sábado, 28 de febrero de 2015

CAMPESINOS, BUENOS Y MALOS
"Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal"
SAN PEDRO DEL VATICANO

El Evangelio de hoy, Sábado I de Cuaresma (Mateo 5,43-48), nos sorprende de nuevo por su brevedad ¡apenas cinco versículos! y su rotundidad "porque el Señor hace salir el sol sobre malos y buenos y hace caer la lluvia sobre justos e injustos", es decir, la misericordia de Dios no hace lo que clásicamente se conoce como "acepción de personas", esto es, no distingue entre los buenos y los malos necesariamente, para él todos somos iguales, destinatarios de su perdón, de su amor, de su misericordia, somos nosotros los que con nuestra respuesta nos hacemos dignos de tal generosidad, o la rechazamos...

Y curiosamente, me viene al pelo, esta afirmación de "salir el sol o llover sobre buenos y malos", porque todos sabemos cuán ingrata es la vida del campo, lo sacrificado de la vida de los campesinos, y hoy, que ANDALUCÍA celebra su día, lo podemos recordar, porque siempre hemos sido una tierra de jornaleros, de aparceros, de campesinos pobres, siempre dependiendo del señorito (en ese retrato desgarrador, pero cierto, de LOS SANTOS INOCENTES de MIGUEL DELIBES, aunque transcurra en EXTREMADURA)... Y es que muy pocos saben que, BLAS INFANTE, cuando apenas era un Notario de oposición, recién adquirida la plaza en CANTILLANA, pueblo agrícola de SEVILLA, escuchó muchas veces a los segadores cantando "¡Santo Dios, Santo fuerte, Santo inmortal...!", para animar la tarea, no cabe duda de que, escuchándolo, enseguida entendemos que él tomo la base musical para poner letra a nuestro himno:



¡Santo Dios, Santo Fuerte!
¡Santo Inmortal!
¡Líbranos Señor,
de todo mal!

Los pecadores pedimos,
al Señor continuamente,
y por eso le decimos:
¡Santo Dios, Santo Fuerte!

Con dolor de nuestro pecho,
le pedimos al Señor,
que seamos perdonados
en el tribunal de Dios.
¡Santo Dios, Santo Fuerte!

Y ahora sí, respetando la base musical, con la nueva letra propuesta por BLAS INFANTE, os dejo nuestro himno, cantado por la única, esto es ROCÍO JURADO:



Y hablando de cantos, EL VIAJE DE JONÁS, nuestra propuesta cuaresmal, nos recuerda que en este tiempo no se canta el ALELUYA, pues como canto y aclamación de triunfo y de victoria, lo dejamos reservado para el solemne momento del anuncio de la resurrección de Cristo en la noche santa de la Vigilia Pascual:



Y finalmente, en nuestro recorrido por las ESTACIONES CURESMALES ROMANAS, hoy, primer sábado de Cuaresma, el honor le corresponde a la madre de todas las basílicas, SAN PEDRO DEL VATICANO:


En la noche de esta estación cuaresmal se tiene la vigilia de oración, que concluye con la ceremonia, el domingo, de la recepción de las Santas Ordenes, a los sacerdotes y diáconos ordenandos de ROMA. La ordenación tiene lugar en la Basílica de San PEDRO, en la tumba del Príncipe de los Apóstoles, a quien el Señor había dado la primacía pastoral: "Apacienta a mi pueblo...". Este mandamiento está escrito en caracteres latinos y griegos gigantes con fondo de oro, a lo largo de toda la basílica. Este templo que CONSTANTINO fue el primero en empezar a construir, tuvo que resolver algunos problemas arquitectónicos, sobre todo la necesidad de que la humilde tumba del pescador fuera el centro de toda la basílica.

Debe de haberse sonreído PEDRO, por esta basílica, ya que cuando preguntó al Señor qué iba a tener como recompensa por haber dejado todo, el Señor le contestó que tendría cien veces más, lo que se ha cumplido en este caso, ya que la basílica centuplica el tamaño de la humilde tumba de PEDRO. La estación comienza con la lectura de las cinco lecciones bíblicas al final de las cuales resuenan las impresionantes palabras del apóstol PABLO, en su Carta a los Tesalonicenses, seguido de la celebración eucarística. Esta basílica, que es el corazón del cristianismo, tienen abundantes obras de arte, y las que son, sin duda, las mejores obras de MIGUEL ÁNGEL y BRAMANTE quienes fueron capaces de engrandecer la tumba del Príncipe de los Apóstoles.

El eco de la liturgia, la enseñanza de PABLO, el ejemplo de PEDRO, se ha repetido aquí por los Papas, que descansan aquí, por los santos fundadores, que aquí siguen predicando desde sus nichos, los mártires y sus reliquias que nos siguen hablando de la Pasión, y se  mantiene como si fuera un moderno Monte Tabor, sobre la colina llamada VATICANA.

viernes, 27 de febrero de 2015

NO SOMOS ASESINOS....
Cuaresma: Año Nuevo, Segunda Oportunidad
LOS DOCE APÓSTOLES EN EL FORO ROMANO

El Evangelio de hoy (Mateo 5,20-26) resulta claro "todo aquel que se irrita contra su hermano, merece ser condenado por un tribunal", y es que como las personas, la gran mayoría de los mortales, solemos ser siempre "de extremos", del estilo "o todo, o nada", rara vez nos paramos a pensar en el término medio "donde radica la virtud" según los antiguos, de ordinario solemos creernos buenos, siempre solemos decir al confesor, casi a modo de justificación de todo lo demás "¡bueno, tampoco he matado a nadie!", y puede que sea verdad, ninguno de nosotros, creo, haya matado a nadie a conciencia y con premeditación, pero no menos cierto es que la ausencia de homicidios en nosotros nos haga buenos necesariamente, porque tenemos formas más sutiles de matar, de asesinar, de incordiar a nuestros hermanos, que no serán tan radicales como sesgar una vida, pero que ciertamente nos "hacen malos"....

El Señor, una vez más, viene a sacarnos de nuestra hipocresía... ¡No te equivoques, que no hace falta matar a nadie, pero tampoco eres bueno si irritas o insultas a tus hermanos! ¡Y de estas dos cosas seguro que tenemos anécdotas, casos y situaciones como para ponernos de rodillas delante del confesionario, con un fardo lleno!


Y claro, de lo primero, de todos aquellos que, erróneamente, nos creemos buenos, están los templos llenos ¡faltaría más, si no tengo las manos manchadas de sangre!, así se explica que las iglesias estén llenas de fieles a la hora de comulgar y los confesionarios estén vacíos, es verdad, nuestras comunidades parroquiales no son una cueva de asesinos, ni de sicarios ¡somos todos tan buenos!, y una vez más la voz del Señor resuena demoledora en nuestras conciencias "por lo tanto, si al presentar tu ofrenda en el altar, te acuerdas de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda ante el altar, ve a reconciliarte con tu hermano, y sólo entonces vuelve a presentar tu ofrenda". Deberíamos bajar el listón de nuestras expectativas de santidad y bondad, aplicarnos los diez mandamientos no en el extremo, si no en la justa medida y entonces sí, descubriremos, cuán pobres y pecadores somos, que al fin y al cabo, descubrirlo, es lo que nos hace implorar misericordia, y con ella, alcanzar la gracia del perdón, pues eso, y no otra cosa, es precisamente la Cuaresma.

Seguimos nuestra propuesta cuaresmal en las redes sociales, con este peculiar VIAJE DE JONÁS, que a golpe de timón nos va llevando, como al mismo profeta, por un camino de conversión personal, la de nuestro protagonista, y comunitaria, la de nuestro destino, la ciudad de NÍNIVE; en esta jornada nos preguntamos por nuestra lista de buenos propósitos, aquélla que hicimos en año nuevo, ¿os acordáis? ¿por dónde la llevamos? ¿se quedaron en menos propósitos o hemos alcanzado alguno de ellos?... en este sentido no está mal pensar en Cuaresma como "una segunda oportunidad" para aquella lista de año nuevo:


Este día, llamado también "primer viernes de la primavera", nos recuerda la antigua preparación de los ordenandos (sacerdotes, diáconos) con los llamados "escrutinios". La inmensidad solemne de la BASÍLICA DE LOS DOCE APÓSTOLES EN EL FORO ROMANO da la bienvenida a los peregrinos que vienen a rezar ante las tumbas de los Apóstoles FELIPE y SANTIAGO, y en las tumbas de los mártires, que aquí, en la cripta inmensa  de esta basílica, sobre las catacumbas, se encuentran "sepultados en paz".


Sabemos que en el siglo VI, después de las guerras góticas, el general NARSES habría pedido y pagado la construcción de una iglesia votiva que fue construida y consagrada por el papa PELAGIO I y su sucesor, JUAN III. Aunque no hay restos arqueológicos se puede pensar que hubiera una iglesia más antigua construida probablemente en el siglo IV por JULIO I.

Sabemos que la iglesia estaba ricamente decorada con mosaicos e imágenes, ya que el papa ADRIANO I, en una carta a CARLOMAGNO la cita como ejemplo y demostración de que los antiguos honraban las imágenes de los santos. Un gran terremoto en el año 1.348 dañó considerablemente el edificio, y como los papas se encontraban en AVIÑÓN. hubo que esperar hasta que MARTÍN V, llamado ODDONE COLONNA, fuera elegido Papa en el Concilio de CONSTANZA en el año 1.417, regresara de nuevo a ROMA y la restaurara.

En el majestuoso templo no se puede dejar de admirar el pórtico obra de BACCIO PINTELLI, que lo separa de la parte delantera , obra y encargo de la familia TORLONIA. El genio de CANOVA brilla aquí con el monumento dedicado a CLEMENTE XIV, que fue posteriormente terminado por VOLPATO. Además, este templo contiene el mayor retablo existente en ROMA, pintado por MURATORI, y en el pasillo adyacente al templo se encuentra el monumento al Cardenal BESSARIONE otra de las obras atribuidas a MIGUEL ÁNGEL.

Alrededor del altar central se encuentran los santuarios y reliquias de este santuario de los mártires, que nos ayudan a llegar a las invocaciones de Cristo en este templo a medida misterioso rayo de esperanza.

jueves, 26 de febrero de 2015

JUEVES I DE CUARESMA
"Pedid y se os dará..."
SAN LORENZO IN PANISPERNA


Una vez, en el marco de unas jornadas de discernimiento vocacional, cuando era adolescente, con la parroquia, visitamos también un convento de clausura, en dicho encuentro las religiosas, a través de la reja del locutorio, evidentemente, nos fueron contando su vida, y la razón de ser de la clausura, que no es otra sino hacer vida, precisamente, el Evangelio de hoy "pedid y se os dará" (Mateo 7,7-12), esto es, la oración de intercesión ¿Cuántos frutos no arroja sobre la vida de la Iglesia y la de cada uno de nosotros la vida orante de estos hombres y mujeres de clausura?, desde aquel día, tan impresionado quedé por el testimonio de las hermanas (que podéis leer completo en el artículo que podríamos titular "LA NOVICIA Y EL SUICIDA") que desde aquel día tomé la firme resolución de no rezar nunca más por mí, mis necesidades o mis problemas, sino que eso lo dejaría, como gesto de confianza, en las manos de la oración de clausura, en lo que a mí respecta, comprobado lo tengo, como intercesor, el Señor sólo escucha mi oración cuando rezo por los demás, una especie de "quid pro quo", es decir "una por tí, otra por mí" que me ha funcionado hasta la fecha.

Seguimos nuestra propuesta cuaresmal de la mano del profeta JONÁS, en este viaje en el que nos hemos embarcado para encontrar la misericordia de Dios, y hoy nos interrogamos acerca de "nuestra capacidad para morir por los demás", evidentemente, como decía EMILIA RIQUELME, religiosa y fundadora granadina "¿Quién querrá ser mártir de la Eucaristía? Quizá muchas; pero empecemos a padecer humildemente cositas chicas; si no, no podremos merecer las grandes", por lo que nuestra propuesta de hoy es genuinamente cuaresmal, aprendamos a renunciar a pequeñas cosas, esperando el día que tengamos que hacer renuncias mayores.


Y hoy, Jueves I de Cuaresma, siguiendo nuestro recorrido por las ESTACIONES CUARESMALES ROMANAS visitamos la basílica de uno de los mártires más conocidos del cristianismo, SAN LORENZO IN PANISPERNA:

Desde la colina del ESQUILINO hasta el Ministerio del Interior transcurre esta estación cuaresmal, que se detiene este jueves en la iglesia de San LORENZO EN PANISPERNA. El diácono LORENZO fue uno de los santos más venerados en ROMA, donde la tradición dice que durante las persecuciones de VALENTINIANO fue martirizado con el tormento del fuego. Por ello, el Papa GREGORIO II en el siglo VIII, optó por construir en esta estación dicha iglesia aquí con el nombre de "Panisperna" porque deriva del nombre de la calle donde se le daba pan a los peregrinos pobres que participaban en las estaciones cuaresmales.



La iglesia original era ciertamente muy antigua y fue llamada San LORENZO EN FORMOSO por haber sido levantada por el Papa del mismo nombre, en el año 896. Fue demolida en el año 1.573 y el Cardenal SIRLETO pidió su reconstrucción a FRANCESCO DA VOLTERRA, que comenzó en el siglo XIV.

Al entrar se advierte un gran fresco del año 1.597 de PASQUALE CATI DE IESU, discípulo de MIGUEL ÁNGEL, que quería llenar la pared principal del templo con su trabajo, donde el primer plano lo ocupa San LORENZO sentado en la parrilla sin prestar atención a la agonía de su cuerpo quemado, sino en actitud de victoria martirial. También hay otro fresco de ANTONIO BICCHIERAI del año 1.750 que muestra también el martirio del santo patrón.

La procesión estacional en esta iglesia avanza con dificultad por las escaleras que conducen al lugar subterráneo donde estaba el lugar del martirio y tumba del mártir. Desde aquí sale hacia la tranquila plaza exterior donde se escuchaba el melodioso canto de los monjes franciscanos cantando en este pequeño lugar el himno dedicado a este "stauroforo", es decir "portador de la Cruz de Cristo".

miércoles, 25 de febrero de 2015

LA SEÑAL DE JONÁS
El viaje de Jonás
SANTA MARÍA LA MAYOR


Llegamos a este Miércoles primero de Cuaresma y el Evangelio de Hoy nos recuerda que "esta generación no tendrá otra señal que la señal de Jonás" (Lucas 11,29-32), lo que curiosamente ha venido a ser nuestra propuesta cuaresmal, que hemos titulado EL VIAJE DE JONÁS, por la que venimos haciendo el mismo recorrido que el profeta, a ver si NÍNIVE, en este caso, nosotros, es verdad que se convierte. Y lo hacemos de forma original y dinámica, nuestra propuesta para hoy es la siguiente.


Y siguiendo con nuestro recorrido ¡va de viajes la Cuaresma este año! por las llamadas ESTACIONES CUARESMALES ROMANAS, hoy nos toca hacer "parada y fonda" en la Basílica de SANTA MARÍA LA MAYOR:


Las tres estaciones cuaresmales que tienen lugar en Santa MARÍA, la Mayor han tenido siempre un sentido de devoción a la Virgen, por esta razón, los peregrinos y penitentes solicitan, en Cuaresma,  la protección de la Madre celestial de CRISTO y de la Iglesia.

Esta basílica se levanta en la zona conocida como el ESQUILINO, construida por el papa LIBERIO, en el lugar que dice la leyenda fue marcado por la nieve caída el día 5 de Agosto del año 352. Por encima de la antigua construcción, el Papa SIXTO III construiría la actual. Las excavaciones han confirmado la existencia de una basílica de tiempos de LIBERIO, y no sólo la de SIXTO III (432-440), algo que también se puede apreciar en su interior. Se podría decir que el Papa LIBERIO habría comenzado la tarea de honrar a la virgen arquitectónicamente, y que el Papa SIXTO, un año después del Concilio de ÉFESO, que proclamó el título legítimo de la "Theotokos", o "Madre de Dios" habría culminado la tarea de honrar a la Virgen mediante este "monumento teológico" de la maternidad divina de María. Y es también la basílica más grande del mundo dedicada a la Virgen.

De hecho, la "Madonna, Salus Populis Romani" - atribuida a San LUCAS- en la magnífica capilla de los BORGHESE,  recibe ofreciendo su salud, y su cuidado de madre, a los peregrinos que vienen a pedir limosna a la que es conocida como la "salud del pueblo romano". El "hágase" de la Virgen en está vinculado directamente a los acontecimientos que la llevaron a convertirse en la Madre del Salvador y Redentor de la humanidad.


Después de admirar los restos del pesebre santo de BELÉN, donde estuvo hecho niño el Salvador del mundo y que está situado en la cripta inferior, obra excelsa, de una gran belleza de VIRGINIO VESPIGNANI, dejamos este templo tan rico en enseñanzas, pero igualmente elocuente del amor materno, que siempre otorga la tierna Madre de Dios, y seguimos nuestro camino cuaresmal.

martes, 24 de febrero de 2015

VOSOTROS REZAD ASÍ...
Los Pitufos del tebeo
SANTA ANASTASIA EN EL PALATINO

Vosotros rezad así:

¡Padre nuestro del cielo!
Sea respetada la santidad de tu nombre,
venga tu reinado, cúmplase tu designio en la tierra como en el cielo;
danos hoy el pan del mañana,
perdona nuestras ofensas
como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;
no nos dejes sucumbir a la prueba y líbranos del maligno.
Pues si perdonáis a los hombres las ofensas,
vuestro Padre del cielo os perdonará a vosotros,
pero si no perdonáis a los hombres,
tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

(Mt 6, 9-16)

Si algún psicólogo hiciera conmigo esa prueba, de las que tanto les gustan a ellos, de asociar palabras y me dijera, por ejemplo: “pitufos”, mi primera respuesta sería “Padrenuestro” (y la misma asociación de ideas haría se me hubiese expuesto los conceptos al revés), con lo que, seguramente, el psicólogo se volvería loco pensando en virtud de qué había venido a hacer tan extraña asociación de palabras, pero es bien sencillo:

De pequeño me encantaba leer, especialmente tebeos, una vez que salí con mi abuelo paterno de paseo, para acompañarle a su visita diaria al Santísimo Sacramento, expuesto en el Convento de San ANTÓN, en GRANADA, me compró –nada más salir- un tebeo de los pitufos, era su forma de mantenerme tranquilo y paciente todo el camino, ya que cada vez que no me comportaba, amenazaba con no darme el tebeo al llegar a casa. De esta forma, al llegar a casa le dije: “Abuelo, dame el tebeo” pero él me dijo: “Recítame primero el Padrenuestro”… Mi abuelo es el que nos ha enseñado, en cuanto hemos tenido la capacidad de hablar, a rezar el Padrenuestro a todos y cada uno de sus nietos, y aprovechaba cada momento para que se lo rezáramos, así lo hice, y tuve como recompensa mi ansiado tebeo…

Me gusta rezar el Padrenuestro de forma sosegada y tranquila, incluso cuando rezo el rosario, soy capaz de recitar las Avemarías a toda velocidad y como un papagayo, y sin embargo en el Padrenuestro soy capaz de saborear y hacerme consciente de cada invocación dirigida al Padre bueno del Cielo.

Y es que, los apóstoles quizás no olvidaron nunca la oración del Padrenuestro cuando la escucharon, de labios del Señor, por vez primera, en la intimidad de la gruta -que se visita en TIERRA SANTA como ese lugar retirado al que el Señor se retiraba a orar con los discípulos-, como yo nunca olvidaré cuando se la recitaba a mi abuelo, ansioso por un tebeo, en la terraza del balcón de casa de mis abuelos.

En otro orden de cosas, seguimos nuestro VIAJE DE JONÁS, nuestra propuesta cuaresmal para este año, asistimos hoy, por vez primera, pese a la rebeldía que viene manifestando el profeta, a la primera confesión de fe del mismo, pese a lo adverso de las circunstancias, pues se encuentra en plena tormenta en alta mar:


Y finalmente, seguimos con nuestro recorrido por las ESTACIONES CUARESMALES romana, haciendo hoy la preceptiva visita, en el Martes I de Cuaresma, a la Basílica de SANTA ANASTASIA EN EL PALATINO:


Esta estación cuaresmal nos trae de nuevo al pie del antiguo barrio griego del PALATINO. Durante muchos años la Pontificia Academia Cultorum Martyrum  ha recuperado la Misa de la Aurora en el día de la Natividad del Señor, para recordar la antigua costumbre del papado romano, que celebraba aquí, en las primeras horas de la mañana, la Santa Misa. El Papa regresa también al PALATINO para la imposición de la ceniza en el primer día de la Cuaresma y aquí comienza la procesión a Santa SABINA, inicio de estas estaciones cuaresmales.

"ANASTASIA Aghia", o "lugar de la resurrección -partida al cielo- de la Santa  ANASTASIA" fue la razón por la que probablemente se eligió la ubicación y el título de esta iglesia, la iglesia oficial de los empleados del imperio griego tardío.

En el interior del templo destacan el techo, los arcos, los muros y las columnas. Todo parece ser un canto a la pureza de Santa ANASTASIA, que se encuentra bajo el altar, iluminada por la gloria de CRISTO. En esta iglesia también descansan los mártires FAUSTINA, TORIBIO Obispo y el Cardenal MAI. Todo aquí nos habla de Cristo, que, en esta vida, nos invita a todos a seguirle.

Esta iglesia se solía usar para guardar las cruces parroquiales, los estandartes y demás elementos litúrgicos de las iglesias, que participaban en las estaciones cuaresmales.

lunes, 23 de febrero de 2015

LUNES I de CUARESMA
Las ovejas buenas y los cabritos malos
SAN PEDRO IN VINCULA


Cada vez que leo, como en el Evangelio de hoy, el episodio del Juicio Final, de la separación de las ovejas buenas de los cabritos malos, de los justos de los injustos, me asaltan siempre los mismos sentimientos, y siempre con la misma sonrisa -todo sea dicho de paso- porque aplicándome a mí mismo el juicio sólo se me ocurriría preguntar: "Señor... ¿Y las cabras locas dónde nos ponemos?", eso suponiendo que caiga del lado de los cabritos, porque si por misericordia de Dios es que cayera del lado de las ovejas, entonces la pregunta sería: "Señor... ¿Las ovejas negras dónde nos ponemos?"...

Y es que nunca me he considerado tan malo (no tengo conciencia, al menos, de haber querido hacer daño a nadie a conciencia en mi vida, de forma premeditada) como para ser considerado "un cabrito malo irredento", pero tampoco soy tan bueno ¡ni de lejos! como para considerarme "una oveja bendita"... ¿Entonces?

Aparte del examen de conciencia que supone, ya de por sí, el Evangelio de hoy, tenemos esas otras soberbias palabras de San JUAN DE LA CRUZ cuando nos advierte: "Al final de la vida nos examinarán del amor" ¡Vete a saber entonces qué nota sacaré en esta Selectividad, nunca mejor dicho, de la vida eterna!,  o esa otra frase, más terrible, de la conocida "Oración del Payaso" cuando dice: "Señor, qué te diré al final de mis días, que he volado muy bajo, que mi vida ha sido una nada", o sea, que tampoco tengo muy claro el ser escogido en el "casting" final... Pero no me importa, de verdad, porque nada hago pensando en el premio o temiendo el castigo, como dice el célebre poema "No me mueve, mi Dios, para quererte  el cielo que me tienes prometido, ni me mueve el infierno tan temido para dejar por eso de ofenderte", sino que simplemente paso por la vida como auténtica "cabra loca" haciendo piruetas por los riscos de la vida, al menos, siempre, con buena intención.

Seguimos a continuación con nuestro VIAJE DE JONÁS, que enfila su segunda semana de travesía, en este día sexto, en el que nos vamos a interrogar por las personas que sufren por nuestras pequeñas o grandes calamidades, ésas que provocamos nosotros:


Y finalmente, siguiendo con nuestro recorrido por las basílicas estacionales cuaresmales de ROMA, hoy nos toca visitar SAN PEDRO IN VÍNCULA:


En esta zona de la ciudad de ROMA es donde se encontraban las principales oficinas y hasta los calabozos de la "Praefectus Urbis", es decir, el centro administrativo de la antigua ROMA, la "prefectura de la ciudad", y es posible que los apóstoles PEDRO y PABLO pasaran por aquí para ser juzgados y condenados, ya que los romanos no tenían cárceles para presos comunes, ya que los presos o eran condenados a pagar multas económicas, torturas temporales o directamente ejecutados, pero no había penas de privación de libertad como las concebimos nosotros.

Sobre la zona de los calabozos se erigió la actual iglesia de San PEDRO "in víncula", llamada así por las cadenas que llevó PEDRO durante su encierro. La figura del gran legislador MOISÉS, diseñado para la tumba del Papa JULIO II, no escapa a la atención de los peregrinos y de los visitantes, que vienen buscando las huellas de nuestro legislador definitivo JESUCRISTO.  La majestuosa obra de MIGUEL ÁNGEL, de hecho, muy adecuada para este magnífico templo, que SIXTO III (432-467) quiso construir en esta zona con el dinero ofrecido por la emperatriz EUDOXIA, dedicándola a PEDRO y PABLO, pero sobre todo a PEDRO, el primer Papa, por lo que la basílica fue llamada "eudossiana". Aquí contrasta la figura del MOISÉS de MIGUEL ÁNGEL con el humilde PEDRO que fue "obediente hasta la muerte de cruz."

Sus cadenas se mantienen en un tabernáculo en la sobria y artística cripta de esta basílica, donde también se encuentran los cuerpos de los mártires macabeos. Es palpable la dulzura de PEDRO en la pintura de JACOBO COPPO, que muestra al Príncipe de los Apóstoles sufriendo encadenado por el Señor y al ángel está a punto de liberarlo.

domingo, 22 de febrero de 2015

DOMINGO I DE CUARESMA: EL SEÑOR EN EL DESIERTO
Y el demonio le tentaba...
Y los ángeles le servían...

SAN JUAN DE LETRÁN


El Evangelio de Hoy, Primer Domingo de Cuaresma, apenas tres versículos para transmitirnos una idea que, luego, para más "inri", el propio San PABLO resuelve en dos palabras: "Probado como nosotros en todo, menos en el pecado" (Hebros 4,15), y es que, al fin y al cabo este eterno debate "entre lo bueno y lo malo" es lo que, en última instancia nos define como humanos, y Cristo era Dios, sí, pero también verdadero hombre, una vez más San PABLO nos recuerda nuestra condición humana haciendo referencia a la suya propia al afirmar "No hago el bien que quiero, pero hago el mal que no deseo" (Romanos 7,19).

Si prescindimos de los datos que sobre este mismo episodio que nos dan el resto de los evangelios sinópticos (diálogo del Señor con el demonio, el tipo de tentaciones, respuestas a las mismas, etc, etc...) nos damos cuenta de la labor sintetizadora del evangelista Marcos, que ha dejado el concepto expuesto en su "mínimo minimorum": Este debate entre el bien y el mal es lo que nos define como personas.

Dice el Evangelio que "el demonio le tentaba" y "los ángeles le servían"... Es curioso hacer notar que ambos tipos de personajes son entes espirituales, es decir, no podemos percibirlos con los sentidos, aunque existen, es dogma de fe, decimos en el Credo "creador de todo lo visible y lo invisible"... Si cualquiera de nosotros contemplara al Señor, en esta escena, podríamos verle sentado sobre una roca, o contemplando el paisaje ¡pero no podríamos ver a sus interlocutores! Da igual, porque con este pequeño detalle puede que (recordad que no soy exegeta, ni experto bíblico, sólo escribo lo que me suscita el Evangelio de hoy) con ello el evangelista nos quiera transmitir otra idea, que este debate entre lo bueno y lo malo es interior, algo que no se ve porque forma parte del fuero interno, es decir, de la conciencia. Porque todos tenemos experiencia de "esa vocecita interior" innata (somos obra de Dios, aunque herida nuestra naturaleza por el pecado original) que nos informa de "lo bueno y lo malo"... ¿La diferencia con el Señor? Ahora si viene bien recurrir a los sinópticos para dar respuesta: La forma resuelta y decidida con la que el Señor, pese a ser tentado, esquiva la tentación, por un método tan sencillo como el de "darle un corte inmediato a la tentación", es bien sencillo (permitidme la broma, ya que se han hecho tantas con ANTONIO MIGUEL CARMONA): ¿Tienes hambre? (tentaciones físicas) ¡PIM, PAM, PUM...Palabra de Dios!; ¿Quieres tentar a Dios? (tentaciones espirituales) ¡PIM, PAM, PUM...Dios es lo primero!, ¿Quieres estos reinos? (tentaciones materiales, de poder) ¡PIM, PAM, PUM...Sólo al Señor servirás!... Mientras que en nosotros sucede todo lo contrario al ser tentados, pretendemos razonar, argumentar, y sin darnos cuenta nos dejamos atrapar por la dialéctica de la tentación, nos dejamos llevar las excusas, en vez de dejarnos llevar por la intuición primera, casi siempre la opción buena, y nos enredamos...y tropezamos, y caemos, y pecamos... Si ese es el papel del demonio en nuestra vida, la de tentador, entonces "mutatis mutandis" lo mismo que el Señor, también tenemos un ángel que nos sirve, nuestro Ángel de la Guardia, que él sea precisamente el que nos ayude a "no dejarnos enredar", que él sea nuestro "escudo", siguiendo con la metáfora "nuestro PIM, PAM, PUM particular que nos ayude  a vencer la tentación".

Hemos llegado ya a este Domingo de Cuaresma, en nuestro viaje particular, junto a JONÁS, aún nos queda mucha travesía por delante para llegar a descubrir la misericordia de Dios, que al fin y al cabo es lo que le hace Dios "Sed como vuestro Padre Dios del Cielo, que es bueno" (cfr Mateo 5,48), mientras tanto, es verdad, cuántos falsos dioses e idolillos vamos teniendo por ahí escondidos:



Y finalmente, hoy conoceremos la ESTACIÓN CUARESMAL ROMANA de SAN JUAN DE LETRÁN, que es además la Basílica que hace las funciones de la Catedral de la Diócesis de Roma, la sede del Papa, en cuanto a su función episcopal de la diócesis, casualidad del calendario, hoy se celebra además, la fiesta de la Cátedra de San Pedro:

Esta es la estación cuaresmal, que originalmente marcaba el inicio de la Cuaresma, "in ieiunii cápita" y el "comienzo del ayuno". Y tampoco tenía, al contrario que las otras estaciones cuaresmales, procesión solemne. La historia de este Archibasilica es muy compleja, ya que incluye su construcción y posterior destrucción por incendios, terremotos, invasiones y ataques, y muchas reconstrucciones y restauraciones posteriores, no siempre acertadas.

La liturgia de hoy nos invita a iniciar la Cuaresma  en esta estación, llamada "caput et mater omnium Ecclesiarum Urbis et Orbis", es decir "la cabeza y madre de la Iglesia de la Ciudad y del mundo", al tratarse de la Catedral de ROMA, la sede del Papa en cuanto Obispo de ROMA, y es una señal de que es una de las fiestas más grande del año que la iglesia lleva a cabo en este templo.

Incluso antes del Edicto de MILÁN (año 313) , el Papa MILCÍADES celebró un sínodo, contra los donatistas, en este lugar de culto, llamado en las actas de dicho sínodo como "faustae domus" (es decir, "la gran casa", esto es la antigua sede de LETRÁN), el Papa dirigió la construcción de la basílica constantiniana que fue consagrada en el año 318 (en las excavaciones llevadas a cabo bajo la basílica se puede rastrear toda su historia), hasta llegar a la basílica actual encargada por el Papa INOCENCIO X a BORROMINI para el Jubileo del año 1650. 

El Papa CLEMENTE XII (1730-1740) fue el que nos dejó, para nuestra admiración, la majestuosa fachada coronada por quince estatuas gigantescas y LÉON XIII (1878-1903) fue el que encargó el ábside y el coro, que se recuperaron de los originales en la medida de lo posible. Otro detalle es que los papas vivieron aquí hasta el comienzo del período del destieero de los Papas de AVIGNON (1304).

Esta iglesia, considerada la primera en la diócesis de ROMA, y su Catedral, sufrió en los años noventa varios daños producidos por un atentado terrorista con bomba, que se llevó a cabo simultáneamente en San JORGE EN VELABRO.

sábado, 21 de febrero de 2015

SÁBADO POST CENIZA:
Nuestra Señora de Cuaresma
SAN AGUSTÍN EN EL CAMPO DE MARTE


Primer Sábado de Cuaresma, ahora la felicitación sabatina se ha de tornar, por mor del ciclo litúrgico en algo más severo, ya no saludamos a la Madre con alegría, sino que intentamos empatizar sin conseguirlo, con esa "maternidad fracasada", que sólo experimentan las mujeres que, siendo madres, asisten con pavor y temblor al misterio antinatural, donde los haya, de que una madre sobreviva a la muerte de un hijo... Nos unimos hoy, como mudos espectadores, intentando acompañar a MARÍA en este sentimiento, que sea hoy ésta, nuestra actitud en esta sabatina. (La foto es de MARÍA SANTÍSIMA DE LA ENCARNACIÓN, ataviada de hebrea, durante Cuaresma, de la Cofradía del CAUTIVO, de GRANADA).

Seguimos nuestro VIAJE DE JONÁS, UN CAMINO DE IDA Y VUELTA, esta vez interrogándonos acerca de cuán fácil es acordarse de Dios en el último momento, quizás cuando nos asaltan la enfermedad, la muerte, la vejez, todos irremediablemente empezamos a pensar en que "hay que ir eliminando pertrechos en nuestro viaje de la vida", al fin y al cabo, como le decía sabiamente la abuela del Papa FRANCISCO a éste, de niño "la mortaja no tiene bolsillos"... otros, como JONÁS, obtusos, aún en los peores momentos, siguen como si nada:


El Misal Romano llamaba a esta estación cuaresmal como "de San TRIFÓN", que luego pasó a llamarse de San AGUSTÍN, por la iglesia del mismo nombre que se encuentra ahora en este lugar, y se complementa con el indicativo de EN EL CAMPO DE MARTE, ya que se encuentra en el corazón de lo que fue la ROMA más antigua. Es un lugar de muchas visitas por parte de los fieles, ya que en esta basílica se venera la imagen de "Nuestra SEÑORA DEL PARTO".

Y finalmente, la ESTACIÓN CUARESMAL ROMANA que visitamos hoy es la basílica de SAN AGUSTÍN EN EL CAMPO DE MARTE:

La antigua iglesia de San TRIFÓN (que tal vez pertenezca a las enmarañadas y pequeñas ruinas que se observan en la actual iglesia de San AGUSTÍN) fue construidoa como consecuencia del traslado de las reliquias de los mártires TRIFÓN, NINFA y RESPICIO, que se encontraban enterrados en las afueras de la ciudad.

La actual iglesia, dedicada con posterioridad a San AGUSTÍN, fue construída muy rápidamente, entre los años 1479 y 1483 por GIACOMO DI PIETRASANTA, gracias a la generosidad del Cardenal GUILLERMO D'ESTOTEUVILLE.

Su fachada e interior se encuentran entre los elementos más discutidos de antigüedad por parte de los expertos, sin embargo, esta iglesia es una de las más ricas en obras de arte: destacan las esculturas de SANSOVINO, de BERNINI (cuyo altar mayor, él mismo diseñó) y pinturas de RAFAEL, CARAVAGGIO y GUERCINO.

En esta iglesia, todo nos motiva y nos lleva a escuchar la voz de los siglos, cantando junto a la tumba de los mártires, el antiguo himno de la Iglesia  que recuerda a los mártires que "se liberaron de las ataduras del miedo" para ofrecer su vida y su muerte por CRISTO. En el pasillo de la izquierda, hay un altar que conserva los restos y tumba de Santa MÓNICA, madre de San AGUSTÍN, que había muerto y había sido enterrada primeramente en la ciudad de OSTIA y que se trasladó aquí en el siglo XV, esta tumba es parte de la enseñanza que nos ofrece la Iglesia en la estación cuaresmal de hoy: "Que Santa MÓNICA nunca abandonó a su hijo AGUSTÍN porque quería para él la salvación, de la misma manera en que la Iglesia nunca se siente abandonada por el sacrificio redentor de CRISTO".

viernes, 20 de febrero de 2015

VIERNES POST-CENIZA
CONCHITA BARRECHEGUREN y el Vía Crucis
SAN JUAN Y SAN PABLO EN CELIO


Hoy es el Primer Viernes de Cuaresma, aparte de la abstinencia, se sucederán, en la gran mayoría de las localidades españolas, especialmente en ANDALUCÍA, en los sucesivos viernes cuaresmales, gran cantidad de Vía Crucis, en parroquias, colegios, cofradías y hermandades de Semana Santa.  A este respecto o quiero compartir, ya que sabéis que soy tan "crucífero" un par de cosillas nada más:

En GRANADA tenemos muchos ejemplos de santidad y amor a la Cruz, hoy quiero presentaros a CONCHITA BARRECHEGUREN (1905-1927) En el Carmen que lleva su nombre moría el 13 de mayo de 1927. Muy corta había sido su vida que se inició hacía veintidós años en una casa de la Gran Vía de GRANADA. Vida marcada por la enfermedad y el dolor, suavizados en gran medida por su profunda fe de creyente y el ambiente cristiano del hogar en el que había nacido. Quienes se han aproximado a su figura, nos la presentan como una joven de acusados contrastes. Impulsiva, valiente, ardorosa con frecuencia, y en ocasiones dulce y suave. La imposibilidad de cursar los estudios normales a su edad -era su propio padre quien le servía de maestro- no impidió el desarrollo de una mente despierta y de una viva inteligencia. No sólo para materias que son habituales. También en el piano destacó por su habilidad y destreza. Aunque su naturaleza le inclinaba a la vida religiosa, no fue éste un deseo que pudo cumplir. Pero sí llevar, en su propia casa, una vida que para muchos fue de santidad y de unión con Dios. Santidad que es la que permaneció después de su muerte y por la que hoy se encuentra a punto de ser llevada a los altares. 

Pues a ella lo que más le consolaba era la devoción del Vía Crucis (hay uno muy bello, escrito por ella), su propio padre recuerda la anécdota de que, llegando a casa, la veía en el oratorio rezando, meditando o escribiendo, y casi con sorna paterna le preguntaba "¿CONCHITA, hija, cuántos vía crucis llevas hoy?" y ella, contenta, camino de su cuarto, le gritaba sin prestarle atención "¡Tres o cuatro...!" Aprendamos de ella a tener este amor por la meditación, por recrear y gustar, de forma cariñosa, fijándonos en los detalles, el camino de nuestro Señor a la Cruz. Por cierto, su padre, FRANCISCO BARRECHEGUREN, después de enviudar, en el año 1937, se ordenó en el año 1947 sacerdote redentorista, atendiendo en SANTUARIO DEL PERPETUO SOCORRO DE GRANADA (que llevan los Padres Redentoristas) y donde está enterrado junto a su hija, ambos en proceso de beatificación.

Y en estos tiempos terribles, de persecución de nuestros hermanos cristianos, en los que ya no es preciso que tengamos que ir al Coliseo de ROMA, a asistir a la ejecución, entre risas de los espectadores y del populacho, de la ejecución de nuestros hermanos en el bautismo ¡cristianos como nosotros! porque ya se encarga la televisión de mostrárnoslo diariamente, con su correspondiente dosis de morbo... es por lo que no entiendo, como a día de hoy, como los habitantes de NÍNIVE -por cierto ciudad, junto con la tumba de JONÁS- destruida por completo por el integrismo islámico, no estamos cubiertos de sayal, en ayunas, lamentándonos y llorando por la suerte de nuestros hermanos ¡Tan insensibilizados estamos al dolor de aquellos que son hermanos nuestros por el agua del bautismo y por la confesión de Nuestro Señor, Jesucristo! ¿Cómo es posible que no estén nuestras iglesias, nuestras catedrales, abiertas las veinticuatro horas, con el Santísimo Sacramento expuesto, donde podamos acudir los fieles, rodilla en suelo, a imprecar y dolernos por la muerte de nuestros hermanos? ¿Somos tan indolentes acaso? Y esta vez en que la amenaza ya no tiene disimulos, ni disfraces, ni chorradas, bien claro "contra el pueblo de la Cruz", pues a mí no me importa decirlo #YoSoyPuebloDeLaCruz


Y ya que hemos mencionado, de paso, la destrucción de NÍNIVE y de la tumba de JONÁS, por la barbarie del integrismo islámico, prosigamos nuestra propuesta de Cuaresma, EL VIAJE DE JONÁS, UN VIAJE DE IDA Y VUELTA, que lo hemos titulado así, pero que, desgraciadamente, puede que este viaje ya no lo podamos hacer nunca más en vida, pues ni la ciudad de NÍNIVE, ni la tumba del profeta, existen ya:


Y finalmente, como también os prometimos ir recorriendo someramente las distintas ESTACIONES CUARESMALES ROMANAS, hoy, Viernes post Ceniza, nos toca visitar la BASÍLICA DE SAN JUAN Y SAN PABLO EN CELIO:

La totalidad de este santuario construido en la zona llamada CELIO, comprende la actual iglesia, del siglo XVIII, que el Papa PASCUAL II en el año 1099 puso bajo la advocación de estos santos mártires de ROMA, ya que la zona romana antigua era conocida como PAMAQUIO, el nombre del antiguo barrio romano sobre el que se asentaban las ruinas romanas sobre las que se erigió esta Iglesia, y abarca también la casa que se dice fue de los mártires del mismo nombre, que aunque eran conocidos desde el Siglo IV, se verificó la existencia de los mismos por unas excavaciones arqueológicas en el año 1800, que sacaron a la luz la casa, primitiva iglesia de veneración de estos mártires.

Y  hasta aquí sube, cada año, los peregrinos cuaresmales, anhelando para su alma, durante este tiempo cuaresmal, la misma coherencia de vida y de fe, de estos santos mártires romanos, a cuya memoria hay que añadir la de CRISPÍN, CRISPINIANO, mártires de CRISTO cuya memoria se ubica también en este barrio.

JUAN y PABLO, fueron asesinados por orden del emperador, JULIANO, el Apóstata. En el lugar en el que entregaron sus vidas PAMAQUIO, un noble y generoso romano, que se había convertido al cristianismo junto con su padre, erigió en su casa la primera ermita o iglesia de referencia a la veneración de estos mártires. Cerca de esta iglesia se encuentra también la tumba del fundador de los Pasionistas, San PABLO DE LA CRUZ, que expiró en el convento adyacente, donde también vivía San VICENTE M. STRAMBI, religioso, y luego obispo, pasionista.



Parte de la estación cuaresmal transcurre por el antiguo templo pagano, dedicado al emperador CLAUDIO, por su madre AGRIPINA, la que luego fuera esposa de HERODES.

jueves, 19 de febrero de 2015

JUEVES POST CENIZA.- COMIENZA EL ITINERARIO CUARESMAL


Ayer el Papa FRANCISCO celebró, por la tarde, en la Basílica de SANTA SABINA, el MIÉRCOLES DE CENIZA, de todas sus palabras, quiero tan sólo detenerme en la idea que subraya de que la Cuaresma es un itinerario, un recorrido, un camino que ha de realizarse necesariamente:

El profeta insiste en la conversión interior: «Vuelvan a mí de todo corazón». Regresar al Señor “con todo el corazón” significa emprender el camino de una conversión no superficial y transitoria, sino un itinerario espiritual que tiene que ver con el lugar más íntimo de nuestra persona. El corazón, de hecho, es el centro de nuestros sentimientos, el centro en el que maduran nuestras decisiones, nuestras actitudes.

Aquel “vuelvan a mí de todo corazón” no implica sólo el individuo, sino que se extiende a la entera comunidad, es una convocatoria dirigida a todos: «¡reúnan al pueblo, convoquen a la asamblea, congreguen a los ancianos, reúnan a los pequeños y a los niños de pecho! ¡Que el recién casado salga de su alcoba y la recién casada de su lecho nupcial!».

Quizás algunos no sepáis del por qué de esta celebración, presidida por el Papa FRANCISCO, precisamente, en la Basílica de SANTA SABINA, y es que desde los siglos V y VI era antigua costumbre de los papas el celebrar la Eucaristía asistidos por todos los presbíteros de Roma en una de las cuarenta y tres basílicas estacionales de la ciudad de ROMA; aunque el término “estación” se aplicaba ya desde el siglo II a la reunión de la comunidad los días de ayuno y oración (miércoles y viernes). 


En principio se trataba de reunirse en un lugar conveniente para la liturgia cuaresmal presidida por el obispo de ROMA, que honraría sucesivamente con su presencia las comunidades más significativas en la que se ejercía su jurisdicción litúrgica. Con el paso del tiempo, a esta práctica se fue añadiendo la costumbre de que los fieles se reunieran en un lugar fuera de la iglesia para dirigirse luego en procesión hacia ella, llevando, donde la hubiere, la reliquia de la “Vera Cruz”. La procesión era acompañada por el canto de las letanías de los santos. Y precisamente, la basílica de SANTA SABINA es donde comienza este peregrinar cuaresmal, por las basílicas de ROMA, con la imposición de la ceniza.

En este caso, la estación que hoy nos ocupa "Jueves Post-Ceniza", es la basílica de San JORGE EN VELABRO, tiene como destino la iglesia del Santo del mismo nombre, representado como el santo guerrero, que lucha contra el demonio, bajo la forma de un dragón, y que es un santo especialmente querido y venerado en el Oriente cristiano, cuya devoción vino a ROMA, especialmente a este barrio, el AVENTINO, porque estaba frecuentado por comerciantes de origen bizantino y levantino. Este barrio del AVENTINO siempre veneró a los primeros mártires y confesores de la persecución del cristianismo en ROMA, por eso se los llamaba arropados por -en latín- "in velum aureum", es decir, de un "velo de oro", como premio por su martirio, de esta forma la expresión latina derivó, en el italiano popular como "velabro", que da nombre al barrio en sí.

La iglesia de San JORGE EN VELABRO no difiere mucho de otras iglesias romanas como Santa SABINA o Santa MARÍA EN COSMEDÍN.

Los orígenes del templo se remonta a mucho antes del siglo VI. El Papa San GREGORIO I la incluyó entre las diaconías (iglesias en las que se ejercía especialmente la caridad hacia los pobres y necesitados), posteriormente el Papa San GREGORIO II la incluyó dentro de la serie de las "estaciones cuaresmales". 

El Papa LEÓN XII la puso bajo la advocación de San JORGE, ya que antes estaba bajo la titularida de San SEBASTIÁN, y finalmente, otro Papa Gregorio, en este caso el IV, la decoró con mosaicos y numerosos arcos. El pintor GIOTTO en el año 1325 pintó el ábside. A un lado de la iglesia todavía se puede ver una pasarela hacia la "Cloaca Máxima", una de las alcantarillas colectoras principales de la antigua ROMA. En los años noventa, la iglesia fue gravemente dañada por un atentado con bomba, que también se llevó a cabo, simultáneamente, en la basísica de San JUAN DE LETRÁN.


Y curiosamente, también nosotros, hemos escogido para reflexionar e itinerar, cada día, un viaje, concretamente de la mano del profeta JONÁS. Nuestra propuesta es sencilla, para andar por casa, y compartirla en las redes sociales, no obstante es nuestro compromiso, en la medida de lo posible, reiteraros cada día de la Cuaresma, al menos, la estación cuaresmal que nos toca "conocer", para unirnos espiritualmente a la Cuaresma de ROMA, y nuestra pequeña propuesta itinerante EL VIAJE DE JONÁS, UN CAMINO DE IDA Y VUELTA.