jueves, 31 de julio de 2014

DESCENSO DEL MONTE CARMELO

1.-INTRODUCCIÓN

Dice JOSÉ BIEDMA LÓPEZ en su obra “Introducción a San Juan de la Cruz”, haciendo referencia a la mística del santo de FONTIVEROS que la “SUBIDA AL MONTE CARMELO” es la descripción de un formidable itinerario para el espíritu montañero, aventurero, un auténtico “mapa místico”, un plano que, en palabras del propio santo “trata de encaminar el espíritu por los bienes espirituales hasta la divina unión del alma con Dios”, atravesando sucesivamente una estrecha senda llena de negaciones y un seco y desolado desfiladero.

La sabiduría oriental, encarnada en el “TAO TE KING” o conjunto de treinta poemas de contenido filosófico, obra de LAO-TSE, nos advierte que "un camino de mil pasos siempre comienza por un primer paso", y la guía espiritual que nos ofrece San Juan de la Cruz comienza, igualmente, por un solemne primer paso:

"Para venir a gustarlo todo, no quieras tener gusto en nada"

A partir de este primer paso será preciso recorrer, como decíamos, una estrecha senda de negación absoluta de todo cuanto nos distraiga de la meta: de esta forma será preciso renunciar al tener, al gustar, al saber, al poder, e incluso ¡hasta al propio ser!... Deberemos atravesar la "oscura noche de la razón", noche activa y de la fe noche pasiva, una prueba que –en palabras del propio San JUAN DE LA CRUZ- habrá de ser tenebrosa y terrible, lo que sólo nos será posible con la ayuda de la secreta escala de la fe, a su vez lo suficientemente purificada y purgada de todo lo que no sea Dios mismo y, al final, alcanzando la cima del MONTE CARMELO, la unión del alma con Dios.

En la cima del MONTE CARMELO, según un dibujo hecho por el propio San JUAN DE LA CRUZ a una religiosa llamada MARÍA MAGDALENA DEL ESPÍRITU SANTO, el bueno de San JUAN DE LA CRUZ coloca, como efectos en el alma de esta unión con Dios, la paz, el gozo, la alegría, la falta de angustia, la justicia, la fortaleza, la sabiduría, la piedad, la caridad y el deleite, y añade que en este Monte sólo moran la honra y la Gloria de Dios, y como feliz recompensa del que ha estado dispuesto a escalar el Monte en su cumbre todas las maravillas que le esperan: "Vos introduxi in terra Carmeli ut comederetis fructum eius et bona ilius" (os introduje en la tierra del Carmelo para que comierais de sus frutos y de sus bienes). No cabe duda de que quien se atreve a afrontar este camino de perfección, subiendo al MONTE CARMELO, con la esperanza de conseguir la mayor de las dichas, Dios mismo, lo hace movido por el sólo amor que tiende al amor por excelencia, como la brújula a su norte, por eso, cuando alcance la cima podrá verse, frente al amor absoluto, libre de toda atadura y cadena, y podrá decir: Ya por aquí no hay camino porque para el justo no hay ley, para sí él mismo es la ley, de la misma manera que a S. AGUSTÍN le gustaba decir: "Ama y haz lo que quieras".

Mediante este tortuoso y angosto, a la par que angustioso, camino, quien se embarca en esta loca aventura de ascensión podrá, al fin, deleitarse en el único de los gozos posibles que no es sino la unión del alma con Dios, el éxtasis, la experiencia en grado sumo del amor de Dios.

¡El amor de Dios! Experiencia transformante, agotadora y misteriosa a un tiempo, que transe el corazón del hombre y lo renueva de tal forma que quien lo experimenta puede decir no vivo ya en mí, pues es Dios quien me habita, un roce escaso de la grandeza de Dios con la pequeñez del hombre, un pobre atisbo de esa infinita misericordia que es el corazón y el ser mismo de Dios, cuando ante su presencia el ser del hombre quedaría destruido por completo ("máteme tu vista y tu hermosura"), lo que a MOISÉS sólo le fue dado contemplar de espaldas, y que exige, como primera respuesta por parte de quien lo experimenta, una renovación completa y perfecta en el amor:

En los amantes perfectos
esta ley se requería:
que se haga semejante
el amante a quien quería.

Ya es poco probable, en la actualidad, que alguien se proponga de forma seria y madura a iniciar el misteriosos ascenso del MONTE CARMELO siguiendo la ruta marcada por San JUAN DE LA CRUZ en pos del amor de Dios; teniendo en cuenta que para ello es preciso, con carácter previo, que el montañero se sienta falto de algo que le satisfaga plenamente y que llegue a la conclusión de que ese algo sólo puede ser Dios, ya que el hombre actual está constantemente bombardeado por miles de ofertas que le prometen satisfacer todas sus necesidades más inmediatas; pero, si a pesar de todo, uno se encuentra con esta falta de plenitud (que dice San JUAN DE LA CRUZ que es enfermedad provechosa para el Espíritu), a continuación deberá iniciar la búsqueda de este tesoro escondido, que le sacie y le calme; en esta segunda etapa deberá estar más atento a la escrupulosa observación de los diez mandamientos; en una tercera fase irá ganando terreno a la montaña pero sin ser aún firme el propósito de llegar hasta el final, la buena intención se fatiga y le fallan las fuerzas y la perseverancia; en una cuarta fase ya es consciente de su ascenso pero es cuando más peligro corre de condenar, vanagloriándose, de los que no han llegado hasta la posición en la que él se encuentra; en el quinto momento se empieza a desesperar por estar tan cerca y no haber llegado, es cuando se atemperan la paciencia y la constancia; más adelante se corre el riesgo de echar de menos todo cuanto se ha dejado atrás para llegar a la cima, hasta que, finalmente, en la antesala del último repecho, resignado, desnudo y anihilado al montañero ya no le cabe sino pedir, en un último esfuerzo y osadía, su recompensa, la unión con Dios y, ya en la cumbre, acabadas las imperfecciones, se acaba el penar del alma y queda el gozar.

Hemos dicho que es poco probable que alguien inicie este camino por propia voluntad, atrapados como estamos en el temor a lo desconocido, nuestras comodidades, al peso de las tradiciones que nos ofrece la experiencia de Dios trillada por quienes nos han precedido, o a todas aquéllas cosas a las que San JUAN DE LA CRUZ define como las que cansan, atormentan, oscurecen y matan; puede que haya quien esté dispuesto a comenzar semejante aventura y se vea coronando la cumbre gustando el amor de Dios; pero también hay personas que llegan a gustar del amor de Dios por derroteros distintos a la penosa subida del MONTE CARMELO que nos ofrece el santo de FONTIVEROS, nos estamos refiriendo a las personas que experimentan el amor de Dios como un regalo de Dios mismo, es decir, sin una preparación por su parte, sin su mérito, por pura gracia.

En esto Dios no hace injusticia ya que, quien recibe un regalo, al menos, ha de tener la misma sensación de insatisfacción que movió al que se dispuso a escalar –pues es evidente que al que tiene de todo tampoco le hacen ilusión los regalos-. En torno a los logros humanos todos tenemos experiencia de la diferencia que existe entre los logros que nos han sido dados de los que nosotros nos hemos trabajado pues, evidentemente, valoramos más lo que ha sido fruto de nuestro esfuerzo que lo que no nos ha costado nada, y que además corren el riesgo de adocenarnos y acomodarnos y –lo que es peor- corremos el riesgo de valorarlos en tan poco que aún ofendamos a quien nos los regaló. De esta manera con la experiencia del amor de Dios sucede lo mismo.

Así no son pocas las personas que, habiéndoseles permitido gustar esta experiencia del amor de Dios, sin su aparente esfuerzo personal, sino por designio amoroso de Dios mismo, sintiéndose de pronto transportadas del valle a la cumbre del MONTE CARMELO, interpretan mal este gesto (que acaso debería haberles servido para dotarles de una humildad exquisita frente a los que vienen escalando el tortuoso camino) y ante la visión de los frutos y bienes se embotan de tal manera que, atiborrados, se inflan hasta el punto de deleitarse en el mismo deleite, olvidando pronto la honra y la Gloria de Dios que habitan en la cima del MONTE CARMELO.

La sintomatología de este tipo de personas "embotadas del amor de Dios sin Dios", y que se deleitan una y otra vez en el amor sin acordarse de Dios, es la siguiente:

a) Cuando llegan a la cumbre no saben entender correctamente (frente a los que han llegado a ella por la angosta senda) que en la cumbre no hay caminos porque el justo no necesita ya de ellos, pues él es el camino y la ley para él mismo. De esta forma, amparados como se creen en el amor de Dios, su primera tentación (y síntoma) –a la que sucumben de inmediato- es erigirse ellos mismos en cada uno de los frutos del Monte Carmelo: Ellos son la paz, ellos son el gozo, ellos son la alegría, ellos son la sabiduría, ellos son la piedad, ellos son la caridad, ellos son la fortaleza y ellos son la justicia. Así, nunca reconocerán haber cometido una falta contra un hermano porque ellos son la caridad misma ya que Dios los ama; jamás cometen injusticias ya que ellos son la justicia misma porque Dios los ama y así sucesivamente.

b) Pero esto no es lo peor que les puede suceder, ya que su principal enfermedad, o mal (en el sentido literal de la palabra) es que, confundiendo el deleite con su fuente, quedan tan embelesados en el mero deleite por el deleite y gusto de este amor de Dios sin Dios (que podemos llamar peyorativamente como "mermelada de fresa") que lo mismo que las hormigas, embriagadas con el dulce que les ofrecen los pulgones cuando los encuentran, llegan a olvidar sus obligaciones en el hormiguero y toda la colonia muere, sienten la irrefrenable pulsión de embotellar a granel esta "mermelada de fresa" y hacérsela probar a todo el mundo, a veces hasta por la misma fuerza, con un entusiasmo tal que ha de resultar siempre sospechoso. No se dan cuenta que con esta visión "tan dulce y rosa del amor de Dios" que exportan no sólo hacen daño a los que vienen escalando la montaña como Dios manda (en medio de la noche oscura), y que al otros hermanos, bajo esta premisa del amor de Dios, los mantienen en un estado de constante "infancia e idiocia espiritual" en su relación con Dios.

c) Finalmente, el peor de los efectos de los así embriagados, deleitados y satisfechos en "el amor de Dios sin Dios" es su desprecio, rayano en la locura, por todo cuanto sea humano y mundano. Tan convencidos están de que en la cumbre sólo moran la honra y la Gloria de Dios que absolutizan ambos conceptos de tal forma que los convierten en fines en sí mismos. Lo único que importa es la Gloria de Dios aunque con ello se pisotee, se destruya o se haga daño al hombre, cuando éste ha sido hecho a imagen y semejanza suya, o como dijera San IRENEO DE LYON: "Gloria Dei, homo vivens" (la Gloria de Dios es el hombre que vive), y hasta tal punto se enquistan en su posición que rozan el monofisismo (Dios es Dios, pero no comparte nada de nuestro ser de hombres, en lo que se refiere a la persona de Jesús), negando, en los casos más graves la humanidad, la libertad humana, la humanidad de Cristo, la belleza y bondad de cuanto existe (aunque sea hechura del hombre), y aún el propio sentido descendente del Misterio de la Encarnación.

Por tanto, dejemos a un lado a quienes vienen subiendo el Monte Carmelo, no sin esfuerzo, pero tampoco sin que les falte la ayuda de Dios; dejemos a un lado también a los que ni siquiera les importa ponerse en camino; y dejemos igualmente a un lado a quienes, ya en la cumbre, han descubierto el amor de Dios como experiencia de renovación absoluta, de encuentro personal con Dios, apenas expresable con palabras (de ahí ese decir inefable, esa música del corazón, ese silencio del alma, ese poema inconcluso) y centrémonos tan sólo en los que se han detenido en el falso deleite, en "el amor de Dios sin Dios, en la mermelada de fresa".

A ellos les proponemos (a los justificados, a los satisfechos de sí mismos, a los doctores necios, a los beatos malos, a los fariseos de pro, y –en suma- a todos "los diabéticos de la mermelada de fresa" que representa "el amor de Dios sin Dios") esta auténtica y genuina guía humana –nada espiritual- para "DESCENDER DEL MONTE CARMELO", para que volviendo de nuevo al punto de partida sean capaces de descubrir una vez más, el amor de Dios, en quien lo merece de veras: En el hombre, en aquel en quien quiso encarnarse, de quien dijo Dios que era muy bueno, del que Jesucristo es primicia, Hijo primogénito y hermano mayor.

martes, 29 de julio de 2014

"Marta, Marta, te preocupas
y te agitas por muchas cosas,
y hay necesidad de pocas,
o mejor dicho, de una sola"
(Lucas 10, 41-42)


Todos tenemos amigos, o en palabras de mi abuelo: “un amigo es un hermano que te da la sociedad”, aquellas personas que se hacen tan íntimas de nuestra propia vida y a las que queremos, efectivamente, como si de hermanos nuestros se tratase, y que al no estar ligados por lazos de sangre, no nos une a ellos más compromiso que la mera gratuidad, el compartir la vida, dicho en plata, la amistad… Y Jesucristo, mención aparte de los discípulos, evidentemente tuvo también esta intimidad con las más diversas personas, es decir, tuvo amigos, y el Evangelio nos ha dejado el testimonio de una familia, tres hermanos, MARTA, MARÍA y LÁZARO, con los que el Señor tenía especial amistad y en cuya casa gustaba descansar y charlar con ellos, en medio de sus idas y venidas.

Enclavada en BETANIA, la iglesia, en cuyo subsuelo se conserva la casa-cueva (recordad que las casas por aquella época tenían mucha semejanza a las cuevas, por ejemplo, hoy en día, del ALBAICÍN granadino, o de GUADIX, es decir, con algunas estancias construidas el exterior y otras excavadas en la roca) de los mejores amigos de Jesús, tiene las mismas notas de sencillez y buen gusto que caracteriza a todos los lugares protegidos y gestionados directamente por los franciscanos.

Hay que señalar que, de todas las casas-cueva o grutas visitadas, sobre las que se alzan las iglesias correspondientes (llamadas por eso “Domus Ecclesia” o casas-iglesia), a excepción hecha de la casa de la Virgen MARÍA, en NAZARET, ha sido una de las que más me han gustado, por lo bien conservada que se encuentra.

En un entorno ajardinado se alza la iglesia y el convento franciscano, en cuyo exterior se pueden apreciar algunos elementos de la edificación antigua, como por ejemplo algunas arcadas del patio de la casa al aire libre.

Ya, en el interior, bajo el subsuelo de la Iglesia, destacan las estancias del lagar, o bodega, en el que destaca el molino, lo que es lógico si pensamos que al ser interior, y excavada en la roca, sería un lugar fresco y oscuro para conservar el vino, el aceite, el grano.



También destaca, lo que podríamos llamar salón, o estancia principal, que es lógico que estuviese dentro del área fresca y protegida de la casa, y que actualmente es una pequeña capilla inferior de acento marcadamente franciscano.

Como todos sabemos, MARÍA gustaba de embelesarse escuchando las enseñanzas del Señor, mientras que MARTA era la que atendía la cocina, atendiendo al huésped, como es propio de la hospitalidad oriental, por eso se queja al Señor, de que su hermana no le ayuda, de ahí la respuesta de Jesucristo que encabeza este artículo y es que, en el fondo de todo, seguro que a nosotros nos pasa lo mismo… 

Nos quejamos de que el Señor no se preocupa de nosotros, de que no atiende a nuestra oración, que no nos presta atención, pero no menos cierto es que no sacamos, en medio de las preocupaciones del día, ese momento ideal, ese espacio en el que nada nos turbe o nos moleste, ese silencio necesario para ponerse “a los pies del Señor, como MARÍA” y “escuchar su Palabra, la suya para nosotros, no para otro, en nuestras vidas


Con todo, también los amigos de Jesús tuvieron que enfrentar la desconfianza en el Señor, que no nos atiende cuando más necesario se nos hace… Así, LÁZARO enferma y sus hermanas mandan decírselo al Señor, ellas tienen la esperanza de que, si ha sanado a otros, con más razón lo hará con su hermano, al que tanto quiere, sin embargo el Señor retrasa la llegada y LÁZARO muere… Cuando por fin, el Señor aparece en BETANIA, es lógico y comprensivo el reproche de MARTA y MARÍA: “Señor, si hubieras estado aquí, no habria muerto mi hermano” (Jn 11, 21) Hay que decir que con su actitud el Señor no fue en nada indolente, de hecho el Evangelio de Juan nos muestra que, ciertamente, el Señor lloró, conmovido por las lágrimas de las hermanas de LÁZARO muerto y de todos los presentes… era su amigo y le amaba, y la muerte es el dolor mas grande… hasta los presentes se dijeron “Mirad, cómo le amaba” (Jn 11, 36) y, finalmente, Jesús obró el milagro y LÁZARO resucitó.


Curiosamente, la resurrección de LÁZARO, aparte de otras disquisiciones teológicas, suscitó un interesante debate acerca de cómo pudo salir de la tumba, haciendo caso al mandato del Señor de “¡Lázaro, sal fuera!”, teniendo en cuenta la costumbre judía de amortajar a los muertos, envueltos en una sábana, de arriba abajo, con manos y pies atados, que uno se imagina a Lázaro, saliendo de la tumba, dando saltitos, diciendo “Señor, no puedo, no puedo, no puedo…” y claro, evidentemente, al ver el correspondiente fresco, en la Iglesia, ninguno de los peregrinos pudo evitar esbozar una sonrisa imaginándose la situación…

domingo, 27 de julio de 2014

EN AUXILIO DE MIS HERMANOS HOMOSEXUALES...
¡Y AÚN ME ESTOY MEANDO DE LA RISA!

Si fuéramos capaces, tan sólo, de hacer como el pobre publicano de la parábola y el fariseo de decir “¡Oh, Señor, ten compasión de mí, que soy un pecador!” toda la moral católica se convertiría en inservible, porque de lo único de lo que nos tendríamos que preocupar es de reconocer, personal e intransferiblemente nuestro ser pecador ante la misericordia de Dios Padre, bueno, del Cielo… lo que sucede es que no nos solemos contentar con ello, y nos gusta mucho meternos en la moral de los demás, por eso, adoptamos casi siempre la actitud del fariseo y nos decimos satisfechos, apuntando con el dedo acusador: “¡Oh Dios!, te doy gracias, porque no soy como los demás: ladrones, injustos, adúlteros; ni como ese publicano!” (Lucas 18.9-14) y entonces es cuando la moral alcanza todo su carácter represor, porque intenta imponer lo que debe ser bueno para todos, a ojos de todos, por los criterios de unos pocos.

Y dentro de esto es curiosa la estigmatización de los homosexuales, que la Iglesia se cree que con aquello de repetir, como una jaculatoria eso de que “el homosexual es persona, digna, merece respeto y comprensión, pero no su conducta, indefectiblemente orientada al mal” pues que ya está todo resuelto, porque eso es algo tan absurdo como decir “los rubios son personas, dignos, merecen respeto y comprensión, pero les sigue creciendo el cabello rubio lo que es una maldad en sí misma”, no me negaréis que la argumentación filosófica de un argumento “ad absurdum” no resulta magistral para hacer ver lo irracional de una tesis llevada hasta su extremo.

Porque la Iglesia nos diga que “los homosexuales son personas dignas” es algo que, de no decirse así, clamaría al cielo, que esto es algo que la Iglesia ya no se atreve a hacer de ningún colectivo humano (bueno, en su tiempo lo hizo, con los amerindios, poniendo entela de juicio si tenían o no tenían alma, hasta que el Fray BARTOLOMÉ DE LAS CASAS se encargó de argumentar que eran hijos de Dios, dotados de razón y alma… que esto ya nadie lo duda, menos los de INFOCATÓLICA, que ahora andan con una serie de artículos denostando al gran dominico)… pero ¿qué significa que “sus actos tienden indefectiblemente al mal”? la interpretación de esta expresión se debe a que la Iglesia ha caído en el tópico del homosexual promiscuo, falto de valores, sexualmente hiperactivo, que por narices tiene que ser un hijo maltratado, de padres ausentes, padre ausente y madre alcohólica, incapaz de un proyecto de vida común o de pareja, y en esa vida plena de la que es incapaz entra también, por supuesto, la fe… vamos que para la Iglesia “un gay sólo piensa en follar, cuanto más mejor” dicho en plata, que es una burrería, pero desgraciadamente es así.

Porque se multiplican los artículos, las declaraciones episcopales (con algún que otro exabrupto cíclico), los supuestos estudios sobre la homosexualidad demostrando que el anterior presupuesto es real, o diciendo que la homosexualidad “es una opción, no algo natural” (defender la tesis del origen natural, biológico o genético de la homosexualidad, la verdad es que deja a Dios en muy mal lugar, porque en su infinita sabiduría y misericordia “te hace gay”, como te puede hacer negro, discapacitado o con Síndrome de Dawn, y luego te abandona, te condena y te manda al infierno por boca de sus representantes en la tierra –cosa que, por cierto, no hacen de los otros colectivos genética o biológicamente predeterminados)… o peor aún, diciendo que “la homosexualidad tiene cura” –consecuencia lógica de considerarla una opción personal…

Pero detrás de semejantes postulados hay muchos hermanos y hermanas nuestras, homosexuales, que viven y sienten que lo suyo no es una opción personal, que es su naturaleza, y no pueden luchar contra ella (¡habría que ser gilipollas, además de masoquista, para elegir una opción que te discrimina ante la sociedad, te hace débil y rechazable ante la familia, escarnio de tus amigos y condenado por tu Iglesia!), pero que lejos de estereotipos, viven una vida de comunión, compromiso y entrega mutua con sus respectivas parejas sin que, por cierto, podamos decir nada más al respecto, porque a lo mejor, en el ejercicio de su sexualidad, viven más castamente que muchos de nosotros ¿acaso tenemos que creernos que San JOSÉ respetó a MARÍA SANTÍSIMA todo su matrimonio? ¡Claro, es dogma de fe! pero ¿quién estuvo en medio de ellos, en el tálamo conyugal, para certificarlo!; de la misma manera ¿quién osaría decir que la vida sexual de nuestros padres es sana conforme a la Iglesia? ¿alguien sabe lo que sucede en cada alcoba de cada matrimonio cristiano cuando se cierra la puerta del dormitorio? entonces… ¿por qué nos atrevemos a condenar a los homosexuales por el ejercicio de una sexualidad de la que nada sabemos, salvo los allí involucrados?

Y a estos hermanos nuestros hay que ampararlos y protegerlos, sobre todo de la Iglesia, no sólo de los exabruptos de nuestros pastores (como Monseñor REIG-PLA que un Viernes Santo, día en que CRISTO murió por TODOS, tuvo la osadía en su homilía de mandarlos al infierno, cuando ese es un juicio que la Iglesia no se atreve a hacer ni de JUDAS, por decir el ejemplo más claro), sino también de los pretendidos testimonios de “homosexuales reciclados, reformados o reconvertidos” porque este tema de los testimonios es otra cosa que merece revisión:

Todos sabemos que el peor crítico de fumar es un exfumador, que si ahora le molesta el tabaco, le espanta la vista del cenicero, le ofenden los que fuman a su lado, que se termina convirtiendo en un inquisidor de todo lo que, previamente criticaba de aquellos que, en su época de fumador, le decían lo mismo; todos sabemos que el peor profesor es el joven opositor que acaba de ganar su plaza de docente, es como si queriendo vengarse de su etapa de estudiante, dedicara los primeros años de su magisterio a hacerle sufrir a los niños los mismos castigos, los mismos deberes inútiles, los mismos exámenes sorpresas, que el tuvo que sufrir en su época de estudiante…

Hace poco leía en LA RAZÓN, y lo cacareaban como un pretendido “testimonio pro-vida” algo así como “que la madre de RONALDO intentó abortarle en su día, pero que el médico se lo impidió” con fotito de la madre besando a su hijo, y yo, por más vueltas que le daba, debo de ser gilipuertas, o como dice MARHUENDA, que por algo es su periódico “no me entero de nada, porque no soy abogado del Estado” que no veía el testimonio pro-vida por ningún lado, no lo podía ver en RONALDO, al fin y al cabo la víctima, y tampoco en su madre ¡qué quería abortar, no lo olvidemos! y entonces me dije “¡Qué le den por saco a la madre de RONALDO, qué coño, el que merece el homenaje es el médico que le impidó abortar, he ahí el testimonio, el del médico!” pero, por más que busqué, en el artículo no se homenajeaba, ni se alababa el compromiso de ese médico con la vida, sólo el testimonio mediático de que la madre de RONALDO no abortó, pero ¡no por ella! insisto.

Y es que me he topado con un testimonio de un tal JAMES PARKER, homosexual reciclado, que se pretende vender como esa basura de que “la homosexualidad tiene cura”, además, "para más inri" (“inritación” la mía, quiero decir) gracias a Dios… y es de esto de lo que quiero proteger a mis hermanos y hermanas, homosexuales, cristianos de buena fe, para que no se dejen engañar por argumentos del peso intelectual, moral y eclesial sólo comparables a los de una ameba discapacitada psíquica en el fondo de una pila de agua bendita. Como el testimonio no tiene desperdicio lo transcribo en lo que me sorprende, siendo así que la cursiva será mi comentario:

Supe que era gay a los 10 u 11 años. Mi primo había salido del armario y yo tenía las mismas atracciones que él. A esa edad los niños les empieza a gustar las niñas, pero yo estaba interesado solamente en los niños.

Para mí la adolescencia fue un infierno. A menudo pensé en suicidarme, en ocasiones me autolesioné, tenía un problema cada vez mayor con el alcohol y la pornografía gay. Se lo dije a mis padres a los 17 años, hecho un mar de lágrimas. Mis padres reaccionaron de manera increíble; me dijeron que ya sabían que era gay y que contase con su amor de manera incondicional. Mis compañeros del colegio también me dijeron que lo sabían desde hacía un tiempo y que me apoyaban. El proceso de "salir del armario" no fue doloroso ni traumático.

El testimonio es muy bonito, en sus comienzos “lo sabía desde su más tierna infancia” o sea que, debemos presumir, que no es una opción, ni una elección, puesto que un niño de diez años no es capaz de elegir ni la ropa que se va a poner por la mañana, tampoco se dice que sus padres le maltrataran, que se vistiera de niña a escondidas, le gustara el rosa, o jugara con muñecas ¡menos mal, tantos tópicos dejados de lado!... Tampoco fue objeto de abusos sexuales en su infancia, ni su madre era alcohólica, ni su padre una figura ausente… visto lo visto el testimonio me resulta desgarrador, porque de un plumazo, se ha cargado las tesis defendidas por AQUILINO POLAINO en el CONGRESO DE LOS DIPUTADOS cuando fue invitado por el PP para hablar de homosexualidad… ¡Gracias, JAMES por poner los tópicos carentes de ciencia de AQUILINO en entredicho!

Sin embargo “su adolescencia fue un infierno” ¡A ver, alma de cántaro, pero no sería por ser gay, con lo bonito que lo has pintado antes! y lo que no tiene desperdicio “que pensó varias veces en suicidarse” ¡hombre, de esta manera justificamos que ser gay lleva implícita cierta tendencia al suicidio, conclusión lógica que no lleva a ninguna parte, a no ser que creamos que Dios, en su infinita sabiduría piense “Como lo he creado maricón, le añado además, cierta propensión al suicidio, y ellos mismos borran mi error” ¡Manda huevos! Decir que tuvo problemas con el alcohol y la pornografía, pues hijo, JAMES, que quieres que te diga, si tenemos en cuenta que en GRANADA se juntan, en la FIESTA DEL BOTELLÓN DE PRIMAVERA, unas 50.000 almas menores de edad con la sola intención de beber hasta que el cuerpo aguante ¡me río yo del ORGULLO GAY DE MADRID cuando en GRANADA acabas de declarar a 50.000 borrachuzos maricones perdidos, si se llega a enterar el Alcalde de GRANADA, que fomenta el botellón, pero no la mariconería, porque es del PP él si que te convierte y te recicla, pero a guantazo limpio! O sea que no entiendo el axioma ser gay con ser alcohólico, JAMES, mírate la causa de tu alcoholismo porque no cuadra…  

Nunca sentí la necesidad de cambiar. Yo había nacido gay, era todo lo que sabía. Crecí en la fe cristiana, en Londres asistí al Movimiento Cristiano LGBT. Me deleité en el mundo gay de Londres, esto me llevó a una vida muy promiscua. De hecho, llegué a tener 200 parejas sexuales. Finalmente me asenté y mantuve una relación más duradera con un novio, un ex-soldado, veterano de las Malvinas. Consideré la idea de salir al extranjero para casarme con él, al menos formalizarlo por lo civil. Pero en ese tiempo, tomé la decisión de iniciar una relación con Cristo, esto me llevó a examinar mi vida con mayor profundidad.

Perdonad si este párrafo del comentario me sale más largo… es que he perdido algo de tiempo yendo a por el INDASEC, como CONCHA VELASCO, no lo digo por “las leves pérdidas de orina, por la edad” es que ¡Aún me estoy meando de la risa, porque esto parece un chiste! Porque vamos, asociar el MOVIMIENTO GAY CRISTIANO con lo promiscuo que te volviste es otro axioma lógico -¡se me olvidaba, que eres una ameba en el fondo de una pila de agua bendita!- que no tiene ni pies, ni cabeza, a no ser, que como buen británico te hayas pegado tus buenas vacaciones de SEMANA SANTA en ANDALUCÍA y hayas sacado la errónea conclusión de que todos los capillitas cofrades son homosexuales, mira, puede ser, te doy la razón, porque si la Iglesia fuera de tajante con los homosexuales en la realidad, como lo es de boquilla en sus homilías y documentos, me temo que a las Vírgenes las iban a vestir, sacar, procesionar, arreglar y poner flores los propios obispos… ¡porque anda qué…. si hay un mundillo con fama….!

Pero vamos, que me desvío del tema… Eso sí, donde he tenido que ir a por el INDASEC, meándome de la risa, es cuando has dicho que tu vida de pareja empezó a tambalearse al establecer una relación con CRISTO… Mira JAMES, te lo explico, salvo que hayas querido decir que le ponías los cuernos a tu novio con Cristo (al menos de pensamiento) tu argumento falla porque no eres un buen católico, que nadie te ha explicado la forma en la que, dentro de la Iglesia, cada cual se relaciona con cada cual, o como dice el refrán, “cada oveja escoge a su pareja”, te explico: En la iglesia “las monjitas y las religiosas se casan con Cristo, por eso son sus esposas” porque queda bonito, y porque es lo que “naturalmente” se lleva, el matrimonio entre hombre y mujer, por más místico que sea… en el caso de los Obispos, sacerdotes y religiosos “se casan y se comprometen con la Iglesia” porque claro “hacerlo con Cristo” que es un hombre, quedaría muy “raro, raro, raro…” o sea, que no oses decir jamás que como hombre hecho y derecho te relacionas con Cristo, eso dejáselo a las monjitas ¿vale?

Descubrí que tenía un miedo profundamente arraigado a ser rechazado, vivía con demasiada ansiedad, y usaba a las personas. Tenía un miedo innato a los hombres - no de su homofobia, si no miedo a ellos mismos.

Querido JAMES, de verdad te lo digo, porque te aprecio, y creo que eres un buen muchacho: Dile a tu psicólogo que coja el título y se lo coma (se me ocurren más cosas que puede hacer con el título, pero ya he dicho bastantes palabrotas por hoy) ¿No habíamos quedado en que tus padres, tus amigos, tu entorno, te acogió de brazos abierto? ¿A qué ese miedo a ser rechazado? Desde luego al ser gay no, o nos has mentido al principio, o nos estás mintiendo ahora… ¿Miedo a los hombres? ¿Pues no te habías acostado con cerca de doscientos? Vamos, que la película DURMIENDO CON SU ENEMIGO de JULIA ROBERTS debería ser catalogada como película infantil viendo tu testimonio… ¡Anda qué…! O eres la persona más mentirosa que conozco, o este es el testimonio más sesgado, manipulador e insidioso que he conocido nunca.

Mi terapeuta nunca se centró exclusivamente en mi atracción sexual hacia los hombres, pero mi "ser gay" tenía que ser parte del diálogo, de no ser así hubiera dejando una parte de mi vida fuera. Gran parte de mi recorrido se centraba en perdonar a quienes tenía que perdonar, y reconocer que yo había construido muros ante personas significativas en mi vida, en especial ante mis padres y hermanos.

Lo dicho, JAMES, ve y te confiesas… pero no por ser gay, sino por ser simple y llanamente un mentiroso, insisto, tus padres, tus hermanos, tus amigos, tu entorno te acogió con cariño, son palabras tuyas, si fuiste incapaz de reconocer esa apertura y ese amor, el problema es tuyo, no por gay, sino por ser un hijo mal nacido, un mal hermano y un peor amigo, pero esa es tu condición, que en nada tiene que ver el ser gay, pues por eso mismo, aquellos te acogieron con mayor normalidad, empatía y cariño.

Muchos de mis comportamientos básicos se vieron desafiados - mi aspecto, mi cuerpo, mi manera de andar - mi terapeuta me desafió para que viese en qué era como los demás hombres y en qué no. Comenzó a trabajar en cosas como mi voz y mi manera de andar - me estaba dando permiso para pensar y hacer cosas de manera diferente.

“Comencé a trabajar mi voz y mi forma de hablar” ¡He tenido que ir a cambiarme el INDASEC, porque ya me he meado de la risa lo suficiente! ¿Qué coño, la palabrota pretende enfatizar mi indignación, como se dice en ANDALUCÍA, tiene que ver “la velocidad con el tocino”? A ver, JAMES, criaturita, te lo voy a explicar: Ni la voz, ni los andares tienen nada que ver con la pretendida homosexualidad, me explico: Hay personas como todo un ROCK HUDSON, del que por sus andares, físico y voz nadie osaría decir que era gay, y que luego resultó ser “más maricón que un palomo cojo” ¡ese sí que te ganaba en amantes!; hay pueblos que por su forma de ser, como los italianos o los gaditanos, cuyos hombres son muy expresivos al hablar, al gesticular con las manos, al hacer aspavientos, y nada que ver con ser gay, a no ser que ITALIA o CÁDIZ vengan a ser una especie de “maricolandia”; y hay personas “amaneradas” en las formas, porque las hay, que serían capaces de tumbarte al primer puñetazo, lideran equipos de Rugby o tienen más chiquillos, con su feliz esposa, que un matrimonio carismático… ¡O sea, JAMES, déjate de tópicos, que los tenemos todos superados!

Llevo casado con mi mujer ocho años, tenemos una hija de cinco años. Me encanta el arte y el teatro, pero me gustan los deportes de equipo, esos que temía tanto cuando era niño. Una de mis películas favoritas es "Salvar al soldado Ryan" porque trata la amistad profunda entre hombres, algo que nunca antes había disfrutado. ¿Soy ahora exclusivamente heterosexual? algunos me preguntan. La mayoría del tiempo, sí. Para casi todo el mundo la sexualidad surge de manera natural, en mi caso suele ser así, casi siempre. No echo de menos el estilo de vida gay que dejé atrás - cuando visité a mi ex novio, cinco años después de la terapia, pude ver los inconvenientes de esa vida, había contraído el SIDA.

Colegir que el marica éste, reciclado, tuvo un final felíz de cuento, propio de “comieron perdices y fueron felices”, mientras que su gay ex-novio, sufrió su destino inexorable de morir de SIDA (¿castigo de Dios?) ya no es para que vaya a por el INDASEC, meándome de la risa, que ando buscando una bolsa para vomitar de lo asquerosa que me parece semejante conclusión… Me alegra que digas esa otra chorrada de que crees que “la mayoría del tiempo eres heterosexual” porque eso significa que tu testimonio tiene la misma valía que la casa construida sobre arena de la que nos habla el Evangelio, que te has hecho un ídolo gigante cuyos talones penden de un hilo, ese otro porcentaje de duda que te queda… ¡Qué admiro la fe y la confianza de tu esposa, que dice el refranero, sabiduría de nuestros mayores “Que el que ha ido a PARÍS, no regresa a la granja”! pero si tú lo dices, ya que estás “tan convencido, la mayoría del tiempo” pues que así sea, JAMES.

viernes, 25 de julio de 2014

YA ESTÁ BIEN DE TANTA TOLERANCIA POLÍTICAMENTE CORRECTA


Advierto desde ya que este no va a ser de mis mejores artículos, normalmente cuando escribo "desde la náusea" -como diría JEAN PAUL SARTRE- no suelo estar, precisamente, lúcido, ni filtro mis pensamientos o mis exabruptos por esa neurona, de la que yo carezco, que hace de filtro racional y social entre el cerebro y la bocaza, en este caso, la mano que esto escribe, y es que, como se suele decir, "no está el horno para bollos", para hablar de esta gilipollez cual es la "tolerancia de lo políticamente correcto" visto como está el patio.

ME JODE, así, dicho en plata, que equipos españoles, millonarios, como el BARÇA vayan presumiendo de que les patrocina la QATAR AIRWAYS y que acepte el dinero manchado de sangre de un país en el que la casta (¿te suena esta palabra, PABLERAS?) más baja de la extracción social sea precisamente la mano de obra cristiana; un país en el que ya han muerto la escalofriante cifra de cuatro mil trabajadores, en las construcciones de las infraestructuras necesarias para el MUNDIAL DE FÚTBOL -que se jugará bajo un cesped, literalmente, abonado por tantos muertos- debido a unas condiciones de trabajo infrahumanas, porque importa poco, si al fin y al cabo, los filipinos inmigrantes son cristianos, y su vida no vale nada; un país en el que los cristianos son deportados cada dos por tres bajo la acusación de "evangelizar a sus compañeros de trabajo", o en el que tener una Biblia puede ser considerado un delito grave.

ME JODE, de la misma manera, debe de ser por aquello de que "los polos opuestos se atraen" que de la misma vergonzosa manera el REAL MADRID esté patrocinado por los EMIRATOS ÁRABES, otros que tal bailan a la hora de perseguir "con guante blanco" a los cristianos, que copan los puestos más bajos de la sociedad, casi siempre mano de obra barata, en condiciones de semi-esclavitud, donde se permiten "con fuerte vigilancia" las reuniones de cristianos en secreto y en domicilios particulares, y en el que los templos e iglesias se construyen y autoricen a cuentagotas, porque "si hay pocos, podemos controlarlos mejor" y en el que los interrogatorios, las deportaciones y la vigilancia a los cristianos, por parte de las policías religiosas, es una triste cotidianeidad.

ME JODE, esa "corrección política" de nuestros políticos, absolutamente hipócrita e interesada, por la que pareciera que tenemos que dar un trato a los musulmanes en nuestro país, acorde a nuestro ordenamiento jurídico, y nuestros derechos, olvidando que es diametralmente opuesto el trato que recibiríamos nosotros en sus países, lo que, por cierto, es la base de la más elemental norma de Derecho Internacional (cualquiera que lo haya estudiado lo sabe) que es el "principio de reciprocidad", por lo que clama al cielo, por ejemplo que en ARABIA SAUDÍ puedas ser condenado a muerte "por hacer un belén en tu casa en Navidad o llevar una cruz al cuello", o que las turistas occidentales deban llevar velo en ese país, cuando aquí se rasgan las vestiduras si "mutatis mutandis" les decimos a sus nacionales que se lo quiten.

ME JODE que en nuestras escuelas, de forma reiterada, se ande con la polémica de quitar "las cruces de las aulas" porque, en la mayoría de los casos, "ofende a los alumnos musulmanes" y que sin embargo tengamos que tragar con los velos de sus niñas en nuestras escuelas, porque no se entiende que -en palabras de TIERNO GALVÁN, alcalde socialista de MADRID, cuando fue aconsejado sobre la posibilidad de quitar el crucifijo de su despacho- "el hombre que dio la vida por todos no estorba" y sin embargo un símbolo de la autoridad, el sometimiento, de unos valores machistas y patriarcales, contra la mujer, tenga que ser tragado por todos nosotros. Mi madre solía citar un refrán muy conveniente en este caso "o todos calvos, o todos con peluca", es decir "yo quito mi Cruz, pero tú vienes a clase sin velo, porque si me haces tragar tu velo, te jodes con mi Cruz".

ME JODE que tengan la poca vergüenza, desfachatez y falta de humanidad, amparada por nuestros politicastros, tan sensibles al derecho, de que en nuestro país, al socaire de su integrismo religioso, pongan una bomba en un tren y maten a cientos de personas, y luego en el juicio sean los primeros en alzar la voz diciendo "que se vulneran sus derechos" ¿Qué se vulneran sus derechos? ¡Qué se lo pregunten a los cristianos diariamente ejecutados, ahorcados, perseguidos en países como IRÁN! Que todos se hayan aprendido el cuento de nuestros derechos y libertades, para hacer de su capa un sayo, cuando esos mismos derechos y libertades nos son negados sistemáticamente, si a la inversa, se nos ocurriera la peregrina idea de ser inmigrantes en sus países de origen.

ME JODEN los pseudolaicismos que se rasgan las vestiduras ante ese fenómeno irracional, según ellos, que son las religiones, pero que solamente parece que les importa la aparente irracionalidad de la religión católica: Que lo mismo te montan una procesión paralela, insultando, pitando y faltando al respeto a los fieles de una procesión católica, o interrumpen una celebración litúrgica o que dicen que van a "derogar el Concordato", y se quedan tan anchos, y sin embargo no tienen huevos, porque no los tienen, de ser coherentes con ese mismo pensamiento laicista y atacar la irracionalidad de otras confesiones ¿para cuando organizarán estos laicistas de chichinabo una fiesta de la barbacoa choricera en la explanada de la Mezquita de la M-30? ¿no son todas las religiones igual de irracionales? la respuesta es bien sencilla, siempre será más fácil y más cómodo atacar a los cristianos, porque si se les ocurriera hacer una protesta contra la irracionalidad del islám, os aseguro que antes de sacar el primer chorizo a las puertas de una mezquita ya ha salido uno de ellos y te ha degollado... 

ME JODE que hermanos nuestros sean marcados, perseguidos, asesinados, en países como IRAK, con ese símbolo infamante de la "N" en árabe, pintada sobre sus puertas, la forma peyorativa de marcar la casa o el comercio de un "nazareno" es decir, un cristiano, y que en este país de pandereta haya partidos que se dicen "democratacristianos" (o así se definen en el ideario de sus estatutos) como CONVERGENCIA i UNIÓ y sin embargo, les prometamos la plaza de toros de BARCELONA, para hacer la mayor mezquita de Europa (¿Acaso les duele a estos cristianos de mierda, arañadores de votos, hipócritas, que a sus hermanos por el bautismo los maten esos mismos a los que de forma vergonzosa les ponen la mezquita en bandeja?) ¡Muchas ganas de vomitar me produce todo esto!

Pues sí, qué queréis que os diga, hoy es de esos días que ando jodido y bien jodido...pero una cosa tengo bien clara, en un barrio periférico, con una mezquita a las espaldas de casa, con una gran presión de inmigrantes musulmanes, lo digo y lo grito a los cuatro vientos ¡Sí, YO TAMBIÉN SOY NAZARENO, y ya sabéis dónde estoy, que no os tengo miedo! porque si en la antigua persecución del mundo romano los cristianos sufrieron hacer de la Cruz, el instrumento ignominioso de nuestros enemigos, el símbolo por excelencia del triunfo de nuestra fe, y por eso se alza en nuestras iglesias, en nuestros templos, en nuestras tumbas, en nuestras casas y en nuestros cuellos, de la misma manera, consigamos entre todos, que esta vergüenza de la marca infamante contra nuestros hermanos cristianos en IRAK, se convierta en un grito unánime de nuestro triunfo, nuestra unidad, nuestro bautismo, nuestra fe cierta en la resurrección y en la esperanza, en que "la sangre de los mártires es la semilla de una nueva generación, más fuerte de cristianos".

miércoles, 23 de julio de 2014

EL PAPA FRANCISCO ES UN HOMBRE DE DIOS

Muchos de los que me siguen por las redes sociales saben que no suelo ser muy amigo de mencionar al que llamamos "eufemísticamente" como "el tío del rabo", es decir, el maligno, el sumo orgulloso, el padre de la mentira, esto es, el demonio, y que cuando alguien lo hace en las redes sociales inmediatamente le respondo para zanjar la cuestión diciéndole que "el mejor desprecio, es no hacer aprecio" porque como sumo orgulloso, lo único que pretende es eso, reconocimiento, pleitesía y publicidad por nuestra parte.

Sin embargo, no puedo evitar, en cierto modo, ser hijo de la Renovación Carismática Católica, y en ella he aprendido que, lo mismo que hay que tener un poco de fe y ojos de niño para ver maravillas, que las he visto y se han producido ante mis ojos, y yo mismo las he experimentado, no menos cierto es que también he aprendido que cuando, en jerga de la RCC, "algo es de Dios, más posibilidades hay de que aparezca el tío del rabo enredando, o no sería él, queriendo desbaratar los planes de Dios, como siempre", y aunque no os lo creáis es un buenísimo criterio de discernimiento para saber si algo es o no de Dios, o es por el contrario, una simple obra nuestra... nosotros no le importamos al demonio lo más mínimo, somos pobres criaturas que no podemos hacer sombra a ese reconocimiento que constantemente exige, como aprendí, por cierto en una antigua película titulada ÁNGELES Y DEMONIOS, en la que a los seres humanos, despectivamente, tanto los unos como los otros nos llamaban despectivamente "los monos parlantes a los que Dios, inexplicablemente, ama tanto"... 

Todos los santos han tenido experiencia de este criterio de discernimiento, pensemos, por ejemplo en Mª EMILIA RIQUELME Y ZAYAS, religiosa y fundadora granadina, uno de cuyos pensamientos dice de la siguiente manera "empezaron los problemas, buena señal", o en uno de los sacerdotes más santos entre los santos, San JUAN MARÍA VIANNEY, el santo Cura de ARS, que era objeto de una verdadera persecución por parte del demonio, en todas las vidas de los santos no existe un caso en el que la acción del demonio haya sido tan larga, variada y violenta. Los fenómenos iban desde los ruidos y voces hasta los ataques personales. En cierta ocasión, la cama del párroco se incendió inexplicablemente en mitad de la noche, lo que fue observado por varios sacerdotes que dormían en su misma habitación, precisamente enviados por el obispo para comprobar si estos ataques eran invenciones suyas para dárselas de santo, así uno de estos delegados episcopales, aún temblando, el padre TOCCANIER le dijo: «Seguramente que os asustáis mucho en algunas ocasiones» a lo que San JUAN MARÍA VIANNEY, ta acostumbrado estaba ya a esos ataques, que le respondió con naturalidad: «A todo se acostumbra uno, amigo mío. El diablo y yo somos ya casi compadres».

Os cuento todo esto, porque a la luz de lo expuesto no cabe duda alguna que "si la capacidad del demonio es directamente proporcional a la santidad de uno" o a "nuestra coherencia con los planes de Dios" el criterio de discernimiento y el razonamiento se caen por su propio peso, el Papa FRANCISCO es, sin duda alguna, un hombre santo, un auténtico hombre de Dios, pensemos en cuantas heridas y zarpazos viene recibiendo en su visión de la Iglesia y en su labor pastoral por parte del "innombrable":

Denunció el Papa FRANCISCO, en LAMPEDUSA, con auténticas palabras de denuncia y de una dureza desconocida en la "diplomacia vaticana" de auténtica "vergüenza" la muerte de inmigrantes en las pateras, en este caso las que arriban a ITALIA, y desde aquel momento, lejos de que las autoridades administrativas italianas hayan hecho algo, al contrario, ha habido mayor número de naufragios y de difuntos en esta peligrosa travesía.

Tuvo el Papa FRANCISCO un gesto, personal y cómplice, con el pentecostalismo, con aquella especie de vídeo casero, que se grabó con el teléfono móvil de su amigo pastor pentecostal TONY PALMER, tras una cena absolutamente privada e informal en el VATICANO, pues eran muy amigos, y que propició ese bello mensaje del Papa por el que nos pedía rezar y trabajar todos juntos por la unidad, acción y efecto de la presencia del Espíritu Santo en la Iglesia, y nos hemos enterado de la terrible noticia del fallecimiento de TONY PALMER en algo tan absurdo como un accidente de moto, lo que ha debido de afectar profundamente y herir el corazón del Santo Padre, toda vez que era un amigo muy querido e íntimo para él.

Tuvo el Papa FRANCISCO ese gesto inaudito, casi profético, en el tiempo litúrgico previo a Pentecostés, de organizar la jornada de oración por la paz en TIERRA SANTA y ORIENTE MEDIO, con la presencia histórica del Patriarca Ecuménico BARTOLOMÉ I, y del presidente de la autoridad palestina, ABBAS, y del Primer Ministro Israelí, SIMON PERES, en la que se escucharon los mejores textos y oraciones de intercesión por la paz al único "Dios verdadero, hacedor de paz" que profesamos las tres grandes religiones monoteístas del planeta: cristianos, musulmanes y judíos, y asistimos horrorizados, cada vez más, basta con poner las noticias, al incremento de la escalada de violencia en ORIENTE MEDIO, con el reciente ataque indiscriminado, masivo y del todo inhumano de ISRAEL sobre la franja de GAZA, con víctimas incontables, como casi siempre entre las mujeres, los ancianos y los niños...

Y entonces nos preguntamos ¿Es que todo lo que toca el Papa se convierte en desastre? me acuerdo que pensando en el ataque de la franja de GAZA, recordando la jornada de oración, el primer sentimiento que tuve fue "cada vez que Dios da un paso gigante tiene el padre de la mentira, el sumo orgulloso, que reclamar su porción de protagonismo, por más pobre y miserable que sea", por lo que creo, no nos equivocamos mucho, a la vista de lo visto, de que el Papa FRANCISCO es un hombre de Dios, si hace que cualquier pequeño gesto suyo, aunque muchas veces pase desapercibido a los medios de comunicación, o a los creyentes no nos diga nada, pues ya nos venimos acostumbrando a lo increíble de su magisterio, sus gestos y sus actitudes, sin embargo para nada pasan desapercibidos para aquel que no tiene otra obsesión que ensombrecer la acción de Dios en la historia y entorpecer la tarea de los santos. 

De la RCC aprendí otra cosa, aparte de este criterio de discernimiento, y es que cuando "el tío del rabo se mueve" sólo hay una cosa que podemos hacer, seguir alabando, seguir ensalzando, seguir cantando, seguir dando Gloria a Dios sin parar, seguir, en suma, intercediendo, y esta es otro discernimiento que nos tiene que poner en alerta y mover el corazón inmediatamente:

¡Tenemos más que rezar, más que interceder, más que ofrecer, por la labor, el magisterio, el trabajo y las intenciones del Santo Padre FRANCISCO!

lunes, 21 de julio de 2014

BENEDICTO XV: EL PAPA DE LA PAZ


He visto la TDT en la DISCOVERY MAX, que a partir de hoy lunes se van a emitir una serie de documentales históricos sobre la I GUERRA MUNDIAL, de la que se "conmemora" ahora el primer centenario, toda vez que principió en el año 1914. He puesto "conmemora" entre comillas porque me suscita la siguiente pregunta:

¿Qué se "celebra" en la "conmemoración" del aniversario de una guerra? Evidentemente no podemos conmemorar, ni celebrar, el hecho de la guerra en sí, porque ese no es motivo de festejo alguno, más bien de sufrimiento y dolor, podríamos, y eso sería legítimo, y hasta muy bueno, conmemorar y celebrar que hemos aprendido del acontecimiento, como se suele decir, para no repetirlo en el futuro, porque eso significaría que ya no hay más guerras, ya hemos escarmentado... pero no es así, porque si echamos la vista atrás, hacia el desolador panorama de la primera Gran Guerra Mundial y luego miramos a presente, seguimos encontrando guerras y conflictos a nuestro alrededor: GAZA, IRAK, UCRANIA, VENEZUELA, SIRIA... por mencionarlas de las más recientes a las más alejadas en el tiempo, o sea que nada hemos aprendido.

Hemos asistido, con esperanza y hasta cierta incredulidad, humana, o no habríamos rezado tanto, al acontecimiento profético llevado a cabo por el Papa FRANCISCO, en unión con el Patriarca Ecuménico BARTOLOMEO I, a una jornada de oración mundial por la paz, presidida por él e invitando a las máximas autoridades de PALESTINA e ISRAEL, intercediendo, con lo mejor de la oración de intercesión de cada una de las tres grandes religiones monoteístas, implorando "al único Dios verdadero" por la paz en JERUSALÉN (y lo que ella implica, por extensión, todo ORIENTE MEDIO), la más santa de las ciudades. Y al ver que los acontecimientos se desbocaban hasta la situación actual de conflicto, un auténtico enfrentamiento entre DAVID y GOLIAT, o no se explica la disparidad de medios y de muertos en cada uno de los bandos en conflicto, con imágenes que laceran cualquiera de las conciencias medianamente de bien de los espectadores anodadados de esta nueva guerra, nos preguntábamos, quizás como ABRAHÁN inquiriendo a Dios sobre la suerte de SODOMA y GOMORRA "¿Ha servido de algo nuestra oración?"... No hay respuesta o es difícil aventurarla, debemos mantener "la esperanza que no defrauda" y unirnos al grito unánime de la humanidad, que gime diciendo "desde lo hondo a ti grito, Señor", en el firme convencimiento de que, con todo, como dice el Salmo "mucho le cuesta al Señor, la muerte de sus hijos" (Salmo 115,15).

Por eso quiero hablaros de la figura de BENEDICTO XV, un Papa del que pocas veces se habla, se dice nada o se recuerda su magisterio (salvo cuando fue elegido BENEDICTO XVI, por aquello de querer buscar conexiones e influencias); quizás ahora, al socaire de estas conmemoraciones de la Primera Guerra Mundial se haga más mención de su figura, no en vano, fue el Papa que tuvo que enfrentar el problema, inaudito, de una guerra a escala mundial, y hemos de decir que supo responder con creces, con humanidad y misericordia, no sólo como se esperaba de la Iglesia, sino como se esperaba de su propia humanidad.

El inicio de su pontificado coincidió prácticamente con el inicio de la propia guerra, lo que motivó que su primera Carta Encíclica "AD BEATISSIMI APOSTOLORUM" analizara las causas del conflicto, denunciara los intereses y egoísmos de las partes en conflicto y sobre todo anunciase la más absoluta imparcialidad de la Iglesia en el conflicto, lo que disgustó a los países en conflicto, y es que él se marcó desde siempre tres principios de actuación: Absoluta imparcialidad, socorro y ayuda a las víctimas e iniciativas en pro de la paz.

Fue el inspirador de la llamada "Tregua de Navidad", idea que lanzó el 7 de Diciembre de 1914 y que propugnaba que, al menos, durante el 24 de Diciembre, día de Navidad, no se disparara en las trincheras, lo que fue secundado, al menos oficiosamente, pues lo cierto es que los soldados, tanto británicos como alemanes, que tantas vidas se dejaban defendiendo posiciones y trincheras, dejaron ese día las armas, para celebrar juntos la navidad: Hay fotos de soldados jugando al fútbol, cocinando juntos, intercambiando direcciones, fotos y recuerdos, cantando villancicos, incluso enterraron conjuntamente a los difuntos que no habían podido recoger hasta la fecha... en algunas trincheras este ánimo de paz se mantuvo durante meses incluso...

...y en este punto es en el que me doy cuenta de cuán absurda es la guerra, no hago sino preguntarme ¿Cómo es posible que a quien antes disparaba ahora esté sentado conmigo a la mesa? ¿Cómo es posible que la persona con la que he estado compartiendo las fotos de mis hijos sea la misma a la que he de disparar mañana? ante este absurdo, esta paradoja de la condición humana, capaz de lo más bajo y rastrero, como también de lo más sublime, llego a la conclusión de que los soldados no querían matar, ni luchar, que como siempre son peones inocentes de sus mandos, de sus jerarquías de sus gobiernos... Al final hay que matar u disparar porque "lo mandan los de arriba" que si por nosotros fuera, seguiríamos aquí, tan amigablemente, charlando de nuestras cosas... Una prueba de ello es que, a partir de esta tregua de Navidad de 1914, los mandos de ambos ejércitos dispusieron que "una vergüenza así (vista desde el punto de vista militar, claro está) no podía volver a repetirse" por lo que se estipuló que si la guerra duraba más, de hecho duró hasta 1918, en la víspera de Navidad se recrudeciesen los bombardeos y los ataques sobre las ciudades, para que nadie olvidara que, en efecto, se estaba en guerra.

En otro orden de cosas, BENEDICTO XV promovió y ayudó también a iniciativas como los intercambios de prisioneros, la asistencia de capellanes en todos los bandos, favoreció y alentó la labor de la CRUZ ROJA, que también tuvo que emplearse a fondo por aquellas fechas, aunque llevaba varios años ya fundada. Posteriormente en su Carta Encíclica "PACEM, DEI MUNU PULCHERRIMUM" del año 1920 sentó las bases que, al sentir de la Iglesia, debían tenerse en cuenta para que una guerra de esas dimensiones no se volviera a producir, y antes, en el año 1919, había mandado observadores de la Iglesia a la conferencia de paz del TRATADO DE VERSALLES.

No estaría mal, aparte de seguir rezando, redescubrir la figura de BENEDICTO XV, el Papa de la Paz, sobrenombre con el que ha pasado a la historia y releer, aunque sea por encima, someramente, los documentos anteriormente indicados, para ver si, al menos en nosotros vamos construyendo las bases de la paz, para poder ser mensajeros de paz y portadores de paz en el mundo.


jueves, 17 de julio de 2014

LA CARTA DEL DOMINGO: TEXTO COMPLETO

Y como lo prometido es deuda, os dejamos, después de la INTRODUCCIÓN (véase el enlace) y del comentario previo sobre la polémica de la "JUDAIZACIÓN DEL DOMINGO" (véase el enlace), a continuación con el texto de la "CARTA DEL DOMINGO", que, recuérdese, tiene la curiosidad de ser el único texto apócrifo de origen español (los títulos de las perícopas, cada una de las secciones, son nuestros), el comentario, capítulo por capítulo, lo dejamos para mañana, para no interrumpir la exposición del texto completo:

LA CARTA DEL DOMINGO




1
Invocación inicial 1En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Así sea.

Título de la Carta 2Discurso acerca del domingo, día santo del Señor entre todos los demás, 3en que Jesucristo, Dios y Señor nuestro, resucitó de entre los muertos.

Respuesta a la invocación inicial 4Bendito seas, Señor.

2
Origen de la Carta 1Carta de Jesucristo, Señor Dios y Salvador nuestro, 2que fue enviada a la antigua ciudad de Roma, al templo del santo apóstol y príncipe de los apóstoles, 3Pedro, a quien dijo Cristo: «4Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, 5y las puertas del infierno no la abatirán, 6y te daré a ti las llaves del reino de los cielos; 6y cuanto atares sobre la tierra, estará atado en el cielo; 7y cuanto desatares sobre la tierra, estará desatado en el cielo».

8Esta carta quedó suspendida en medio del templo, en el santuario. 9Pero Pedro, el gran apóstol del Señor, se apareció al obispo de Roma en sueños y le dijo: «10Levántate, obispo, y mira la carta inmaculada de Nuestro Señor Jesucristo».

11El pontífice se levantó temblando y penetró en el santuario. 12Y, al ver la carta inmaculada en medio del templo, suspendida en el aire, exclamó entre lágrimas: «13Grande eres, Señor, y admirables son tus obras, 14pues nos has dado a conocer a nosotros esta carta (que diriges) a todo el mundo».

15Y después de convocar a todos los clérigos de la gran iglesia, a los sacerdotes, monjes, jefes, hombres, mujeres y niños, 16y de recitar entre lágrimas durante tres días y tres noches esta plegaria: «17Muéstranos, Señor, la riqueza de tus misericordias (al pueblo) humilde e indigno que ruega», 18sobre la hora de tercia, descendió la carta inmaculada a las manos del pontífice.

Apertura y contenido de la Carta 19Éste, lleno de temor y de temblor, 20la veneró y la besó, 21después la abrió 22y encontró escrito lo que sigue:

3
«1Ved y considerad, hijos de los hombres, 2que os entregué el día santo del domingo; 4mas vosotros no lo habéis apreciado ni guardado.


Castigos e incentivos en vano 5Entonces envié naciones bárbaras, las cuales derramaron vuestra sangre, 6y obré cosas terribles en gran cantidad 7pero ni aun así os arrepentisteis. 8¿No escuchasteis aquello del evangelio que dice: 9El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán eternamente”?

10Os envié tempestades, heladas, pestes, terremotos, granizadas, plagas de langostas, orugas y saltamontes 11y muchas otras calamidades a causa del día santo del domingo; 12y no os arrepentisteis lo más mínimo.

13Luego os di trigo, vino, aceite 14y toda clase de bienes pero, 15en cuanto os saciasteis, volvisteis a portaros peor.

4
Intercesión o “deesis 1Y tomé la determinación de aniquilar a todo hombre a causa del día santo del domingo, 2pero me moví de nuevo a misericordia por la súplica de mi Madre Inmaculada 3y de los santos ángeles, apóstoles y mártires 4y también del Precursor y Bautista. 5Ellos apartaron mi cólera de vosotros.

6Viudas, huérfanos y pobres claman ante mí, 7y vosotros no les compadecéis. 8Los gentiles se mueven a compasión; 9mas vosotros, cristianos como sois, no tenéis piedad.

5
Importancia histórica del domingo 1Di a los judíos una ley por medio de Moisés, y no la quebrantan, 2a vosotros os di el santo evangelio, mi ley y mi bautismo, y no lo habéis observado.

Creación y domingo 3¿No sabéis, hijos de los hombres, que en el primer día hice el cielo y la tierra 4y el principio de los días y de los tiempos 5y que le di el nombre de domingo radiante, gran pascua y resurrección? 6Por eso todo bautizado debe venerarlo y honrarlo, 7frecuentando la iglesia santa de Dios.

Caída y salvación en domingo 8¿No sabéis asimismo que la formación de Adán (el primero que fue creado) y de Eva tuvo lugar en viernes 9y que en este mismo día fui yo crucificado y recibí sepultura 10y que al domingo siguiente resucité por la salvación del mundo? 11Por eso os mandé que todo cristiano se abstuviera de carne, queso y aceite los miércoles y viernes.

Teofanía trinitaria y domingo 12¿No sabéis que fue en el día santo del domingo cuando la hospitalidad de Abrahán me retuvo en su casa 13y cuando éste sacrificó un novillo para obsequiar a la Santa Trinidad?

Teofanía mosaica y domingo 14En domingo me aparecí también a Moisés en el monte Sinaí, 15y, después de que hubo ayunado durante cuarenta días, 16le entregué las tablas escritas con mano divina [o sea, la ley].

Anunciación y domingo 17Y el día santo del domingo mi arcángel Gabriel vino a traer el mensaje del "Dios te salve" [o sea, la Anunciación].

Bautismo y domingo 18Y en domingo recibí el bautismo de manos del Precursor, 19para daros ejemplo y para que no os ensoberbezcáis al ser bautizados por sacerdotes pobres; 20[no seáis altaneros; no despreciéis ni a un pobre siquiera], 21pues Juan, el que me bautizó a mí, no vestía sino pelos de camello y no comía pan ni bebía vino.

22¡Ay del que no respeta a su padrino y a sus propios hijos!

23¡Ay de los que conculcan la cruz!

Juicio universal y domingo 24¿No sabéis que en el día santo del domingo he de juzgar a toda la tierra 25y que han de ser emplazados ante mi presencia reyes y jefes, ricos y pobres, desnudos y desvergonzados?

6
Amenazas varias 1Juro por mi excelso trono que, si no guardáis el día santo del domingo, los miércoles y viernes y las santas fiestas solemnes, 2he de enviar bestias venenosas para que devoren los pechos de las mujeres que no amamantan a los niños (desprovistos de la leche de sus madres), 3y lobos salvajes arrebatarán a vuestros hijos.

4Maldito el hombre que no respeta el día santo del domingo 5desde la hora nona del sábado anterior hasta la alborada del lunes 6[y que no observa] la prescripción del ayuno y de la abstinencia los miércoles y viernes.

7Glorificad mi excelso nombre.

8Y si no hacéis esto, no creáis que os voy a enviar otra carta, 9sino que abriré los cielos y haré llover fuego, granizo, agua hirviendo 10(porque el hombre continúa en su inconsciencia); 11provocaré espantosos terremotos; haré llover sangre y estacte en abril; 12haré desaparecer toda semilla, viña y plantas; 13finalmente, acabaré con vuestras ovejas y animales. 14Y todo esto, a causa del día santo del domingo.

15He de enviar, además, bestias aladas para que devoren vuestras carvnes y digáis: 16Abrid los sepulcros, los que reposáis desde la eternidad, 17y ponednos a cubierto de la ira del Señor Dios todopoderoso”.

18Oscureceré la luz del sol y haré sobrevenir las tinieblas, 19como hice una vez con los egipcios valiéndome de mi siervo Moisés. 20He de enviar al pueblo de los ismaelitas para que los esclavice, 21y acabarán con ellos a espada, dándoles una muerte cruel. 22Entonces lloraréis y os arrepentiréis. 23Pero  yo volveré mi rostro para no oíros, 24a causa del día santo del domingo.

25Hombres malhechores, mentirosos, adúlteros, rebeldes, impíos, injustos, odiosos, traidores, insidiosos, blasfemos, hipócritas, abominables, falsos profetas, ateos, [...], esquivos, [...], enemigos de vuestros propios hijos, conculcadores de la cruz, codiciosos del mal, desobedientes, charlatanes, enemigos de la luz y amantes de las tinieblas; 26vosotros que decís: 27Amamos a Cristo, pero deshonramos al prójimo y [...] devorando a los pobres”. 28¡De cuántas cosas se arrepentirán en el día del juicio los que obran tales maldades! 29¿Cómo no se va a abrir la tierra y os va a devorar vivos? 30Porque ejecutan las obras del diablo y heredarán la condenación juntamente con Satanás. 31Y sus hijos desaparecerán de la faz de la tierra como el polvo.

7
Autoría y veracidad de la Carta 1Por mi Madre Inmaculada 2y por los querubines de muchos ojos 3y por Juan, el que me bautizó, 4sabed que no ha sido mano de hombre la que ha escrito esta carta, 5sino que salió enteramente de las manos de mi Padre invisible. 6Si hay algún malévolo o malpensado que niegue el origen divino de esta carta, 7tendrá por herencia, lo mismo él que su casa, la condenación, igual que Sodoma y Gomorra; 9y su alma irá al fuego eterno por no haber dado crédito. 10Lo que es imposible a los hombres, es posible ante Dios.

8
Ayes y lamentos de diversa naturaleza
Ayes y lamentos eclesiales 1¡Ay del sacerdote aquel que no dé acogida a esta carta [y que no la quiera] leer ante el pueblo!

2¡Ay, además, de aquella ciudad y de aquel pueblo que no la escuchen de todo corazón!

3¡Ay del hombre que se burla y desprecia al sacerdote!, 4pues no se mofa del sacerdote, sino de la Iglesia de Dios, 5así como también de su fe y de su bautismo. 6El sacerdote, en efecto, ruega por todo el pueblo: 7por los que le odian y por los que le aman.

8¡Ay de los que charlan entre sí durante la santa misa 9y escandalizan al sacerdote que está orando por sus pecados, 10pues el sacerdote y el diácono ruegan por el pontífice y por el pueblo cristiano!

11¡Ay de los que no honran a su padrino!, 12(pues él) llevó la cruz a tu casa 13y fue para ti un segundo padre por el bautismo.

14¡Ay de los que no dan crédito a las santas escrituras!

Ayes y lamentos de contenido social 15¡Ay de los que juntan casa con casa y finca con finca 16para no dejar extenderse a su prójimo!

17¡Ay de los que privan a los obreros de su salario!

18¡Ay de los que prestan su dinero con usura!, 19pues serán juzgados juntamente con Judas.

Ayes y lamentos de la vida religiosa 20¡Ay del monje que no permanece en su monasterio y en la iglesia santa de Dios!

21¡Ay del monje que se da a la fornicación!

22¡Ay de aquel que deja a su mujer y se adhiere a otra!

Maldición y bendición por esta Carta 23Maldito el sacerdote que no lea esta (carta) en público, 24pues cierra a los hombres el reino de Dios 25y ni entra él ni deja entrar a los que quieren. 26Dichoso el sacerdote que posea y lea esta (carta) ante el pueblo 27y la copie para (que llegue a) otras ciudades y países; 28en verdad os digo que encontrará su recompensa en el día del juicio y la remisión de sus pecados.

Ayes y lamentos varios 29¡Ay del amo de casa que no hace producir su hacienda!, 30pues será quemado en el fuego como madero estéril.

31¡Ay del que ofrece dones en el templo y está en guerra con sus prójimos!

32¡Ay del sacerdote que celebra la misa estando enemistado 33 y levanta el santo pan diciendo: Las cosas santas para los santos”! 34pues no está sólo celebrando y elevando los santos dones, 34sino que los ángeles concelebran con él.

9
Dios lo conoce todo 1Yo, Dios, soy el primero; 2yo estoy también después de todas estas cosas, 3y fuera de mí no hay otro. 4¿Adonde huiréis de mi faz? 5¿Dónde os ocultaréis? 6Yo escudriño los corazones y los ríñones 7y conozco bien las cavilaciones de los hombres 8y descubriré lo que está oculto.

Importancia de la penitencia 9Yo mando que todo hombre confiese fielmente a su padre espiritual cuanto hizo desde su juventud, 10pues éste ha sido dado por mí y por mi santa Iglesia 11para desatar y retener los pecados de los hombres.

Bienaventuranza final 12Bienaventurado aquel que ha observado el día santo del domingo; 13yo, Cristo, soy el que le ha bendecido, 14y será bendito».

10


Reacciones ante la Carta 1Entonces el arzobispo, papa de Roma, dijo a todos: 2«Hermanos e hijos de nuestra humildad. 3Oíd, reyes y jefes. 4Sed cuerdos y aprended a hacer bien. 5Juzgad y oíd cosas justas, patriarcas, metropolitas, obispos, priores, confesores, sacerdotes, monjes, diáconos y todo el pueblo cristiano del Señor: 6observad cuanto ha determinado Cristo, Señor (nuestro), 7acerca del día santo del domingo para que tengáis paz en este mundo. 8Sin la caridad pura, el hombre no posee bien alguno. 9Lo mismo que los manjares sin sal son inservibles e insípidos, así también los hombres sin amor son inútiles. 10Por eso (os) hago esta recomendación: 11guardad y respetad el día santo del domingo y de la resurrección (que así ha venido a llamarse) 12y las fiestas solemnes, 13para que encontréis misericordia el día del juicio en Cristo Jesús, Señor nuestro, 14al cual sea dada gloria y poderío por (todos) los siglos. 15Así sea».