viernes, 30 de junio de 2017

AUNQUE EN EL CREDO NO APAREZCA EL PAPA....


Siempre he dicho que "la Iglesia, hasta la fecha, me ha hecho llorar tres veces: Con el fallecimiento del Papa JUAN PABLO II, el helicóptero de las últimas imágenes de BENEDICTO XVI sobrevolando ROMA camino de CASTELGANDOLFO al hacerse efectiva su renuncia y la loggia central de San PEDRO DEL VATICANO cuando se anunciaba el "habemus Papam" de FRANCISCO"... 

Y es que aún no soy tan viejo como los abuelos que cuentan años contando papas, como cuando dicen "yo he sobrevivido ya a tantos o cuantos papas", porque cuando nací en 1975, el Papa era PABLO VI, pero qué iba yo a saber de él si el pobre murió cuando yo tenía dos años (justo como mi abuelo materno, del que el único recuerdo que tengo es la foto suya que hubo siempre en casa encima del televisor ¡cuando los televisores eran como muebles, que se podían poner cosas encima y todo!), luego le sucedió JUAN PABLO I, del que ya sabemos duró treinta y tres días, y aunque siguiera teniendo dos años, como teníamos una tía religiosa misionera en latinoamérica, cuando estábamos en casa de los abuelos solíamos grabar cassettes ¡sí, existían las cassettes por aquella época! con nuestras voces (canciones del cole, poemas, etc, etc...) para enviárselas al PERÚ, así era una forma de que ella fuera conociendo a los sobrinos (pues la primera vez que la conocí en persona fue en 1989, ya tenía yo catorce años, cuando regresó a ESPAÑA con motivo de las bodas de oro d mis abuelos, sus padres), el caso es que en una de esas cassettes hay una grabación en la que se escucha como mis tías me preguntan "¿Cómo se llama el Papa?" y yo con la lengua de trapo de un niño de dos años respondo "¡Juan Pablo I!".


Evidentemente el Papa de mi vida (al menos en cuantía de años, hasta la fecha) ha sido JUAN PABLO II, desde que tenía dos años hasta su fallecimiento en 2005, en que ya contaba yo treinta años, porque hasta los cuarenta y dos años que tengo, se lo reparten los ocho años de pontificado de BENEDICTO XVI y los cuatro de FRANCISCO. 

Nunca he sido, como dice el refrán "más papista que el Papa", en el sentido de que aparte de su figura, sus gestos, sus documentos y su persona, y lo que representa, no es que mi fe dependa de lo que haga o diga, con todo respeto, su Santidad, en cada momento. Como somos como somos, como se suele decir, evidentemente siempre hay actitudes, gestos y documentos de cualquier Papa que nos gustan más, por ser más afines a nosotros, y otros que no, por lo contrario. Tampoco he sido de ir corriendo a la librería cada vez que un Papa da a luz un documento ¡no habría vida suficiente para leer todo el material escrito que genera el Papa día tras día... de cualquiera de ellos! Ni tampoco creo que JUAN PABLO II, pese a haber compartido su pontificado con casi dos tercios de mi vida, ni BENEDICTO XVI, ni FRANCISCO (ambos en su día) vayan a morir con la conciencia de que tienen por ahí una ovejita como yo en su rebaño, la distancia que va de la parroquia que custodia mi partida de bautismo (en la que la única nota marginal es mi confirmación) hasta la mesa del despacho del Papa se me antoja muy larga y muy grande... O sea que tampoco mi vida cotidiana, ni la suya, dependen del uno o del otro.

Sea como fuere, el Papa hoy por hoy, es FRANCISCO, del que valen las palabras dichas ayer por el Señor sobre PEDRO "tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará" y eso ya me vale, si le hago caso, además a San FRANCISCO de ASÍS, por la parte franciscana que me toca, vale lo dicho al comienzo de la regla "el hermano Francisco y todo el que sea en el futuro cabeza de esta religión, prometa obediencia y reverencia al señor papa Inocencio y a sus sucesores", y si es por la parte eucarística, y querencia con Granada, lo dicho de la misma manera por Mª EMILIA RIQUELME a sus religiosas "¡Oh hijas! El Papa es la cabeza de la Iglesia. Es el padre común, el padre de todos; nos ama con gran ternura. Cuántos ingratos desoyen su voz y traspasan su corazón" (Pensamientos, nº 352).

Ya sabemos que el Papa FRANCISCO tiene muchos detractores, que al parecer, nos escandalizan a los creyentes de buena fe en la actualidad, pero como dice el Libro del Eclesiastés "nada nuevo hay bajo el sol" (Eclesiastés 1,9), porque según leí hace poco en algún medio de algún sacerdote mayor que en su época vivió el Concilio VATICANO II "la repulsa de los contrarios a FRANCISCO no es nada comparado con los disparates que se dijeron en su día de PABLO VI por implementar y desarrollar el Concilio"... es verdad, pero es que los opositores, dentro de la libertad de disentir, se están volviendo muy osados, que hace poco leí que no se qué sacerdote había exigido ¡así, como suena, exigido! al Papa FRANCISCO que hiciera una declaración formal del fe ¡una declaración formal del fe! (a los que los medios de siempre, como INFOVATICANA o INFOCATÓLICA bien que corrieron, como siempre, ha hacerle eco...) pero yo debo de ser tonto, o peor aún, gilipollas, o no atendí lo suficiente cuando estaba en catequesis de primera comunión, porque a no ser que esté equivocado, la declaración formal de fe se llama CREDO, el que recitaron por mí, mis padres y padrinos en mi bautismo; el que yo mismo recité (o me preguntaron sobre él) en el momento de mi confirmación; el que recitamos todos los domingos en la Eucaristía y del que nos volvemos a ratificar, cada año, en la liturgia de la Vigilia Pascual... 



...aquí me quedo yo, pero sigue siendo el mismo Credo sobre el que se han de pronunciar los sacerdotes antes de ser ordenados, los obispos antes de ser consagrados, los cardenales al ser designados, y por supuesto el que vuelven a jurar los cardenales solemnemente al iniciarse el cónclave... Así que no encuentro que declaración formal de fe es la que exige el sujeto ese al Papa que haga, porque en el Credo nada se dice del papel de la mujer en la Iglesia, de acoger con benignidad a los homosexuales, de que los divorciados vueltos a casar puedan comulgar, o que debamos cuidar el medioambiente, tampoco veo referencias al salario justo, o al papel de los partidos políticos democratacristianos, ni siquiera creo que en el Credo se hable de que tengamos que leer INFOVATICANA... O sea, que no cuela... 

Yo me siento unido al Papa FRANCISCO, en la misma fe que juntos profesamos, porque no hay otra, y que está contenida en el Credo, y que hoy voy a recitar de forma especial pensando en él, y eso que el centurión del evangelio nos dejó aún una versión extra breve del Credo cuando dijo "¡Verdaderamente éste era el Hijo de Dios!" (Mateo 27,54):

Creo en Dios, Padre Todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra. 

Creo en Jesucristo, 
su único Hijo, Nuestro Señor,
que fue concebido por obra 
y gracia del Espíritu Santo,
nació de Santa María Virgen, 
padeció bajo el poder de Poncio Pilato
fue crucificado, muerto y sepultado, 
descendió a los infiernos,
al tercer día resucitó 
de entre los muertos,
subió a los cielos
y está sentado a la derecha de Dios, 
Padre todopoderoso.
Desde allí ha de venir 
a juzgar a vivos y muertos.

Creo en el Espíritu Santo, 
la santa Iglesia católica,
la comunión de los santos,
el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne
y la vida eterna.

Amén.




jueves, 29 de junio de 2017

OS DEBO UNA EXPLICACIÓN
Y ES LA EXPLICACIÓN QUE OS VOY A DAR


Aunque no sé las edades de los lectores del blog, el que más y el que menos recordará, aunque sólo sea por los documentales del cine español, esa escena sublime de BIENVENIDO MISTER MARSHALL del actor PEPE ISBERT, en el balcón del Ayuntamiento, diciendo esas palabras memorables de:

Como alcalde vuestro que soy, os debo una explicación, y esa explicación que os debo, os la voy a pagar. Que yo, como alcalde vuestro que soy, os debo una explicación, y esa explicación que os debo, os la voy a pagar, porque yo, como alcalde vuestro que soy.

Me refiero, a como alguien ha mencionado en las redes sociales, al motivo de mi "apagón digital" desde el domingo pasado, creo. 

Habréis visto ese otro anuncio de la MUTUA MADRILEÑA en el que sale un joven, con cara de no haber roto nunca un plato, y cara de compunción diciendo (porque le han subido el seguro) "¿Por qué a mí, si nunca he dado un parte?", pues bien, poco de vosotros me conocéis lo suficiente, porque me conocéis a distancia, lo cual os protege, cuando se trata de que yo me mosquee, porque en mi caso, no me quejaría a la MUTUA, sino que cogería un bidón de gasolina y e prendería fuego a mi sucursal, con el agente que me hizo el contrato dentro ¡No sabéis el genio que tengo cuando me pongo en modo "sayonara baby" como TERMINATOR! Bueno, ese genio mío lo conoce mi familia, algunos de mis compañeros, por supuesto @cuartapobreza (que siempre se lleva la peor parte, porque es de suyo quien me pilla más cerca), y lo sabe también el Señor, pero no lo sabe porque luego vaya yo, todo compungido y arrepentido de mis arrebatos y confiese, no, no por eso, lo sabe porque el Señor no es una idea, un concepto o una verdad de fe, el Señor es una persona viva, real, presente, resucitado, con quien te relacionas de la misma manera que un padre,un hermano, un amigo... según encarte.

Y según encarte... ¡él también se lleva parte de mis berrinches y pataletas! que lo mismo que te puedes pelear, por mucho que le quieras, con un padre, hijo o hermano, lo mismo sucede con el Señor, que hoy le puedo decir "¡Ay, que bonito es mi Chus!" y otro día como me pille con el paso cambiado soy capaz de decirle "¡Anda ya, muérete (otra vez) y a mí déjame en paz!" El caso es que debe de ser muy mala idea del destino, o una jugarreta del calendario, haber hecho coincidir los días de más calor (demostrado, la paciencia disminuye y la irascibilidad aumenta de forma proporcional a la temperatura), con dos o tres días nefastos en el recuerdo, es decir aniversarios negativos, otros acontecimientos mal dados, la enfermedad, el trabajo y un par de roces, absurdos como todos, con @cuartapobreza, para que juntándolo todo, el que esto escribe, en vez de serenarse, explote cual KRAKATOA en erupcion, y encima la pague con el Señor, como el anuncio de la MUTUA "¿Por qué a mí, Señor, todas estas cosas malas, si lo único que pretendo es estar de tu parte?", y claro, me mosqueo, y mucho... Así que como rabieta de niño chico, decidido a enfadarme con el Señor, pues dije "¡hala, que te den morcilla!" (Y mucha, que no le va a faltar, habida cuenta de la cantidad de sangre dada que llevo ya estos dos meses en pruebas, pruebas y más pruebas de mi enfermedad...) Y absurdamente, com si uno pretendiera castigar al Señor, pues fuera el twitter, fuera evangelizar por el blog, fuera el evangelio del día por emoticonos del wassap, fuera el ángelus de @cuartapobreza, fuera rezar, fuera asomarme por la capilla... en efecto, en plan TERMINATOR "Sayonara, baby"


A cabezota nadie me gana, y así habría seguido, pero anoche fue el último programa de MASTERCHEF, donde ganó el muchacho de GRANADA, JORGE "el boniquillo" -como dice aquí en GRANADA todo el mundo ¡menos mal que GRANADA sale por fin por algo bueno en la tele y no sólo por la ALHAMBRA, el cultivo de marihuana, o asesinatos de mujeres!, pero mucho mas bonito y emotivo fue la participación y lucha hasta el final de la señora mayor de TOLOSA, EDURNE, especialmente las palabras que le dedicó un renombrado chef francés ¡con treinta y una estrellas MICHELÍN!



Viendo el programa, aparte de darme una panzada de llorar, porque fue emotivo de verdad, me fui dando cuenta de cuán absurda era mi posición, porque a vida tiene mucho que celebrar, que reír, que vivir, que caminar, aunque a veces nos vengan torcidas las cosas... y ya, con ese medio sentimiento, antes de acostarme, que eran ya las dos y pico de la noche, me asomé, sí, me asomé, al Evangelio de hoy (por si me daba el volunto de escribir algo hoy), pero más que el Evangelio de hoy, que es el que toca siempre, por ser la fiesta de SAN PEDRO y SAN PABLO, lo que me removió ya del todo la conciencia fue el comentario, de la página donde lo consulté, escrito por el claretiano LUIS MANUEL SUAREZ, Cmf, que decía así:


Pedro y Pablo. Tan distintos... Al final, la vida les unificó: en su amor a Cristo, en su celo por llevar a otros la Buena Noticia, en su muerte violenta a causa de la fe. Hoy también hay muchos cristianos que caminan, caen, se levantan... que combaten su combate y corren hacia la meta. Con distintos acentos. Unidos en la diversidad, comulgando en lo importante. Seguro que tú también eres uno de ellos. Por eso, hoy también es tu día. Felicidades, y a seguir caminando.

¡Y eso ya me mató...! En efecto, felicidades ninguna, no soy uno de ellos, no soy de los que se caen y se levantan, de los que combaten y van a la meta... no si en cuanto se me juntan tres adversidades juntas me derrumbo de forma tan absurda, monto en cólera, la pago con quien no debe, me enfado con el Señor y os utilizo a vosotros como rehenes delante de Dios. No, no me felicitéis hoy, como dice el claretiano, más bien perdonadme: Perdonadme porque os he privado del Evangelio del día, porque me he perdido las noticias del regreso del viaje de CHEMA de FÁTIMA, porque no he querido saber nada de su madre @damihibibere en este tiempo, porque he dado la espalda a quienes me han ayudado y mucho, cuando he precisado de ellos, @castrovico, @aglaetalia, @ofsretiro, porque en mi cerrazón he dejado que pase la fiesta de la VIRGEN DEL PERPETUO SOCORRO sin felicitar a la familia redentorista y por todos ellos a @CasanuevaE, porque me he portado como un niño chico dejando colgada a toda la familia de @elpozodesicar, porque tampoco he actualizado el blog de la RCC, y sobretodo porque le he hecho pasar un infierno de días a @cuartapobreza.

No, no me felicitéis, porque no lo merezco, más bien, perdonadme... y mucho. Del Papa FRANCISCO, hoy que es su fiesta, día de San PEDRO, ya hablaremos mañana, ahora que parece que vuelvo a estar católico.

domingo, 25 de junio de 2017

¡A LAS MUJERES NO SE LES PEGA, A NINGUNA!
¡VEN POR MÍ SI ERES TAN HOMBRE...!


Del Evangelio de hoy (Mateo 10,26-33):


No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. (...) Si uno se pone de mi parte ante los hombres, yo también me pondré de su parte ante mi Padre del cielo. Y si uno me niega ante los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre del cielo.

No tengáis miedo, no estoy remedando las palabras del Señor, lo digo por mí, de que destroce el Evangelio de hoy con un pestiño de comentario de los míos, porque me basta para expresar mi indignación con lo que el Señor nos dice "no os avergoncéis de mí ante los hombres". 


Digo mi indignación por los acontecimientos recientes: Que si agreden a una religiosa en plena calle al grito de "¡por ser monja!" y eso que, como ella dice, debe de ser alguien que me conoce, porque ella viste de seglar, con su simple crucecita al cuello por fuera ¡no debe conocerla mucho el hijo de la gran puta que la agredió porque entonces sabría la labor impagable que están haciendo esas religiosas, en concreto, con los niños necesitados y abandonados, precisamente entre los que no abundan ni niños bien, ni niños españoles, precisamente!, o que han intentado quemar con cócteles molotov, provocando serios daños ¡pobretico San JOSÉ, al menos no veo daños en el Sagrario, que es donde está el Señor de verdad! ¡qué pena que no le hubiera explotado al mal nacido el cóctel entre las manos, y le amputaran los dedos como para comer con ayuda de alguien a partir de entonces, por cierto, si esa ayuda fuera de una religiosa, aún me daría más en la vena del gusto la justicia divina!

Y que nadie se me escandalice, ni se me ponga violento, que mi madre nos enseñó desde pequeños que "el Señor nos dijo que fuéramos hermanos, no primos", porque la línea que separa la bondad de la gilipollez es muy delgada... muy delgada... y eso que mi madre no había leído el LIBRO DE LOS MACABEOS, precisamente la cultura popular llama a cualquier pestiño un "rollo macabeo" por eso mismo ¡por que no hay quien se lo lea! Pero en el LIBRO DE LOS MACABEOS, que narra la lucha de la resistencia armada de ISRAEL contra la ocupación griega, se nos dice que, en una ocasión, los atacaron en Sábado, y ellos por guardar la prohibición del Señor de "hacer nada en Sábado", nada hicieron y aquello fue una masacre... Evidentemente coligieron que, tratándose de una situación de legítima defensa, la norma divina debía ceder y posponerse a tiempos mejores, por lo que la dejaron sin efecto, en aras de la supervivencia de todo a un pueblo, a partir de entonces se defenderían aunque los atacaran en Sábado:

"Los cercaron y se prepararon para atacarles el día del sábado. Les dijeron: «Basta ya, salid, obedeced la orden del rey y salvaréis vuestras vidas.» Ellos les contestaron: «No saldremos ni obedeceremos la orden del rey de profanar el día de sábado.» Asaltados al instante, no replicaron ni arrojando piedras ni atrincherando sus cuevas. Dijeron: «Muramos todos en nuestra rectitud. El cielo y la tierra nos son testigos de que nos matáis injustamente.» Les atacaron, pues, en sábado y murieron ellos, sus mujeres, hijos y ganados: Unas mil personas. Lo supieron Matatías y sus amigos y sintieron por ellos gran pesar. Pero se dijeron: «Si todos nos comportamos como nuestros hermanos y no peleamos contra los gentiles por nuestras vidas y nuestras costumbres, muy pronto nos exterminarán de la tierra.» Aquel mismo día tomaron el siguiente acuerdo: «A todo aquel que venga a atacarnos en día de sábado, le haremos frente para no morir todos como murieron nuestros hermanos en las cuevas.»" 

(1 Macabeos 2,32-41)

Pues me parece que hoy no me he levantado "muy católico" precisamente, sino un poco "macabeo", porque ya empiezo a estar muy hartito de esta doble vara de medir, que los políticos felicitan el ramadán y ponen trabas a las procesiones; que a una mujer cualquiera le pegan en la calle y hay telediarios para aburrir, pero si es una monja parece que "su género femenino" queda evaporado por su condición de monjita, y nadie se rasga las vestiduras por ello, que cuatro politicastros, niñatos que han crecido con ignorancia hacia la Iglesia y su labor, ahora desde sus poltronas políticas pretendan vendernos la burra del laicismo, cuando son claramente anticristianos, que la última gilipollez, con todas las letras, ha sido escuchar a PABLO IGLESIAS, justificando el podemita KICHI de CÁDIZ le haya dado una medalla de la ciudad a la Virgen del Rosario diciendo "que lo ha gestionado muy laicalmente el asunto" ¡Venga ya si hasta cuando os pillan en vuestras incoherencias, aunque eso suponga que salga ganando la Virgen, lo justificáis peor que lo que atacáis! 


Que nadie tema por mi santo celo, mi indignación y mis exabruptos de hoy, no voy a sembrar violencia gratuita, que mi físico además, ni mi enfermedad, dan para irse pegando leches con nadie por la calle, pero aviso a navegantes, a mi me da alguien un guantazo en la calle, por llevar mi crucecita por fuera, y como terminaba épicamente la última escena de LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ... "¡Juro por Dios que se lleva una galleta puesta!"

viernes, 23 de junio de 2017

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS
¡EN VOS CONFÍO!


Como solemos decir en ANDALUCÍA cuando queremos dar a entender que nos hemos enterado de algo, pero no queremos revelar a nuestro interlocutor la fuente ¡y mucho antes de que existiera el TWITTER! -enseguida me vais a entender- "me ha dicho un pajarito..." que algunos de mis lectores prefieren más cuando estos artículos los escribo yo mismo, desde mi testimonio personal, que cuando comparto oraciones, artículos o textos que no son míos, así que hoy, para concluir esta serie de artículos sobre el CORAZÓN EUCARÍSTICO DE JESÚS así lo haré.


Dijimos el primer día que si el SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS es la devoción que ensalza el amor del corazón humano del Señor por nosotros "habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo" (Juan 13,1) o en las mismas palabras reveladas a Santa MARGARITA Mª DE ALACOQUE "he aquí este Corazón que tanto ha amado a los hombres, que nada ha perdonado hasta agotarse y consumirse para demostrarles su amor, y que no recibe en reconocimiento de la mayor parte sino ingratitud", dijimos igualmente que ese Corazón humano, vivo y real, aún sigue palpitando y latiendo de amor, humana y divinamente, en el SANTÍSIMO SACRAMENTO, de ahí que sea justo hablar, y venerar igualmente, la devoción del CORAZÓN EUCARÍSTICO DE JESÚS. 


Si hemos de aunar ambas dimensiones del CORAZÓN DE JESÚS, en lo que a mí respecta, la parte del SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS se la debo a mi abuela materna, digo abuela materna porque mi abuelo materno murió cuando yo tenía dos años, por lo que, por esa rama, sólo teníamos la abuela. El caso es que ella tenía en su salón la típica figura de los talleres de OLOT del SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS entronizado en su trono, en una pequeña ménsula, sobre la cual había, ese detalle siempre me llamó la atención desde pequeño, un farolito de hierro forja con una bombillita eléctrica siempre encendida (no tenía interruptor, la luz venía de un cable directamente de la pared a la bombilla siguiendo la cadenita de la que colgaba el farol), y la primera preocupación de mi abuela, cuando se fundía la bombilla era ¡reponerla de inmediato! podía pasar cualquier cosa, pero que al SAGRADO CORAZÓN nunca le faltara la luz.

Aunque lo anterior no pasa de ser un hecho anecdótico de devoción sencilla y doméstica al SAGRADO CORAZÓN por parte de mi abuela materna, no es eso lo que de ella aprendí. Fue que para mi abuela materna el SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS era su "protector por excelencia", en la puerta de su casa tenía un bajorrelieve, de metal, enorme, con la imagen del SAGRADO CORAZÓN y la leyenda que decía "Detente, enemigo, el Sagrado Corazón de Jesús está conmigo", de hecho ladrones de domicilios habían robado en muchas casas, era un bloque de renta antigua sólo de personas mayores, menos en la suya, ella solía decir "yo creo que los ladrones ven la placa y ya se acojonan..." Ella me dio mi primer "detente", que y llevaba siempre orgulloso en la cartera, y luego a los exámenes, y a todas partes... ¡Y qué difíciles son ahora de encontrar! 

Hablando del detente os diré que aunque la idea partió de otra revelación del CORAZÓN DE JESÚS a Santa MARGARITA Mª DE ALACOQUE, fue otra religiosa de su misma congregación, la venerable ANA MAGDALENA RÉMUZAT, la gran propagadora del detente, ya que junto con sus hermanas del convento confeccionaron millares de ellos para distribuirlos a las visitas, familiares y amigos del Convento de la Visitación, y cuando se propagó la peste en MARSELLA, nadie con el detente fue infectado, y los enfermos sanaban a su imposición. A diferencia de otros sacramentales y escapularios, no hace falta que sea bendecido cada vez, porque en una ocasión, una señora muy devota, en el año 1870, en una Audiencia, entregó un detente al Papa PIO IX, quien conmovido a la vista de esta señal de salvación, el Papa concedió aprobación definitiva a tal devoción y dijo: “Esto, señora, es una inspiración del Cielo. Sí, del Cielo”. Y, después de un breve silencio añadió: Voy a bendecir este Corazón, y quiero que todos aquellos que fueren hechos según este modelo reciban esta misma bendición, sin que sea necesario que algún otro sacerdote la renueve. Además, quiero que Satanás de modo alguno pueda causar daño a aquellos que lleven consigo el Escudo, símbolo del Corazón adorable de Jesús”. Posteriormente, para impulsar la piadosa costumbre de llevar consigo el detente, concedió en 1872, cien días de indulgencia para todos los que, portando esta insignia, rezasen diariamente un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria; y además el Santo Padre compuso esta bella oración:

¡Abridme vuestro Sagrado Corazón oh Jesús!
Mostradme sus encantos, unidme a Él para siempre. 
Que todos los movimientos y latidos de mi corazón, 
incluso durante el sueño, os sean un testimonio de mi amor 
y os digan sin cesar: Sí, Señor Jesús, yo os adoro… 
Aceptad el poco bien que practico… 
Hacedme la merced de reparar el mal cometido… 
para que os alabe en el tiempo 
y os bendiga durante toda la eternidad. 
Amen.

Pero volviendo a mi abuela...¡qué me desvío del tema!, de ella aprendí este sentimiento de filial confianza en el SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, ¡detente enemigo, el Sagrado Corazón de Jesús está conmigo!, y es que, pese a mis cuarenta y dos años ya, puedo decir que yo no tengo ángel de la guarda ¡por supuesto que lo tengo, quiero decir que lo invoco poco!, porque instintivamente, siempre que me siento en peligro (y da igual que sea por el miedo de subir a una montaña rusa, o que esté sacando dinero en el cajero con alguien sospechoso detrás de mí), o quiero invocar sobre mí la presencia del Señor de alguna manera especial (en alguna reunión importante, alguna tarea desagradable, una obligación inoportuna, ir al médico...) siempre se me escapa decir "¡Sagrado Corazón de Jesús, en vos confío!" Esto es para mí, lo que celebramos hoy, lo que sin darme cuenta adelanté en el artículo de ayer, puede que no agote en sí toda la reflexión teológica sobre lo que significa esta festividad, pero para mí, hoy es el día en que el Señor me protege, me guarda, me custodia y todo ello.... porque me ama.

jueves, 22 de junio de 2017

CORAZÓN DE JESÚS
LA IMPERCEPTIBLE PROVIDENCIA DE DIOS

Mañana es la fiesta del SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS al que hemos venido dedicando los últimos posts del blog, ya celebraremos su día mañana, hoy os compartiré lo que para mañana tiene escrito MOLLY MATTINGLY, directora del coro y las actividades musicales que se llevan a cabo en la Parroquia de San Juan, adscrita al Campus Universitario de la Universidad Jesuita de CREIGHTON, en los ESTADOS UNIDOS, y de paso, comparto las bellísimas imágenes del SANTUARIO DE LA SAGRADA FAMILIA en GRETNA, NEBRASKA, que forma parte del testimonio que ella nos ofrece, por su belleza.

Hace un par de meses, asistí a misa por la mañana en el Santuario de la Sagrada Familia en Gretna, Nebraska. Hubo un pequeño grupo de gente que entró comenzado ya el canto de entrada: Dos niños, un niño de unos tres años y una niña de cinco, acompañados de una señora mayor (seguramente una madre o una tía abuela). 


El niño entró llorando de forma desconsolada... ¡Y claro, en aquella pequeña capilla acristalada cualquier ruido se magnifica más! La señora le pidió al niño, en voz baja, que fuera bueno y formalito como su hermana, que estaba en silencio, y sentada ya en el banco balanceando las piernas, pues no tocaba el suelo.  El niño se abrazó a la señora mayor, se frotó la frente con el brazo, y enterró su cara llena de lágrimas en un abrazo contra la paciente señora. Yo llegué a la conclusión de que, seguramente, el niño venía llorando por haber tropezado y haberse caído, golpeándose la frente, justo en el exterior antes de entrar. 

Después del salmo responsorial el niño ya estaba lo suficientemente calmado como para retomar sus actividades de niño, esto es, ser curioso y explorar su entrono. La capilla tiene una pequeña fuente en el presbiterio, a los pies del crucificado, que fluye por debajo del suelo, circula por debajo de los bancos (lo que se puede ver en una especie de pequeño hueco en el suelo al lado de cada bancada) y se canaliza hacia el exterior de la capilla por una pequeña acequia. Será la forma en la que el arquitecto quería simbolizar los ríos de agua viva que brotan de Cristo, para que nosotros (los de dentro de la capilla) bebamos y vivamos de ella y la llevemos con nosotros, por el testimonio, al exterior. Es muy agradable escuchar el fluir del agua, especialmente en los momentos de silencio que marca la liturgia.

El agua es muy importante en este santuario, de hecho, en la capilla bautismal, el agua de lluvia y del deshielo de la nieve acumulada en el tejado, se canaliza graciosamente, por una espiral que baja del techo a cielo abierto, donde es recogida en la fuente bautismal, y también se canaliza hacia la propia Iglesia.

Volviendo a nuestro pequeño protagonista... Éste descubrió que el hueco que permite percibir el agua, al lado de cada banco, era lo suficientemente grande, en este caso, para la mano de un niño, y estuvo un rato jugando con el agua. Pronto descubrió que además había guijarros en el agua, y se entretuvo en irlos sacando, colocándolos en el suelo. El niño estaba tan entretenido en su tarea, sin que nadie le dijera nada, y la señora mayor tampoco, quizás para no tener que regañarle y provocar de nuevo su llanto, al menos así estaba tranquilo y entretenido. 

Pero me dí cuenta de un detalle, el niño estaba haciendo su juego de sacar los guijarros del agua, sentado en el extremo del banco, pero sin bajarse de él, por lo que cada vez que sacaba un guijarro del lecho de agua, tenía que inclinar todo su torso hacia delante, sin darse cuenta de que su cabeza apenas rozaba, una y otra vez, la esquina del respaldo del banco de delante... pero la señora mayor que le acompañaba, sin descuidar la celebración de la eucaristía, instintivamente, cada vez que el niño se agachaba ponía disimuladamente su mano en la esquina del banco, a modo de protector, por si el niño se daba...

Contemplando esta escena justo pensé “¿Con qué frecuencia no hace el Señor lo mismo conmigo? ¿Con qué frecuencia yo misma no vuelvo a caer en conductas y comportamientos que me hieren (recordemos que el niño ya se había dado en la cabeza antes, en el exterior) porque me olvido y distraigo, para volver a caer en ellas? ¿Y en cuántas no pocas ocasiones me ha protegido Dios, de la misma manera, de mi inconsciencia y sin ni siquiera darme cuenta de ello? Esa escena fue una buena imagen para darme cuenta del amor de Dios, por mí. Que constantemente me cuida, vela por mí, y me protege, a pesar de que la mayoría de las veces nos ponemos en ocasión de peligro, físico o moral, a veces incluso recayendo en conductas de las que ya tenemos heridas previas o experiencias negativas, y sin que nos demos cuenta de esta providencia tan sencilla, tan imperceptible, de Dios. Una entrega total, inmerecida e incondicional de Dios hacia mí. Este es el tipo de amor que demuestra lo que es el amor de Dios, ahora entiendo porque dice San PABLO que vivimos, nos movemos y existimos “en Dios”.

miércoles, 21 de junio de 2017

JESUITAS DE GRANADA
Y UN TESTIGO EJEMPLAR:
EL PADRE PEDRO CLOSA


Entre los grandes difusores de la devoción al SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS se encuentran los jesuitas, así que como estamos en vísperas, como quien dice, de su celebración hoy es por lo que os hablaré de la Iglesia del SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS de GRANADA, situada en la Gran Vía, a cuya espalda se encuentra la residencia de los jesuitas y un centro de estudios, conferencias, cursos y seminarios, llamado CENTRO PADRE SUÁREZ, el corazón de la cultura jesuita en la ciudad.


La iglesia se levanta durante el pasado siglo XX para la Orden de los Jesuitas. Entre sus materiales de construcción destaca la utilización en su fachada principal del ladrillo visto, un elemento de clara tradición mudéjar. También destaca su sencilla portada en piedra, formada por tres huecos de arcos apuntados que evocan el arte gótico. Sobre la portada presenta un gran ventanal, estrecho y acabado en arco apuntado, sobre el que se dispone una vistosa decoración de crestería al modo de los grandes templos góticos.


El interior está organizado a partir de una sola y amplia nave, que se cubre con bóvedas de nervios por tramos, siguiendo la secuencia de los altos pilares neogóticos. Estos pilares no se levantan adosados a los muros laterales, sino despegados un poco de ellos, lo que permite la creación de un peculiar "balcón" o paso superior entre cada uno de ellos, que avanza desde los pies hasta el presbiterio, que se presenta elevado sobre gradas. La cabecera de la iglesia es de planta poligonal de cinco lados, y en la parte superior de sus delgados tramos incluye ventanales altos y estrechos, cerrados con vidrieras de colores, al estilo de las iglesias góticas tradicionales También existen altos ventanales de líneas góticas a ambos lados del templo , lo que permite gozar de una notable iluminación natural en el interior del templo.


Desde el año 1989, cada Miércoles Santo, de esta iglesia sale la popular Cofradía de los Gitanos (Cristo de los Gitanos), fundada en 1939 y con sede canónica en la Abadía del Sacromonte.

Y me viene bien citar la Abadía del SACROMONTE, porque ello me va a permitir daros a conocer a un jesuita, cuya parte de su vida se desarrolló en GRANADA, y que tiene mucho que ver con el desarrollo de esta parte de la ciudad, periférica, donde residimos, y que dedicó todo su trabajo pastoral a trabajar con los gitanos, pues aunque siendo catalán de nacimiento, aquí la gente le llamaba el "jesuita gitano". Nos estamos refiriendo al Padre PEDRO CLOSA FERRER, SJ, imposible me ha sido encontrar una foto suya.

PEDRO CLOSA nace en BARCELONA en 1932. Desde joven, dedica parte de su tiempo a trabajar como voluntario con las personas que vivían en las barracas de MONTJÜIC y del SOMORROSTRO. En 1963 es ordenado sacerdote. Miembro de la Compañía de Jesús, termina sus estudios de sacerdote en CÓRDOBA, donde mantiene un contacto estrecho con el pueblo gitano de la provincia: «He hecho amistades profundas sin pretender nada más. Todo llega poco a poco. Mi ideal es vivir con ellos, compartir su vida y ponerme a su servicio, como ellos se ponen al mío. Solo intento convivir sin hacer ruido, pero no se trata de convivir teóricamente sino prácticamente. Yo no estoy con ellos para hacer un barrio nuevo ni para proporcionarles un lugar donde vivir, colchones o mantas; solo trato de vivir. Y si alguien necesita una manta y yo tengo una, comparto lo mío con él. Y si es él quien la tiene y yo no, también acepto que él me la dé.»

Un cordobés retrató así su figura: «Largas patillas, un pañuelo rojo al cuello, gorrito y un ajustado vestido gris con el polvo de toda Andalucía, y una guitarra en la espalda: esta era su apariencia. Quizá no era muy clerical, aunque en el fondo era un corazón profundamente sacerdotal que latía con todo el mundo gitano»

Estando destinado en el año 1962 en GRANADA, se suceden unas fuertes lluvias torrenciales que inundan especialmente el barrio del SACROMONETE, en el que, desde siglos, vivían muchas familias gitanas. Una de las cuevas queda aplastada y mueren varias personas. Hay cantidad de familias gitanas afectadas, que lo han perdido todo, y que son reubicados, como urgencia, en la misma plaza de toros de la ciudad.


Para estas familias gitanas damnificadas empieza un largo itinerario a modo de éxodo, que culmina al cabo de varios años en lo que hoy se llama el POLÍGONO, en el extremo nordeste de la ciudad. Pero antes de llegar a este lugar, se pasa por otros tres de forma provisional: SANTA JULIANA, Los Frigoríficos y La Virgencita.

Barracones, mucha miseria, en condiciones infrahumanas y, sobre todo, al margen del estilo cultural y tradicional de la identidad gitana. Como acontece con frecuencia las administraciones estudian, diseñan y deciden desde los despachos, sin tener en cuenta la tradición y las culturas de los futuros usuarios.

ADOLFO CHÉRCOLES, SJ
Un grupo de estudiantes jesuitas de la Facultad de Teología de La Cartuja, con la bendición –primero tímida y después de pleno soporte– de sus superiores, se instala en dichos barrios y van siguiendo el éxodo de las familias gitanas. Entre ellos está ADOLFO CHÉRCOLES, que mantiene vivo el recuerdo de aquella época, y en la actualidad sigue viviendo con otros compañeros en el POLÍGONO. El ha sido nuestra principal fuente de información. Al comienzo, los estudiantes jesuitas van a vivir a SANTA JULIANA los fines de semana y acuden algunas tardes. Ya en Los Frigoríficos, su instalación es total, en unas condiciones de precariedad desastrosas y humillantes, similares a las que vive los demás habitantes de la zona. Por fin, en La Virgencita, siguen con su presencia. Esta vez, en unas instalaciones con agua corriente y servicios básicos mínimos. Parece que se construyeron pensando en el turismo, como unos alojamientos provisionales de cara a un turismo popular; pero al no tener éxito, y ante la trágica situación que vivían los gitanos desplazados desde las  inundaciones, de forma provisional se les asignaron a ellos.

La comunidad de jesuitas ya llevaba un tiempo viviendo con los gitanos cuando PEDRO CLOSA se integra a su grupo en 1965. Pronto se dan cuenta de la personalidad y originalidad de aquel hombre, que no pierde su acento catalán por mucho que se esfuerza en hacerse en todo como uno más de los ciudadanos de aquellos miserables barrios. El mismo día de su llegada ya llama la atención por la tabla que trae consigo y por colgar cuadros y dibujos. Descubren que PEDRO es también un artista. Una buena parte de su producción iba para la venta ambulante, y especialmente para los turistas, con lo que siempre andaba consiguiendo dinerillo, que él nunca llevaba encima, para sus gitanillos, en varias ocasiones -en aquella época se podía- donaba sangre por dinero, y al decirle la gente que no podía hacerlo con tanta frecuencia, por su extremada delgadez, creyendo que iba a caer enfermo o anémico, él respondía "¡qué es mi sangre si la cambio por ladrillos para la escuela de los gitanos!". 

El grupo no se componía sólo de jesuitas. En SANTA JULIANA entró en relación con ellos MARÍA ARMADA una asistenta social que trabajaba en una guardería infantil del barrio. Dentro del grupo pronto se constató que Pedro era una persona original, con unas convicciones muy arraigadas y que su opción era no sólo estar al lado de los gitanos, sino llegar a ser uno de ellos. Su forma de vivir y su atuendo, sus expresiones y estilo se fueron agitanando”. Era imprevisible, era libre, no programaba, vivía al día e iba respondiendo según los estímulos y las necesidades del presente. Alternó el trabajo manual, no pocas veces de corte artístico, con las faenas eventuales, como la vendimia, la recogida de la aceituna o la venta ambulante. 

Viviendo en cuadrillas en los campos, algunas veces consta que se separaba del grupo e iba a rezar o a celebrar la misa bajo unos olivos. Nos han contado que una mañana, apenas empezaba a clarear, le vieron salir y cómo allí a lo lejos, se sentaba, con su Biblia, un pañuelo, en el suelo, a modo de mantel de altar, y los enseres precisos para su celebración. Hasta el pan para celebrar es pan normal, no tenía formas en medio del campo, un gitanillo de la chiquillería se le acerca, y le dice "que viene por el pan" y é le responde "pues tendrás que esperar un poco, más adelante te lo doy", poco a poco, varios compadres se fueron acercando, la familia del chavea y miraban a PEDRO cómo oraba, hasta que una gitana mayor le pide que rezara por sus muertos. Aquella misa fue realmente comunitaria. Eran unos cuantos, nunca habían visto nada igual. Estaban emocionados. Les habló del Señor, de su presencia, de sus quereres. Pasados los años, lo recuerdan como un día muy especial. Se puede decir que aquella fue la primera eucaristía gitana de la historia de la pastoral gitana en ESPAÑA.

Otros muchos días se los pasaba en el barrio, ayudando en lo que fuera, o en el barracón. Sentado con las piernas cruzadas trabajando la madera, pintando; o delante de unos tableros en los que siempre había libros abiertos, papeles, cartas y el crucifijo de sus votos, o haciendo oración. Podía estar así muchas horas. Dentro de la casita, donde celebraba la Eucaristía, con unos ladrillos y trozos de saco se hizo un espacio, agradable, sencillo y con mucho gusto.

El Padre PEDRO CLOSA murió en Granada el 16 de diciembre de 1971 a los 39 años. Cuando le quedaban pocas horas de vida, aún tuvo fuerzas para escribir su testamento espiritual: «Ahora veo más claro que nunca que todos los hombres somos iguales.»

lunes, 19 de junio de 2017

CORAZÓN EUCARÍSTICO DE JESÚS
MAESTRO DE UNIDAD


Llevamos varios días hablando del CORAZÓN EUCARÍSTICO DE JESÚS, ayer mismo fue la solemnidad del CORPUS CHRISTI, sin embargo, hasta ahora nunca nos hemos preguntado: ¿Por qué el corazón?

Sabemos, y además creemos, que por el misterio de la Encarnación, Jesucristo, nuestro Señor, Palabra del Padre, "se ha hecho carne, ha acampado entre nosotros", por lo tanto, el Señor es, verdadero Dios y verdadero hombre, lo que vale para la totalidad de su persona, la totalidad de su cuerpo.


Sin embargo, a la Iglesia nunca le ha dado por celebrar, ni ninguna religiosa mística ha sentido una especial amor o devoción por ello, una fiesta de "Las Sagradas Manos de Nuestro Señor", y eso que serían unas manos benditas, para acariciar y mesar el cabello de los niños, diciendo "dejad que se acerquen a mí, porque son los benditos de mi Padre", o manos para amenazar a los demonios señalándoles con el dedo y mandándoles "¡Sal de este hijo mío, querido, que no te pertenece!", manos para sanar a los enfermos tocándolos, llenas de callos por el trabajo manual y en la carpintería, manos que alzó para instituir la Eucaristía...


Tampoco nos ha dado, ni a la Iglesia, ni a ninguna devota vidente, por celebrar la fiesta de los "Sagrados ojos del Señor", eso que su mirada debía ser atractiva para decir, más con los ojos que con las palabras "¡Sígueme!" y dejadlo todo al punto; una mirada como para derrotar las objeciones del joven rico "y lo miró con pena"; una mirada terrible, de celo por las cosas de Dios, expulsando a los vendedores del Templo, san Agustín dice, comentando este hecho "y salían como rayos de sus ojos, demostrando en enfado de su divinidad, poniendo a los vendedores, en fuga, aterrados". 



A pesar de que @cuartapobreza llama a este icono, por la belleza de su mirada "mis dulces ojos de miel", o yo mismo, que al pasar por delante, le suelo decir "a tu mirada vendrán los enfermos, a ser sanados", no se por qué, pero es como yo le saludo...

A pesar de que el Señor, y lo decimos en el credo, es verdadero Dios, y verdadero hombre, sólo su corazón, ha sido objeto de devoción por la Iglesia; a pesar de que en la Eucaristía, está igualmente, verdaderamente presente, sólo la transcendemos un poquito más pensando en su Corazón Eucarístico... ¿Por qué el corazón de Jesús - y sólo su corazón? La respuesta es sencilla y profunda.

En la Biblia, el "corazón" se refiere al "centro" de la persona, donde la razón, la voluntad, temperamento y sensibilidad convergen, haciéndose uno, una totalidad. Para hacer referencia a carácter moral de una persona, los escritores sagrados describen rutinariamente que el corazón de la persona, ya que la persona encuentra su unidad y la orientación interna, la conversión misma se expresa como "convertir el corazón de piedra, en uno de carne(Cfr. Ezequiel 36,24) Por lo tanto, adorar el Sagrado Corazón de Jesús es adorarlo, reconocerlo, en su totalidad como persona, en cuerpo y alma. Pero la devoción al Sagrado Corazón de Jesús ha de entenderse como una devoción preparatoria, que nos ayude a profundizar aún más, de forma "pre-operatoria", en el misterio de la Eucaristía. Como el Señor mismo oraba a Dios, intercediendo por nosotros, el mismo día de la institución de la Eucaristía: "Para que sean uno como nosotros somos uno: Yo en ellos y tú en mí, para que sean perfectamente uno, y el mundo conozca que tú me has enviado y que los has amado a ellos como me has amado a mí" (Juan 17,22-23).

Conseguir la unidad es tarea de todos los días, difícil, pero es otro de los santo y seña del se cristianos, si confesamos -como dice PABLO- "un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo" (Efesios 4,5), se debe de traducir en nuestras vidas y en nuestras comunidades, así narran los Hechos de los Apóstoles "todos los creyentes tenían un solo corazón y una sola alma, y nadie llamaba propia cosa alguna de cuantas poseían, sino que tenían todo en común" (Hechos 4,32), era la petición que hacía Mª EMILIA RIQUELME a sus religiosas "Un solo corazón, una sola alma, una sola cabeza; humildad verdadera y obediencia ciega: Eso es la vida de la Congregación" (Pensamientos, nº 103).

Y es lo que se intenta en esta pobre comunidad, si ser “un solo corazón y una sola alma” (Hechos 4,32) como hemos visto, es la medida de la comunidad y la fraternidas, yesta comunidad es una, pero de dos... ¡y tan dispares! Pero ello nos mantiene siempre en tensión y en conflicto: Hay una Marta que hace y que hace, sirve, es verdad, de buena fe, aunque un poco atolondradamente, que por tanto hacer se deja la vida a jirones... y hay una María, que ora mucho, y sufre aún más, que lo guarda todo en el silencio de su corazón y al que ya no le cabe otra actitud vital que la de rendirse a su Señor... Y un jurista, que lo quiere todo tasado, medido, hecho horario, escrita regla, que sería capaz de organizarle un cuadrante a Dios mismo si le dejara, y un carismático que adora y alaba a su Señor cuando le surge, en espíritu y en verdad, sin someterse a la rigidez de la norma, capaz de reír en Cuaresma o llorar en plena Pascua de Resurrección... y tenemos un "caballero de la Cruz", siempre intercediendo, siempre penando, siempre sufriendo por los demás, y un "heraldo del Aleluya", vocero del Espíritu Santo, que canta, baila, alaba, que alza sus manos junto con los coros angelicales ¡y los agota con su don de lenguas! ¿No vamos a discutir, no vamos a chocar? ¡Si el mérito de esta comunidad, pese a ser de dos miembros tan radicalmente opuestos es que ya vaya para veinte años! Precisamente, si después de estas tensiones y conflictos, después de lo que haya hecho falta, llegan al unísono de un punto de equilibrio, se encuentran en un término medio, entonces su labor, más si es en el nombre del Señor, se convierte en tarea indestructible, en un discernimiento cierto, ya lo dice la Escritura, en la comunidad siempre residirá la fuerza: "Más valen dos que uno solo, pues obtienen mayor ganancia de su esfuerzo. Pues si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡Ay del que solo se cae!, que no tiene quien lo levante. Si dos se acuestan, tienen calor; pero el solo ¿cómo se calentará? Si atacan a uno, los dos harán frente. La cuerda de tres hilos no es fácil de romper" (Eclesiastés, 4 ,9-12)

sábado, 17 de junio de 2017

CORAZÓN EUCARÍSTICO DE JESÚS
CORAZÓN DE MARÍA


Corazón Eucarístico de Jesús,
dígnate contarme entre tus adoradores,
sin tener en cuenta la carencia de mis méritos,
humildemente vengo a tu presencia,
y me postro con toda devoción,
y me consagro a ti enteramente,
para que mis palabras, actos, pensamientos,
sean una acción de gracias
porque sé que eres mi redentor,
y me postro especialmente,
ante tu presencia que habita entre nosotros
para siempre, en el Santísimo Sacramento,
que mi adoración sirva
para consolar a los pobres en su aflicción,
para ganar el arrepentimiento de los pecadores,
para acercarte a todos los que no te conocen,
esta es mi petición, Señor,
la única que haré, en tanto en cuanto,
mi corazón siga latiendo.

Amén.


¡Corazón Eucarístico de Jesús, hijo de María, tened piedad de nosotros!

Nada une más a dos personas que el sufrimiento, en la medida en la que ambas se socorren y se ayudan mutuamente, cualquiera que sea la prueba que las sacude, haciéndose la prueba un yugo compartido. Su mutuo sufrimiento se convierte en piedra de toque para sus dos corazones, sus lágrimas se convierten junto con el polvo de la prueba en un cemento indestructible de confianza, y los dolores que se conservan en el corazón se tornan en el más fuerte lazo de solidaridad y fraternidad. 


Pues así es como obraba, de la misma manera, el sufrimiento del Señor en el corazón de su madre. Creándose así una nueva ligazón entre ellos, distinta a la filiación madre hijo, distinta a la sumisión entre Dios y su criatura, sino un lazo de dolor y sufrimiento. En este mutuo combate, unidos tanto por el dolor y la ternura, Jesús se atrae a su madre con infinita ternura y misericordia, piedad y compasión. Para testimoniar ante su madre la totalidad de sus sentimientos, indescriptibles, por ella, fue que permitió que estuviera presente en el momento en que la lanzada traspasó su divino Corazón, para que, estando a los pies de la Cruz, participara ella de la abundancia de los ríos de agua viva y sangre que brotaron de su costado abierto. María fue de esta forma, comisionada casi desde ese mismo momento, por su hijo, para convertirse en la primera alma reparadora y consoladora de su cuerpo, para toma conciencia de esta misión, y ejercerla in situ ya en favor de sus hijos, los discípulos, en este tiempo de la Iglesia naciente. 


Desde ese mismo instante este nuevo ministerio de María, de interceder, adorar y reparar ante el divino Corazón roto de amor de su hijo, roto por la lanzada, se ve coronado por el éxito de las conversiones de los pecadores: el centurión, los soldados, muchos de entre la turba, viendo así los dolores de esta madre, viendo así el comportamiento intachable de su hijo, bien pudieron exclamar "¡Verdaderamente éste era el Hijo de Dios!", y desde entonces María no ha abandonado este ministerio de amor e intercesión por todos nosotros. Para que nuestra oración de intercesión, reparación, arrepentimiento y dolor ante el Corazón Eucarístico de Jesús, unámonos al dolor y al sufrimiento de María, para que así nuestra reparación sea mucho más fructífera, haciendo nuestra la oración al pie de la Cruz de aquella que mereció ver, en carne, su divino Corazón traspasado:

Recuerda, Señor, con todo tu Corazón,
tú que eres el mejor de los hijos,
la agonía y el dolor indescriptible de tu madre,
para que, acordándote de ello,
tengas piedad de nosotros.
tú, Señor, que con todo tu corazón
honras a tu Padre, y no olvidas,
los dolores de tu madre.
(Eclesiástico 7,27)


Virgen María, 
Nuestra Señora del Santísimo Sacramento,
que eres la alegría de los cristianos,
que eres la gloria de la Iglesia,
que eres la esperanza del mundo,
ruega por nosotros,
prende en nosotros el amor
y la devoción por la Eucaristía,
para que gustemos de su riqueza
todos los días de nuestra vida.

Amén