jueves, 27 de julio de 2017

CAMINAD....
¡PERO NO CAMINEMOS SOLOS...!


Seguimos caminando, pero mientras, escuchamos lo que el Señor recrimina al mundo de su tiempo, que es tanto como decir al mundo de hoy (Mateo 13,10-17):

Está embotado el corazón de este pueblo, son duros de oído, han cerrado los ojos; para no ver con los ojos, ni oír con los oídos, ni entender con el corazón, ni convertirse para que yo los cure.

Esto nos trae ecos del Evangelio de ayer, en el que el Señor contaba la parábola de sembrador, y atar ambos cabos, al fin y al cabo estamos caminando ¿Esto no es una peregrinación? Y me he dado cuenta de que es muy triste caminar solo... Curiosamente, como dijimos el primer día, uno de los requisitos de cualquier jubileo es "rezar por las intenciones del Sumo Pontífice", casualmente este mes, del que aun quedan unos días, el Papa FRANCISCO nos ha pedido que "oremos por aquellos que están alejados de la fe".


Todo camino lleva a una meta, cierto es, y esta meta ha de estar indicada... en el CAMINO DE SANTIAGO son famosas las estrellas amarillas que marcan el camino (¡Algunas de las cuales se dedica a pintarlas y restaurarlas NINES DE LA TORRE con sus niños de religión!, seguid la historia aquí); ROMA no necesita indicaciones, al menos si hacemos caso al refranero que nos dice "todos los caminos lleva a ROMA", y hasta los niños saben que HANSEL y GRETEL fueron dejando un reguero de migas de pan para saber volver a casa, y no perderse en el bosque...


...¿Y cómo haríamos nosotros para no caminar solos por este camino, rodearnos de peregrinos? ¿Cómo haríamos para invitar a otros a seguir este camino, a enseñarles la belleza de la fe y de la Iglesia?

¡Anda, la belleza de la fe y de la Iglesia, ha dicho...! En efecto, conceptos tan maltraídos y maltratados actualmente, especialmente por el mundo de hoy, por las circunstancias, por los medios de comunicación... y es verdad lo que dijo el Señor mucha gente "no oye con los oídos, ni ve con los ojos, ni entiende con el corazón" pero la experiencia, la que me da la constancia de llevar diez años en el trabajo codeándome con los mismos compañeros de trabajo, casi todos ellos católicos sociólogicos de BBC (bodas, bautizos y comuniones, y poco más) es que... ¡no es culpa de ellos! Decía también el Señor "bástale a cada día su afán" pero ¡es que los afanes son tantos y muchos! Hay que trabajar, a veces los dos miembros del matrimonio, ir corriendo de acá para allá con los niños, al cole, al fútbol, a las actividades escolares, llevar una casa, que hay que pagar con una hipoteca hasta que se peinen canas, administrando nóminas que son casi de beneficencia, vivir el trabajo como una carga, con la conciencia de no atender a la familia debidamente, con losas económicas estrechando el cerco... y no queda tiempo, ni se puede uno permitir el lujo, de andar encima dedicando tiempo a calentarse la cabeza con grandes profundidades del Señor y del sentido de la vida... 

...pero esta es la gran tristeza de nuestros días que muchos no saben ver, y sinceramente creo que me he dado cuenta de ello, porque nadie ha enseñado a estas personas a "id al Señor, los cansados y agobiados, que él os aliviará" ¡Nadie les ha enseñado y viven la vida en un frenesí, legítimo, pero en el que nunca terminan de descansar del todo, desagobiarse del todo, en suma, encontrarse con el Señor! Pero esos vacíos están ahí, en lo más profundo del corazón de nuestros hermanos, a poco que escuches, te pares y veas, descubrirás que hay mucha hambre del Señor, mucha sed de su Palabra, simplemente hay que propiciar que se encuentren, como la mujer samaritana del pozo que entabló diálogo con el Señor.

San FRANCISCO decía "predicad el Evangelio, y si es preciso con palabras", esta sería la forma "pasiva" de anunciar el Evangelio, se me antoja igual la más difícil, que nosotros, por nuestro testimonio, seamos los que interpelemos a los demás para encontrarse con el Señor ¿Cómo? Con nuestra alegría, nuestra esperanza, nuestra cercanía, nuestra solidaridad, nuestro buen hacer, nuestra sonrisa, nuestro brillo en los ojos... llegara un momento, en que tu entorno se preguntará ¿y por qué él y yo no? A partir de aquí ya has abierto la brecha, basta con que tus ojos brillen mucho más, antes de responder, y digas, como ANDRÉS corriendo con gozo al encuentro de PEDRO:

"¡Hemos encontrado al Señor!" 
(Juan 1,41-42)

La forma "activa" de anunciar el Evangelio, por así decirlo, es la pauta que nos dio ayer el Señor con la parábola del sembrador... ¿Nunca habéis pensado que ese sembrador era un poco torpe, o es que tenía un agujero en el saco? ¡Si iba esturreando semillas por todos lados! Unas se le caen por tierra, otras las pierde en el camino, otros granos se le van por las rocas, los pájaros se cebaron ese día... ¡Si el milagro es casi que le quedara algo para sembrar! Pues eso mismo, aprovecha cada oportunidad para hablar del Señor y de la belleza de la fe a quienes te rodean, hazlo con gracia, y aprovecha el momento, respeta y no invadas el espacio de los demás... hay muchas formas para ello, podría daros pistas, pero este camino es largo ¡Recién acabamos de comenzar! Quizás me anime otro día... ¿Dónde quedaría vuestra sabiduría de buen amo de casa que sabe sacar del arca lo viejo y lo nuevo? 

¡Qué bueno será que a ASÍS, el día 2 de Agosto, por este peregrinar urbano, no lleguemos solos, sino en familia, como esas impresionantes llegadas que hacen los jóvenes! ¡Seguimos caminando!

martes, 25 de julio de 2017

SEGUNDA ETAPA:
¡LA NECESIDAD VITAL DE MOVERSE!


¿Quién no ha sentido de repente la necesidad imperiosa de ponerse a caminar? A veces, en medio del ruido de la ciudad sentimos como un silencio que subyace, lo sentimos, experimentamos la llamada del misterio siempre insatisfecho que nos llama, que nos invita a peregrinar por el mundo y nos empuja con deseo de encontrarlo. Automáticamente nuestra mente comienza a intentar racionalizar ese impulso: Dónde vamos a ir, el camino a recorrer, cuánto tiempo vamos a dedicar al paseo, cómo de lejos queremos caminar, a qué hora regresaremos.

Pero este impulso a salir, a caminar, no nos pide nada de eso. No se trata de la duración, del sano ejercicio de caminar o que de tengamos que tener necesariamente un destino final. Este impulso vital sólo nos pide que nos levantemos del sillón, nos vistamos y nos pongamos en camino, el ancestral hábito de poner un pie delante del otro, desde que la humanidad se irguió por vez primera, quizás este caminar, este ponernos de pie, por vez primera, nos enseño a darnos cuenta de que hay un horizonte, siempre más lejos, siempre más allá, siempre inalcanzable, puede que hay naciera el sentimiento religioso del primer hombre primitivo, aprender a andar y ver el horizonte es todo uno, descubrir el misterio de Dios.

Ponte a caminar, despreocupadamente, por tu ciudad. Puede que tus pasos te lleven a un parque o un jardín, no importa, siente otra llamada, eso que decimos "la llamada de la naturaleza" ¿Cuándo fue la última vez que te detuviste a contemplar una flor?  ¿Cuándo fue la última vez que, como niño, te has puesto en cuclillas en medio de la acera, embelesado viendo un reguero de hormigas recogiendo semillas, migas de pan...? ¡Pero un adulto no hace esas cosas! 



Puede que andando de esta forma distraída tus pasos te encaminen por alguna plazoleta, alguna callejuela desconocida... a lo mejor descubres alguna estatua o monumento que ignorabas, algún rincón bello de tu ciudad que desconocías, fuera de tus caminos de siempre... Si nos quedamos en los mismos caminos y nunca nos aventuramos en territorios desconocidos nunca descubriremos nada nuevo. 

Por todas partes, seguramente, ahora en verano -según que ciudades- verás como la vitalidad te rodea, todo rezuma vida, y todo vive, ajeno quizás a la sentencia de la muerte que pesa sobre todos nosotros. Verás niños jugando en los columpios, verás perros correteando bajo la atenta mirada de sus amos, algún gato callejero sesteando con sus crías ¡ahora estamos rodeados de camadas de gatos callejeros, es la época!, verás los gorriones disfrutando de una fuente pública, verás jóvenes corriendo, haciendo footing o ciclismo, ancianos charlando de sus cosas y sus pensiones en los bancos... ¡Todo es un canto a la vida!  Hazte consciente de que esta misma vitalidad está también en tí, que la rutina no te impida perderte la vida. Puede que ahora, a tus años, te encuentres más guapo, atlético y fuerte que cuando eras joven; por supuesto ahora tienes más madurez, y más sabiduría, pero eso es bueno, lo da el paso de los años, es el poso de la vida... y date cuenta, de cuánto más puedes atesorar, cada vez que te detienes, y contemplas... Quizás el día de nuestra muerte estemos secos y marchitos como las hojas secas y doradas que vemos por el camino, pero eso sólo demuestra que el sol brilló mucho sobre ellas....

Camina sin restricciones de tiempo, no tengas ansiedad alguna por poner fin a tu paseo, ni saber cuánto ha de durar... pasea, camina, porque es una inquietud, un deseo vital, precisamente, hasta que ese deseo y ese impulso se vayan apaciguando en ti. "El gran asunto es moverse" decía el escritor ROBERT LOUISE STEVENSON acerca de su deseo de viajar. Este deseo de movernos, ponernos en camino, es como un hilo invisible y precioso precioso, que nos envuelve y atrapa con su misterio, que nos llevará a un camino nuevo y diferente como lo ha hecho muchas veces antes. 



Todo lo nuevo, como toda vocación, como todo camino, comienza siempre con una llamada a ser contestada. Vayamos por el mundo como peregrinos urbanos, presenciando este mundo a través de los ojos del corazón, seamos tocados y movidos por la belleza que nos sale al paso, si sabemos verla. 

Acojamos con satisfacción este impulso y este movimiento. Nutramos en nosotros y celebremos esta vitalidad y el misterio. Es realmente un gran asunto. ¿Qué te está llamando?  ¿Es la vida tratando de moverte hacia el mundo de alguna manera o de regreso a la quietud?  ¿Hay un hilo que quiere que sigas?  ¿Qué pasaría si dijiste que sí y dio un paso hacia ella? Con amor y valentía...

PRIMERA ETAPA:
¡SANTIFIQUEMOS NUESTROS CAMINOS....!


Todos nosotros, al salir a la calle, tenemos una rutina, quizás vamos un poco más a la aventura cuando vamos por vez primera  algún sitio, tienda, comercio, iglesia, cine... que no conocemos, pero cuando es lo de siempre, el trabajo, el supermercado, los niños al cole, el mercado, la copistería, el ambulatorio... es raro que modifiquemos el itinerario, nos volvemos costumbristas, y repetimos recorridos.

Como dijimos ayer, esta va a ser una peregrinación urbana a ASÍS, por eso la etapa de hoy, que por supuesto, podéis repetir desde ahora todos los días va a consistir en echaros a la calle, a vuestros recorridos e itinerarios de siempre, pero haciendo caso a una de las recomendaciones de San FRANCISCO, que incluso la dejó en su "testamento", y en casi todas sus biografías, antes o después, se la mandaba cumplir a sus hermanos, atended:

Y el Señor me dio una fe tal en las iglesias, que oraba y decía así sencillamente: 

Te adoramos, Señor Jesucristo, también en todas tus iglesias que hay en el mundo entero, y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo

(Testamento, 4-5)

Yo, cuando voy camino del trabajo, me voy topando con: En primer lugar la escuela del AVE MARÍA, donde siempre rezo, para saludar a la virgen de la fachada, las tres avemarías que siempre recomendaba nuestro beato Fray LEOPOLDO de ALPANDEIRE, el Acordáos y una coletilla, mía que dice así "¡Está así de ridícula porque quieres!" (y es que la virgencita es ridículamente pequeña en comparación con la hornacina -mirad la foto, que ni se ve-, una vez pensé "cuando me toque la lotería compraré una virgen de piedra que llene la hornacina, no esa ridiculez que tienen puesta" ¡por eso al pasar se lo recuerdo todos los días, por si toca...!).

Antes de eso he pasado ya por un cuartel del ejército, hay un pequeño pilar con una virgen de piedra, justo al lado de la garita de guardia ¡cómo no!, lo que pasa es que siempre, desde la verja que da a la acera, la veo de espaldas... una vez pedí permiso al guardia de la garita para entrar y hacerle una foto de frente ¡pero no me dejo!, a ella también la saludo con las tres avemaría -y eso que con la anterior no distan diez pasos- a ella, de broma, siempre le digo después "¡Adiós, descastá...!", aunque sé que la culpa fue del guarda.


Luego llego a la ermita-iglesita de San ISIDRO, donde hay una pequeña Cruz de hierro forja en la entrada (bueno también hay un icono de una virgen en un arco, pero a ese ya no lo saludo... ¡Jolines con las madres, lo quieren todo para ellas!, así que saludo a la Cruz con las palabras de San FRANCISCO: "Te adoramos, Señor Jesucristo, también en todas tus iglesias que hay en el mundo entero, y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo".


Sigo caminando camino del trabajo y paso por un colegio privado, por fuera como todos, un edificio de ladrillo rojo, con ventanas por todos lados, y delante, con una tapia altísima, la que da a la acera, el patio del recreo... Como supongo que como colegio privado tendrá capilla (es de las RELIGIOSAS DE LA PUREZA DE MARÍA, a la que pertenece la famosa religiosa bloguera, tuitera y experta en redes sociales, XYSKIA VALLADARES), vuelvo a saludar a la Cruz, porque aunque ni sé donde está, ni la veo, me quedó muy grabado el testimonio que ella dió de que visitando en NAVIDAD un campamento de refugiados cristianos en IRAK, le regaló a una anciana su propia Cruz, la suya de religiosa, la que le entregaron al hacer los votos... ¡Yo no sé si sería capaz de desprenderme de mi Cruz, si es cuando me la quito para ducharme, y se me olvida en casa, me siento como desnudo y desvalido de verdad...! Por eso saludo a la Cruz otra vez y me acuerdo de los refugiados.


Luego paso por la tapia que separa la Casa Madre de las MISIONERAS DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO Y Mª INMACULADA de la acera, fundadas por mi queridísima Mª EMILIA RIQUELME... Aquí, como sé y me consta que está el Santísimo Sacramento expuesto, pues siempre ha de haber una religiosa adorando, suelo recitar mentalmente aquella medio poesía, medio oración, que se me ocurrió una vez: "Mi Señor, preso en la Custodia, por amor a su criatura, nunca se oyó tan gran misterio, que un Dios tomara para sí nuestra carnatura", y pido al Señor, eso sí, que me conceda vida como para verla betificada ¡bueno, hace ya tres años la declararon venerable, o sea que falta menos!

Luego paso por una residencia de estudiantes de una entidad religiosa, que no diré, por respeto, porque a lo mejor no se merecen lo que voy a decir, pero un edificio, de cemento gris, con unas ventanas que parecen respiraderos, con unos contrafuertes de hierro macizo que apenas son rendijas, que más parece un bunker de la guerra, que una residencia de estudiantes, y que deben de tener dinero para muchas reformas, porque da igual el día, el mes, la hora y la estación ¡en la puerta siempre tienen un albañil haciendo mezcla!, y que uno no termina de saber si es una residencia de élite de niños pijos, o donde las familias pijas mandan a sus hijos díscolos, como si fuera un reformatorio, que lo parece, al menos por fuera, que lo único que me sale decir es "¡Señor, apiádate de estos jóvenes, que este régimen disciplinario no los aparte de la fe!" 

Y ya hemos llegado al trabajo... 



Luego, de regreso a casa, después de trabajar ya no rezo tanto, porque me suelo volver en autobús, no andando, primero porque si estoy de turno de mañana y salgo a las tres de la tarde, o por frío o calor, mejor evitar la caminata, y ya vas cansado, y si es de turno de tarde, que salgo a las diez y media de la noche, aparte del cansancio, y dado que a mi barrio es mejor no entrar a partir de ciertas horas de la noche, mejor llegar cuánto antes ¡que ya me han atracado tres veces de regreso a casa y casi a la puerta!... Pero en el autobús también rezo, porque con lo mal y rápido que conducen nuestros autobuseros, y las tartanas que el Ayuntamiento tiene adjudicadas de su flota de autobuses a los barrios pobres y periféricos, que ya han salido ardiendo más de una vez (¡los pobres merecemos lo mejor, lo mejor del desguace!) la única oración que te sale, que seguro es la misma que rezan todos los que van contigo en el autobús es "¡Virgencita, que me quede como estoy!"

Pues que en esto consista nuestra primera etapa de este peregrinar urbano, santifiquemos, hagamos oración nuestros caminos... Acostumbráos a rezar algo, saludar de algún modo, las Iglesias, conventos, colegios, cruces, imágenes de MARÍA, que acostumbréis a ver por los itinerarios y recorridos que vosotros mismos hagáis cada día de forma rutinaria.. ¡Esto si vas con prisa! Sin prisa, nada mejor como entrar y orar un ratito, saludar al Señor en el sagrario, en todos los sagrarios... Aunque no lo parezca es una forma muy productiva de orar, de santificar nuestros caminos, de enanchar la ciudad, y por supuesto, de interceder por sus habitantes. 



Y fijáos hasta dónde, que me acabo de acordar que paso por delante de otra parroquia, a pocos metros ya del trabajo, que como está en los bajos de un bloque de vecinos... ¡Es que ni acordarme! Se trata de la parroquia de SAN RAFAEL... ¡Pues va a ser que me voy a tener que acostumbrar a rezar algo aquí... qué cabeza la mía!

lunes, 24 de julio de 2017

MAÑANA YA SÍ....
¡COMENZAMOS A CAMINAR!


El 25 de Julio marca tradicionalmente, para toda ITALIA, el comienzo de la llamada MARCIA FRACESCANA, evento por el que miles de personas, especialmente jóvenes, se ponen en camino, como peregrinos, en un peregrinar que involucra a todas las regiones, con la esperanza de llegar a ASÍS, entre los día 1 y 2 de Agosto, fecha en que,según la tradición, San FRANCISCO mereció, de Jesucristo, y posteriormente de la Iglesia, un jubileo de perdón de todos los pecados a quienes peregrinaran a la PORCIÚNCULA. Posteriormente este privilegio se extendió por la Iglesia "a todos los que con las condiciones generales de cualquier jubileo: Confesar, comulgar y rezar por las intenciones del Sumo Pontífice, visitasen cualquier monasterio, convento, capilla, parroquia, iglesia o lugar franciscano del mundo el día 2 de Agosto de cada año".

El Viernes III de Cuaresma del año 2013 recibimos un regalo inmerecidísimo (yo a este diá en el calendario lo llamo, desde entonces, de broma "De Translatione Portiunculae Ad Granatensis Sede") en atención a nuestra labor difusora de la espiritualidad franciscana y nuestro compromiso de sostener y ayudar a los pobres, la Comunidad Franciscana de ASÍS, por medio de su Guardián (como llaman los franciscanos a los superiores de sus casas) Fray BRUNO OTTAVI nos remitía una reliquia, un fragmento auténtico, de la pequeña iglesita de la PORCIÚNCULA, el corazón mismo de FRANCISCO hecho piedra en ASÍS, junto con este bendito don el superior nos dirigía estas palabras:



Auguro a lei i a tutti i vostri membri ogni bene e la forza dello Spirito Santo per aiutare quelle persone che si trovano in difficoltà (...) Voglio gradire  i miei saluti e la promessa di una preghiera alla Porziuncola, luogo amato a modo particolare da San FRANCESCO, per lei e tutti i vostri membri.

Le deseo a usted y a todos sus miembros todo el bien y la fuerza del Espíritu Santo para ayudar a aquellas personas que se encuentran en dificultad (...) Quiero añadir a mis saludos la promesa de una oración en la Porciúncula, lugar amado de forma especial por San FRANCISCO, por usted y todos sus miembros.


Nos sentimos honrados, y más pobres por ello, somos tan pobres, tan mínimos, que tenemos "una porción de la porciúncula" ¡Se puede aspirar a menos, se puede tener más! Por la presencia de este fragmento del "corazón hecho piedra de FRANCISCO en ASÍS" legítimamente también nos podemos considerar "lugar franciscano" a efectos de jubileo, por eso abrimos esta peregrinación a todos vosotros. 




Los peregrinos, del camino verdadero, los de ir avanzando -como dice el lema de este año "UN PASO AD OLTRE"- es decir, paso a paso, llegarán a ASÍS sin aliento, desfallecidos por el camino; con los ojos brillantes, por la emoción de haber llegado a buen puerto; las piernas temblando, con el corazón latiendo a mil, experimentando amor, acogida, alegría, y misericordia. Pero todo ello no sería posible, ni comprensible, si detrás no se hubiese dejado el camino que cada uno carga en su mochila, en las ampollas causadas en los pies por el polvo, las piedras y los obstáculos del camino, el sudor pegado al cuerpo, porque todo ello exterioriza en el cuerpo un camino de conversión y penitencia que involucra al ser entero. Así era San FRANCISCO, en el cuerpo y en el corazón, un "alter Christus", un otro Cristo, que dicen los cronistas que "desnudo no se hallaría en él, entre la delgadez, aunque fibrosidad de su cuerpo, lo demacrado y sufrido, y las marcas de las llagas, diferencia entre él mismo y nuestro Señor"


Es un camino duro, el esfuerzo de la caminata se ve recompensado por un entorno privilegiado en esos bosques solitarios, en esos ríos, casi para ir cantando el "laudato si" franciscano... y en el silencio del camino, cada uno con sus pensamientos, ir comprendiendo y escuchando el misterio de Cristo Crucificado, viviendo la solidaridad y la atención a los que están en dificultad, en el mismo camino que tú, ser apoyo para alguien que cojea, compartir el agua, ofrecer un pañuelo, prestar un bastón, curar cada noche las heridas de los pies, todo eso  crea en los peregrinos un espíritu que une, fortalece, se cae las máscaras y nos mostramos como somos, débiles y frágiles, necesitados de los demás. Peregrinar es tiempo de silencio, el entorno en el que volver a leer, paso a paso, nuestra propia existencia a la luz de la Palabra, que es guía, maestra y compañera de camino. Los peregrinos a fuerza de ir caminando mirándose los pies, vuelven a leer sus vidas a la luz de su experiencia anterior, se reconocen como lo que son: Frágiles, inconsistentes, valientes unas veces, traicioneros, las menos, hermosos, llenos de esperanza, y la mezcla de tantos sentimientos, en tanta gente, aglutinada, en un mismo entorno, nos ayuda a descubrirnos como el rebaño de Cristo, que ha mandado a la Iglesia "apacienta mi rebaño". 

Muchos de vosotros, lo mismo que nosotros, no podremos hacer este año la peregrinación físicamente en ASÍS, por eso a partir de mañana os invitamos a poneros en camino, con nosotros de una forma "diferente" ¡Algo se nos ocurrirá! Puede que se realice en Metro o autobús para ir a trabajar... puede que el polvo del camino sea esa capa de rutina que nos oprime y agobia día... puede que el sudor sean los afanes de cada día, que no por rutinarios, tienen que ser los más agradables... puede que en vez de bosques y ríos idílicos tengas que caminar entre semáforos, tráfico, viandantes por la acera... puede que no entres por la puerta de la PORCIÚNCULA, pero bastará con que entres por la puerta de tu propia casa... eso sí, seguro, que con un corazón nuevo... de eso se trata, a eso te invitamos.


domingo, 23 de julio de 2017

BABA YETU....
¡A PARTIR DE AQUÍ SIGUE TÚ....!


El Evangelio de este Domingo (Mateo 13,24-43) nos trae la parábola del trigo y la cizaña por un lado, la pequeña referencia a la mostaza y la levadura, y "explicación para torpes" -que suelen ser de usual los discípulos- de la parábola del trigo y la cizaña.

El caso es que del trigo y la cizaña hablé hace poco, casi sin proponérmelo, y sin ni siquiera saber que se trataría del Evangelio de hoy, hace un par de días dije:

Es un misterio que "el dueño de la mies" (Lucas 10,12) haya querido que "crezcan juntos el trigo y la cizaña" (Mateo 13,30)... pero no nos corresponde a nosotros hacer la criba, no nos arroguemos potestad sobre el pecado y la salvación de los demás, lo que sólo es potestad de Dios, no querrás enfrentarte al reproche del Árcangel Miguel que vela por la soberanía de Dios: ¿Quién cómo Dios?, porque sea como fuere, y lo sabes, todos lo saben, hasta los jueces más inmisericordes lo saben, al final el juicio va a ser individual, nuestro y solo nuestro, y no va a ser de moral, ni de fuero interno, ni de motivaciones, va a ser de caridad (Mateo 25,40), "misericordia quiero y no sacrificios" (Mateo 9,13) y si no te vale así, que te lo diga San JUAN DE LA CRUZ mirándote a los ojos "al final de la vida nos examinarán del amor".

Además la homilía de hoy, para los sacerdotes, debe de ser muy fácil, porque si el Señor ya nos ha explicado la parábola, por boca del sacerdote que proclama el Evangelio, en el tiempo de la homilía lo único que ha de hacer es reproducir las palabras del Señor explicando la parábola a sus discípulos: ¡Hoy el comentario al Evangelio nos lo hace el Señor mismo, no había caído en la cuenta, y eso sólo sucede en dos o tres parábolas más!

El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del reino; la cizaña son los partidarios del maligno; el enemigo que la siembra es el diablo; la cosecha es el fin del tiempo, y los segadores los ángeles. Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema, así será el fin del tiempo: el Hijo del Hombre enviará sus ángeles y arrancarán de su reino a todos los corruptos y malvados y los arrojarán al horno encendido; allí será el llanto y el rechinar de dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el reino de su padre. El que tenga oídos, que oiga.

Y con esto doy por zanjado el Evangelio de hoy, que no las lecturas del día, porque dándome cuenta de la segunda (Romanos 8,26-27)... ¡Permitidme que me ponga carismático!


El Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad, porque nosotros no sabemos pedir lo que nos conviene, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables. Y el que escudriña los corazones sabe cuál es el deseo del Espíritu, y que su intercesión por los santos es según Dios.

No sé cómo inculcaros que pidáis al Espíritu Santo el don de orar en lenguas... como un niños que está aprendiendo a hablar, que sólo quiere expresar todo su mundo interior "escudriña su corazón" y se lo quiere expresar a la persona a la que sabe, porque lo sabe, que le debe la vida, la existencia, la protección y sobretodo el Amor, con mayúsculas, que es su madre, que por elevación para nosotros es Dios mismo, y que constreñido por no dominar aún el lenguaje "no sabemos lo qué pedir" se puede pasar horas y horas chapurreando cosas sin sentido, silabeando, descubriendo ¡qué puede comunicar, aún sin idioma, pero que el destinatario de esas palabras, su madre, está presente y percibe más su amor que el mensaje, y aunque así no lo fuera, lo suple, porque entiende el amor que encierran sus palabras que no son tales!

Orar en lenguas es un don del Espíritu Santo que viene en auxilio de nuestra oración, hay que pedirlo con humildad al Espíritu Santo... os apremio a que leáis otra vez la catequesis sobre el tema que dimos en nuestro blog sobre la Renovación Carismática Católica (enlace aquí) y aprovechéis el texto de Isaías que allí musicalizamos para no dejar de pedireste don. Y para que os vayáis haciendo una idea, os propongo un sencillo ejercicio...

¿Qué sucede si os pongo a cantar el siguiente texto?

Baba yetu, yetu uliye
Mbinguni yetu, yetu. Amina!
Baba yetu, yetu uliye
M jina lako e litukuzwe.

Utupe leo chakula chetu
tunachohitaji, Utusamehe
makosa yetu, hey!
Kama nasi tunavyowasamehe
waliotukosea. Usitutie
katika majaribu, Lakini
utuokoe, na yule, mwovu e milele.

Ufalme wako ufike, Utakalo
lifanyike Duniani kama Mbinguni. Amina.

Ni sabéis lo que significa, ni sabéis qué música ponerle... podríais intentar a chapurrearlo o canturrearlo "como Dios os dé a entender" algo que no entendéis... ¡Voilà, ahí tienes un don de lenguas! Pero como no voy a ser muy malo, os dejo una pista... (procurad que no se os salten las lágrimas de emoción, yo ya lo he visto y tarareado un par de veces y no puedo evitar llorar de pura emoción):


Pero los niños cantan, se ve un Obispo al fondo... ¡si hasta le han llevado un gallo en las ofrendas de la Eucaristía! ¿Qué están cantando los niños entonces?...

¡Están catando el PADRENUESTRO en swahili, el dialecto más extendido en ÁFRICA! ¡Claro, ahora puede que, sin seguir entendiéndolo, te suene un poco más! Si unas palabras que no conoces, una música que ignoras, te han tocado el corazón y te han elevado el alma ¡ya has orado en lenguas, aunque haya sido con la trampa de hacerlo en un idioma real, aunque desconocido para ti!

Y ahora te dejo la versión de los mayores con otro ejercicio ¡cántala tu también! da igual que no te sepas la letra, no vayas a retroceder para buscarla, tararea en voz alta la canción con las palabras inventadas que creas que le pegan a la música (lo mismo que cuando no sabemos una canción inglesa que nos gusta y cuando la echan en la radio la cantamos en un inglés completamente inventado, o figurado por nosotros), porque eso es orar en lenguas... ¿qué más da que te lo inventes? ¿acaso no es el Padrenuestro? ¿acaso es que el Señor no lo sabe ya, es que va a dejar de escuchar ese Padrenuestro que brota de tu corazón con palabras inventadas por ti sobre la marcha? ¡Eso es orar en lenguas! Para que tengáis al menos un soporte musical y para garantizar que este texto ya se ha desplazado por la pantalla para que no podáis ver la letra -que está más arriba- os dejo con el mismo Padrenuestro en swahili, esta vez cantado por "los mayores", esto es, un bello coro sudafricano de voces expertas, igual de emocionantes... ¡Pero vosotros tararead, cantad, alabad!




sábado, 22 de julio de 2017

MARÍA MAGDALENA, Apóstol de los Apóstoles
¡Y muy querida por las princesas!


Celebramos hoy a Santa MARÍA MAGDALENA, "la Apóstol de los Apóstoles", la primera en encontrar al Señor resucitado, que le encargó (Juan 20,1-2.11-18):

Anda, ve a mis hermanos y diles: 
"Subo al Padre mío y Padre vuestro, al Dios mío y Dios vuestro"

Leyendo un comentario al Evangelio de hoy, de San ROMANO, el meloda, (entre los Siglos V y VI) llamado con este sobrenombre porque fue uno de los autores de himnos más grandes de la Iglesia. Era oriundo de la ciudad de EMESA (la actualmente malograda HOMS, en SIRIA, famosa por su destrucción y bombardeos recibidos) y judío, aunque fue bautizado ya de niño, no se sabe si sus padres se habrían convertido también. Posteriormente residió en BEIRUT, donde recibió el diaconado. Sus himnos se caracterizan por su audacia literaria, sus metáforas, sus analogías, con muchas comparaciones no usadas antes, presentan ciertos semitismos, que denotarían su origen judío y son de una profunda teología. Pues cantando a MARÍA MAGDALENA, en uno de sus himnos (nº 40) leemos al Señor diciéndoles a MARÍA MAGDALENA, justificando el ser "Apóstol entre los Apóstoles", la primera en anunciar la resurrección:

Que tu lengua, desde ahora, proclame estas cosas 
y las explique a los hijos del Reino que están esperando 
que me despierte, yo, el Viviente. 
Date prisa, María, reúne a mis discípulos. 
En ti tengo una trompeta de potente voz; 
haz sonar un canto de paz 
en los oídos temerosos de mis amigos escondidos, 
despiértales como de un sueño, 
para que vengan a encontrarme. 
Vete y di: "El esposo se ha desvelado, 
saliendo del sepulcro. 
Apóstoles, quitaos de encima la tristeza mortal, 
porque se ha levantado, 
aquel que ofrece a los hombres caídos la resurrección".

MARÍA MAGDALENA va al encuentro de los apóstoles y refiere el anuncio de la resurrección con las siguientes palabras:

De repente mi luto se ha cambiado en danza, 
todo se ha convertido en gozo y alegría. 
No dudo en decirlo: He recibido la misma gloria que Moisés. 
He visto, sí, he visto, 
no sobre el monte, sino en el sepulcro, 
velado no por la nube, sino por un cuerpo, 
al Señor de los seres inmortales y de las nubes, 
su Señor de ayer, de ahora y para siempre. 
Me ha dicho: "¡Date prisa, María! 
Como una paloma llevando un ramo de olivo, 
ve a anunciar la buena nueva a los descendientes de Noé. 
Diles que la muerte ha sido destruida 
y que él ha resucitado, 
aquel que ofrece a los hombres caídos la resurrección"


Me ha llamado, pese a la belleza de todo el himno, la atención, el llamar a MARÍA MAGDALENA "paloma con ramo de olivo", como he pretendido buscar en San GOOGLE, bendito, que lo tiene todo escrito, alguna imagen de MARÍA MAGDALENA portando una rama de olivo, éste me ha devuelto como resultado el MONASTERIO ORTODOXO de Santa MARÍA MAGDALENA, en el MONTE DE LOS OLIVOS, en TIERRA SANTA. Lo pudimos ver, aunque no visitar, por las prisas, cuando estuvimos en el MONTE DE LOS OLIVOS en nuestra peregrinación a TIERRA SANTA. Como una cosa me ha llevado a la otra, os refiero algunas pinceladas del mismo:

El Monasterio fue construida en 1886 por el zar ALEJANDRO III para honrar a su madre, la emperatriz MARÍA ALEXANDROVNA de RUSIA. Fue construido siguiendo el diseño del arquitecto DAVID GRIMM siguiendo el estilo tradicional ruso, con sus célebres cúpulas en forma de cebollas, que son un total de siete y doradas. En la iglesia se exhiben las reliquias de dos santas mártires para la Iglesia rusa, la gran duquesa ELIZABETH FEODOROVNA (esposa del Gran Duque SERGIO ALEXANDREVICH) y su hermana VARVAR YALOVLEVA; la primera al enviudar de su esposo, y a pesar de ser miembro de la familia real, fundó un Monasterio en MOSCÚ para dedicarse a las obras de caridad, fue asesinada durante la Revolución Rusa, junto con otras religiosas, una de ellas su hermana, como hemos dicho, y sus restos fueron trasladados para protegerlos al Monasterio en JERUSALÉN. Decir además que ella era tía abuela del actual DUQUE DE EDIMBURGO, rey consorte de la actual Reina ISABEL II de INGLATERRA.

Por esta misma razón, está también enterrada en el Monasterio ALICE DE BATTEMBERG, la madre del DUQUE DE EDIMBURGO, quien en el año 1930 fue diagnosticada de esquizofrenia, e ingresada en un sanatorio de SUIZA. Tras recuperarse y recibir el alta, nunca más volvió a convivir con su esposo. Durante la II GUERRA MUNDIAL ella se encontraba en GRECIA, donde había fundado un Monasterio Ortodoxo de religiosas enfermeras y que llamó la Orden de MARTA y MARÍA. Por su labor protegiendo, escondiendo y ayudando a huir a judíos es también declarada "Justa entre las naciones" por la institución YAD VASHEM. Al terminar la II GUERRA MUNDIAL su congregación religiosa, formada básicamente por enfermeras, no tenía mucha razón de ser, disminuyen los ingresos y se queda sola nuevamente, por lo que es invitada por su hijo y su nuera, la reina ISABEL II de INGLATERRA a vivir con ellos en el PALACIO DE BUCKINGHAM.

A pesar de ello siguió manteniendo una vida austera, en palacio vestía con un sayal gris, al modo de las religiosas ortodoxas, causando sorpresa entre el servicio, y la propia Reina, que de broma le solía decir "¡Qué monja más rara que fuma y juega a las cartas con el servicio!".

Falleció en el año 1969, aunque había manifestado querer ser enterrada en el Monasterio de Santa MARÍA MAGDALENA, en JERUSALÉN, una de sus hijas, la princesa GEORGINA DE HANNOVER, le dijo una vez que "era un sitio muy lejano para ir a visitarla" ella respondió "¡Oh, querida, no te creas, hay un servicio de autobuses que funciona muy bien!"

Su deseo fue cumplido, por fin, en el año 1988. 




viernes, 21 de julio de 2017

ME VOY A DEDICAR A ACARICIAR EL TRIGO...
AUNQUE DIGAN QUE ES MALO...

Un sábado de aquéllos, Jesús atravesaba un sembrado; los discípulos, que tenían hambre, empezaron a arrancar espigas y a comérselas. Los fariseos, al verlo, le dijeron: «Mira, tus discípulos están haciendo una cosa que no está permitida en sábado.»

Te invito a que imagines esta escena de los discípulos arrancando distraidamente espigas, pese a estar prohibido, antes de seguir leyendo, acompañado de la música de la escena del campo de trigo de la película GLADIATOR, he escogido una versión sin movimiento, porque sólo me interesa que te dejes mecer por la música, como esas espigas en las manos libres de los discípulos...


...y ahora ten presente: Misericordia quiero, y no sacrificios.

No te sientas nunca paralizado por las tentaciones, los tropiezos, las caídas, las derrotas de tu pasado, por vergonzosas, humillantes o pecaminosas que sean, ten presente siempre esas palabras tan sabias que alguien dijo una vez "cuando el demonio te tiente con tu pasado, recuérdale a él cuál es su futuro"... Derrotado está, Cristo te ha rescatado ya, no dejes que tus heridas del pasado se conviertan en algo que te impida crecer y seguir caminando, llévalas con orgullo, sanadas, con unas bellas cicatrices, son las heridas de la vida, pero siempre adelante... "Para ser libres nos rescató Cristo" (Gálatas 5,1).

Que no te engañen, tú eres así, por un misterio de Dios que nadie ha sabido nunca explicar del todo, ni científicamente, ni estudios universitarios, ni traumas psicológicos, ni gaitas... ¿y quién se cree que eres así por una opción personal que solo te lleva al desprecio, la discriminación, el insulto y la condena? ¿compensa el vicio una vida de desprecio social, es que eres masoca? Yo no lo creo, y no lo puedo creer, porque vio Dios que todo lo creado era bueno, y el hombre, más bueno aún, y Dios no puede negar la bondad de todo lo creado, y tú eres obra de sus manos, precioso a sus ojos, y tu vida, y tu dignidad... No consientas que nadie te diga a quién has de amar... Si es un amor entregado, indiviso, en fidelidad, entrega, mutuo socorro y auxilio, respetuoso, decoroso, sin aspavientos... ¿por qué ha de ser pecaminoso? ¡Lo dicen los mismos que se fundan en la Escritura para condenarte! Quizás nunca leyeron aquello de que "el alma de Jonatán quedó ligada al alma de David, y Jonatán lo amó como a sí mismo" (1 Samuel 18,1), menos aún se creyeron el dolor a la muerte del ser amado "por ti lloro lleno de angustia, Jonatán, amado mío, en extremo querido, más delicioso para mí tu amor que el amor de las mujeres" (2 Samuel 1,26) menos aún vivieron el "no juzgar y no serás juzgado" (Lucas 6,37).

No te prives nunca del "pan vivo que descendió del cielo; si alguno come de este pan, vivirá para siempre", menos aún por el que dirán de los que te juzguen o critiquen por ello, ten presente que en el tribunal, absolútisimamente privado e íntimo de tu conciencia no puede entrar ni Dios, o no seríamos libres; juzga tú y estima que eres pecador, yo que esto escribo soy más pecador que tú, y hasta el sacerdote que te confiesa, aún en la santidad de su ministerio y su don de perdonar, es pecador como nosotros... Esto vale par todos, pero no te prives del Señor por escrúpulos de conciencia absurdos, menos si te los inoculan terceros, los fariseos y juzgadores de siempre, lo dijo el Señor "no he venido a sanar a los justos, sino a los pecadores...no necesitan médico los sanos, sino los enfermos" (Lucas 5,32) y si alguna vez aún te quedan dudas, comulga y en ese preciso instante haz tuyas las palabras de la hemorroísa "si al menos le rozo, quedaré sanado" (Mateo 9,21)

Y lo anterior vale para todos... bajando al caso concreto, te casaste, con toda tu ilusión, fundaste una familia en el Señor, para toda la vida, vinieron los hijos... algo se rompió, no por tu culpa, has hecho todo lo que estaba en tu mano por salvar tu matrimonio, pero te encontraste siempre con un muro enfrente, la culpa no es tuya... te costó, pero rehiciste tu vida, y ahora... ¿Será que tu felicidad, siendo la parte inocente de la ruptura es el precio que has de pagar a un Dios egoísta? ¿Será que cierra las puertas de la misericordia de su corazón para ti? Ni la persona más malvada y desnaturalizada se atrevería a hacer una afirmación así de Dios, pues el mismo dice "aunque una madre, desnaturalizada, despreciara y se olvidara de un hijo, mira, yo no te olvido, pues llevo tu nombre tatuado en la palma de la mano" (Isaías 49,15-16) Al dolor de la ruptura, a la inocencia de tu culpa, a la buena fe cuando te casaste, a la alegría de los hijos, a la legítima aspiración de ser feliz y restaurar tu vida el Señor nunca te podrá reprochar nada... no te prives del Señor por ello, por más sandeces que escuches, tienes un padre bendito, bueno, que te ha dicho "la comunión no es el premio de los perfectos, sino la medicina de los enfermos" (Papa Francisco)

Es un misterio que "el dueño de la mies" (Lucas 10,12) haya querido que "crezcan juntos el trigo y la cizaña" (Mateo 13,30)... pero no nos corresponde a nosotros hacer la criba, no nos arroguemos potestad sobre el pecado y la salvación de los demás, lo que sólo es potestad de Dios, no querrás enfrentarte al reproche del Árcangel Miguel que vela por la soberanía de Dios: ¿Quién cómo Dios?, porque sea como fuere, y lo sabes, todos lo saben, hasta los jueces más inmisericordes lo saben, al final el juicio va a ser individual, nuestro y solo nuestro, y no va a ser de moral, ni de fuero interno, ni de motivaciones, va a ser de caridad (Mateo 25,40), "misericordia quiero y no sacrificios" y si no te vale así, que te lo diga San JUAN DE LA CRUZ mirándote a los ojos "al final de la vida nos examinarán del amor".

Sabéis, aquellos a los que hice un llamamiento desesperado para orar, que un compañero mío del trabajo, 26 años, creo, apenas, fue informado por los médicos de que el hijo, su primer hijo, nacería con una insuficiencia renal por la que moriría, sí o sí, pocas horas después de nacer... eso sí, y a pesar de estar a término, le daban la posibilidad de abortar (que no sé cómo se puede abortar casi a término, a no ser que la ley lo permita en casos extremos, pero no es la ley la que me ocupa ahora) para no sufrir más... y un día que lo vi llorando en el trabajo (¡tener que trabajar con un drama así en casa, es que somos el colmo de la inhumanidad!) le abracé lo más fuerte que pude, como si en ese abrazo quisiera transmitirle sentimientos que no sabía expresarle, y sé  que lo que voy a decir puede resultar de todo menos consolador, pero sólo atiné a decirle, entre sollozos "mira, la vida es una mierda, muy larga e injusta, lo que más me duele es que lo hayas descubierto tan pronto, no como yo, que soy perro viejo, pero por amor de Dios ¡por amor de Dios! no tomes la decisión equivocada, es tu hijo, le habéis puesto nombre, merece vivir, merece ver a sus padres, aunque sea por horas"... Después, hice una ronda de teléfonos, puse a todos los conventos de clausura de Granada a rezar, para que esos jovencísimos padres tomaran la decisión correcta, os lo comuniqué a algunos por privado en el TWITTER, pero ahí quedó la cosa... Ni lo acosé, ni me puse en plan integrista, ni le mandaba enlaces con fotos de abortos todos los días, ni le agobiaba con testimonios de madres arrepentidas, ni siquiera le recomendé ponerse en contacto con nadie... no, nada de eso, insisto... la conciencia de cada persona es inviolable, ahí reside su dignidad de hombre, su libertad como hijo de Dios... No sé lo que pasó, yo enfermé, me di de baja, y cuando me incorporé ya había pasado lo que tuviera que pasar... por supuesto que ni me atreví a preguntar qué decisión tomaron al final... no me importa, ni voy yo a hurgar en la dolorosísima herida de nadie... Una cosa sé, al reencontrarnos y atragantárseme las palabras de pésame en la garganta, fue él el que se adelantó y me abrazó llorando... y sé que se ha tatuado (¡en fin, cosas de los jóvenes de hoy...!) el nombre de su hijo en el brazo, y sé que sigue sonriendo, pues ha sido siempre muy jovial... por tanto es de suponer que hicieron lo correcto... "Mucho le cuesta al Señor la vida de sus hijos" (Salmo 115,15)

Y si el otro día os decía, tan chulo yo, que si me pongo a buscar milagros del Señor seguro que encontraba más de cincuenta y tres (el que quiera saber el motivo, por si me lee hoy por vez primera, que pinche aquí), de la misma manera puedo seguir enumerando situaciones morales, de esas límites y fronterizas, donde muchos callan, otros condenan, pero nadie es misericordioso... yo no sé vosotros, prefiero acariciar este trigo, prohibido en sábado, aunque hoy sea viernes, escuchando esta música que estremece el alma... a ver si el Señor me graba a fuego en el corazón que "misericordia quiere, no sacrificios"




jueves, 20 de julio de 2017

APRENDED DE MÍ...
...CARGANDO MI YUGO


Todos sabemos que los niños pequeños pasan, en un momento dado, por una etapa de imitación, lo hacen porque les parece divertido asumir los papeles de los adultos que ven a su alrededor, disfrazarse con su ropa, repetir sus gestos; otras veces porque de esta manera van aprendiendo, ensayando, cómo ser en el mundo. En la antigüedad, esa sabiduría que no está escrita en los libros, que no se puede adquirir por el conocimiento, pero que es fundamental para poder vivir y que en la antigüedad se llamaría una especie de "el arte de vivir", hoy diríamos "saber vivir" o "calidad de vida", en todos los sentidos, se denominaba "σοφία" en griego "sofía"  y "חוכמה" en hebreo "hochma". Cuando la gente inquieta, interrogada por las cuestiones de la vida, encontraban personas que habían descubierto esta sabiduría, este arte de vivir, en seguida pretendían ir con ella, vivir con ella, acompañarla, compartir la vida para descubrir los entresijos de la vida misma, esto es, y no otra cosa, lo que se entiende por discipulado, la convivencia con un maestro para aprender lo que no está en los libros, sino lo que está en la vida, visto por los ojos de tu maestro. Esta forma de enseñanza discípulo maestro la encontramos en filósofos griegos con sus discípulos y seguidores, los maestros budistas con sus pupilos, y por supuesto, también los rabinos con sus discípulos...  una forma de aprendizaje desconocida en occidente, y de la que sólo podríamos encontrar un eco, por ejemplo, en los monasterios, donde los novicios aprendían en convivencia con su maestro de novicios.

El Señor nos habla de esta búsqueda en la lectura del Evangelio de hoy (Mateo 11,28-30):

En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.

El Señor se presenta a sus oyentes como ese maestro del que hemos hablado antes, esa personificación de lo que es "el arte de vivir", por eso dice "aprended de mí". La invitación que realiza este maestro a quienes se dirige puede parecer atractiva, es verdad, a todos los que "viven cansados y agobiados", quienes se pierden en el follaje de los afanes de la vida, pero nunca encuentran la raíz de lo que es vivir en plenitud, sin embargo sorprende que, a renglón seguido, el descanso y alivio que ofrece este maestro es algo muy distinto a lo que cabría esperar ¡Cargad un yugo no es la primera opción que nos viene a la cabeza cuando se nos habla de descansar!


Tenemos que pensar que el tipo de yugo que nos ofrece el Señor no es el de un solo cuello, donde un portador lleva una carga sola; el yugo del Señor se asemeja más bien a esos yugos en los que se uncen dos bueyes a la vez, y cuando se hace esto no es sólo para aprovechar la mayor fuerza motriz de dos bueyes juntos, que pueden mover una carga más pesada que uno sólo, sino que cualquier persona de campo te dirá que, al principio, la única forma de domesticar a un buey que nunca haya sido ungido es, justo, uncirlo junto con otro buey mayor y experimentado... En efecto, el Señor nos está diciendo esto mismo -demostrando de paso que el Señor tenia conocimiento de estas cosas sencillas de campesinos y agricultores, "úncete a mí, compartamos este yugo, y aprenderás la mansedumbre y la humildad, encontrarás que la vida puede ser un camino ligero y fácil. Te pido que compartas el yugo y la carga conmigo, y con muchos otros a lo largo del camino. Ser mi discípulo realmente es llevadero, no es algo tan complicado, comparado con ese otro tipo de yugos y cargas, de afanes, que te resultan tan agotadores y estresantes".


En una ocasión, una religiosa, de la congregación de Hermanas del Servicio Social se presentó en una manifestación de jóvenes profesionales liberales de los Estados Unidos, que exigían salarios mayores, en un momento dado de la manifestación, la religiosa sin embargo preguntó a uno de los organizadores "¿Por qué reclamáis salarios tan altos?" uno de los jóvenes convocantes de la manifestación le respondió con franqueza "hermana, no se trata del dinero, se trata de ganar" Éste sería precisamente el mejor ejemplo de este tipo de yugo de un solo cuello, de la atadura a mis propios intereses, no el tipo de yugo del Señor, de dos cuellos, fundado en el discipulado con el Señor, compartido en solidaridad con una comunidad de discípulos. Al final, la sabiduría cristiana no es un estilo de vida. Es una persona, Jesús.

MARGIT SLACHTA
Fundadora de las Hermanas del Servicio Social
Ya que he referido esta anécdota de una religiosa de las Hermanas del Servicio Social, de las que no había oído hablar nunca, no me resisto a compartiros su historia. Fueron fundadas en el año 1923 por MARGIT SLACHTA (húngara, 1884-1974), antes de fundar su congregación religiosa había sido una importantísima activista y sindicalista, defensora de los derechos de los trabajadores y de la igualdad de las mujeres, fue, de hecho, la primera mujer en ser diputada en el parlamento de HUNGRÍA. Quedó fuertemente impresionada por la lectura de la primera encíclica sobre la cuestión social de la Iglesia, la Rerum Novarum del Papa LEÓN XIII, desde entonces consagró su vida a defender los valores de justicia y desarrollo social defendidos por la Iglesia, de ahí el nombre de su congregación: Hermanas del Servicio Social.

Beata SARA SALKAHAZY
asesinada por los nazis
En HUNGRÍA la labor de las hermanas pronto se hizo notar entre los pobres, los trabajadores de las factorías, y los explotados de cualquier naturaleza. Al principio llevaron a cabo una tarea de enseñanza a los pobres, enfermería y asistencia social. Sin embargo, en cuanto estalló la Segunda Guerra Mundial y HUNGRÍA fue invadida por los nazis pronto descubrió que los nuevos necesitados iban a ser los judíos: En una carta circular pidió a todas las hermanas "que defendieran, protegieran y acogieran a los judíos a costa de su vida", enviaban alimentos y medicinas al ghetto en el que se recluyeron los judíos hasta su deportación a los campos de concentración, escondían familias enteras en sus conventos. Ella misma fue detenida y golpeada brutalmente por los nazis, y una religiosa de su congregación, asesinada, la beata SARA SALKAHAZI. En el año 1985 la institución judía del YAD VASHEM la reconoció como "justa entre las naciones" pues está documentado que gracias a ella se salvaron cerca de dos mil judíos húngaros.

Al término de la guerra, regresó al Parlamento, siendo elegida nuevamente diputada del por la lista del Partido Demócrata Cívico en el año 1945. Sin embargo, renunció del partido en enero de 1946 para sentarse como independiente, pues consideraba que el partido no defendía en sede parlamentaria la doctrina social de la Iglesia. Por eso fundó su propio partido, la Liga de Mujeres Cristianas, que consiguió cuatro escaños en las elecciones de 1947. En el año 1949 los partidos progresistas, liberales y de corte social tuvieron que hacer coalición para defender este tipo de ideas, pero el partido aglutinador era el germen de lo que luego sería el Partido Comunista Húngaro, y aunque ella querría haber ido en sus listas, para seguir defendiendo la doctrina social de lglesia, esta vez no le fue permitido por las autoridades eclesiásticas por el corte socialista y comunista de la coalición.