domingo, 9 de julio de 2017

TE ALABO Y TE BENDIGO, SEÑOR,
DIOS, REY DEL CIELO Y DE LA TIERRA


Te alabo y te bendigo, Señor, Dios, Rey del cielo y de la tierra,
por cada momento en que me veo en la calle,
canturreando alguna cancioncilla 
y alzando los brazos, sin darme cuenta.

Te alabo y te bendigo, Señor, Dios, Rey del cielo y de la tierra,
cuando por la calle veo cualquier imagen de María,
y la saludo rezando tres Ave Marías.

Te alabo y te bendigo, Señor, Dios, Rey del cielo y de la tierra,
cuando un hermano te manda un mensaje de audio de wassap
sólo para decirte... ¡Ánimo, lo estáis haciendo bien!

Te alabo y te bendigo, Señor, Dios, Rey del cielo y de la tierra,
cuando el perro entra en la capilla y se bebe el agua bendita,
o porque veo a los cachorritos jugando con su madre.

Te alabo y te bendigo, Señor, Dios, Rey del cielo y de la tierra,
cuando el corazón se me queda pequeño para alabarte
jacad seruv des-Inih Basad aki defe jiné boced,
y te canto en lenguas, borbotones de palabras
que son la oración de tu Espíritu en mi pobreza.

Te alabo y te bendigo, Señor, Dios, Rey del cielo y de la tierra,
cuando una profecía mía, que nadie oye, ni entiende,
ni hace eco, se cumple con la misma sutileza
que una hoja seca cae del árbol.

Te alabo y te bendigo, Señor, Dios, Rey del cielo y de la tierra,
por esos milagros cotidianos, que no canonizan a nadie,
pero nos muestran la santidad de la gente que nos rodea.

Te alabo y te bendigo, Señor, Dios, Rey del cielo y de la tierra,
por las doce del mediodía, por ese encuentro con María,
#Ángelus nuestro de cada día que nos pone a orar
@cuartapobreza con el sol de esperanza en lo alto.

Te alabo y te bendigo, Señor, Dios, Rey del cielo y de la tierra,
por una carta, una flor en el asfalto, un gorrión en la ventana,
tu presencia en el sagrario, o simplemente porque:
"¡Ha llegado a su ciudad el camión del tapicero...!"

¿Y sabes, Señor, Dios, Rey del cielo y de la tierra,
por qué te alabo y te bendigo por todo ello?
porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos 
y se las has revelado a la gente sencilla. 
Sí, Padre, así te ha parecido mejor. 

Amén