre viene el triunfo, la victoria y la resurrección…

Y podría decir, sin miedo a equivocarme que mi vocación, si es que tengo alguna, es precisamente la de ayudar a la gente a que vean, cuanto antes, que el camino sigue, que la sombra de la cruz se proyecta sobre el triunfo del sepulcro vacío… y para eso no cuento más que con mi optimismo a prueba de bombas, mi vivir en mi mundo de colores o en "mi burbuja color de rosa", como muchos me echan en cara, o mi sentido del humor. Que otros festejen al Señor en su gloria triunfante, que sigan sus pasos tras el banderín de Cristo Resucitado, que yo mientras me quedaré, al pie de la cruz, para ayudar a los que vienen aún subiendo el Calvario a que no se detengan por mucho tiempo, y sigan caminando para alcanzar a los que ya celebran, cantan, ríen y alaban al Señor. ¡Válgame Dios, un payaso al pie de la Cruz! ¿Pero eso es una vocación? 

Puede que os lo estéis preguntando, pero no menos cierto es que la sabiduría popular siempre ha hablado del ejemplo del payaso triste… es decir, de cuán difícil debe ser para un payaso estar haciendo el tonto, contar un chiste y arrancar una sonrisa a los demás cuando por dentro se está triste o se sufre por cualquier motivo… existe un auténtico síndrome del payaso triste, es decir, una necesidad de ir canjeando siempre la propia felicidad por la de los demás… pero eso tiene un precio muy grande, que yo también he experimentado en alguna ocasión, que es la soledad cuando es uno el que experimenta o atraviesa los momentos de oscuridad, de sufrimiento o de dolor… ¿Quién se acuerda del payaso cuando la risa se apaga?... Según esto puede ser que, ciertamente, esté loco, tenga una disfunción digna de un buen psicoanálisis, pero eso me confirma en mi vocación “locura para los gentiles” nos recuerda San PABLO y los momentos de soledad, sufrimiento o dolor, tampoco me importan, de todas formas ya estaba al pie de la cruz.

Ahora entenderéis por qué, para darme gusto en este caso, es que también salimos en la Cofradía del Cristo de los Favores (por tratarse de un Cristo crucificado) y María Santísima de la Misericordia. Por cierto, se me ha ocurrido, a modo de intercesión, aquellas intenciones que tengo en el fondo de mi corazón, y por todas las vuestras, que durante la estación de penitencia voy a contar el número total de pasos que dé, desde que salgamos del templo hasta que regresemos a él, y luego os daré la oportunidad de ir aplicando intenciones a dichos pasos, ya se me ocurrirá la forma de hacerlo (seguramente por medio de algún #hashtag de TWITTER, como dicen los modernos).

PD.- @cuartapobreza también ha intercedido por todos vosotros, pero eso es algo que no podré compartiros hasta el momento de la Vigilia Pascual ¡Cuántas sorpresas nos traerá el anuncio de Cristo resucitado!

domingo, 13 de abril de 2014

SEMANA SANTA

JUEVES SANTO


"No hallo placer en la comida de corrupción, ni en los deleites de la presente vida. El pan de Dios quiero, que es la carne de JESUCRISTO, de la semilla de DAVID; su sangre quiero por bebida, que es amor incorruptible. Reuníos en una sola fe y en JESUCRISTO... Rompiendo un solo pan, que es medicina de inmortalidad, remedio para no morir, sino para vivir siempre en JESUCRISTO"

(San JUSTINO)

Si te ayuda, puedes crear un ambiente de oración, para ponerte en presencia del Señor Eucaristía, que te mira, en la Adoración, dándole al "play" del siguiente reproductor de música:


La siguiente letra, titulada "HERMOSO ROSTRO" es uno de los pensamientos eucarísticos de Mª EMILIA RIQUELME y ZAYAS, religiosa granadina (1847-1940), concretamente el nº 30, musicalizado en esta ocasión. 

Muchas veces hemos hablado o compartido sobre ella en el blog o en el TWITTER, y es la fundadora de las MISIONERAS DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO y MARÍA INMACULADA, pero hoy no es día de hablar de ella, sino de mirar, una y otra vez, ese hermoso rostro que es Cristo Eucaristía, dejarnos enamorar por él, interpelar por su mirada, remansarnos en su abrazo, en suma, hoy es día de permanecer en él. El secreto de esta pequeñísima, ínfima y pobre comunidad de vida que es la FAMILIA EUCARÍSTICA POBRES DE NAZARET, es su amor a la Eucaristía, su centralidad, celebrativa y adoradora, que nosotros aprendimos a amar conociendo la figura de Mª EMILIA, no es vano, nuestro lema es "Sembrar la Eucaristía en los Caminos del hombre de hoy".