miércoles, 30 de diciembre de 2015

AÑO VIEJO...
¿TIEMPO DE HACER BALANCE?


Se acaba el año y se empiezan a hacer balances, y esos programas tan típicos de la televisión que recopilan “las mejores no se qué y las peores no sé cuántos de 2015”, y nos sentimos un poco forzados nosotros también a hacer balance del año que se va, aunque el concepto de “año que se va” sea en sí mismo tan convencional y costumbrista como la obligación de hacer balance, o buenos propósitos de “Año Nuevo” dentro de unos días ¡de esos mismos que abandonamos antes de la primera quincena de Enero!... Digo que es un convencionalismo porque hay personas que prefieren hacer este balance de sus vidas el día de su cumpleaños, que es cuando la vida les brinda un nuevo año por delante, no necesariamente al final del calendario civil, y si nos regimos por éste seguro que entre los chinos, musulmanes, judíos, orientales, etc, etc... ya hay quienes cambiaron de año, como quienes lo harán mucho después que nosotros.

Sea como fuere, si es que nos asalta la tentación de hacer balance de nuestras vidas en estos días, ante todo, seamos justos. La mejor justicia, en término de una balanza, es que el fiel quede en el centro, con ambos platillos de la misma en perfecto equilibrio (esta era la idea de justicia en el antiguo EGIPTO el fiel de la balanza en equilibrio, sólo la diosa de la justicia MAAT, con una simple pluma, era capaz de descompensar la balanza si habíamos mentido), digo esto porque nadie se sienta tan malo, frustrado, agobiado, como para decir que nada bueno hizo, obtuvo o consiguió en este año que nos deja... Es verdad, los malos momentos parecen terribles, precisamente, en su momento, cuando toca vivirlos, ahora que los tenemos anclados en el pasado... quizás los recordemos hasta con una sonrisa o lejana despreocupación, pero en su momento, menudo drama... para todo lo malo digamos como San JUAN DE LA CRUZ “¡Bah, una mala noche en una mala posada que ya pasó!”

De la misma manera tampoco creamos que ya lo hemos hecho todo, que ya lo hemos ganado todo, que lo hemos alcanzado todo en el año que se nos va, si así fuera, dónde pondríamos el nuevo horizonte, para qué despertarnos mañana para hacer un mundo mejor, una persona mejor... No tendría sentido despertar el día uno de Enero con la satisfacción de tenerlo todo hecho, si así fuera, entonces lástima le tendría a un tipo así porque ¡se va a morir ya mismo! es como decir “Señor, hasta aquí alcancé todo lo que podía esperar de la vida... ¡hala, ya puedes llevarme contigo!” que tampoco es plan, digo yo.

Así, que en la distancia que nos da el estar a punto de llegar a la meta, después de trescientos sesenta y cuatro peldaños ¡anda, encima el año que viene es bisiesto, tendremos un peldaño más que escalar! ¿veis a lo que me refería? ¡ya tenemos aliciente para este año nuevo, ya tenemos un día extra para cualquier cosa que hacer que digamos nos faltó en este año!, miremos hacia atrás, con la satisfacción que mira la cima de la montaña el escalador y dando un melancólico suspiro digamos “¡Al fin llegamos! Ni lo malo fue tan malo como para no contarlo, ni lo bueno fue tan bueno como para dormirnos en los laureles!” De esta manera entraremos en el Año Nuevo de forma reconciliada con el antiguo, que al fin y al cabo estamos en el AÑO DE LA MISERICORDIA, también tenemos que reconciliarnos con nuestro año, nuestro tiempo, nuestra vida, sus talentos, sus frutos, sus sombras, sus desilusiones, y cuando terminadas las uvas, alcemos en familia las copas para brindar, os propongo un brindis nuevo: “¡Pobres siervos somos, lo que tuvimos que hacer hicimos!” –para el año viejo- y a continuación, ya que también clausuramos, en ESPAÑA, el AÑO DE TERESA DE JESÚS –para el Año Nuevo- añadamos “Vuestro soy, Señor, para vos nací... ¿Qué mandáis hacer de mí?”

domingo, 27 de diciembre de 2015

"PORQUE HEMOS VISTO SU ESTRELLA"
(Mateo 2,2)


Después de nuestro proyecto navideño APADRINA UNA CENA DE NOCHEBUENA, nuestro proyecto para los REYES MAGOS, que llamamos PORQUE HEMOS VISTO SU ESTRELLA  y que, por opción, ha consistido siempre en atender las necesidades de las comunidades religiosas de GRANADA, al fin y al cabo el ciclo litúrgico de la infancia del Señor concluye con la fiesta, el día 2 de Febrero, de la Presentación de Jesús en el Templo, fecha que se celebra tradicionalmente e la Iglesia la JORNADA MUNDIAL POR LA VIDA CONSAGRADA.

Porque hemos visto su estrella y venimos a adorarle” (Mateo 2,2) es la explicación que dan los sabios de oriente al motivo de su visita y aparición en el reino de HERODES, por eso hemos tomado estas palabras para designar este proyecto nuestro, porque es nuestra forma de decir que “porque hemos visto la necesidad de por quienes nosotros oran, por quienes tanto nos sirven, es ahora que venimos nosotros a orar por ellos, a ayudarles”.

Durante los dos últimos años, como sabéis los más asiduos del blog, hemos venido ayudando a la petición de leche y café que han hecho las HERMANITAS DE LOS POBRES de GRANADA, que atienden en su residencia a gran cantidad de ancianos sin recursos; este año nos consta que otra socia nuestra, por su cuenta, está llevando a cabo esta misma tarea y labor, por lo que no dejamos este proyecto de lado, sin embargo este año queremos atender la petición que nos hacen las Clarisas del MONASTERIO DE LA ENCARNACIÓN de GRANADA.


En el MONASTERIO DE LA ENCARNACIÓN viven, actualmente, en regimen de clausura, una pequeña comunidad de clarisas, nueve en total (eran doce el año pasado pero ha querido Dios, precisamente, que en el AÑO DE LA VIDA CONSAGRADA, hayan fallecido tres ¡y no de las más mayores e impedidas! –se ve que el Señor, como buen jardinero, ha querido llevarse en este año las mejores rosas para sí-), que se mantiene gracias a sus labores de repostería, evidentemente, de esta economía de subsistencia se pueden mantener en lo que hace a su sustento, para otro tipo de gastos de mantenimiento del convento hemos de suponer que recibirán ayuda, que nos consta igualmente, de la Cofradía a la que dan cobijo en el convento y en el que albergan a sus sagrados titulares, NUESTRO PADRE JESÚS CAUTIVO y NUESTRA SEÑORA DE LA ENCARNACIÓN, y para otros menesteres es de suponer que ellas también tendrán en el barrio sus conocidos, amigos, benefactores.

Ellas no piden, pues mucho, al ser religiosas de clausura no es que sus lujos sean excesivos, pero tienen necesidades, como todos nosotros, de las que se avergüenzan pedir, porque ellas lo consideran “casi un lujo”, pero que no dejan de ser necesidades, al fin y al cabo, y de productos no precisamente baratos (todo el que compre sabe que esto siempre encarece la cesta de la compra) ¿Y qué es lo que nos han pedido? Algo tan sencillo como champú, colonia fresca (de esa de litro que se vende a granel), gel de baño, esponjas, cepillos de los dientes, pasta de dientes, colutorio, elixir, crema hidratante, toallitas... en fin, ese tipo de cosas.

Esperamos que tengamos el mismo éxito que la primera vez que hicimos esta campaña, hace tres años, aunque en aquella ocasión fue petición hecha por el COTOLENGO DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, también en GRANADA, dedicado también a la atención de ancianos y personas discapacitadas sin recursos.

De paso, rezad mucho por ellas, como os he dicho, la comunidad de doce hermanas se ha visto mermada de golpe a nueve, con el fallecimiento de tres de ellas, y no las más mayores, por lo que si éstas faltaran, entonces la comunidad si que atravesaría serios problemas para subistir, que el Señor “dueño de la mies” les dé vocaciones, jóvenes valientes dispuestas a consagrar su vida al servicio y la oración por los demás, desde una vida callada, oculta, silenciosa y en oración, si alguien lo duda que les este artículo “la novicia y el suicida” y si es persona de oración y de fe seguro que se disipan todas sus dudas... Y si alguien conoce alguna joven con inquietud vocacional que la anime a conocer a las clarisas del MONASTERIO DE LA ENCARNACIÓN de GRANADA, seguro que no se arrepentirá, como nosotros nunca lo hemos hecho de recurrir a ellas, en ponernos en oración con ellas, en saber que ellas oran por nosotros.

sábado, 26 de diciembre de 2015

SAN ESTEBAN
SERVIR A LOS NECESITADOS
DAR LA VIDA
¡PERO SIN DEJAR DE ANUNCIAR EL EVANGELIO!


La Iglesia celebra hoy a San ESTEBAN, llamado protomártir, es decir, el primero en derramar su sangre, históricamente, por su testimonio del Señor ante los judíos, fue además de los primeros diáconos, como dice el libro de los Hechos de los Apóstoles (6,5-6), encargado por los apóstoles para dedicarse al ministerio de la caridad y la asistencia; aunque conocemos el nombre de todos ellos, FELIPE, PRÓCORO, NICANOR, TIMÓN, PÁRMENAS y NICOLÁS, destaca que en el caso de ESTEBAN, como muy bien advierte el Papa emérito BENEDICTO XVI (en una catequesis dedicada a su persona) se dice que era además “un hombre lleno de fe y del Espíritu Santo”, un gran evangelizador. En este sentido continúa el Papa emérito diciendo: “nos enseña que no hay que disociar nunca el compromiso social de la caridad del anuncio valiente de la fe. Era uno de los siete que estaban encargados sobre todo de la caridad. Pero no era posible disociar caridad de anuncio. De este modo, con la caridad, anuncia a Cristo crucificado, hasta el punto de aceptar incluso el martirio. Esta es la primera lección que podemos aprender de la figura de san Esteban: caridad y anuncio van siempre juntos”.

Continúa BENEDICTO XVI en su enseñanza sobre ESTEBAN haciéndonos notar que “de la misma manera en la que el Señor había explicado a los discípulos de EMÁUS que todo el Antiguo Testamento hablaba de Él, de su cruz y de su resurrección, de este modo, san ESTEBAN, siguiendo la enseñanza de Jesús, lee todo el Antiguo Testamento en clave cristológica. Demuestra que el misterio de la Cruz se encuentra en el centro de la historia de la salvación narrada en el Antiguo Testamento, muestra realmente que Jesús, el crucificado y resucitado, es el punto de llegada de toda esta historia. Y demuestra, por tanto, que el culto del templo también ha concluido y que Jesús, el resucitado, es el nuevo y auténtico «templo». Precisamente este «no» al templo y a su culto provoca la condena de san Esteban, quien, en ese momento --nos dice san Lucas--, al poner la mirada en el cielo vio la gloria de Dios y a Jesús a su derecha. Y mirando al cielo, a Dios y a Jesús, san Esteban dijo: «Estoy viendo los cielos abiertos y al Hijo del hombre que está en pie a la diestra de Dios» (Hechos 7, 56). Le siguió su martirio, que de hecho se conforma con la pasión del mismo Jesús, pues entrega al «Señor Jesús» su propio espíritu y reza para que el pecado de sus asesinos no les sea tenido en cuenta (Cfr. Hechos 7,59-60). 

Al asesinato de Esteban, primer mártir de Cristo, le siguió una persecución local contra los discípulos de Jesús (Cfr. Hechos 8, 1), la primera que se verificó en la historia de la Iglesia. Constituyó la oportunidad concreta que llevó al grupo de los primeros cristianos a huir de JERUSALÉN y a dispersarse. Expulsados de JERUSALÉN, se transformaron en misioneros itinerantes. «Los que se habían dispersado iban por todas partes anunciando la Buena Nueva de la Palabra» (Hechos 8, 4). Paradójicamente, lo mismo que sucede ahora con nuestros hermanos perseguidos, que huyendo de sus países, han terminado entre nosotros dando testimonio una y otra vez de la valentía de su fe, para vergüenza y sonrojo nuestro, para interpelar nuestra coherencia y nuestras conciencias, la persecución y la consiguiente dispersión se convirtió en misión. El Evangelio se propagó de este modo en SAMARIA, en FENICIA, y en SIRIA, hasta llegar a la gran ciudad de ANTIOQUÍA, donde, según el evangelista LUCAS, fue anunciado por primera vez también el Evangelio a los paganos (Cfr. Hechos 11, 19-20) y donde por primera fuimos llamados cristianos (Hechos 11,26). 


Estamos, curiosamente, en NAVIDAD, aún resuena en nuestros oídos el anuncio del ángel a los pastores “os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor”, esta buena noticia, que no hay otra como principia el Evangelio de MARCOS, sino el Señor, Jesús “comienzo de la Buena Noticia de Jesús, Mesías, Hijo de Dios” (Marcos 1,1), que no olvidemos nunca, como aquella primera vez que en ANTIOQUÍA comenzaron a llamarnos cristianos, precisamente porque “enseñaban a mucha gente” (Hechos 11,26), que ser cristiano es anunciar esta buena noticia, anunciar al Señor, y como nos ha recordado el Papa emérito BENEDICTO XVI con sus palabras: Caridad y servicio social a los más necesitados, sí, pero anunciando el Evangelio, como ESTEBAN; servir y ser coherentes hasta entregar la propia vida, sí, pero no de forma estéril, sino anunciando el Evangelio, como ESTEBAN; aún huyendo y dispersos por el mundo, sí, pero anunciando el Evangelio, como las comunidades nacidas de la persecución.

viernes, 25 de diciembre de 2015

PORQUE UN NIÑO NOS HA NACIDO...
UN REY SE NOS HA DADO....
UN DIOS SE NOS HA ENCARNADO...


"Verdadero Dios, y verdadero hombre"... Y se nos olvida frecuentemente, quizás por eso a muchos les extrañe la representación de nuestro NIÑO JESÚS, que nos ha nacido hoy, el de casa, obra de nuestro artista, @cuartapobreza, como siempre... Un NIÑO JESÚS recién nacido, como tú o como yo lo hicimos un día: Desnudos, desvalidos, faltos de todo, con la barriguita hinchada, cabezones, con el ombliguillo recién anudado... Con esa sabiduría que sólo pueden tener las madres, precisamente por eso, por haber sido madres, la madre de @cuartapobreza al verlo por vez primero dijo, con esa sinceridad y exageración que nos caracteriza a los andaluces "¡Parece un recién nacido de verdad, sólo se le ven la cabeza, la barriga y los huevecillos!" -dicho sea de paso... 

Pero gracias a que hemos descubierto, lo mismo que los magos y sabios de oriente, esos otros que ya se han puesto en camino para venerar el misterio, en la fragilidad del NIÑO JESÚS la fragilidad y las carencias del hombre, de Dios encarnado en lo pequeño, es por lo que podemos mejor servirle en nuestros hermanos más pequeños, los más necesitados... de nuevo nos hemos de detener aquí en las palabras del apóstol y evangelista JUAN "Quien dice que ama a Dios, a quien no ve, y no ama a su hermano, al que ve, es un mentiroso" (1 Juan 4,20), y damos gracias al Señor por poder verle y amarle en nuestros hermanos, una vez más nuestro proyecto APADRINA UNA CENA DE NOCHEBUENA ha sido un éxito, gracias a nuestros socios, amigos, colaboradores, y alguna que otra aportación realizada por tuiteros... ¡GRACIAS A TODOS!


Este año han sido dieciocho (18 familias) las que hemos ayudado, como siempre, al ser tantas, tanto de GRANADA capital como algún pueblo de alrededor, es por lo que nos hemos diversificado, después de hacer las compras repartimos las cosas y cada voluntario montó los lotes en su casa, y se procuró las familias a las que ayudar. ¡Por eso es mucho más lo que se ha dado y repartido que lo que sale en las fotos!


En nuestro caso, en lo que se refiere a las familias atendidas por nosotros personalmente, nos ha tocado hacernos cargo, aunque esto no es meritorio pues lo hacemos todo el año, de nuestra ENCARNA, ya sabéis esa anciana del barrio que vive sola, de ochenta años, con un principio de demencia senil, a la que cada mes le hacemos un suministro de comida... aunque no ha venido, creemos que se le habrá olvidado, lo que se refiere a la NOCHEBUENA, porque cada día primero de mes nos toca en el telefonillo de la puerta para pedir su ayuda sin falta... no pasa nada, cuando aparezca, la llevaremos a la tienda de platos preparados que hay en el barrio -como el año pasado- y le diremos "¡ENCARNA, pide lo que quieras... lo que quieras!" y veremos esa sonrisilla que se le pone, como los niños en una pastelería, como diciendo "¿De verdad, todo lo que quiera?"...


Pero mientras venga, que ya tenemos su parte apartada, también hemos ayudado a otras cuatro familias de nuestro barrio, aparte de otros tres lotes que se han ido, en lo que respecta a esta casa, a otros tantos pueblos del cinturón de la capital, que han sido llevados por VICTOR, uno de nuestros voluntarios y colaboradores, a la par que amigo, que se ha encargado de llevar con el coche esas comidas a dichos pueblos.

En la ferretería del barrio nos han recogido otro lote destinado a IVO, un inmigrante de color, musulmán, muy querido en el barrio, que ha trabajado de todo en el barrio, en la frutería, en la misma ferretería, en el chino... no es que los trabajos le duren poco, o el sea poco responsable en el trabajo, hemos llegado a sospechar, y creo que no sin razón, que los distintos comerciantes del barrio se lo van pasando, de unos a otros, para que siempre tenga trabajo, pero no sea una carga, ya que el comercio de este barrio es tan pobre y pequeño, que difícilmente pueden mantener un empleado fijo... pero bueno, todo es buena intención, porque ora aquí, ora allá, siempre es que le vemos por un lado u otro, con esa sonrisa que le caracteriza.

Normalmente hemos ayudado todos los años con otra cena a DIXIE, un inmigrante de color, aunque él es pentecostal evangélico, que se gana la vida vendiendo pañuelos de papel en un semáforo de la ciudad. Está casado, y tiene dos hijos, un niño de nueve años y una niña de seis años. Muestra orgulloso el libro de familia español en el que consta la nacionalidad de sus hijos, y dice que no le importa pasar ocho horas diarias pidiendo en el semáforo porque a sus hijos los mantiene él... Este año, ha declinado la cena, diciendo que gracias a Dios disponía de comida y había podido pagar el alquiler, pero que no le alcanzaba para los juguetes de PAPA NOËL, así que hemos cambiado el presupuesto de su cena por un peluche gigante y un juego de mesa, para su hija e hijo, que no parece mucho, dada cuenta del presupuesto, pero que a él le ha sido todo, como demuestra, entre alegre y avergonzado en esta foto, que casi se la hemos tenido que robar... Más adelante, otro día, os compartiré su testimonio de fe que es estremecedor.

Ya sabéis que no compartimos fotos de las familias, especialmente si además tienen niños menores, por preservar su intimidad, muchas de estas familias pasan necesidad, es verdad, pero además tienen que arrostrar la pena de no poder hacerse cargo de los suyos, y pedir es duro y vergonzoso, quién ha pasado por este tipo de situaciones lo sabe... De todas formas sólo sabemos deciros a todos: GRACIAS, GRACIAS y GRACIAS.... ¡Ah, y no os vayáis muy lejos que en breve comenzaremos a daros la brasa con nuestro siguiente proyecto PORQUE HEMOS VISTO SU ESTRELLA! Aunque de esto ya os hablaré también en breve.


Este año las cenas de nochebuena han tenido: Pollo asado con su salsa, aceitunas, jamon york, gulas, queso, turrón de chocolate, turrón blando, mantecados, chucherías para los niños, melocotón en almíbar, refresco, cerveza, sidra, atún, melva, biscottes de pan y paté. Somos tan respetuosos, pues tenemos que ser sensibles y atentos a la necesidad de cada cual, de en el caso de la ayuda que hemos prestado al muchacho musulmán de sustituirle el jamón york por más queso, los patés (que son de base cerdo, evidentemente) por paté de salmón y de atún, lo mismo que los mantecados (de base manteca) por bombones de chocolate.

Dieciocho familias, que habrán podido cenar, con dignidad, de forma festiva, alegre, con los mismos lujos que cualquiera de nosotros, que hoy por hoy, casi estamos por afirmar que son pocos, que en nuestro caso cenamos una ensalada con unos pocos langostinos, una caldereta de fideos con pescado, y los mismos mantecados y turrones, de la misma marca, que hemos comprado a las familias... Sea como fuere, lo importante es que para todos, sin distinción, esta noche ha sonado una vez más, el anuncio gozoso:

GLORIA A DIOS EN EL CIELO Y EN LA TIERRA PAZ A LOS HOMBRES QUE AMA EL SEÑOR.

lunes, 21 de diciembre de 2015

QUÉ BUENO ES REGRESAR A CASA...


No sé si lo diré correctamente –que los cinéfilos me perdonen- pero en EL MAGO DE OZ cuando DOROTHY, después de haber recorrido su camino, por fin con los zapatos rojos, quiere regresar a su casa, invoca las palabras mágicas diciendo algo así como “¡Qué bueno es regresar a casa!” (o algo parecido)… Me he acordado de estas palabras de la película reflexionando sobre la misericordia, al fin y al cabo es lo mismo que se decía, para sus adentros, el hijo pródigo al darse cuenta de lo errado de sus decisiones “me pondré en camino, volveré a casa de mi padre” (Lucas 15,18), y es que no hay mejor sitio donde uno pueda hallar misericordia que en la propia casa, en el hogar de cada uno de nosotros, entre los suyos, porque hallar misericordia no es tanto “perdonar como ser perdonados”, sino sentirse acogido, protegido, arropado, sin reproches, tal como hizo el padre al acoger al hijo pródigo “hagamos fiesta, porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y lo hemos encontrado” (Lucas 15,24).

El Papa FRANCISCO, lo mismo que ese “buen padre de familia, que saca del arca lo bueno y lo viejo” (Mateo 13,52) ha querido convocarnos a este AÑO DE LA MISERICORDIA en el mismo sentido: En lo viejo, sabemos que las normas para ganar las gracias de cualquier jubileo eclesial pasan por las directrices clásicas: Cumplir ciertos requisitos, peregrinar a determinados lugares, confesar, comulgar y rezar por las intenciones del Sumo Pontífice; no obstante, ha querido el Papa FRANCISCO en lo nuevo que la peregrinación a esos lugares concretos, las puertas santas del jubileo, no sean sólo las catedralicias, ha querido que lo sean también las puertas de las capillas de los hospitales, o de las propias habitaciones para los más impedidos; lo mismo que las de las capillas penitenciarias, y aún las mismas celdas de las cárceles; las puertas de los albergues, los comedores sociales… hasta la destartalada tienda de campaña que sirve de pórtico de entrada en cualquier campo de refugiados… por extensión me atrevería a decir que hasta las puertas de nuestros hogares pueden ser puertas de misericordia, cada vez que acojamos en ellas a nuestros hermanos y amigos, cada vez que en su interior se viva el perdón, cada vez que se limen las asperezas, cuando alentamos a los de casa, minimizamos sus errores, cuando damos “esa socorrida tacita de azúcar a la vecina que nos la pide”, porque en suma, no se trata de que la misericordia se halle en un lugar, sino que se halla con nosotros, cuando somos misericordiosos, como dice el antiguo adagio “ubi caritas et amor ibi Deus est” (donde están la caridad y el amor ahí está Dios).


Y me doy cuenta, al margen de todo lo anterior de que nosotros “tenemos la misericordia en casa”, la que ganó San FRANCISCO de ASÍS para todos los fieles, de mano del Papa HONORIO III, para todos los que el día 2 de Agosto visitaren la pequeña capilla de la PORCIUNCULA, en ASÍS. Posteriormente, recordando este privilegio con motivo del 750 Aniversario de este acontecimiento, el Papa PABLO VI, por medio de su Carta Apostólica "Sacrosancta Portiunculae Ecclesia" de 14 de Julio del año 1.966 extendió esta indulgencia "al mismo tiempo sabemos bien que también hoy, y sobre todo con ocasión del aniversario de la solemne dedicación de esta capilla, en que la indulgencia de la Porciúncula se puede ganar en todas las iglesias, capillas y oratorios de la Orden Franciscana". Y digo que tenemos la misericordia en casa porque en reconocimiento a nuestra pobre labor, y como forma de hermanarnos al espíritu franciscano, el entonces guardián (es decir, el padre superior) de la comunidad franciscana de ASÍS, Fray BRUNO OTTAVI, tuvo a bien remitirnos una reliquia consistente en un fragmento del pavimento de la misma PORCIÚNCULA, como muy bien advertía en su carta, “este no es un don cualquiera, es una piedra viva de la historia de FRANCISCO y nuestra orden, es la prenda de que oro por ustedes y por los frutos de su trabajo”.


De esta manera, como extensión visible de la caridad de San FRANCISCO, del sentir franciscano en la Iglesia, y de la propia PORCIÚNCULA, bien que podemos decir, sin temor a exagerar, que tenemos la misericordia en casa. Y así es, porque cada día, cuando vencido y derrotado por las heridas de la vida, el trasiego del trabajo, las preocupaciones de cada día, los sinsabores de la rutina, cruzo el umbral del portal de mi casa, y voy subiendo las escaleras (¡encima vivimos en un sitio sin ascensor, para recordarnos que no hay misericordia sin esfuerzo!), mientras meto la llave en la cerradura y nada más abrir los perros me reciben, dando brincos de alegría, como nunca ellos para manifestar esa tensa espera del reencuentro y el gozo de la llegada, mientras en casa me preguntan “¿cómo te ha ido el día?” mientras me cogen el abrigo, entonces, y sólo entonces, puedo decir, como DOROTHY “¡qué bueno es estar en casa!” Termino con unas palabras muy manidas, pero a la par, hoy, especialmente sentidas: “Dios bendiga esta casa y a todos sus ocupantes”.

sábado, 19 de diciembre de 2015

¡ME ENCANTA QUE LOS PLANES SALGAN BIEN!


De pequeño me encantaba la serie del EQUIPO A, por varios motivos, el primero de ellos esa frase que sonaba al inicio diciendo "ahora, sobreviven como soldados de fortuna, si tiene usted algún problema y puede encontrarlos, quizás puda contratarlos", en segundo lugar porque como "buenos samaritanos" iban por el mundo arreglando problemas, en sus episodios, pese a tanta espectacularidad de explosiones y tiroteos ¡nunca moría ninguno de los malos!, y finalmente, resuelto el problema, esa frase sublime de ANÍBAL SMITH (interpretado por el difunto GEORGE PEPPARD) al final, mientras se encendía satisfecho un puro, diciendo:

¡Me encanta que los planes salgan bien!

Y como dicen muchos taxistas de las películas cuando algún personaje les dice "¡siga ese coche!" y ellos responden "¡siempre quise que me dijeran esto!", a mí también que me satisface, como en el EQUIPO A, poder decir, aunque sin puro, aquello de que "¡me encanta que los planes salgan bien!".

En primer lugar, porque el año pasado, haciendo una colecta entre los compañeros de trabajo, reservamos diecisiete misterios navideños, y un juego de Reyes Magos, para enviárlos -petición que conocimos a través de ENRIQUE CASANUEVA (en twitter @casanueva) y su blog scalandoenfamilia (seguid todos los enlaces)-, que es redentorista seglar, de la necesidad que había hecho a su vez el misionero redentorista español LAUREANO DEL OTERO (en twitter @laureanocssr) porque en ALBANIA, en la ciudad de KAMEZ, en su parroquia, se había dado cuenta de que después de tantísimo tiempo siendo una república bajo dominio URSS, ni siquiera había tiendas de artículos religiosos donde las familias pudieran comprar belenes. Así que en Abril logramos comprarlos todos, y en Mayo-Junio, creo, conocimos en persona al propio LAUREANO en la Iglesia del Perpetuo Socorro en GRANADA, y se los entregamos.


Y ahora nos ha remitido las fotos de la entrega de los belenes a sus destinatarios, los niños (porque la Navidad es la fiesta de los niños) y por ellos, a sus familias. De las caras de sorpresa que se ven en la foto somos un poco responsables, el mérito es de ENRIQUE CASANUEVA, no hubiéramos podido colaborar de no saber la necesidad, y en ello la providencia se vale de mediaciones humanas, y en este caso, fue la suya. Así que, en efecto "¡Me encanta que los planes salgan bien!"


En otro orden de cosas, nuestro proyecto navideño APADRINA UNA CENA DE NOCHEBUENA, que hacemos desde hace ya cuatro años, para ofrecer una cena de Nochebuena digna a familias en riesgo de exclusión social, va también adelante, gracias a la colaboración de algunos de nuestros lectores y seguidores. Además nos congratulamos de que, precisamente, acorde con el calendario de eventos del AÑO DE LA MISERICORDIA, propuesto por la diócesis de GRANADA, coincidamos en que este proyecto nuestro sirva para "dar de comer al hambriento"... Ya se nos ocurrirá algo para los meses y obras de misericordia venideras... ¡Este Papa FRANCISCO todo el día poniéndonos deberes!....




Más adelante compartiremos la totalidad de la ejecución de este proyecto, con sus fotos, imágenes, agradecimientos, pero podemos aventurar, un año más, una vez más que, de la misma forma.. "¡Me encanta que los planes salgan bien!"

¡Y no os despistéis mucho que en cuanto pase la Nochebuena seguiremos con nuestro proyecto PORQUE HEMOS VISTO SI ESTRELLA, dedicado a las necesidades de las comunidades religiosas de GRANADA, este año, las Clarisas de clausura del Monasterio de la ENCARNACIÓN de GRANADA!



viernes, 18 de diciembre de 2015

Me conformaré con ser hermano vuestro
¡Tan poco y tanto a la vez!

El 17 de Julio de 1.991 sentí por vez primera en mi vida, que el Señor me llamaba de forma especial a seguirle, en la nomenclatura de la Renovación Carismática Católica -que conocí mucho tiempo después- la experiencia del "amor primero", en aquel momento yo sólo supe poner a esa experiencia las palabras del joven SAMUEL al ser llamado por el Señor "habla, Señor, que tu siervo escucha" (1 Samuel 3,10), en aquel momento, evidentemente, estamos hablando ya de la friolera cifra de veinticuatro años, desconocía igualmente estas bellas palabras, pronunciadas por el Cardenal JOAO BRAZ DE AVIZ, Prefecto de la Sagrada Congregación para la Vida Religiosa, en la reciente presentación en el VATICANO, de un documento, en el contexto del aún vigente AÑO DE LA VIDA CONSAGRADA, titulado "Identidad y Misión del Hermano Religioso en la Iglesia" -como no me fío mucho de mi italiano pondré la cita original de la intervención del cardenal, y luego mi traducción personal-:

La vocazione del cristiano è la sequela di Cristo. Però la persona di Cristo è talmente ricca che ogni cristiano vive questa vocazione sottolineandone alcuni tratti specifici: alcuni si identificano con Cristo dedicandosi al lavoro materiale per costruire un mondo più abitabile dove la gente possa vivere in condizioni dignitose; altri, annunciando la buona notizia; altri, esercitando il ministero sacerdotale; altri, nell’insegnamento; altri, dedicandosi alla cura dei malati; altri ancora, identificandosi specialmente con Cristo povero, casto e obbediente.

La vocación del cristiano es el seguimiento de Cristo. Pero la persona de Cristo es tan rica que cada cristiano vive esta vocación subrayando algunos aspectos específicos: Algunos se identifican con Cristo dedicándose al trabajo material para construir un mundo más habitable en el que la gente pueda vivir en condiciones más dignas; otros, anunciando la buena noticia; otros, ejercitando el ministerio sacerdotal; otros, en la enseñanza; otros, dedicándose a la atención de los enfermos; otros, también, identificándose especialmente con Cristo pobre, casto y obediente.

Es verdad, esta es la vocación, a la que somos todos llamados desde nuestro bautismo, y cualquiera que sea la forma en la que encarrilemos nuestro seguimiento del Señor, no cabe duda de que Cristo sabrá tocar en nosotros nuestro corazón acerca de la forma de mejor seguirle, mejor servirle, mejor dar testimonio de él al resto de nuestros hermanos.

De unos años a esta parte, por muchas circunstancias de la vida, y no todas agradables, he llegado a creer sinceramente, aunque erróneamente, -debe de ser "la crisis de los cuarenta", pero como la de la adolescencia, que hace que lo pongamos todo en duda y se tambaleen muchos cimientos, con la agravante de que uno se encuentra "en el meridiano de la vida" e inconscientemente empieza a hacer balance del sentido, alcance y frutos de la misma-, que "había errado el tiro", como se suele decir en mi forma de encarrilar esta vocación primera, mi seguimiento del Señor:

Un 18 de Septiembre de 1.998 hice, en un contexto determinado, mis votos privados personales de vivir en obediencia, castidad y pobreza de una determinada manera especial, ese "carisma personal" al que se refiere el cardenal en su intervención , y aunque el contexto anteriormente mencionado no existe ya, o poco tiene que ver con aquel momento histórico, no menos cierto es que en todo este tiempo no he renunciado al compromiso adquirido entonces, una y otra vez me digo mentalmente, especialmente en los momentos de crisis (no vocacional, sino de sentido y alcance) "cumpliré al Señor mis votos en presencia de todo e pueblo" (Salmo 116,14). Porque el caso es que desde entonces me he sentido una especie de "friki eclesial", una clase de "quiero y no puedo", una "rara avis" en territorio de nadie: No me puedo calificar como religioso al uso porque mis votos no son públicos (emitidos en el seno de un instituto de vida religiosa reconocido por la Iglesia) sino privados -emitidos tan sólo en conciencia-, tampoco soy un sencillo seglar bautizado (mis votos suponen un "algo más"); no soy lego (religioso sin orden sacerdotal) pues no pertenezco a ninguna congregación religiosa, y tampoco soy terciario o seglar de ninguna de las existentes (si acaso franciscano, por la cercanía de pensamiento, por la pobreza y por otras razones que me guardo en el corazón, pero ello no alcanza a abarcar y expresar del todo mi vocación eucarística) y durante mucho tiempo he creído que la Iglesia no tenía palabra para mí, por eso este AÑO DE LA VIDA CONSAGRADA me ha sido muy cercano en algunos aspectos, y completamente ajeno en otros.

Antes dije erróneamente que todo lo anterior me desesperanzaba y mucho, se ve que ese don mío de convertir todo lo fácil en difícil también tenía que afectar a mi discernimiento vocacional, pero mi error ha estribado en creer que "el raro era yo", cuando nada más lejos de la realidad, como dice el cardenal en su intervención, al principio "la riqueza de Cristo no se agota en el seguimiento personal que haga cada cual, en aquel aspecto de Cristo que quiera hacer suyo", y evidentemente lo anterior tampoco agota la forma en la que seguir a Cristo, como dice más adelante:

L’amore fraterno si concretizza nella Chiesa e nella vita dei religiosi fratelli in numerosi servizi: educare, curare i malati, assistere i carcerati, accogliere i rifugiati, fare la catechesi, svolgere determinati lavori manuali, ecc. Molti di questi servizi rappresentano veri e propri ministeri.

El amor fraterno se concreta en la Iglesia y en la vida de los religiosos hermanos en numerosos servicios: Educar, curar a los enfermos, asistir a los encarcelados, acoger a los refugiados, dar catequesis, desarrollar determinados trabajos manuales, etc, etc... Muchos de estos servicios se pueden considerar verdadera y propiamente como ministerios.

¡Entonces es verdad, no estoy solo, no al menos en la forma en la que yo creía! ¡La Iglesia tiene una palabra para mí! Y eso que, sobre el tema, el antecedente más directo que había logrado encontrar, hasta este nuevo documento eclesial, eran unas palabras del Papa 

Pensamos en este momento en tantos hombres y mujeres de toda condición, que ejercen en el mundo moderno las profesiones y cargos más diversos, y que, por Dios y para servirle en el prójimo, le consagran su persona y toda su actividad. Se comprometen a la práctica de los consejos evangélicos por medio de votos privados y secretos, conocidos sólo por Dios. Y en lo que toca a la sumisión de la obediencia y a la pobreza, se hacen guiar por personas que la Iglesia ha juzgado aptas para este fin, y a quien ella ha confiado el encargo de dirigir a otros en el ejercicio de la perfección. Ninguno de los elementos constitutivos de la perfección cristiana y de una tendencia efectiva a su consecución falta en estos hombres y mujeres; participan, pues, verdaderamente de ella, aunque no estén encuadrados en ningún estado jurídico o canónico de perfección.

(Discurso al Congreso de Estados de Perfección: AAS 1959, 36)

A la luz de lo expuesto, en mi actual situación cabría preguntarse, mejor dicho, preguntarme ¿Qué es entonces lo específico de esta situación eclesial en que me hallo? Mejor dicho ¿Cuál es mi carisma, cuál es mi don, cuál es mi servicio? Y encuentro respuesta en la intervención, nuevamente, del cardenal JOAO BRAZ DE AVIZ, cuando afirma:

Qual è il tratto della persona di Cristo che il religioso fratello sottolinea specialmente con la sua forma di vita? Non è altro che quello della fraternità. Il religioso fratello riflette il volto di Cristo-Fratello, semplice, buono, vicino alla gente, accogliente, generoso, servitore…

¿Cuál es el aspecto de la persona de Cristo que el religioso hermano subraya especialmente con su forma de vida? No es otro que el de la fraternidad. El religioso hermano refleja el rostro de Cristo: Hermano, sencillo, bueno, cercano a la gente, acogedor, generoso, servidor...

Solemos pensar que este AÑO DE LA MISERICORDIA versa en que el Señor ha abierto un tiempo de gracia para todos nosotros, en el que nos va a perdonar, en el que nosotros hemos de perdonar a los demás, el tiempo de la gran "perdonanza" -como ha dicho, acertadamente, el Papa FRANCISCO- y que todo ello se va a traducir en que, siendo más conscientes de que el Señor perdona nuestras faltas, seremos capaces de reparar el daño causado por las faltas, propias o ajenas, mediante la realización de las obras de misericordia, para que en todos haya alegría, para que en todos haya esperanza, para que todos se sientan salvos, acogidos, amados por Dios, Padre, bueno del cielo... pero se nos olvida que la misericordia es también una forma en la que el Señor va sanando nuestras heridas, corrigiendo nuestros errores... y eso ha sido para mí, en este caso, este evento vaticano de presentación del documento anteriormente citado -que ni qué decir tiene voy a comprar y a devorar en cuanto sea posible-, en lo que a este aspecto de mi vida hace, el Señor ya se ha mostrado grande, compasivo y misericordioso.

Y precisamente, hoy, que celebramos Nuestra Señora de la Expectación, es que se abre ante mí la esperanza de un nuevo horizonte de comprensión de mi vocación: Ser hermano vuestro ¡parece tan poco, es tanto a la vez! y para dar un sentido mariano a este nuevo horizonte, reitero una vez más las palabras del cardenal en su intervención:

Con Maria, il fratello canta la grandezza di Dio e proclama la sua salvezza: per questo si sente spinto a cercare e far sedere alla mensa del Regno coloro che non hanno da mangiare, gli esclusi dalla società e gli emarginati dal progresso. Questa è l’eucaristia della vita che il fratello è invitato a celebrare attraverso il suo sacerdozio battesimale, confermato con la sua consacrazione religiosa.

Con María, el hermano canta la grandeza de Dios que proclama su salvación: Por esto se siente compelido a buscar y hacer sentar a la mesa del reino a aquellos que no tienen qué comer, los excluídos de la sociedad y los marginados del progreso. Esta es la Eucaristía de la vida que el hermano está invitado a celebrar por medio de su sacerdocio bautismal, confirmado por su consagración religiosa.

martes, 15 de diciembre de 2015

LAS PROSTITUTAS NOS PRECEDERÁN
EN EL REINO DE LOS CIELOS
¡Pues la cola ya está llena....!


Me veo reflejado en el hijo primero del ejemplo que pone hoy el Señor en el Evangelio de hoy (Mateo 21,28-32) cuando dice "al primer hijo le dijo: 'Hijo, quiero que hoy vayas a trabajar a mi viña'. El respondió: 'No quiero'. Pero después se arrepintió y fue", pero entendedme, no lo digo porque luego los interlocutores del Señor dijeran que "éste fue el que hizo realmente la voluntad de su padre", sino por su actitud previa. Suelo ser de naturaleza servicial, es verdad, que dijo Santa TERESA (la nuestra, la de ÁVILA) -creo recordar- "que la verdadera humildad es reconocer tanto los propios defectos, como las virtudes, ni exagerar aquéllas, ni esconder éstas", pero nunca me veréis, por más servicial que sea, hacer las cosas "a la primera, de buen grado y calladito"... la mayoría de las veces me rebelo, pataleo, refunfuño, protesto... lo que no quita que, a renglón seguido, esté haciendo cualquier cosa o servicio de que se trate. Evidentemente ahorraría mucho sufrimiento, a quien me aguanta, así como energía (que podría dedicar a esa misma tarea) si no refunfuñara tanto en el previo, en vez de hacer las cosas directamente, pero qué le vamos a hacer forma parte de mi carácter y aunque digan que el carácter es educable, mucho me temo que a estas alturas de la vida, ya no va a haber mucho más que hacer conmigo... lo que no quita, que al final, la tarea, el servicio, el trabajo queden hechos.

Y lo anterior enlaza con la otra advertencia que nos hace el Señor "las prostitutas y los publicanos nos precederán en el Reino de los Cielos", cosa que no solemos entender muy bien, pero que es fácil de comprender si lo ponemos en contacto con lo anteriormente dicho. Solemos imaginarnos a una religiosa, a un misionero, a un catequista comprometido ¡incluso a un Obispo! cuando pensamos en un buscador de Dios, un servidor del Señor, un cristiano comprometido... pero no es que una prostituta, un sin techo, un marginado, un paria, se nos antoje como nuestra primera opción a la hora de pensar en "grandes buscadores o servidores del Señor", y contra esto es lo que nos advierte el Evangelio de hoy, que no nos dejemos llevar por las apariencias de los que se dicen "del Señor". Desgraciadamente en estos casos sucede como dice el célebre aforismo de los periodistas "la noticia no es que un perro muerda a un hombre, sino que un hombre muerda a un perro", por eso es normal que los medios de comunicación se ceben con las noticias sobre las incoherencias, los escándalos y las flaquezas de los primeros (¡no deberían ser los primeros en dar ejemplo!), mientras que de vez en cuando las noticias nos sorprenden como entre los segundos a veces hay más humanidad, más justicia, más solidaridad que entre los primeros.

Ayer, precisamente, en el trabajo, hablando con un compañero de trabajo acerca de la coherencia de las personas le cité este mismo ejemplo (recordad que en ANDALUCÍA no solemos ser tan bien hablados como el Evangelio) y le dije (estábamos discutiendo sobre lo hipócrita de algunas personas): "¡No te preocupes, ya dijo el Señor que las putas nos precederán en el Reino de los Cielos!", a lo que mi compañero del trabajo, que no es precisamente muy creyente, me dijo "¡Pues entonces no nos tenemos que preocupar, que la Conferencia Episcopal impedirá que los demás estemos los primeros en la cola!"... Es triste que esto sea lo que piensa una persona, por lo demás excelente, de buena fe, solidario, preocupado por temas sociales, etc, etc... de la Iglesia, y de nuestros pastores, aunque claro no es que yo pueda rebatirle mucho el argumento, al fin y al cabo, quienes están llamados a dar mayor ejemplo de servicio y búsqueda de Dios son los que nos espantan a los demás, día sí, y día también, de nuestra propia coherencia y testimonio... No puedo, ciertamente, negarle el argumento, no al menos en GRANADA, donde en vez de un pastor el Señor nos ha bendecido "con un ceporro con vara" ¡y bien que sabe usarla, apalizando a las ovejas, una y otra vez!; no puedo defender mi opción de vida (como seglar comprometido por unos votos privados, a la castidad, la pobreza y la obediencia) cuando me dicen "Pues el Obispo de MALLORCA se trajina a la secretaria; pues ROUCO se ha hecho un ático que te cagas; pues, pues.... ¿De qué te sirve a ti sacrificarte tanto?" Y a veces me escapo, es verdad, me escapo de estos ataques tan socorridos por parte de quien quiere hacer daño a la Iglesia (¿para qué querrá enemigos la Iglesia? como dice el refrán "con amigos así, quién quiere enemigos") diciendo, en primer lugar, que "mi fe no depende del obispo tal, o el cardenal cual, sino de mi encuentro personal con el Señor, porque yo sé de quién me he fiado" o aquél otro argumento de que "a mí la fe me la enseñó, vivencial y coherentemente, mi abuela, no un tonto con capirote (léase obispo, entiéndase mitra)" ¡Veis lo triste y pobre de mi argumento! Contra ambos argumentos nadie encuentra contrarréplica, ahí ya se calma todo el mundo y deja de atacar a la Iglesia en mi presencia, pero no lo hacen por la Iglesia, sino por mí, por el testimonio de mi abuela.... entonces... si sólo se entiende el argumento de la fe personal, de la coherencia personal ¿para qué quiero a la Iglesia que se convierte en un lastre en mi tarea de convertir, predicar, evangelizar a los demás? Es muy fuerte la conclusión, a la par que se me antoja muy triste, demasiado triste.

domingo, 13 de diciembre de 2015

ENSEÑABA CON AUTORIDAD...
...NO AL MODO DE ESCRIBAS Y FARISEOS


"¿Con qué autoridad haces estas cosas? ¿Y quién te ha dado esa autoridad?" nos dice el Evangelio de hoy (Mateo 21,23-27) le preguntaban los escribas y los fariseos asombrados, más aún después de la trampa dialéctica con la que el Señor los deja sin palabras ¡a ellos, los doctores de la ley, los expertos en la palabra!, la respuesta la encontramos en el correlato del Evangelio de Marcos que añade "la gente se asombraba de su enseñanza porque lo hacía con autoridad, no como los letrados" (Marcos 1,22), y entonces uno descubre que esa autoridad nace, precisamente de la coherencia, de esa vehemencia que tiene quien, pese a usar la palabra, sabe -y sus oyentes también- que las mismas están respaldadas por la solidez y el testimonio de la propia vida. 

El Señor, ciertamente, "tiene autoridad" porque no enseña al modo en que solemos estar acostumbrados, no enseña doctrina, no se enzarza en cuestiones doctrinales, huye de la dialéctica vana y vacía de los apologistas, escribas y fariseos, sean de antaño, como los de los tiempos modernos. A este respecto os comparto una curiosidad en la que quizás no hayáis caído,y que eplica hasta qué punto el Señor obraba con autoridad y libertad, porque no hablaba en nombre de Dios, como los profetas antiguos, hablaba como Dios mismo; comenzaba sus palabras diciendo “Amén, en verdad os digo…” cuando el “Amén” solía ser la respuesta del oyente convencido, nunca del orador, el “Amén” tiene ya de por sí un sentido cristológico que sólo es posible en el anuncio por excelencia:

El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido para que dé la Buena Noticia a los pobres; me ha enviado a anunciar la libertad a los cautivos y la vista a los ciegos, para poner en libertad a los oprimidos, para proclamar el año de gracia del Señor. (Lucas 4,18-19).

Y esto mismo es lo que le sucede, por ejemplo al Papa FRANCISCO, pensando en los tiempos pasados, o en otros Papas, quizás la convocatoria de un "AÑO DE LA MISERICORDIA" pudiera parecer una ñoñería, o una devoción particular del pontífice (a la que todos tuviéramos que plegarnos), sin embargo, con el Papa FRANCISCO no suena a nada de eso, porque a lo largo de estos años de pontificado, hasta llegar al día de hoy, bien que nos ha demostrado que para él, como ha dicho en la homilía de apertura del jubileo "la síntesis del Evangelio es la misericordia", porque al Papa FRANCISCO le podremos tachar de muchas cosas, pero la más errónea a mi modesto entender, es tacharlo de "revolucionario" cuando lo único que pretende, lo único que pide a la Iglesia, lo único hacia donde nos lleva no es algo más nuevo, o más antiguo, más conocido, a la par que más desconocido, sino el Evangelio, y no de forma descarnada, sino desde su propia experiencia, en la de un pastor bueno, dicho en términos eclesiales y pastorales.

Me dan pena las acusaciones hechas al Papa FRANCISCO, y en él, a ciertos sectores de la Iglesia, a ciertas congregaciones religiosas, a ciertos teólogos, a ciertos creyentes de buena fe, y a tantos otros sectores "evangélicos" (léase "carismáticos", entiéndase ahora personas que arrastran por sí mismas, por su ejemplo, por la coherencia de sus vidas con el Evangelio) por parte de tantos apologistas, fariseos y escribas de los tiempos modernos, pero más pena me dan ellos mismos ¡Qué triste debe de ser pasarse el día escudriñando al Papa, o a tal religioso, o a cual obispo, o aquella congregación, para lanzar nuestros dardos doctrinales, de ortodoxia pura, con la tea encendida, al pie de la hoguera, lanzando condenas a diestro y siniestro! 

Yo, al contrario, voy a hacer propósito, en la parte que me toca, y es que, a partir de ahora, jamás nadie me oirá decir "¡Gracias, Señor, por no haberme hecho como a éstos!", como en la oración del fariseo, sino que, en mi rincón, como el publicano, me conformaré con pedir "¡Misericordia de mí, Señor, que soy un pecador!"... Y por cierto, ya que estamos, puestos a pedir misericordia, empecemos por uno mismo, reconociendo nuestros errores, y no tanto la culpa, sino como la consecuencia que dicha culpa deja en las vidas de los demás... quizás ahora entiendo el concepto del "pecado original" mucho mejor, porque cuando pecamos, no es tanto el daño que nos causamos, sino la onda expansiva que ello genera, que alcanza y mancha por igual a otros, por nuestra culpa.


ESTAD ALEGRES SIEMPRE EN EL SEÑOR
OS LO REPITO: ESTAD ALEGRES.

III DOMINGO de ADVIENTO, llamado "Domingo Gaudete", domingo del "estad alegres" como dice la antífona de entrada de la eucaristía de hoy "estad siempre alegres en el Señor; os lo repito: estad alegres. El Señor está cerca" (Filipenses 4,4-5).


Estás viendo, Señor, cómo tu pueblo espera con fe 
la fiesta del nacimiento de tu Hijo; 
concédenos llegar a la Navidad 
- fiesta de gozo y salvación - 
y poder celebrarla con alegría desbordante. 

(De la oración colecta)

Ya ha llegado a oídos de la multitud (Lucas 3, 10-18) que JUAN, el Bautista, anda en el desierto, predicando la conversión, anunciando la llegada del Mesías, aquél del que tanto habían dicho y del que tanto esperaban los profetas desde los tiempos antiguos, y claro... enseguida corren a preguntarle qué es lo que han de hacer, qué se ha de esperar, a qué se han de atener... Que esto es algo en lo que no hemos cambiado mucho, se ve que la humanidad ha andado siempre ta desorientada que en cuanto alguien parece "tener respuesta" allá que vamos en tropel a ver qué es lo que nos perdemos... 

Así que a JUAN, el Bautista, lo asaetean a preguntas, gente de todo tipo, desde la multitud en general "¿Qué debemos hacer?", recaudadores de impuestos "¿Qué debemos hacer?", ¡y hasta soldados! "¿Y nosotros qué debemos hacer?"... Todos quieren respuesta, y llama la atención que aunque acomodadas a la condición social de cada uno de ellos, la respuesta viene siempre a ser la misma "sed equitativos, sed justos, sed buenos...", pues responde "el que tenga dos túnicas, dé una al que no tiene, el que tiene comida, haga otro tanto" a los primeros, "no exijáis más de lo que está ordenado" a los segundos y "no maltratéis, ni denunciéis a nadie, y contentaros con vuestra paga" a los soldados.

¡Ahí tenéis la respuesta que habéis venido a buscar! ¡Justicia y equidad! Que al fin y al cabo la definición de justicia, en el derecho romano, es "dar a cada cual lo suyo", sin embargo, y no está mal recordarlo, especialmente ahora que recién estrenamos el JUBILEO DE LA MISERICORDIA, he ahí el plus de justicia de nuestro Dios, Padre, Bueno del Cielo, que su justicia hacia nosotros se excede, no nos da según lo que nos corresponde (a la parábola de los aparceros contratados a distintas horas pero que todos perciben el mismo salario), porque él es "compasivo y misericordioso" y... ¡qué leche, hoy no es un día para pensar en la misericordia, ni siquiera en si la merecemos o no!, ni siquiera es un día de ir buscando respuestas (aunque sea ir contra el tenor literal del Evangelio de hoy), porque hoy es un día para "¡ESTAR ALEGRES, PORQUE EL SEÑOR ESTÁ CERCA!", así que sumerjámonos de cabeza en la alegría de saber que viene el Señor, que su Palabra esta cerca, que se cumplen sus promesas, y unamos nuestras voces al canto gozoso de la creación, de los pueblos, de los creyentes de todos los tiempos y de la Iglesia, con el Salmo 96:

Cantad al Señor un cántico nuevo, 
cantad al Señor la tierra entera;
cantad al Señor, bendecid su Nombre, 
pregonad día tras día su victoria.
Contad a los pueblos su gloria, 
sus maravillas a todas las naciones.
Porque es grande el Señor y muy digno de alabanza; 
más temible que todos los dioses.
Pues los dioses de los paganos son apariencia, 
mientras que el Señor hizo los cielos.
Honor y Majestad están en su presencia, 
Fuerza y Belleza en su santuario.
Tributad al Señor, familias de los pueblos, 
tributad al Señor gloria y poder.
Tributad al Señor la gloria de su Nombre, 
entrad en sus atrios trayéndole ofrendas.
Postraos ante el Señor en el atrio sagrado, 
tiemble en su presencia la tierra entera.
Decid a los paganos: El Señor es rey: 
Él afianzó el orbe, y no vacilará; 
Él gobierna a los pueblos rectamente.
Alégrense los cielos, goce la tierra, 
retumbe el mar y cuanto contiene;
exulte la campiña y cuanto hay en ella, 
aclamen los árboles silvestres
delante del Señor, que ya llega, 
ya llega a regir la tierra; 
regirá el orbe con justicia 
y a los pueblos con fidelidad.

viernes, 11 de diciembre de 2015

DE NIÑA A MUJER...
¡Y no es la canción de JULIO IGLESIAS!

El Comentario al Evangelio de hoy lo encontraréis en un artículo del año pasado al que me remito, titulado LAS GLORIAS DE MARÍA EN EL ADVIENTO (seguid el enlace), creo que es una de las mejores cosas que he escrito, porque para ese artículo tomé como hilo conductor una canción que aprendí del colegio de la PRESENTACIÓN DE LA NIÑA MARÍA, y porque desde el colegio aprendí a amar a la Virgen MARÍA, me gusta decir que en el colegio la dejé una niña, y en mi viaje a JERUSALÉN, en NAZARET la reencontré hecha una mujer, en la Basílica de la Anunciación, lugar donde acontece el Evangelio de hoy (Lucas 1,39-48):

María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Apenas esta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó: "¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme? Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno. Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor". 

María dijo entonces: 


Mi alma canta la grandeza del Señor, 
y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, 
porque el miró con bondad la pequeñez de tu servidora. 
En adelante todas las generaciones me llamarán feliz". 

Cuando escribí el comentario que os he dicho, que hilvanaba la canción referida, en su día no la supe encontrar, cosa que sí hice hace poco, así que hoy tengo la dicha de completar lo que no pude hacer, compartir esta bella canción, que seguro que os suena porque su base musical es una antigua canción del folklore ruso titulada "Aquellos fueron los días" en ruso "Dorogoi dlinnoyu" ("Дорогой длинною", compuesta por BORIS FOMIN (1900- 1948) con las palabras del poeta KONSTANTIN PODREVSKII, y versa sobre los ideales de juventud con cierto idealismo romántico, también hubo una versión orquestal muy conocida, aunque sin letra, que llevó por título "Capricho ruso" del director de orquesta español LUIS COBOS. En este caso concreto esta "versión mariana" tiene la letra que conocí en el colegio, que es autoría de SALVADOR GONZÁLEZ EXPÓSITO, y que aparece en el vídeo, magistralmente cantada por una cantautora cristiana que se hace llamar KAROLINSS CRISTIANA. Así que hoy, que es la tradicional "felicitación sabatina" hagámosló con esta canción: MARÍA DE NAZARET.



COMO EL PERRO DEL HORTELANO...
...NI COME, NI DEJA COMER


"Nada nuevo hay bajo el sol" dice el sabio QOHELET (Eclesiastés 1,9) y parece buena entradilla al Evangelio de hoy (Mateo 11,16-19) en el que el Señor nos recuerda aquello otro de "¿Con quién puedo comparar a esta generación? Se parece a esos muchachos que, sentados en la plaza, gritan a los otros: '¡Les tocamos la flauta, y ustedes no bailaron! ¡Entonamos cantos fúnebres, y no lloraron!'" y es que no conformarnos con nada parece que es el sino de la humanidad, no en vano más adelante, el Señor, a propósito de San JUAN BAUTISTA comparándolo con él mismo, añade: "llegó Juan, que no come ni bebe, y ustedes dicen: '¡Ha perdido la cabeza!'. Llegó el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: 'Es un glotón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores'."

¿Entonces qué es lo que pasa? Podemos decir que "no hay nada nuevo bajo el sol" porque sucede lo mismo en los tiempos actuales, sobretodo en la Iglesia, y nos dejamos llevar, inconscientemente, por esas corrientes, como dice el refranero, somos "como el perro del hortelano, que ni come, ni deja comer", porque vino JUAN XXIII, un Papa bueno, orondo, alegre y simpático, que quiso que la Iglesia se "aggiornase" se pusiese "al día" con el mundo y ¡convocó un concilio, el siguiente en muchísmos años! que se llamó VATICANO II y enseguida hubo quien opinó "que el humo del demonio se había colado en San PEDRO del VATICANO"...

...luego vino PABLO VI, al que le tocó seguir las directrices del concilio, y fue criticado por los liberales que le acusaban de impulsar de forma muy lenta las reformas conciliares, mientras que los conservadores dijeron de él que era muy proclive a dejarse llevar por las últimas modas conciliares... 

...vino después JUAN PABLO I, el Papa de la sonrisa, y como ya sabemos que hay que desconfiar de quien mucho sonríe y es feliz, porque seguramente vive "en su mundo de colores" muchos seguro que dieron gracias a Dios porque muriera bien pronto, sin tiempo a meter la pata... 

...y luego llegó JUAN PABLO II, que realizó una labor misionera impresionante, que tuvo un sólido y fecundo magisterio, pero que por tanto salir de viaje y no dejar de recorrer ningún rincón del planeta, y fiel convencido de que "los trapos sucios se lavan en casa", dejó desgraciadamente que se le acumularan encima de la mesa... 

...y luego llegó BENEDICTO XVI, y muchos carcas respiraron aliviados ¡por fin un teólogo con la cabeza bien amueblada! muchos liberales se sorprendían de su elección ¡el que había sido severo guardián de la fe al frente de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la fe!, pero al pobretico le estallaron todos los escándalos y expedientes que JUAN PABLO II tenía -casi ya pudriéndose- encima de su mesa, y cuando comprendió lo vasto de la tarea, vio que ésta le sobrepasaba, y renunció... Y algunos le tacharon de cobarde ¡los Papas han de morir como los buenos actores, con las botas puestas y sobre las tablas!, y otros se llevaban a la cabeza por tan solemne pérdida, y los liberales aplauden porque ello posibilitó que llegara...

...¡FRANCISCO! del que ambos lados, dicen, a partes iguales, tantas exageraciones y barbaridades, sea por liberal, sea por conservador, que reproducirlas todas daría para otra parrafada igual de larga que ésta....

Y ahora extrapolemos esta "Brevis Historia Ecclesiae" a las circunstancias de nuestra propia vida, a los distintos jefes o compañeros de trabajo que hemos tenido, al carácter de nuestros hijos, o de nuestra pareja, o de nuestros superiores o compañeros de vida religiosa, sacerdotal, o consagrada... comparemos además con las sucesivas legislaturas que hemos tenido en ESPAÑA: "que si gana el PSOE pasa estas cosas, que si gana el PP sucederán aquellas otras, que de PODEMOS no podemos ¡valga la redundancia! opinar porque será el acabose si gobiernan, mientras que los de CIUDADANOS parecen un corderito, mientras no se manifieste lobo..." y así con todo, todo y todo... que no sabemos lo que queremos, nada nos conforma y contra todo refunfuñamos... 

Entonces... ¿Qué debemos hacer?

Y el Señor, sublime como siempre, que conoce bien nuestra naturaleza, viene en nuestro auxilio y nos dice, bien a las claras "la Sabiduría ha quedado justificada por sus obras", es decir, por más inconformistas que seamos, por más niños caprichosos que parezcamos, por más criticones que seamos con todo lo que no nos va... una cosa es cierta, en todo, serán nuestras obras las que hablarán bien de nosotros, que esta historia no va de buenos o malos, de liberales o conservadores, de yo lo haría mejor todo aquello que tú haces peor... sino, simplemente, de "hacer buenas cosas", y aún con la conciencia de que, hagamos lo que hagamos, seguro que ahí fuera hay alguien opinando, igualmente, que no lo hacemos bien... dejemos que sea el Señor el que diga lo bueno de cada uno de nosotros, y entreguémosle a él, especialmente, en este "Año de la Misericordia" nuestras cosas malas...

No seamos como "el perro del hortelano, que ni come, ni deja comer...."

miércoles, 9 de diciembre de 2015

APRENDED DE MÍ...
QUE MI YUGO ES SUAVE Y LIGERO


Dice la sabiduría popular "que lo bueno, si breve, dos veces bueno", y el Evangelio de hoy (Mateo 11,28-30) bien que lo demuestra, aunque el Señor tiene grandes discursos en el Evangelio ("el pan de vida", "las bienaventuranzas", "las parábolas") sin embargo es breve, aunque no deja lugar a dudas, cuando se refiere a su seguimiento, "venid y os haré pescadores de hombres" (Mateo 4,19), "el que quiera seguirme que tome su Cruz y me siga" (Lucas 9,23), "Sígueme" (Mateo 9,9)... esta brevedad debe ser, a mi modesto entender, porque ante la invitación a seguirle por parte del Señor, no caben por nuestra parte grandes discursos de aceptación o la exposición de grandes excusas, sino "sí o no", así de claro, que hasta el propio Señor lo advierte "sea vuestro lenguaje: ‘Sí, sí’; ‘no, no’: que lo que pasa de aquí viene del Maligno" (Mateo 5,37).

Así, el Señor en el Evangelio de hoy nos dice:

Jesús tomó la palabra y dijo: "Venida mí todos los que estáis afligidos y agobiados, y yo los aliviaré. Cargad sobre vosotros mi yugo y aprended de mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontraréis alivio.  Porque mi yugo es suave y mi carga liviana." 

¿Comentario? ¡Pues tampoco es que nos  vayamos a extender mucho! Hemos de entender este yugo del Señor "suave y ligero"-y así lo han hecho siempre los exegetas y los Santos Padres- como la Cruz misma. Hay un verso de un extenso poema sobre la Cruz que dice "Si la Cruz me pareciera pesada, de tu Cruz será que me acuerde, en tu Cruz nada se pierde",,, Aunque si mi propia Cruz me  pareciera pesada no me suelo acordar de la Cruz en sí misma, sino del CIRINEO, que para nada llevó la Cruz del Señor libre y voluntariamente, sino que fue forzado a ello, el Evangelio nos dice que "tomaron a uno que venía del campo y le forzaron a llevar la Cruz" (Marcos 15,21), al menos el CIRINEO sí que pudo hacerse idea, por experiencia propia, de lo que suponía el peso de la Cruz, no estaba tan cansado, al menos no de las vejaciones y los ultrajes previos, como el Señor, que a lo anterior había de sumar el peso moral de ser condenado como criminal, "siendo inocente en todo", y siguiendo el verso del poema citado ¡tampoco el CIRINEO se perdió!, debió convertirse y ser un personaje importante de la comunidad cristiana local, pues la tradición nos dice que sus hijos RUFO y ALEJANDRO, luego fueron grandes misioneros y evangelizadores.

Sea como fuere quedémonos hoy con las palabras de San LUIS Mª DE GRIGNION MONFORT, cuando refiriéndose a la Cruz nos dice que "es para ser llevada con elegancia, que no se trata de llevarla a disgusto, ni mucho menos, arrastrada con desgana".

martes, 8 de diciembre de 2015

¡ALÉGRATE, ABRE TUS PUERTAS A DIOS!



Del Evangelio de hoy (Lucas 1,26-38):

El Ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret,  a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. El nombre de la virgen era María. El Ángel entró en su casa y la saludó, diciendo: "¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo". 

De la homilía de hoy, del Papa FRANCISCO:

La Virgen María es llamada en primer lugar a regocijarse por todo lo que el Señor ha hecho en ella. La gracia de Dios la ha envuelto, haciéndola digna de convertirse en la madre de Cristo. Cuando Gabriel entra en su casa, hasta el misterio más profundo, que va más más allá de la capacidad de la razón, se convierte para ella un motivo de alegría, motivo de fe, motivo de abandono a la palabra que se revela. La plenitud de la gracia puede transformar el corazón, y lo hace capaz de realizar un acto tan grande que puede cambiar la historia de la humanidad.

Y hoy estrenamos un tiempo nuevo de gracia, que el Adviento ya de por sí lo es, con el AÑO DE LA MISERICORDIA, todo es nuevo, todo está por hacer, todo es dócil a la acción de Dios, porque hoy no hay nada tan rígido, seco, tieso, que no se dejé hacer por la mano amorosa del Padre. Entramos en este tiempo de gracia por la puerta santa, la majestuosa, que une a toda la Iglesia, peregrina, tras los pasos del misericordioso, que a una sola voz canta con el Salmo 117 "porque es eterna su misericordia", y tras las demás puertas santas, las de nuestras catedrales diocesanas, las de los templos jubilares, por todo el orbe, y por esas otras puertas de misericordia, las más escondidas, pero también reconocidas por el Papa FRANCISCO para este tiempo de gracia, la de las habitaciones de hospital para los enfermos, la de su celda para los presos.... 

Yo no quiero más que haceros pasar hoy por mi puerta, la mía, bajo la cual encuentro alegría y misericordia, la de mi casa, la de mi pueblo, la de mi tierra, la de mi pueblo de alabanza, uno que sólo sabe decir, desde hace ya cincuenta años ¡también la Renovación Carismática Católica cumple aniversarios!, sólo dos cosas "ALÉGRATE" y "ABRE TUS PUERTAS A DIOS" recíbelo con alegría porque "ES TU SALVADOR, ES TU SEÑOR" (Perdonad la calidad de la grabación, pero pese a mucho buscar, no encontré otra mejor): 


ALEGRATE, SALTA DE GOZO
ABRE TUS PUERTAS A DIOS
RECIBELO CON ALEGRÍA
ES TU SALVADOR ES TU SEÑOR

Porque grande es su Amor :
ALEGRATE
Porque es grande su Victoria
ALEGRATE
Porque es tu Salvador y Rey
ALEGRATE
Porque se ha fijado en ti
ALEGRATE
Porque quiere ser tu amigo
ALEGRATE
Porque a tu puerta hoy está
ALEGRATE

Porque trae Salvación
ALEGRATE
Porque ofrece su esperanza
ALEGRATE
Porque llenará de amor tu ser
ALEGRATE