jueves, 30 de abril de 2015

JUEVES III de PASCUA
"Las manos se imponen, los pies se lavan"

LA CUENTA DEL OMER Día.- 26
"Ven, Espíritu Santo, Maternidad Consoladora"



Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el vigésimo sexto día que hace la semana tercera
y el quinto día de la cuenta de Omer,
ya faltan veinticuatro días para que tu Santo Espíritu,
Maternidad consoladora, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías, como Luz del Mundo,
cuando salías al frente de tu pueblo, y acampabas con ellos,
y llevabas sus cargas, la tierra tembló, el cielo destiló.
Jesucristo, tú eres el testigo fiel, el primogénito de entre los muertos;
tú nos amaste y nos has librado de nuestros pecados por tu sangre.
Sabemos que estas con nosotros todos los días, hasta el fin del mundo.
¡Aleluya! (Sal 67,8-9.20; Ap 1,5ab; Mt 28,20)
Espíritu Santo: ¡Lávanos! ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia! ¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior!

AMÉN


NOTA.- Por si alguien aterriza hoy en el blog, y quiere saber de qué se trata nuestra propuesta de oración "La cuenta del Omer: Cincuenta días invocando al Espíritu" que se lea el artículo de ayer (seguid el enlace aquí), en donde se introduce esta piadosa costumbre judía, y otra curiosidad, a partir del día octavo, la cuenta -en la tradición judía- se hace tanto de los días como de las semanas completas que se llevan.


- - - O - - -

Estamos en Pascua, tiempo de gozoso anuncio, en el que la Iglesia, durante cincuenta días no se cansa de decir, como los ángeles testigos del misterio "No está aquí, ha resucitado, como dijo" (Mateo 28,6), y en el que MARÍA, manteniendo unida a la Iglesia temerosa, el conjunto de los apóstoles, encerrados a cal y canto, consigue que nazca la Iglesia apostólica, sin miedo, dispuesta a evangelizar, por la acción e impulso del Espíritu Santo...



... Se cumplen todas las profecías, las de los ángeles "no está aquí, ha resucitado, como dijo" (mateo 26,8), las del propio Cristo "os conviene que me vaya, o no vendrá a vosotros el Espíritu Santo, vuestro valedor" (Juan 16,7) y la de los propios profetas, como en el caso de JOEL "derramaré mi espíritu sobre todos: vuestros hijos e hijas profetizarán, vuestros ancianos soñarán sueños, vuestros jóvenes verán visiones. También sobre siervos y siervas derramaré mi espíritu aquel día. Haré prodigios en cielo y tierra: sangre, fuego, humareda; el sol aparecerá oscuro, la luna ensangrentada, antes de llegar el día del Señor, grande y terrible"? (Joel 3,1-4)...

...Curiosamente, sin esperar al acontecimiento de Pentecostés, el evangelista Juan es el que enmarca la entrega del Espíritu Santo, por parte de Cristo, en el mismo momento de su muerte, sin medida, ni transición, y con este matiz de cumplimiento pleno "todo se ha cumplido. Dobló la cabeza y entregó el Espíritu" (Juan 19,30) Notad que los prodigios de los que habla el profeta JOEL "sangre, fuego, humareda, sol oscuro, luna ensangrentada..." son los mismos que se verificaron en la hora de la muerte del Señor "A partir de mediodía se oscureció todo el territorio hasta media tarde (...) El velo del templo se rasgó en dos de arriba abajo, la tierra tembló, las piedras se partieron, los sepulcros se abrieron y muchos cadáveres de santos resucitaron" (Mateo 27,45.51-52)...

...Entonces cabría preguntarse por qué traer de nuevo a colación el lavatorio de los pies en este tiempo pascual, sin embargo, la Iglesia, como gran catequista, nos enseña, hoy, con este recuerdo, las palabras del Señor "el criado no es más que su amo", esto es, la lección del Señor es el servicio "dichosos vosotros si lo ponéis en práctica"... un antiguo códice del Evangelio de Mateo, en el lavatorio de los pies, añade "singulorum pedes osculatus fuit", es decir, "y uno a uno, les fue besando los pies", pongamosló en hilazón con las otras palabras de Cristo en el Evangelio de hoy "el que recibe a mi enviado, a mí me recibe"... como si la imposición de las manos, sobre nuestra cabeza, en el bautismo o la confirmación nos habilita para ser hijos de Dios; como si la imposición de las manos sobre la cabeza de los pastores (diáconos, presbíteros y obispos) los habilita para su ministerio sacerdotal; como si la imposición de las manos sobre los enfermos los conforta y alienta en la esperanza; como si la imposición de las manos sobre los contrayentes los une en su amor esponsal.... de la misma manera "lavar los pies, besar los pies" es un gesto que nos habilita para servir, como hizo la mujer pecadora que lavó con caro perfume los pies del Señor, otra lección de servicio, hasta el Señor lo hizo notar "os aseguro que en cualquier parte del mundo donde se proclame la Buena Noticia, se mencionará lo que ha hecho ella" (Mateo 26,13)...


...Y es que a nosotros puede que "se nos haya pasado el tiempo de salir en el Evangelio como personaje secundario" ¡Qué le vamos a hacer! pero no se nos ha pasado el tiempo de tener el papel protagonista en mostrar al mundo el rostro de Cristo resucitado, la acción del Espíritu Santo en nosotros, y esto se debe, precisamente, al servicio... Aprendamos a servir, seamos servidores, sirviendo sigamos al Señor...

miércoles, 29 de abril de 2015

MIÉRCOLES IV DE PASCUA

LA CUENTA DEL OMER Día.-25
"Ven, Espíritu Santo, Antorcha divina"



Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el vigésimo quinto día que hace la semana tercera
y el cuarto día de la cuenta de Omer, ya faltan veinticinco días
para que tu Santo Espíritu,
Antorcha divina que incendias con llamas de amor vivas, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías, como Luz del Mundo,
te seguimos para tener la luz de la vida,
porque Tú nos has escogido sacándonos del mundo
y nos has destinado para que demos fruto y fruto que dure.
Por eso te daremos gracias entre las naciones, Señor;
contaremos tu fama a los hermanos.
¡Aleluya! (Jn 15,16.19; Sal 17,50;12.23)
Espíritu Santo: ¡Lávanos! ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia!
¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior!

AMÉN


NOTA.- Por si alguien aterriza hoy en el blog, y quiere saber de qué se trata nuestra propuesta de oración "La cuenta del Omer: Cincuenta días invocando al Espíritu" que se lea el artículo de ayer (seguid el enlace aquí), en donde se introduce esta piadosa costumbre judía, y otra curiosidad, a partir del día octavo, la cuenta -en la tradición judía- se hace tanto de los días como de las semanas completas que se llevan.

martes, 28 de abril de 2015

MARTES IV de PASCUA

LA CUENTA DEL OMER Día.-24
"Ven, Espíritu Santo, Dulce Esperanza"



Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el vigésimo cuarto día que hace la semana tercera
y el tercer día de la cuenta de Omer,
ya faltan veintiséis días para que tu Santo Espíritu,
Dulce esperanza, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías,
como Luz del Mundo, tus ovejas escuchamos tu voz, Señor,
tu nos conoces por nuestro nombre y nosotros te seguimos,
con alegría y regocijo damos gloria a Dios, porque has establecido tu reinado,
Señor, nuestro Dios todopoderoso, gracias a tu Hijo que ha padecido
y resucitado de entre los muertos, para entrar en tu gloria. ¡Aleluya!
(Jn 10,27; Ap 19,7.6; Lc 24,46.26)
Espíritu Santo: ¡Lávanos! ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia!
¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior!

AMÉN


NOTA.- Por si alguien aterriza hoy en el blog, y quiere saber de qué se trata nuestra propuesta de oración "La cuenta del Omer: Cincuenta días invocando al Espíritu" que se lea el artículo de ayer (seguid el enlace aquí), en donde se introduce esta piadosa costumbre judía, y otra curiosidad, a partir del día octavo, la cuenta -en la tradición judía- se hace tanto de los días como de las semanas completas que se llevan.

lunes, 27 de abril de 2015

LUNES III de PASCUA
"Yo soy la puerta"

LA CUENTA DEL OMER Día.- 23
"Ven, Espíritu Santo, Misericordia alada"



Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el vigésimo tercer día que hace la semana tercera
y el segundo día de la cuenta de Omer,
ya faltan veintisiete días para que tu Santo Espíritu,
Misericordia alada, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías, como Luz del Mundo,
Buen Pastor que conoce a sus ovejas y ellas le conocen a él;
buen Cristo resucitado de entre los muertos que ya no muere más;
la muerte no tiene dominio sobre él,
buen Jesús puesto en medio de nosotros sus discípulos que nos dice:
‘Paz a vosotros’. ¡Aleluya! (Jn 10,14; Rom 6,9; Jn 20,19)
Espíritu Santo: ¡Lávanos! ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia! ¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior!

AMÉN


NOTA.- Por si alguien aterriza hoy en el blog, y quiere saber de qué se trata nuestra propuesta de oración "La cuenta del Omer: Cincuenta días invocando al Espíritu" que se lea el artículo de ayer (seguid el enlace aquí), en donde se introduce esta piadosa costumbre judía, y otra curiosidad, a partir del día octavo, la cuenta -en la tradición judía- se hace tanto de los días como de las semanas completas que se llevan.

- - - O - - -

Tenemos toda esta cincuentena pascual para invocar, en tensa espera, en oración, en torno a MARÍA, la venida del Espíritu Santo en Pentecostés. Y hoy, precisamente, al hilo de las palabras de Cristo en el Evangelio de hoy cuando afirma "Yo soy la puerta de las ovejas" (Juan 10,1-10) quiero aprovechar para presentaros la figura de un gran carismático, un hombre verdaderamente ungido por el Espíritu Santo y engalanado con sus dones, me refiero a San SIMEÓN, llamado con el sobrenombre de "el nuevo teólogo".


San SIMEÓN el Nuevo Teólogo (949–1022) es el último de los tres santos de la Iglesia Ortodoxa al que se dio el título de teólogo de ahí que también recibiera el adjetivo de «Nuevo». Nacido en GALACIA, su padre le preparó una educación en CONSTANTINOPLA en la vida oficial. Fue más tarde asignado como cortesano para atender al emperador BASILIO. Abandonó su vida como cortesano para retirarse a un monasterio a la edad de 27 años bajo la dirección espiritual de SIMEÓN el Pío en el Monasterio de STUDION. Más tarde se convirtió en abad del monasterio de San MAMÉS en CONSTANTINOPLA.


La estricta disciplina monástica que pretendía SIMEÓN dolió a algunos en el monasterio. Un día, después de la liturgia algunos de los monjes le atacaron y casi le mataron. Después fueron expulsados del monasterio y SIMEÓN pidió que se los tratara con lenidad. También de las autoridades eclesiásticas SIMEÓN padeció una severa oposición que encontraba sus obras suficientemente fastidiosas para excluirle de CONSTANTINOPLA. Así que abandonó la ciudad y residió en el monasterio de Santa MAKRINA cruzando el BÓSFORO. Con el tiempo se hizo ermitaño.

Para él es muy importante que los creyentes con su bautismo reciban una auténtica efusión del Espíritu Santo, pero no en el plano teórico, sino en la realidad de sus vidas, por eso escribe "no concibo que haya nadie que diga que no ha experimentado nada en su bautismo, y que viven como si la totalidad de las gracias y dones del Espíritu Santo, fueran un tesoro desconocido para ellos" y precisamente, comenta este texto del Evangelio de hoy de la siguiente manera:

"La puerta es Cristo. "Yo soy la puerta" dice (Jn 10,7.9) pero la llave de esta puerta es el Espíritu Santo (...) porque claramente dice el Señor que "la puerta debe ser abierta" (cfr Jn 10,3), por lo que, si la puerta no se abre, nadie puede acceder a la Casa del Padre, como también lo dijera el Señor "nadie va al padre sino por mí" (Jn 14,6) Por eso, aunque seamos bautizados, aunque seamos ovejas del Señor, es preciso que el Espíritu Santo abra la puerta"

Sobre esta importancia de vivir carismáticamente, por medio del Espíritu Santo, desde el bautismo, insiste de nuevo en otro de sus textos diciendo: 

"En efecto, si llamamos llave al Espíritu Santo, es porque tenemos nuestro entendimiento esclarecido por el mismo Espíritu, y purificados, somos iluminados con el don de conocimiento, y somos bautizados de lo alto (Jn 3,3.5) y así somos hechos verdaderos hijos de Dios, pues dice San PABLO "el Espíritu Santo intercede por nosotros ante el Padre con gemidos inefables" (Rom 8,26), derramando sobre nosotros su Espíritu que nos hace decir, con plena confianza "Abba, padre" (cfr Gal 4,6), por consiguiente el Espíritu Santo es la llave de la puerta, que es Cristo, que nos conduce a la luz"

Evidentemente, al hablar del Espíritu Santo como llave, surge el problema de interrogarse a quién corresponde el poder de las llaves, conferido por el Señor a PEDRO y sus sucesores, al decir aquello de "yo te daré las llaves del reino de los cielos; y lo que ates en la tierra, será atado en los cielos; y lo que desates en la tierra, será desatado en los cielos" (Mateo 16,19), y es que para SIMEÓN, el nuevo teólogo, se produce una quiebra entre lo que se supone la Iglesia institución y la Iglesia carisma, no todos los que forman parte de la primera son dignos del Espíritu Santo, y muchos de los carismáticos, que viven de forma espiritual, pura y santa son admitidos en la jerarquía tradicional... pero será su discípulo, NICETAS STETHATOS el que terminará de hacer la crítica definitiva a la jerarquía oficial, unas palabras que, desgraciadamente, como repite insistentemente el propio Papa FRANCISCO, en sus palabras a los sacerdotes y obispos, siguen teniendo toda su fuerza profética en la actualidad:

"¿Puede haber alguien que sin la dignidad episcopal supere a los obispos en conocimiento divino y espiritual? En caso afirmativo, repito lo que acabo de decir: Aquellas personas a las que ha sido dado el poder de manifestar el Espíritu por medio de la palabra, son aquellos en los que brilla el destello de la dignidad episcopal. Si alguien, en efecto, aunque no haya sido ordenado presbítero o epíscopo por los hombres, ha recibido esa gracia de lo alto, del Espíritu Santo, aunque sea laico, monje o diácono, tiene en sí la gracia de la dignidad apostólica (...) Para mí que es obispo más digno todo aquel que, como consecuencia de su participación abundante en la vida del Espíritu Santo, ha sido ya purificado"

Evidentemente, estas afirmaciones han hecho que la doctrina de SIMEÓN, el nuevo teólogo, no haya tenido mucho predicamento en occidente, una iglesia fuertemente jerarquizada en lo institucional, tan poco abierta a manifestaciones carismáticas y al ejercicio de la "libertad del Espíritu" tan abundante en oriente, o en las iglesias reormadas, pero quedémonos con lo fundamental, la vida del cristiano es una constante tensión entre lo "sabido" -que somos hijos de Dios por el bautismo- y lo que deberíamos "vivir" -que somos animados en nuestra vida cristiana por el Espíritu Santo. De esta manera la Iglesia podrá mostrarse al mundo con coherencia evangélica, como auténtica "esposa del Espíritu" pues como advertía también, de forma crítica, TERTULIANO: "La Iglesia es espiritual por la presencia de hombres espirituales, no por el número de sus obispos"...

domingo, 26 de abril de 2015

IV DOMINGO de PASCUA
Domingo del BUEN PASTOR
GRANADA del mal pastor....

LA CUENTA DEL OMER Día.- 22
"Ven, Espíritu Santo, musa de los profetas"



Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el vigésimo segundo día que hace la semana tercera
y el primer día de la cuenta de Omer,
ya faltan veintiocho días para que tu Santo Espíritu,
Musa de los profetas, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías,
como Luz del Mundo, resucitado Buen Pastor
que dio la vida por sus ovejas y se dignó morir por su grey,
que nos conoce como sus ovejas 
y nosotros lo conocemos como nuestro Pastor:
el nos manifiesta la misericordia del Señor que llena la tierra,
la palabra de Dios que hizo el cielo.
¡Aleluya!  (Jn 10,14; Sal 32,5-6).
Espíritu Santo: ¡Lávanos!  ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia!
¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior!

AMÉN


NOTA.- Por si alguien aterriza hoy en el blog, y quiere saber de qué se trata nuestra propuesta de oración "La cuenta del Omer: Cincuenta días invocando al Espíritu" que se lea el artículo de ayer (seguid el enlace aquí), en donde se introduce esta piadosa costumbre judía, y otra curiosidad, a partir del día octavo, la cuenta -en la tradición judía- se hace tanto de los días como de las semanas completas que se llevan.

- - - O - - -

En mi pueblo, la Renovación Carismática Católica, había una vieja costumbre: las vigilias de oración en ciertas festividades, nosotros fieles a ello, hemos celebrado oración nocturna por la fiesta del BUEN PASTOR, y el Señor nos ha dado por boca de un hermano esta palabra:

Soy Cristo resucitado, aquél cordero degollado para hacer rebaño, vosotros sois mi pueblo. ¡Alabanza y Gloria al que viene, bendición al que es uno, y manifiesta la Gloria de la Trinidad en esta Pascua!

Nací en pesebre ¡Cómo no! ¿Dónde si no iban a comer las ovejas? Vosotros sois mi pueblo, venid a mí, por mi sangre, sois un pueblo reunido, redimido para dar Gloria y Alabanza al que hace realidad la verdad de las profecías...

¿Quién, si no, te iba a decir a ti, pueblo de gentiles, que ibas a ser Gloria de Dios? ¡Ni CIRO contempló tu Gloria! ¡Ni los profetas manifestaron mi día! Soy tu Buen Pastor, me duelen las heridas de tus patas, de tus brazos, pueblo mío... Te amo, te quiero, mi corazón está contigo, oveja herida, rota... ¿En quién esperas? Yo soy tu medicina, yo soy tu Señor, yo soy tu Palabra... Yo soy tu Buen Pastor, herido, cordero de ángeles, dado a mi pueblo, cautivo de manos atadas, Encarnación hecha realidad en un "" por mi Madre. Soy tu Dios, soy tu querencia, vuelve a mí, vuelve a mis ojos, dame tu corazón, no tengas miedo, soy tu Señor, aquél que deja las noventa y nueve ovejas por la oveja herida, y al encontrarla, después de las fatigas, le dice "a ti te quiero más que a las otras noventa y nueve", quizás porque seas la perdida, quizás porque no tengas esperanza.

Es el día de tu bendición, es el día de mi sangre que redime a un rebaño por la Cruz, esperando todo de ti, oveja mía, te quiero, bendita cordera, de tus aguas nacen los hijos que dan luz a la Gloria, de sus obras la caridad, la esperanza, el amor, el encuentro, solamente conmigo... Soy celoso, oveja mía ¿Cómo te llamo? Tu nombre es bendición para mis oídos, tu vida pasión para mi corazón, apaciento corderos pensando en ti, porque tú eres el regalo de Dios para la Iglesia, una "Iglesia que huele a oveja", una Iglesia de pastores que te quiere. Soy yo, tu Dios.

Amén

sábado, 25 de abril de 2015

SÁBADO III de PASCUA

LA CUENTA DE OMER Día.- 21
"Ven, Espíritu Santo, belleza inefable e indecible"


Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el vigésimo primer día
que hace la semana tercera de la cuenta de Omer,
ya faltan veintinueve días para que tu Santo Espíritu,
Belleza inefable e indecible, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías,
como Luz del Mundo, que oró por nosotros así:
‘Padre, por ellos ruego, para que todos sean uno en nosotros
y así crea el mundo que tú me has enviado’.
Ya que por el bautismo fuimos sepultados con Cristo
y hemos resucitado con él, porque hemos creído en la fuerza de Dios
que lo resucitó, confesemos que las palabras del Señor
son espíritu y vida, que sólo él tiene palabra de vida eterna.
¡Aleluya! (Jn 17,20-21; Col 2,12; Jn 6,63b.68b).
Espíritu Santo: ¡Lávanos!  ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia!
¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior! 

AMÉN

NOTA.- Por si alguien aterriza hoy en el blog, y quiere saber de qué se trata nuestra propuesta de oración "La cuenta del Omer: Cincuenta días invocando al Espíritu" que se lea el artículo de ayer (seguid el enlace aquí), en donde se introduce esta piadosa costumbre judía, y otra curiosidad, a partir del día octavo, la cuenta -en la tradición judía- se hace tanto de los días como de las semanas completas que se llevan.

jueves, 23 de abril de 2015

VIERNES III de PASCUA

LA CUENTA DEL OMER Día.-20
"Ven, Espíritu Santo, Abrazo del Padre y el Hijo"


Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el vigésimo día que hace la semana segunda
y el sexto de la cuenta de Omer,
ya faltan treinta días para que tu Santo Espíritu,
Beso eterno de amor infinito,
beso y abrazo del Padre y del Hijo, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías,
como Luz del Mundo, digno Cordero degollado de recibir
el poder, la riqueza, la sabiduría, la fuerza,
el honor, la gloria y la alabanza;
comamos su carne, bebamos su sangre para habite en nosotros
y nosotros en él, pues el crucificado resucitó de entre los muertos
y nos rescató.
¡Aleluya! (Ap 5,12; Jn 6,56).
Espíritu Santo: ¡Lávanos!  ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia!
¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior! 

AMÉN

NOTA.- Por si alguien aterriza hoy en el blog, y quiere saber de qué se trata nuestra propuesta de oración "La cuenta del Omer: Cincuenta días invocando al Espíritu" que se lea el artículo de ayer (seguid el enlace aquí), en donde se introduce esta piadosa costumbre judía, y otra curiosidad, a partir del día octavo, la cuenta -en la tradición judía- se hace tanto de los días como de las semanas completas que se llevan.

JUEVES III de PASCUA

LA CUENTA DEL OMER Día.-19
"Ven, Espíritu Santo, Ama de Casa de nuestro corazón"



Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el décimo noveno día que hace la segunda semana
y el quinto día de la cuenta de Omer, 
ya faltan treinta y un día para que tu Santo Espíritu,
Maestro interior, hacendosa ama de la casa de nuestro corazón, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías,
como Luz del Mundo, cantémosle; sublime es su victoria.
Nuestra fuerza y nuestro poder es el Señor,
él fue nuestra salvación; el pan vivo que ha bajado del  cielo.
¡El que coma de este pan vivirá para siempre!
Cristo ha muerto por todos nosotros,
los que vivimos ya no vivimos para sí,
sino para el que murió y resucitó por nosotros.
¡Aleluya! (Ex 15,1-2; Jn 6,51; 2 Cor 5,15).
Espíritu Santo: ¡Lávanos!  ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia!
¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior! 

AMÉN


NOTA.- Por si alguien aterriza hoy en el blog, y quiere saber de qué se trata nuestra propuesta de oración "La cuenta del Omer: Cincuenta días invocando al Espíritu" que se lea el artículo de ayer (seguid el enlace aquí), en donde se introduce esta piadosa costumbre judía, y otra curiosidad, a partir del día octavo, la cuenta -en la tradición judía- se hace tanto de los días como de las semanas completas que se llevan.

miércoles, 22 de abril de 2015

MIÉRCOLES III de PASCUA

LA CUENTA DEL OMER Día.-18
"Ven, Espíritu Santo, Entrañas de Misericordia"



Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el décimo octavo día que hace la segunda semana
y el día cuarto de la cuenta de Omer,
ya faltan treinta y dos días para que tu Santo Espíritu,
Entrañas de Misericordia, Madre Divina, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías,  como Luz del Mundo,
que haces que nuestras bocas estén llenas de tu alabanza
y de tu gloria todo el día.
Te aclamarán nuestros labios, Señor
porque todos los que hemos creído que en el Hijo
tenemos vida eterna, y tú nos resucitarás en el último día.
Bien sabemos que el Señor ha resucitado,
él nos ilumina, a nosotros, los redimidos por su sangre.
¡Aleluya! (Sal 70,8-23; Jn 6,40)
Espíritu Santo: ¡Lávanos!  ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia!
¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior! 

AMÉN


NOTA.- Por si alguien aterriza hoy en el blog, y quiere saber de qué se trata nuestra propuesta de oración "La cuenta del Omer: Cincuenta días invocando al Espíritu" que se lea el artículo de ayer (seguid el enlace aquí), en donde se introduce esta piadosa costumbre judía, y otra curiosidad, a partir del día octavo, la cuenta -en la tradición judía- se hace tanto de los días como de las semanas completas que se llevan.

martes, 21 de abril de 2015

MARTES III de PASCUA

LA CUENTA DEL OMER Día.- 17
"Ven, Espíritu Santo, nube de la Transfiguración"



Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el décimo séptimo día que hace la segunda semana
y el día tercero de la cuenta de Omer,
ya faltan treinta y tres días para que tu Santo Espíritu,
Nube resplandeciente que cubrió a Jesús en su Transfiguración
y lo cubrirá de Gloria en su Segunda Venida, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías,
como Luz del Mundo, alabemos a nuestro Dios todos sus siervos,
y los que le tememos, pequeños y grandes,
porque ya llega la victoria, el poder y el mando de su Mesías;
porque tú eres el pan de la vida; si vamos a ti no pasaremos hambre;
porque si hemos muerto con Cristo, 
creemos que también viviremos con él.
¡Aleluya! (Ap 19,5; 12,10; Jn 6,30-35; Rom 6,8).
Espíritu Santo: ¡Lávanos!  ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia!
¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior!

AMÉN


NOTA.- Por si alguien aterriza hoy en el blog, y quiere saber de qué se trata nuestra propuesta de oración "La cuenta del Omer: Cincuenta días invocando al Espíritu" que se lea el artículo de ayer (seguid el enlace aquí), en donde se introduce esta piadosa costumbre judía, y otra curiosidad, a partir del día octavo, la cuenta -en la tradición judía- se hace tanto de los días como de las semanas completas que se llevan.

lunes, 20 de abril de 2015

LUNES III de PASCUA

LA CUENTA DEL OMER Día.-16
"Ven, Espíritu Santo, Arras de la herencia eterna"




Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo, 
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer. 
Hoy es el décimo sexto día que hace la semana segunda 
y el día segundo de la cuenta de Omer, 
ya faltan treinta y cuatro días  para que tu Santo Espíritu, 
Arras de la herencia eterna, nos unja. 
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, 
Rey del Universo que nos has dado a tu hijo, 
Jesús, nuestro Mesías, como Luz del Mundo, 
resucitado como Buen Pastor, que dio la vida por sus ovejas 
y que se dignó morir por su grey; tú nos invitas a vivir no solo de pan, 
sino de toda palabra que sale de la boca de Dios: 
"La paz os dejo, mi paz os doy. No os la doy como la da el mundo, nos dices, Señor" ¡Aleluya! (Mateo 4,46; Juan 14,27)
Espíritu Santo: ¡Lávanos! ¡Santifícanos! ¡Purifícanos! 
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos! 
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia! ¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior!

AMÉN


NOTA.- Por si alguien aterriza hoy en el blog, y quiere saber de qué se trata nuestra propuesta de oración "La cuenta del Omer: Cincuenta días invocando al Espíritu" que se lea el artículo de ayer (seguid el enlace aquí), en donde se introduce esta piadosa costumbre judía, y otra curiosidad, a partir del día octavo, la cuenta -en la tradición judía- se hace tanto de los días como de las semanas completas que se llevan.

domingo, 19 de abril de 2015

III DOMINGO DE PASCUA

LA CUENTA DEL OMER Día.-15
"Ven, Espíritu, Santo, amigo de los hombres"


Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el décimo quinto día
que hace la semana segunda y primer día de la cuenta de Omer,
ya faltan treinta y cinco días para que tu Santo Espíritu,
amigo de los hombres, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías, como Luz del Mundo,
aclamemos al Señor, toda la tierra;
toquemos en honor de su nombre, cantemos himnos a su gloria;
que nos invita el propio Jesús a su mesa: ‘vamos comed’.
¡Aleluya!  (Sal 65, 1-2; Jn 21, 12-13).
Espíritu Santo: ¡Lávanos!  ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia! ¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Amén!


NOTA.- Por si alguien aterriza hoy en el blog, y quiere saber de qué se trata nuestra propuesta de oración "La cuenta del Omer: Cincuenta días invocando al Espíritu" que se lea el artículo de ayer (seguid el enlace aquí), en donde se introduce esta piadosa costumbre judía, y otra curiosidad, a partir del día octavo, la cuenta -en la tradición judía- se hace tanto de los días como de las semanas completas que se llevan.

- - - O - - -



sábado, 18 de abril de 2015

SÁBADO II de PASCUA

LA CUENTA DEL OMER Día.-14
"Ven, Espíritu Santo, lluvia tardía y benéfica,
que empapa la sequedad de nuestros corazones"



Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el décimo cuarto día 
que hace la segunda semana de la cuenta de Omer,  
ya faltan treinta y seis días para que tu Santo Espíritu,
Lluvia tardía y benéfica que empapa la tierra árida de nuestro corazón
y la llena de vida y de consuelo, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías, como Luz del Mundo,
consiguiendo un Pueblo adquirido por Dios,
para proclamar las hazañas del que nos llamó a salir de la tiniebla y a entrar en su luz maravillosa; pues Cristo resucitado, 
que creó todas las cosas y se compadeció del género humano,
comparte con nosotros su deseo:
‘que los que le fuimos confiados a Él, estemos siempre donde Él esté
y contemplemos la gloria que el Padre le ha dado a Él’.
¡Aleluya!  (1Pe 2, 9; Jn 17, 24).
Espíritu Santo: ¡Lávanos!  ¡Santifícanos! ¡Purifícanos! ¡Deifícanos! 
¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Inúndanos! ¡Cúranos! 
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia! ¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!

¡Amén!


NOTA.- Por si alguien aterriza hoy en el blog, y quiere saber de qué se trata nuestra propuesta de oración "La cuenta del Omer: Cincuenta días invocando al Espíritu" que se lea el artículo de ayer (seguid el enlace aquí), en donde se introduce esta piadosa costumbre judía, y otra curiosidad, a partir del día octavo, la cuenta -en la tradición judía- se hace tanto de los días como de las semanas completas que se llevan.

viernes, 17 de abril de 2015

VIERNES II de PASCUA

LA CUENTA DE OMER Día.- 13
"Ven, Espíritu Santo, Fragancia de nuestras oraciones"



Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el día décimo tercero que hace la primera semana
y el sexto día de la cuenta de Omer,  
ya faltan treinta y siete días para que tu Santo Espíritu,
Fragancia que hace nuestras oraciones 
puras como el incienso, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías, como Luz del Mundo,
con tu Sangre, Señor, has comprado para Dios hombres de toda tribu, lengua, pueblo y nación;
has hecho de ellos una dinastía sacerdotal que sirva a Dios;
porque no solo de pan vive el hombre, 
sino de toda palabra que sale de la boca de Dios
ya que Cristo nuestro Señor fue entregado por nuestros pecados
y resucitado para nuestra justificación.
¡Aleluya! (Ap  5, 9-10; Mt 4, 46; Rom 4, 25).
Espíritu Santo: ¡Lávanos!  ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia! ¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!

¡Amén!


NOTA.- Por si alguien aterriza hoy en el blog, y quiere saber de qué se trata nuestra propuesta de oración "La cuenta del Omer: Cincuenta días invocando al Espíritu" que se lea el artículo de ayer (seguid el enlace aquí), en donde se introduce esta piadosa costumbre judía, y otra curiosidad, a partir del día octavo, la cuenta -en la tradición judía- se hace tanto de los días como de las semanas completas que se llevan.

jueves, 16 de abril de 2015

JUEVES II de PASCUA

LA CUENTA DEL OMER Día.-12
"Ven, Espíritu Santo, Tinta Indeleble
de la Carta de Cristo en nuestros Corazones"



Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el duodécimo día que hace la primera semana
y el quinto día de la cuenta de Omer,  
ya faltan treinta y ocho días para que tu Santo Espíritu,
Tinta incomparable de la carta de Cristo 
escrita en nuestros corazones, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías, como Luz del Mundo,
que cuando salía al frente de su pueblo, y acampaba en medio de nosotros,
y llevaba nuestras cargas, la tierra tembló, el cielo destiló,
porque dichosos nosotros que no tuvimos que ver como Tomás:
"Dichosos los que crean sin haber visto",
sabemos que Él está con nosotros todos los días,
hasta el fin del mundo. ¡Aleluya! (Sal 67, 8-9.20; Jn 20, 29; Mt 28, 20).
Ruah Santa: ¡Lávanos!  ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos! ¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia! ¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!

¡Amén!


NOTA.- Por si alguien aterriza hoy en el blog, y quiere saber de qué se trata nuestra propuesta de oración "La cuenta del Omer: Cincuenta días invocando al Espíritu" que se lea el artículo de ayer (seguid el enlace aquí), en donde se introduce esta piadosa costumbre judía, y otra curiosidad, a partir del día octavo, la cuenta -en la tradición judía- se hace tanto de los días como de las semanas completas que se llevan.

miércoles, 15 de abril de 2015

MIÉRCOLES II de PASCUA

LA CUENTA DEL OMER Día.-11
"Ven, Espíritu Santo, Marca indeleble"



Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el undécimo día que hace la primera semana
y el cuarto día de la cuenta de Omer, 
ya faltan treinta y nueve días
para que tu Santo Espíritu, 
Marca indeleble de los salvados, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías, como Luz del Mundo,
que nos invita a dar gracias entre las naciones al Señor,
contar su fama a todos los hermanos,
porque tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único,
así todos los que creemos en Él tenemos vida eterna,
porque nos ha escogido sacándonos del mundo y nos ha destinado
para que vayamos y demos fruto y nuestro fruto dure.
¡Aleluya! (Sal 17,50; 12,23; Jn 3,16; Jn 15, 16.19).
Espíritu Santo: ¡Lávanos! ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia! ¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior!

¡AMÉN!


NOTA.- Por si alguien aterriza hoy en el blog, y quiere saber de qué se trata nuestra propuesta de oración "La cuenta del Omer: Cincuenta días invocando al Espíritu" que se lea el artículo de ayer (seguid el enlace aquí), en donde se introduce esta piadosa costumbre judía, y otra curiosidad, a partir del día octavo, la cuenta -en la tradición judía- se hace tanto de los días como de las semanas completas que se llevan.


martes, 14 de abril de 2015

MARTES II de PASCUA

LA CUENTA DEL OMER Día.-10
"Ven, Espíritu Santo, Ambrosía Celestial"



Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo,
que nos has santificado dándonos el tiempo de gracia del Omer.
Hoy es el décimo día que hace la primera semana
y el tercer día de la cuenta de Omer,
ya faltan cuarenta días para que tu Santo Espíritu, Ambrosía celestial 
que sacia nuestra hambre y nuestra sed de infinito, nos unja.
Bendito seas, Señor, Dios nuestro, Rey del Universo
que nos has dado a tu hijo, Jesús, nuestro Mesías, como Luz del Mundo,
para que con alegría y regocijo demos gloria a Dios,
porque el Señor ha establecido su reinado;
ya que fue elevado, para que todo el que crea en él tenga vida eterna,
y era necesario que el Mesías padeciera y resucitara de entre los muertos,
para entrar en la gloria del Padre.
¡Aleluya! (Ap 19,7.6; Cor 3,1; Lc 24; 46.26).
Espíritu Santo: ¡Lávanos! ¡Santifícanos! ¡Purifícanos!
¡Deifícanos! ¡Inúndanos! ¡Báñanos! ¡Cúranos!
¡Embellécenos con tus preciosos dones!
¡El mundo necesita de un nuevo Pentecostés!
¡El mundo necesita de una deslumbrante manifestación de tu grandeza!
¡Renueva a toda la Iglesia! ¡Ábrela a la gracia y a la misericordia!
¡Efusiónanos y avívanos de nuevo!
¡Haz llover sobre nosotros y la Iglesia una lluvia de dones y carismas!
¡Llévanos a la Estancia Superior!

¡AMÉN!


NOTA.- Por si alguien aterriza hoy en el blog, y quiere saber de qué se trata nuestra propuesta de oración "La cuenta del Omer: Cincuenta días invocando al Espíritu" que se lea el artículo de ayer (seguid el enlace aquí), en donde se introduce esta piadosa costumbre judía, y otra curiosidad, a partir del día octavo, la cuenta -en la tradición judía- se hace tanto de los días como de las semanas completas que se llevan.