jueves, 31 de agosto de 2017

OCTAVARIO A LA NATIVIDAD DE MARÍA


Comenzamos, desde hoy hasta su fiesta litúrgica, este OCTAVARIO A LA NATIVIDAD DE LA VIRGEN MARÍA, que no tiene otro objeto sino mantenernos, siempre con alguna excusa ¡acabamos casi de terminar la CORONACIÓN DE NUESTRA SEÑORA!, siempre en oración, siempre en camino, siempre aprendiendo a amar y conocer nuestra fe, como dice San PEDRO en su carta "estad siempre atentos a dar razón de vuestra esperanza" (1 Pedro 3,15) para lo que hacen falta, muchas veces, iguales dosis de conocimiento y devoción, oración y formación personal.

Pero antes de empezar a considerar esta devoción de la Iglesia, y de todo buen hijo de MARÍA, hagamos un alto en el camino, y que nos sirva, a modo de oración, este poema dedicado a la NATIVIDAD DE MARÍA del escritor alemán RAINER MARIA RILKE (que versiona de forma poética -en quince poemas- el apócrifo sobre la vida de MARÍA titulado "Proto-Evangelio de Santiago", del que ahora hablaremos):

Canten hoy, pues nacéis vos,
los ángeles, gran Señora,
y ensáyense, desde ahora,
para cuando nazca Dios.
Canten hoy, pues a ver vienen
nacida su Reina bella,
que el fruto que esperan de ella
es por quien la gracia tienen.
Digan, Señora, de vos,
que habéis de ser su Señora,
y ensáyense, desde ahora,
para cuando nazca Dios.
Pues de aquí a catorce años,
que en buena hora cumpláis,
verán el bien que nos dais,
remedio de tantos daños.
Canten y digan, por vos,
que desde hoy tienen Señora,
y ensáyense, desde ahora,
para cuando nazca Dios.
Y nosotros, que esperamos
que llegue pronto Belén,
preparemos también,
el corazón y las manos.
Vete sembrando, Señora,
de paz nuestro corazón,
y ensayemos, desde ahora,
para cuando nazca Dios. Amén.

El primer testigo documental de la celebración de la NATIVIDAD DE MARÍA lo encontramos en un himnario de la Iglesia Griega hacia el Siglo VI, obra de San ROMANO, llamado "el meloda", por la cantidad de himnos litúrgicos que compuso, y que reza así:

¡Por tu natividad, oh Virgen, 
se ha proclamado la alegría a todo el universo!
El Sol de Justicia, Cristo nuestro Dios,
ha brillado delante de Ti, oh Madre de Dios!
Para la anulación de la maldición, 
Él nos ha otorgado una bendición.
Para la destrucción de la muerte, 
Él nos ha concedido la vida eterna.
Por tu Natividad, oh Purísima Virgen,
Joaquín y Ana son liberados de la esterilidad;
Adán y Eva, de la corrupción de la muerte.
Y nosotros, tu pueblo, liberados de la culpa del pecado,
celebramos y cantamos para ti:
¡La mujer estéril da a luz a la Madre de Dios, 
la que nutre de nuestra vida!

Posteriormente otros autores, de la tradición griega, se encargaron de dar realce a esta fiesta, destacando la gran cantidad de sermones que a este tema dedica, por ejemplo, San ANDRÉS de CRETA, estamos hablando ya del Siglo VIII:

Hoy, Adán ofrece María a Dios en nuestro nombre como las primicias de nuestra naturaleza, y estas primicias, que no han sido puestas con el resto de la masa, son transformadas en pan para la reparación del género humano. Hoy se pone de manifiesto la riqueza de la virginidad, y la Iglesia, como para las bodas, se embellece con la perla inviolada de la verdadera pureza. Hoy la humanidad, en todo el resplandor de su nobleza inmaculada, recibe el don de su primera formación por las manos divinas y reencuentra su antigua belleza. Las vergüenzas del pecado habían oscurecido el esplendor y los encantos de la naturaleza humana; pero nace la madre del Hermoso por excelencia, y esta naturaleza recobra en Ella sus antiguos privilegios y es modelada siguiendo un modelo perfecto y verdaderamente digno de Dios. Y esta formación es una perfecta restauración, y esta restauración, una divinización, y ésta una asimilación al estado primitivo. Hoy, la mujer estéril se convierte en madre contra toda esperanza; y es una madre que engendra una descendencia que no tiene madre, y nacida ella misma de la infecundidad, consagró todos los alumbramientos de la naturaleza. Hoy ha aparecido el brillo de la púrpura divina y la miserable naturaleza humana se ha revestido de la dignidad real. Hoy, según la profecía, ha florecido el cetro de David, la rama siempre verde de Aaron que para nosotros ha producido Cristo, rama de la fuerza. Hoy, de Judá y de David ha salido una joven virgen, llevando la marca del reino y del sacerdocio de Aquel que, según la orden de Melquisedec, recibió el sacerdocio de Aaron, Hoy la gracia, purificando el principio místico del divino sacerdocio, ha tejido, a manera de símbolo, el vestido de la simiente levítica, y Dios ha teñido con púrpura real la sangre de David. Por decirlo todo en una palabra: hoy la reforma de nuestra naturaleza comienza, y el mundo envejecido, sometido ahora a una transformación totalmente divina, recibe las primicias de la segunda creación.

Esto en lo que se refiere a la Iglesia Oriental, sin embargo la Iglesia Católica Occidental se mostró más reacia a incluirla celebración litúrgica del acontecimiento del nacimiento de MARÍA debido al origen apócrifo del episodio conmemorado. En efecto, existe una obra, apócrifa, titulada "Protoevangelio de Santiago" que dataría según los expertos del año 150. Hay que señalar que por estas fechas los ataques contra el cristianismo, aparte de las distintas herejías cristológicas, se dirigen también contra la virginidad de MARÍA, así por ejemplo, en el juicio de Jesús frente a PILATOS (en otro texto apócrifo "Acta Pilati") se acusa a Jesús, por parte de los judíos de ser "hijo de la fornicación", mientras que el pagano CELSO lo llama "hijo de adulterio", a lo que hay que añadir el episodio de la presentación del Señor en el Templo del Evangelio de Lucas, por el que algunos autores de la época negaban la virginidad de MARÍA después del parto ¡o no habría necesitado la purificación prescrita!, o las ambigüedades de los evangelios sinópticos sobre los "hermanos y hermanas de Jesús". 

Por eso se cree que este texto surge con la finalidad de defender a toda costa la virginidad de MARIA, todo en el proto-evangelio es una defensa de este dogma: MARÍA nace de forma cuasi virginal ella misma, si no se dice claramente, es un milagro que sus padres, tan ancianos, estuvieran en condiciones de concebir (algo parecido a ABRAHÁN y SARA, o los padres de San JUAN BAUTISTA), su educación va encaminada a salvaguardar su pureza: No toca el suelo hasta cumplir los nueve meses, siempre va en brazos de alguien; tiene un oratorio aparte en su habitación; se la rodea de otras doncellas vírgenes por amigas y compañeras tanto en NAZARET y en el Templo; en el Templo además recibe el alimento de manos de un ángel; es encomendada a San JOSÉ (que se presenta como anciano y viudo, para preservar más aún su pureza) al llegar la hora de la pubertad; emite voto de pureza para toda la vida. Y el autor añade cuantas pruebas puede en defensa de la triple virginidad de María: "Antes del parto" (pues MARÍA supera la prueba del agua prescrita en la Escritura para las mujeres sospechosas de adulterio, al hallarse embarazada antes de convivir con JOSÉ); "en el parto" (lo que comprueba una incrédula partera de forma un tanto escabrosa) y "después del parto" (la explicación de los «hermanos de Jesús» que se citan en el Evangelio, sin recurrir a que se trata de "parientes o primos" sino como auténticos hijos de un primer matrimonio de JOSÉ, a quien por esta razón se le presenta como viejo y viudo).

Poco a poco los padres occidentales comienzan a citar el proto-evangelio, y la Iglesia comienza a dar credibilidad a muchos datos del mismo, que se convierten en creencia histórica, como el nombre de sus padres, JOAQUÍN y ANA, la presentación de MARÍA en el Templo, su desposorio concertado con JOSÉ, el nacimiento de JESÚS en una cueva concretamente, etc, etc... entre ellos destacan ORÍGENES, San HILARIO de POITIERS, San AGUSTÍN...

Natividad de MARÍA, Icono en BETESDA, Casa de Santa ANA y JOAQUÍN
en JERUSALÉN, TIERRA SANTA


Y los meses de Ana se cumplieron, y, al noveno, dio a luz. Y preguntó a la partera: "¿Qué he parido?" La partera contestó: "Una niña". Y Ana repuso: "Mi alma se ha glorificado en este día".  Y acostó a la niña en su cama. Y, transcurridos los días legales, Ana se lavó, dio el pecho a la niña, y la llamó María.

(Proto-Evangelio Santiago 5,2)

Como detalle curioso diremos que la Iglesia no acostumbra celebrar el nacimiento de los santos, sabemos que los santos celebran su día, en el  Calendario Romano, atendiendo a la fecha de su muerte o su martirio, considerado como su "día natalicio" a la nueva vida del cielo, con la salvedad del propio JESUCRISTO (25 de Diciembre), de San JUAN BAUTISTA (24 de Junio) y de la propia MARÍA (8 de Septiembre). Sin embargo aunque en el Evangelio se nos dice que los nombres de JESÚS y JUAN BAUTISTA fueron revelados por el propio designio divino "dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús" (Mateo 1,21) y "el ángel le dijo: «No temas, Zacarías, porque tu petición ha sido escuchada; Isabel, tu mujer, te dará a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Juan" (Lucas 1,13), sin embargo el autor del proto-evangelio no dice nada, a pesar de la importancia que dan los judíos a la imposición del nombre, del motivo por el que se decidió llamar MARÍA a la niña. Sobre el nombre de María se pueden encontrar ¡hasta setenta etimologías diferentes! pero las principales se reducen a cinco. Considerándolo derivado del hebreo MYRIAM, puede significar:

Gallarda, hermosa, si proviene del verbo "mará" ("engordar", no debe de extrañarnos, en ninguna cultura se consideraba la delgadez signo de buena salud, sino mas bien en estar rolliza y tener curvas, veánse desde las antiguas "Venus" rupestres a las "Tres Gracias" de REMBRANDT)

Señora, si proviene de "marah" ("dominar, gobernar", que se dice de un ama de casa que gestiona su casa y sus asuntos domésticos)

Excelsa, sublime, si viene de "rum" ("elevarse")

Amargura del mar, si proviene de "mor" ("mirra") y el nombre "yam" ("mar"). 

Y finalmente, considerándolo como de etimología egipcia (y esto no es improbable, ya que la primera mujer que lo llevó fué la hermana de MOISÉS, MYRIAM, que nació en EGIPTO durante la dominación y esclavitud), significaría "amada de Yahvé"

Considerando a MARÍA como la bisagra entre el Antiguo y el Nuevo Testamento, así como el "prólogo de la historia de la salvación" es por lo que la Iglesia griega, según el ciclo litúrgico establecido por San BASILIO, colocó la fiesta al inicio (proemio) de su año litúrgico que es el 8 de Septiembre. Posteriormente la fiesta sería adoptada por la GALIA, hacia el Siglo V, aunque no se sabe si por influencia oriental o por una tradición propia: Al parecer, la localidad de ANGERS en FRANCIA sostiene que San MAURILIO instituyó esta fiesta en ANGERS como consecuencia de que la noche del 8 de Septiembre del año 430 un hombre escuchó a los ángeles cantando en el cielo, y al preguntarles la razón, le respondieron "que estaban llenos de júbilo porque la Virgen había nacido ese día".

Hay que esperar a ben entrado el Siglo XI para que la fiesta se considere con peso litúrgico en EUROPA, todavía en el año 1028 el Obispo católico de CHARTRES, en FRANCIA nuevamente, afirma que "se trata de una fiesta de reciente institución". Sea como fuere la fiesta se sigue manteniendo en el actual calendario litúrgico, aunque conoció días mejores, litúrgicamente hablando, pues llegó a contar con vigilia solemne e, incluso se celebraba su octava, instituida por el Papa INOCENCIO IV en cumplimiento del voto que hicieron los cardenales del agitado cónclave que le eligió Papa, durante el tiempo en que estuvieron secuestrados y sometidos a coacción por el emperador FEDERICO II "Barbarroja", que hubo secuestrado a varios de los cardenales que iban al cónclave, que se alargaba por este motivo más de diecinueve meses, por lo que los cardenales se dijeron: "Hagamos el voto de que cualquiera que salga elegido instituya que se celebre no sólo el día del nacimiento de la Bendita Virgen María, sino también su octava, para alegría de los cristianos si nos socorre en este momento".


miércoles, 30 de agosto de 2017

HIPOCRESÍA:
¡NO CON MI SILENCIO...!


En el Evangelio de hoy (Mateo 23,27-32) el Señor dirige, como dijimos ayer, una extensa diatriba contra la hipocresía de los fariseos... fijémonos en una de ellas, que me parece muy apropiada a los tiempos que corren:

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que edificáis sepulcros a los profetas y ornamentáis los mausoleos de los justos, diciendo: "Si hubiéramos vivido en tiempo de nuestros padres, no habríamos sido cómplices suyos en el asesinato de los profetas"! 

No seré yo... ¡bastante claro lo hace el Señor en los textos de estos días! el que os suelte una admonición moral sobre la hipocresía, que cada uno sabe las suyas, y aunque intentemos ser, en mayor o menor medida, mejor dicho, con mayor o menor fortuna, coherentes... no menos cierto es que todos tenemos "cierto puntillo de hipocresía para que según qué temas, qué actitudes, o qué ideologías", todos sabemos "nadar y guardar la ropa" cuando nos interesa. Hoy, quiero ceñirme más bien a la hipocresía internacional a la vista de los acontecimientos, iluminándolo con la fiesta que celebramos ayer, del MARTIRIO de San JUAN BAUTISTA, porque si ha habido un tema en el que ha quedado patente la hipocresía internacional, con sus desastrosas consecuencias, ha sido, precisamente, el de la persecución de los cristianos en ORIENTE MEDIO.

Ahora celebramos la expulsión de los integristas islámicos de la zona que comprende la denominada LLANURA DE NÍNIVE, lugar clásico de asentamiento de las minorías cristianas en IRAK. Pero en los comienzos de la persecución, cuando aparecían las primeras inscripciones amenazando a los cristianos, cuando marcaban sus casas con el sello de la "ن" de "aquí vive un nasaareno" (en árabe, un cristiano) aquello eran -en lo políticamente correcto- "hechos aislados, no se puede hablar de una persecución generalizada".



Cuando cientos de miles de personas se echaron al desierto, en un éxodo en todo comparable al bíblico, huyendo con lo puesto, las imágenes servían para advertirnos de los "movimientos migratorios provocados por la guerra" -en la asepsia de los medios de comunicación, a los que les da alergia hablar de persecución religiosa-.



Cuando los bárbaros aquellos destruyeron PALMIRA, o la TUMBA DEL PROFETA JONÁS, el tesoro más preciado de los cristianos de NÍNIVE, o el museo arqueológico de MOSUL, entonces sí... la ONU, a través de su organismo cultural, UNICEF, denunciaba pasmada la destrucción de tesoros patrimonio de la humanidad, porque, al parecer, ni las vidas de los cristianos perseguidos que se habían quedado en el camino, deben ser patrimonio, y menos de la humanidad, que bien supo "como familia de todos los pueblos de la tierra, dígase, ONU" mirar hacia otro lado.

Y no nos engañemos, que la llanura de NÍNIVE, lo mismo que MOSUL, la parte de IRAK ocupada, no ha sido liberada tanto por fuerzas internacionales (que estaban más ocupadas en bombardear SIRIA, y no por protección de las minorías cristianas, sino por desestabilizar un régimen, apoyado por RUSIA, en contra de EE.UU, en una manifestación de fuerza, propia de la guerra fría, en la que lo que importa es ver cuál de las dos impone su autoridad en la zona, y claro, "a río revuelto, ganancia de pescadores", lo que hicieron, precisamente, los integristas), porque aquella zona ha sido liberada, a trancas y barrancas por el ejército iraquí, dejado de la mano de Dios, por los milicianos kurdos, que han aparcado sus reivindicaciones frente a IRAK para hacer frente al enemigo común, y un pequeño grupo de milicias cristianas que han hecho todo lo posible por defender sus vidas y su patrimonio (¡no el material!) sino el inmaterial de la presencia del cristianismo en aquella zona.

Ha sido ésta, ciertamente, la historia de una gran hipocresía internacional, en la que nos hemos dolido antes por los monumentos, piedras muertas, destruidos que por las vidas, piedras vivas, de aquellas gentes y comunidades cristianas... y al otro lado del espejo está siendo la historia de otra gran hipocresía, la europea, que una y otra vez nos lanza el mensaje buenista y políticamente correcto del ideario de nuestros políticos, "todo son hechos aislados, todo tiene una exlicación", pues sigamos mirando hacia otro lado, mientras recitamos el tristemente famoso poema de MARTIN NIEMÖLLER (1892-1984), pastor luterano, decididamente anti-nazi, logró sobrevivir a los campos de concentración, y un dato curioso, no es un poema como tal, sino un fragmento de una homilía, dicha por él, en la Semana Santa del año 1946, con el título "¿Qué habría hecho Jesucristo?", al estar el texto fuera de contexto, en alemán, y citado por miles de fuentes, ha pasado a considerarse, errónemente, que este poema se atribuya a BERTOLD BRECHT:

Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista.
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata.
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista.
Cuando vinieron a por los judíos,
no pronuncié palabra,
porque yo no era judío.
Cuando finalmente vinieron a por mí,

no había nadie más que pudiera protestar.




lunes, 28 de agosto de 2017

ADVERTENCIAS PARA EL CAMINO


Me ha parecido muy interesante el comentario al Evangelio de hoy (Mateo 23,13-22) realizado por KYLE LIERK, responsable de la pastoral en el Campus de la Universidad Católica Jesuita de CREIGHTON, que se encuentra en OMAHA, en el estado de NEBRASKA. Así que abrimos las puertas de nuestro blog a su autor (en la foto):


En un reciente viaje de campamento a las MONTAÑAS ROCOSAS en COLORADO mi esposa y yo nos encontramos gran cantidad de señales de tráfico advirtiendo de la posibilidad de peligros próximos. A lo largo del borde de la carretera aparecían señales universalmente entendidas de rocas cayendo y ciervos saltadores con los que tener cuidado, también señales de puentes helados y coches patinando, aunque estas últimas pueden ser obviadas en el mes de Julio. Incluso después, una vez acampados, haciendo senderismo nos encontramos con una señal de advertencia de la presencia de alces. (Estoy feliz de informar que no nos encontramos con ningún alce.)

En el Evangelio de hoy, el Señor nos arroja una serie de señales de advertencia a las multitudes, a los discípulos, a los escribas, a los fariseos ya nosotros en su incesante repetición de las palabras "¡Ay, de vosotros...!". A diferencia de nuestras señales de peligro en COLORADO de la posibilidad de rocas cayendo o carreteras que resbalan o la presencia de alces, el Señor claramente nos está advirtiendo que hay siempre en nuestro camino una trampa, un subterfugio a su seguimiento, del que hemos de estar advertidos y precavidos siempre: Se trata, simple y llanamente, de la hipocresía. No seamos hipócritas.

Ya antes, en el mismo Evangelio de MATEO, JUAN el BAUTISTA ha irrumpido en la escena lanzando su propia acusación a los fariseos cuando él los llama "crías de víboras". A lo largo de las últimas lecturas de leccionario y la de un par de días más que nos quedan, hemos escuchado al Señor criticar a aquellos que mantienen la ley sobre la cabeza de la gente mientras no la practican ellos mismos. Mañana celebraremos la Fiesta del Martirio de San JUAN BAUTISTA. A través de estas lecturas la Iglesia parece llamarnos a la autenticidad e integridad, por encima de la hipocresía.

Tenemos dos voces contemporáneas en THOMAS MERTON y el Papa FRANCISCO que nos recuerdan que también nuestros pasos pueden resbalar por la pendiente resbaladiza de la hipocresía y la superficialidad. MERTON, el monje trapense y místico moderno, escribió en "Nuevas semillas de contemplación": 

Hay personas dedicadas a Dios ... que tratan de atraer a todos los demás a actividades tan insensatas y devoradoras como las suyas. Son grandes promotores de trabajo inútil. Les encanta organizar reuniones y banquetes y conferencias y eventos. Ellos imprimen circulares, escriben cartas, todo por el Reino, pero sin el Señor.

Ahora bien, esto no quiere decir que nuestra vida y nuestro trabajo en la construcción del Reino no requieren reuniones y eventos y llamadas telefónicas. Como Director de la Pastoral del Campus de la Universidad ciertamente tengo buena parte de estas tareas que realizar. Lo que MERTON nos está advirtiendo es contra no dejar que estas actividades se conviertan en el centro de nuestro enfoque, para que no perdamos de vista nuestra verdadera meta que es el contacto directo con el Señor. Como el Señor advierte, "cerráis el reino de los cielos a los hombres pero ni siquiera entráis vosotros mismos, ni permitís la entrada a aquellos que tratan de entrar". Sólo podemos mantener la puerta abierta si cruzamos de forma frecuente por ella.

Como ha hecho mucho antes de que se convirtiera Papa, FRANCISCO ha estado dando señales de advertencia similares como las que el Señor nos hace hoy en el Evangelio. Para citar un ejemplo de lo que él llama integridad, en su tradicional saludo papal de Navidad a la Curia Romana en el año 2014, aprovechó la ocasión para "diagnosticar" una serie de dolencias potenciales que asolan el "cuerpo" de la Curia. No sé vosotros, pero yo aprovecho para tomar de este tipo de textos la temperatura de mí mismo como miembro del cuerpo más amplio de la iglesia, como simple bautizado, aunque no pertenezca a la Curia ni de lejos. FRANCISCO dijo:

También hay una enfermedad de Alzheimer espiritual. Consiste en perder la memoria de nuestra "historia de la salvación" personal, nuestra historia pasada con el Señor y nuestro "primer amor" (Apocalipsis 2, 4). Se trata de un declive progresivo de las facultades espirituales que, a largo o corto plazo, perjudica grandemente a una persona al hacerle incapaz de hacer algo por sí mismo, viviendo en un estado de absoluta dependencia de sus percepciones a menudo imaginarias. Lo vemos en aquellos que han perdido la memoria de su encuentro con el Señor, en aquellos que construyen muros y rutinas alrededor de sí mismos y así se vuelven más y más esclavos de ídolos tallados por sus propias manos.

¿Qué estoy haciendo para mantener la memoria de mi propio encuentro personal con un Dios que es amor? ¿Estoy atento a no esconderme de Dios o de otros detrás de las paredes de una estructura vacía o de una rutina descuidada? Me atrevo a preguntar: ¿Dónde he sido hipócrita cuando se trata de mi fe y los valores que representa? 



Tal vez una migaja para seguir el camino de la autenticidad y la integridad en nuestra fe viene en forma de palabras de San AGUSTÍN, cuya memoria celebramos hoy, además, que hoy: "¿Deseas progresar? Empieza por descender. ¿Planeas una torre que perforará las nubes? Sienta primero los cimientos de la humildad."

"Damos siempre gracias a Dios por todos vosotros, recordándote en nuestras oraciones, recordando sin cesar vuestra obra de fe y trabajo de amor" (1 Tesalonicenses 1, 2-3). 

Yo os recordaré en mis oraciones y yo espero que vosotros me recordéis en las vuestras.

KYLE LIERK, Responsable y Director de Pastoral,
del Campus de la Universidad de Creighton

domingo, 27 de agosto de 2017

Y LAS PUERTAS DEL INFIERNO NO PREVALECERÁN CONTRA ELLA

Primado de PEDRO, en TABGHA, a 3 kms. de CAFARNAUM
Junto al Mar de Galilea (Lago GENNESARET)

Del Evangelio de hoy (Mateo 16,13-20):

Ahora te digo yo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará.


Teniendo en mente estas palabras del Señor, ciertamente, la Iglesia sabe que son ciertas, no en vano dos mil años de persecuciones y ataques nos contemplan, puede que a lo largo de esta historia de muerte, martirio y persecución, muchos cristianos, individualmente considerados, hayan dado su vida por el Reino de Dios, incluidos no pocos "Pedros", quiero decir, no pocos Papas, pero la Iglesia, en su conjunto, como "familia de todos los bautizados, de todos los que en el nombre del Espíritu Santo, dicen "¡Jesús es el Señor!", permanece, paradojicamente, por cada cristiano asesinado surgen cientos, "la sangre de los mártires es semilla de cristianos".

Por eso, aunque no sean las palabras de MATEO exactas, me gusta, me consuela, me sustenta y me fortalecen en la fe, la promesa del Señor "y las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia", por eso no es de extrañar que el Papa FRANCISCO haya declarado que no le dan miedo las recientes amenazas del ISIS (rama filipina) en la que sale un sujeto rompiendo ante la cámara fotos suyas, porque ni siquiera él mismo es imprescindible para la permanencia de la Iglesia, porque es su servidor, administrador de "los campos del Señor", que es el dueño de la mies, al que hemos de orar para que "envíe nuevos operarios a su mies", la Iglesia prevalecerá, oleada tras oleada de fieles, de operarios, como de la misma manera es un misterio que "el dueño de la mies" haya querido que crezcan juntos -aunque no sea responsabilidad suya- "tanto la cizaña, como la mies", confiemos en el saber del dueño de la mies, aunque no comprendamos el misterio de la presencia del mal en el mundo. Y sobre l cual MARÍA siempre extenderá su maternal manto, protegiendo e intercediendo por sus hijos, como este bello icono, titulado MARÍA, CAMPO DE TRIGO.

El Señor entregó a PEDRO las llaves para gestionar el misterio de la Iglesia, su presencia, su labor y su misión en el mundo, pero todos nosotros tenemos la llave, igualmente, como bautizados, en aras de nuestra condición de "sacerdotes, profetas y reyes", para hacer que las amenazas del maligno no prevalezcan contra la Iglesia, contra cada uno de nosotros, individualmente considerados... Encontrar esa llave, la vuestra, que cierre detrás de vosotros toda puerta, rendija, grieta, fisura, ventana, por donde se os pueda colar el mal... que en mi caso es el sentido del humor. 

Me maravilla y me enorgullece ser español, un pueblo también muy maltratado por la historia, que ha sabido -aunque ahora, soliviantado por intereses de politicastros de todo pelaje ideológico- siempre hacer piña, y hacerse una, ante cualquier amenaza del exterior; que responde con firmeza y solidaridad ante el terrorismo; que se desvive con las víctimas y sus familiares, donde las mantas, las galletas, el agua, los psicólogos, las donaciones de sangre, los voluntarios y las oraciones surgen espontáneamente ante cualquier situación desastrosa o urgente; donde sabemos seguir caminando, y reparar bien pronto las heridas; donde tenemos las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado (estatal, autonómicas y municipales) mejores y más eficaces del mundo; donde sabemos hacer de todo una broma, un chiste, -con más o menos gracia- para seguir caminando, esperanzados...


Mañana seguiré caminando sin miedo, con la cabeza bien alta, con mi cruz por fuera, como lo llevo haciendo desde las primeras noticias de ataques a los cristianos, y seguiré yendo a trabajar, por mi camino de siempre ¡nadie más costumbrista que yo para un atentado que hasta un perro debe saberse ya mi camino al trabajo de memoria!, y seguiremos compartiendo la Palabra de Dios, y seguiremos intentando servir a nuestros hermanos, acompañar en el camino, y si he de necesitar un bastón para el camino ¡que sean dos! Uno, la promesa del Señor "y las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia" y otro que, lo mismo que el Papa FRANCISCO, no me puedo tomar en serio, ni quiero, las amenazas que me lanza, como habitante de ANDALUCÍA -no, nada de eso, que en el vídeo dice claramente "los cristianos"-, un moro mierda (perdón se me ha escapado, no lo pienso corregir) que me amenaza porque al "hijo de la TOMASA", alias "El Cordobés", que encima se apellida PÉREZ, cuya rama materna es del apellido MOLLEJAS, de los MOLLEJAS de toda la vida de Dios, no puede sino moverme a guasa, porque he llorado y orado como el primero por todos y cada uno de los atentados, y de las víctimas, desde FRANCIA a BARCELONA, pasando por MOSUL y EGIPTO... y porque desde que era niño ya oraba y lloraba igualmente por las víctimas de ETA, de HIPERCOR, de la Casa Cuartel de ZARAGOZA, o los estudiantes muertos en la Plaza de TIANNAMEN, luchando por la libertad... pero por "el Cordobés" éste no paso, porque en este caso, el demonio se ha escogido al embajador más gilipollas que tenía a mano.

jueves, 24 de agosto de 2017

SI AL FINAL NO ME SIGUE NADIE... YA VERÁS

Sabemos que el ciclo litúrgico de lecturas se divide en tres ciclos, cuya correspondencia es la que sigue: Básicamente el ciclo de lectura se distribuye de la siguiente manera, durante estos los días laborales las lecturas se dividen en dos grandes grupos que se van alternando según sea el año, par o impar, pero esto lo determina el año civil en el que transcurre la mayor parte del año litúrgico, por ejemplo, aunque el año litúrgico comienza el primer domingo de Adviento del año anteriores, sin embargo, litúrgicamente hablando la mayor parte del año transcurre en el año siguiente, esto hace este año 2017 toquen las lecturas del ciclo impar, aunque el Adviento cayera en el año 2016. En cuanto al Evangelio dominical el orden de los ciclos A, B y C, se corresponde con los evangelios sinópticos, es decir, durante el ciclo A se leerá cada domingo el Evangelio según san MATEO, durante el ciclo B se leerá cada domingo el Evangelio según san MARCOS y durante el ciclo C se leerá cada domingo el Evangelio según san LUCAS. ¿Y qué sucede con el Evangelio según san JUAN? Pues que se lee durante el tiempo pascual, preferentemente, en cualquiera de los tres ciclos y algunas fechas señaladas. Si a ello añadimos las primeras lecturas, del Antiguo Testamento, los salmos responsoriales y las cartas de PABLO, se considera que una persona, asistiendo a la Eucaristía diariamente, habría podido completar la escucha, más o menos completa, de la Biblia.

Según esto, cada cierto tiempo, volvemos a escuchar las mismas lecturas, a confrontar nuestras vidas con el Evangelio, lo que no quiere decir ni mucho menos, que no lo sepamos, menos aún que lo practiquemos y lo hagamos vida, de la misma forma nuestro estado anímico, lo mismo que la Palabra de Dios es Palabra viva que habla a nuestros corazones, hace que la Palabra, pese al ciclo, cada vez nos sugiera algo distinto, nos interrogue de forma diferente, nos toque de forma diversa...

Y algo así me ha sucedido con el Evangelio de hoy (Mateo 22,34-40), que si, que ya sabemos, lo que el Señor respondió al experto en la ley sobre cuál es el mandamiento más importante "Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todo tu ser." Este mandamiento es el principal y primero. El segundo es semejante a él: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo" y también que esa pregunta se la hicieron "para ponerlo a prueba"... Nada o poco hay que añadir a lo que todos recordamos y sabemos perfectamente del Evangelio de hoy, ni creo que se pueda añadir más, menos yo, salvo ese célebre refrán que dice que "del dicho al hecho va un trecho", porque cada uno de nosotros sabemos en qué parte del trecho nos encontramos, lo que hemos avanzado, detenido, retrocedido, en el seguimiento del Señor.


Pero lo que hoy me ha llamado la atención es precisamente lo que siempre me ha quedado fuera del foco, no cabe duda de que lo importante de este Evangelio ya está dicho, pero jamás hasta hoy, leyendo el texto ¿y cuántas veces no lo habré escuchado ya en mi vida, según los ciclos, como hemos visto?, me he dado cuenta de que para poner a prueba al Señor y preguntarle, primero, los fariseos tuvieron que "formar grupo entre ellos y escogerse un experto" y esto es lo que me ha dado qué pensar.

Que yo sepa, hasta ahora, a lo largo de mi vida, aún no se ha dado el caso, a menos que yo sepa, que haya merecido destacar en algo, sea cultural, profesional, laboral, socialmente, como para que un grupo de personas se tengan que poner de acuerdo ¡y escogerse un experto, además! para hacerme frente... la primera lectura que se puede hacer de ello es que ¡qué poca cosa soy, que anónima transcurre mi vida, que nadie se fija en mí para ello!... Es lógico pensar que no es lo mismo que te digan que "te busca el jefe" (uno solo) a "los de recursos humanos quieren hablar contigo" (un grupo), ni es igual que te digan "la profesora del cole quiere hablar contigo sobre tu hijo" (una sola) a que "la directiva del colegio quiere hablar contigo de tu hijo" (el conjunto entero) pues me ha dado por pensar que si ni siquiera soy capaz de mover a uno para que me pregunte "me gustaría charlar contigo sobre la fe" ¡Ya es que ni de lejos he de tener coherencia como para interrogar a un grupo de personas entero!

Debe de ser que,en efecto, "del dicho al hecho va un trecho", pero si pensamos en este trecho, y resulta que echando la vista atrás, no es que no vea un grupo de personas siguiéndome, por mi testimonio y vida, si no que ni siquiera veo uno solo... 

¡La conclusión posible sólo es una...! 

¿No será que nadie me sigue porque voy el último y todos ya me adelantaron? 

¡Eso sí que es un examen de conciencia y lo demás son tonterías!

martes, 22 de agosto de 2017

REINA CORONADA...
¡ESCACHARRADA PERO CORONADA!


Así estaba, aunque esta foto es del día de la ASUNCIÓN, más o menos, ayer por la noche la Virgen en el oratorio, esperando que terminara de hacer la cena, para echarnos a la calle y buscar flores "Made in Ayuntamiento" (¡las flores robadas son las mejores, además en este barrio las flores son del barrio, porque cada bloque cuida sus espacios verdes, que si es por el Ayuntamiento....!) y terminar de decorar la capilla para celebrar la CORONACIÓN DE MARÍA, en plan vigilia nocturna... ese era nuestro plan hasta que de repente... ¡Un ruido espantoso que procede del oratorio!

Todo el manifestador, el cuerpo central de lo que nos hace de retablo, sea para cada fiesta o exponer el Santísimo, se descolgó arrastrando en su caída todo lo que había por medio: La Virgen, las velas eléctricas, los cuencos de las flores, la gloria de la Virgen, los angelillos.... todo estrellado en el suelo y sin saber, a simple vista, los daños, pues sólo se veían esturreados por el suelo, cachitos de todo y de nada... La primera reacción de @cuartapobreza fue cerrar la puerta y con lágrimas en los ojos decir... ¡Mañana será otro día! Nada más lejos de la realidad, por supuesto, ni cenamos ya, con el estómago encogido por el terrible espectáculo... y encima... discutimos.

Discutimos, porque resulta que el que tiene el don de discernimiento en esta pobre casa, y el racional, que es @cuartapobreza se puso en plan piadoso, recordándome aquella anécdota de Mª EMILIA RIQUELME, cuando en ciernes de su fundación, se le quemó el convento, y mientras las hermanas y los vecinos se afanaban en apagar el incendio, ella -después de salvar el Santísimo Sacramento, se dedicó a orar en el jardín, y al ser preguntada si no le importaba aquel desastre, sólo dijo "Si se quema, nuestro convento, suyo es (de Dios, se entiende), que Él haga de lo suyo lo que quiera":


Pero a mí me dio por "la tremenda", por todo lo contrario... me acordaba de aquella anécdota de Santa TERESA, la nuestra, la abulense, en que quejándose una vez de sus tribulaciones el Señor le dijo "Teresa, deja de quejarte, no ves que es así como trato a mis amigos" (se supone que por "asociarlos" a su pasión) y ella, con su gracejo, le respondió "¡Pues no me extraña que no tenga muchos amigos, su Divina Majestad!" Y claro, me encabroné aún más ¡qué injusto es Dios que cuánto más se le da, más te exige y más te roba!, y lo que me indignaba no es la pérdida material, sino las horas y horas (ya sabéis que el manitas y artista de la casa no soy yo) que ha pasado @cuartapobreza dejándose la vista y las manos, con sus huesos... que los médicos no saben ni cómo es capaz de andar, encorvado sobre la mesa, haciendo, modelando y diseñando... Y sí, al "Caballero de la Cruz" ¡menuda gracia me hace ahora el título! le falló el asidero, dígase la Cruz, y monté en cólera: Revoleé la Biblia, me quité la cruz del cuello, tiré a la basura todos mis escritos... vamos, como ese chiste en que, juzgando a un obrero por blasfemias, el Juez le pregunta "¿No es verdad que cuando su compañero de la fundición vertió el hierro al rojo vivo sobre su espalda dijo usted palabras injuriosas contra Dios, la Virgen y los Santos?" y el otro responde "¡Qué va, señor Juez, yo sólo dije: Pepe, ten cuidado que quema!", pues ese era yo ayer... Y por favor, que a nadie se le ocurra mencionarme el ejemplo de paciencia del Santo JOB, porque a todo el mundo se le olvida que, santa paciencia y confianza aparte, lo de JOB comenzó (leed la Biblia) por una apuesta entre Dios y el diablo... ¡Pues conmigo que no haga ese tipo de apuestas, mucho me temo -a las pruebas me remito- que para la santidad me falta mucho, pero mucho, no vaya a ser que Dios pierda apuestas gilipollescas jugándoselo todo en alguien tan poca cosa como yo!

Y claro, cuando uno pide paz, y otro se encabrona, la cosa no puede terminar bien... Y así habría sido, el día de hoy, que he seguido toda la mañana en el trabajo resoplando y renegando, de no ser porque nunca me doy cuenta de cuán absurdo es pelearse con Dios ¡Total, Él siempre gana, siempre puede más, siempre se queda encima! Menos mal que para las heridas, todas, siempre hay un bálsamo, y @cuartapobreza se ha dedicado toda la mañana -durante mi ausencia- en recoger y ordenar el oratorio, en todo lo salvable, en hacer que parezca que nada ha sucedido, y con sus benditas manos y su cuerpo roto se ha dedicado además a restaurar la VIRGEN, ¡la Perla de esta casa!, que si tenemos "ojitos" son sólo para ella, en todo lo que ha podido y ha sido posible en una mañana... 


Y aquí está, puede que sin manos, manca, casi como la impotencia que nos asalta a veces de querer hacer más, dar más, entregar más, servir más y no poder, con una fractura de cuello, a medio restaurar que parece que tiene un collarín, pero como me ha dicho @cuartapobreza (perdonad la expresión, es muy andaluza, ya sabéis que los andaluces no damos la misma importancia a las palabrotas) ¡Aquí la tienes, CORONADA, por mis cojones, CORONADA, porque la Gloria de Dios, y de MARÍA SANTÍSIMA no la roba el diablo, y menos en el día de hoy! Porque todos tenemos la experiencia de que, cuando algo es de Dios y se tuerce, es porque la Gloria de Dios va a brillar con más fuerza, y entonces el sumo orgulloso, "el tío del rabo", el demonio dicho en plata, ha de enredar para reclamar la parte de atención que cree merecer...

En lo que a mí respecta, sigo todavía bastante disgustado, como dice esa otra mal hablada, que me gustaba tanto, ya no echan la serie, de AIDA, pese a todo "no tengo hoy el chichi para farolillos", pero una cosa, no sin dolor, he aprendido desde anoche hasta hoy, que de JOB a mí aún queda la distancia de varios estadios olímpicos... y que lo que decía San IGNACIO DE LOYOLA "en tiempos de turbación no hacer mudanza" ¡pues que por mí se lo podía haber ahorrado, porque si hoy lo tengo delante, le torteo la cara...!, pero sobretodo que, para las tormentas de la vida, más me vale, y más me vale, y más me valdrá... poner siempre las palabras de @cuartapobreza al frente de la barca "Si se quema, nuestro convento, suyo es, que Él haga de lo suyo lo que quiera" (Mª EMILIA RIQUELME y ZAYAS).

¡Y no tengáis miedo, que esto es como las fallas, que al día siguiente ya está aquí, el artista, proyectando cómo ha de ser todo lo que se ha perdido para mañana! Que hoy puede que esté según nuestro deseo, pero está, CORONADA, puede que ESCACHARRADA, pero... ¡CORONADA!


lunes, 21 de agosto de 2017

MARÍA, REINA DEL "ALELUYA"


Contemplamos hoy a MARÍA, como REINA DEL "ALELUYA":

ALELUYA es una palabra hebrea que significa literalmente "Alabemos al Señor" (הַלְּלוּיָהּ), cuya raíz es "hallel" (alabar) y "Yahv" (el sufijo hebreo para todo lo relacionado con Yahvéh, Dios, el Señor), de hecho de las cincuenta veces que aparece el término "Yahv" en el Antiguo Testamento, veintiséis veces aparece la palabra sola, y otras veinticuatro veces formando parte de la palabra "Aleluya", lo que denota su importancia, y dado que la traducción es una invitación a la alabanza "alabemos al Señor" su uso litúrgico es casi exclusivo, es la alabanza por excelencia, tanto en la tierra "bendeciré al Señor con toda mi alma ¡Aleluya!" (Salmo 104,35) como en el Cielo "después de esto oí las fuertes voces de una gran multitud, que decía en el cielo: “¡Aleluya! La salvación, la gloria y el poder son de nuestro Dios" (Apocalipsis 19,1).

Sobre esta importancia litúrgica, y para toda la asamblea del canto del Aleluya, tenemos un testimonio, recogido en un texto apócrifo, del Siglo IV, titulado "Apocalipsis de Pablo", en elque supuestamente el apóstol San PABLO tiene unas visiones parecidas a las de San JUAN en el Apocalipsis canónico, y que aparece citado por SOZOMEN en su Historia Eclesiástica (Hist. Eccl. 7.19), en el que leemos el siguiente diálogo entre San PABLO y un ángel:


Y yo pregunté al ángel: "¿Qué significa Aleluya?" y el ángel me respondió "Te gusta mucho preguntar e inquirir sobre todas las cosas: El Aleluya, que se canta en hebreo por los hombres y los ángeles, significa esto: "Bendigamos todos juntos al Señor".

Hay que añadir que queda confirmada la importancia del uso litúrgico del "Aleluya", incluso un poco más adelante, en el mismo texto, se dice que cualquier persona que, pudiendo participar de la Eucaristía, llegado el momento del "Aleluya" no lo cantase, sin estar impedido para ello, comete un grave pecado, pues no alaba a Dios con el resto de la comunidad, poniéndose al margen de la misma, como si él mismo se excluyera.

En lo que a nosotros se refiere, somos conscientes de que este mundo de hoy, en las actuales circunstancias, no está precisamente llamado a la esperanza, a la alabanza, a considerar que el Señor merezca ser alabado "simplemente por que sí", por eso frente al misterio de la presencia del mal en el mundo, hemos de tomar la firme determinación de ser "misioneros de esperanza, heraldos del Aleluya", que no es otra cosa sino ir y compartir con todo el mundo "que ha resucitado" (Marcos 16,7), la razón de ser de nuestra alegría y nuestra esperanza.

Santo TOMÁS DE AQUINO une al canto del "Aleluya" otra virtud cristiana, él la llama la "iucunditas", es decir, la capacidad de traducir en alegría todo lo que hemos visto y oído (Summa Theologica II.II, Q.168 a.2), y esto es verdaderamente posible, nuestro testimonio, de cualquier acontecimiento no puede ser sombrío, ni de muerte, porque eso ya lo imponen las circunstancias de la vida, pero en todo brilla la chispa de esperanza... pensemos en el reciente atentado de BACELONA ¿por qué todos los medios de comunicación comparten hasta la sociedad las imágenes de los cuerpos muertos, o los heridos, o los datos de las víctimas?, por la "iucunditas", esta alegría de ser testigos y dar testimonio de lo bueno, encararíamos el mal de otra forma dándonos cuenta de que el bien siempre vence, como por ejemplo, si se hubiesen dedicado los telediarios a noticias que demuestran la bondad del hombre, que siempre brilla en estas situaciones, como la del policía que acunaba a un bebé que lloraba, que había salido despedido del carro, mientras su madre estaba herida... Mientras que San AGUSTÍN la llama "hilaritas", la capacidad de revestirnos con el gozo de la alegría cristiana, apurar los momentos de alegría y gozo que nos ofrezca la vida en nuestro caminar.


Todo ello lo hizo vida MARÍA a lo largo de su vida, ella fue de la que dice RAINIERO CANTALAMESSA, Ofm.Cap, la única persona de la que mejor se pueden predicar las palabras dichas por San PABLO "mantener la esperanza contra toda esperanza" (Romanos 4,18), incluso al pie de la Cruz, incluso en todo lo que no entendía, desde su MAGNIFICAT hasta el gozo de Pentecostés, toda la vida de MARÍA fue un aleluya esperanzado, por eso ha querido la Iglesia saludarla, de esta manera, durante el tiempo pascual, uniendo el misterio de la Encarnación (la hora del Ángelus), al gozo pascual (Regina Caeli), al canto del "Aleluya", precisamente. 


Y para que veáis que no hay que ser santos, ni superhéroes, para tener esta actitud de ser misioneros de esperanza, mensajeros del "Aleluya", os dejo este "Aleluya" cantado por otra MARÍA, precisamente, MARY FREY, una joven enferma de fibrósis cística, porque aún en la enfermedad, todos podemos encontrar motivos para "alabar a Dios", cantar nuestro "Aleluya":




domingo, 20 de agosto de 2017

MARÍA, REINA DEL "AMÉN!"


Seguimos este triduo de preparación a la fiesta de SANTA MARÍA, REINA DE TODO LO CREADO, como proponíamos ayer, hoy la haremos considerando MARÍA, REINA DEL "¡AMÉN!".

El "Amén" es una palabra de origen semítico presente tanto en el hebreo, arameo, como incluso en el árabe, fuera de los usos litúrgico, suele significar algo así como "que así sea" o "es cierto", de esta forma el interlocutor asevera lo que otro ha dicho, por eso en el uso de la sinagoga comenzó a utilizarse como conclusión de las oraciones y plegarias, pasando así a convertirse en una afirmación de fe de la comunidad orante "Amén", que así sea lo que estamos orando, que el Señor lo tenga a bien.

Este "Amén" de la asamblea mantiene la memoria de nuestros orígenes, de la fe, participamos de la misma manera de la memoria de la propia Iglesia, memoria que caldea el corazón, que nos hace mantenernos esperanzados, alegres en la fiesta y en la celebración "bendito sea el Señor Dios de Israel, ahora y por siempre (...) ¡Amén, amén!" (1 Crónicas 16,36).

Sin embargo, en el Apocalipsis encontramos una referencia a Cristo en el "Amén", cuando dice "He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios" (Apocalipsis 3,14), este es el testigo fiel y veraz que nos recuerda constantemente "la pobreza y la incoherencia de nuestras pobres vidas", porque aunque creamos que no nos falta de nada, en nuestra pobreza, aún sigue siendo riqueza y en nuestra escasez, que aún sigue siendo abundancia, si es que a otro le falta, aún de lo que nos sobra. Este es el "Amén" del Señor mismo, rodeado de malas compañías (según su época): Leprosos, enfermos, mujeres, niños, marginados, pecadores... todos lo que no tenían nada que aportar a la sociedad, pero que el Señor atrajo hacia sí con su autoridad, una autoridad que no era como a de sus maestros, ni como la de sus profetas, una autoridad nueva, que es de Dios: Por eso el Señor invierte el sentido del "Amén", ya no hace falta responder "Amén" al discurso de un orador como creyente convencido, porque el "Amén" es el orador mismo, por eso el Señor comienza a hablar muchas veces diciendo "Amén, en verdad os digo..."

MARÍA es, ciertamente, Reina del "Amén", solemos considerar a MARÍA como modelo de fe, pero no de esa fe bobalicona, bienintencionada, que todo se lo cree "porque sí", la fe de MARÍA es una fe que dice "Fiat, hágase, Amén, así sea" con todas sus consecuencias, porque siempre olvidamos la consecuencia jurídica de esta fe de MARÍA ¡ella no está teniendo esta conversación con el ángel en el Cielo, sino en una historia concreta! Y esa historia concreta, con sus normas, es tajante "la mujer que muestre signos de infidelidad durante los esponsales" -es decir desde el compromiso matrimonial hasta la convivencia real y efectiva- "ha de ser apedreada hasta la muerte" (Deuteronomio 22,20-21), ella no pensó en las consecuencias, fue coherente con su palabra y con su amén. 


"Haced lo que él os diga" en las bodas de Caná dirigiéndose a los sirvientes del convite, no hay fisura, ni duda en sus palabras, incluso -vamos a decirlo así- "saltando" por encima de la autoridad de su hijo,entiéndase, autoridad, pues una mujer judía no podía contradecir a ningún hombre en público, menos a su esposo, luego, menos a sus hijos, menos al rabino... figuráos entonces una criatura frente a Dios, dice el profeta ISAÍAS "¿Acaso un cacharro le discute al alfarero por qué me has hecho sin asas? ¡Ay del barro que discute con su hacedor!" (Cfr. Isaías 45,9-10), y eso que el Señor le había dicho antes "Aún no ha llegado mi hora". Vamos... ¡Para más tajante podía haber dicho "Amén os digo, haced lo que él os diga!". 

Vimos, hace unos días tan sólo, que cuando se proclamó el dogma de la ASUNCIÓN DE MARÍA, pese a la unanimidad del sentir del pueblo de Dios, los teólogos adujeron que no había mucho encaje bíblico para justificar el dogma... Me hace gracia, porque si hay algo en lo que sigue siendo unánime el parecer del sentir del pueblo de Dios, de los hijos de María, es que cuando "Dios cierra una puerta, María abre la ventana", que si ella dice "fiat, hágase" lo que sea se hace, o San BERNARDO no podría haber escrito nunca aquello de "Acordáos, o piadosísima Señora, que nadie que haya recurrido a vos ha sido jamás defraudado", o esa anécdota de San JUAN BOSCO que cuando le mandaban rezar por un tema difícil  delicado, luego de hacerlo, se subía a una escalera para mirar a la cara de la Virgen de cerca, y bajaba de la escalera sabiendo sí, en efecto, su oración había sido escuchada... No hay más que las bodas de Caná para justificar un presunto dogma de MARÍA, medianera de todas las gracias... porque si ella dice "hágase" nosotros digamos "Amén". Y no tanto porque MARÍA tenga que torcer la voluntad de su Hijo, Nuestro Señor, en todo lo que pidamos, sino porque MARÍA como madre, sólo va a presentar al Hijo aquello que mejor nos conviene, porque es madre, esa sería la correcta explicación a esta mediación de MARÍA, que no sustituye al Hijo, que no juega a esa tendencia tan humana de "hacer uso de sus enchufes", sino de presentar al Señor todo lo bueno, justo y necesario para sus hijos.

Como dice la oración para todos estos días "Amén es Fiat"



¡AMÉN! es “Fiat”
¡ALELUYA! es “Agradecer”
¡AMÉN! es el grito del alma 
que es feliz con todo lo que Dios quiere.
¡ALELUYA! es el grito del alma 
que es feliz con todo lo que Dios permite.
¡AMÉN! es el grito del amor que se somete.
¡ALELUYA! es el grito del amor que se adelanta 
a la voluntad de Dios a quien ama.
¡AMÉN! es el grito de los santos en la tierra.
¡ALELUYA! es el grito de los santos en el cielo.
Cuando un alma en la tierra sabe decir “Amén”, 
sabe también decir “Aleluya”; 
entonces existe entre Dios y esa alma 
una unión interior inefable, 
y la deja en la paz más profunda que, 
permite a Dios decir a sus ángeles: 
“Ved cómo me ama”.

(María Emilia Riquelme y Zayas, fundadora y religiosa granadina)